Mujeres y medicina en la Edad Media: Mujeres educadas que sanan para cambiar la historia

300

Las mujeres en la Edad Media eran seres sin oportunidades, sin voz, a las que nadie les haría caso, a las que por ningún motivo se les permitiría salir de la casa si no estaban con un hombre. En definitiva, las mujeres nunca tendrían el chance de ser profesionales o trabajar. Es que, claro, la Edad Media era un tiempo oscuro, sin educación, donde nadie sabía ni leer ni escribir. No había nada de cultura o de interés por el conocimiento, todo era controlado por una iglesia oscurantista y retrograda. ¿O no? Aunque esta sea la idea que mucha gente tiene (de hecho, tú mismo debes conocer alguien que piensa así) esto podría no ser del todo cierto. Un gran ejemplo de esto fueron las mujeres educadas que se hicieron famosas por sus conocimientos.

Empecemos por recordar que la Edad Media fue un periodo de tiempo larguísimo. Piensa que, desde el inicio hasta el final, pasó más o menos el mismo tiempo que desde el final de la Edad Media a hoy, nuestro presente. ¿Te parece lógico pensar que en todo este tiempo todo fue igual, que la humanidad se estancó y que nada pasó? Imposible ¿verdad? La Edad Media también fue una época de cambio, de descubrimientos, de creación, destrucción y mil cosas interesantes más.

Nacimiento de las universidades: revolución del conocimiento

Resulta sorprendente pensar que fue en este momento de la historia cuando nace una de las instituciones más importantes en nuestra sociedad, tanto por su papel en la producción de conocimiento como en su transmisión a las nuevas generaciones. Estamos hablando nada más ni nada menos que de las universidades (1).

A partir del siglo noveno, el intercambio de ideas entre griegos, árabes y cristiano se hizo más intenso. Como resultado Europa vivió un periodo de nacimiento de centros de enseñanza profesional y de universidades. Universidades en Italia, España, Inglaterra, Francia e incluso Europa oriental, no pararon de aparecer. Al mismo tiempo que aparecían universidades, los avances en todos los campos de los conocimientos se aceleraron (2).

Mujeres medicas, Mujeres en la Edad Media

Seguro en algún momento de tu vida has escuchado de la Universidad de Boloña, de Paris, Oxford, Cambridge o Salamanca, Pues todas estas y muchas de las más famosas universidades del viejo continente, nacieron es este momento. Toda una revolución del conocimiento. Aunque muchas de ellas eran manejadas por la Iglesia Católica, otras muchas eran iniciativas reales o imperiales (3), como la Universidad Carolina de Praga, la Universidad de Nápoles y por supuesto la escuela de Medicina de Salerno (4).

La Escuela de Salerno: Espacio de mujeres y del saber.

Fundada en el siglo IX, la Escuela de Medicina de Salerno fue una de las más importantes y de las primeras en convertirse en centros de enseñanza. Esto no es una mera coincidencia, Italia era un punto de encuentro entre la cultura bizantina, musulmana y cristiana (5). Su cercanía con importantes bibliotecas que durante siglos habían reunido libros de medicina, que iban desde los clásicos griegos hasta los últimos avances musulmanes y judíos (6), sin duda fueron claves para el gran avance que fue esta escuela.

Era el espacio perfecto para reunir lo mejor del todos los mundos, un espacio para el conocimiento. De hecho, es sorprendente que esta escuela no tuviera carácter religioso y se encargara de coger el conocimiento de los monasterios, y llevarlo al mundo laico (7). Tal vez fue por esto por lo que las primeras mujeres con licencia de medicas fueron de la Escuela de Medicina de Salerno (7).

El hecho de que las mujeres ya pudieran tener licencia médica gracias a estas universidades era un paso muy importante . Pero podemos ir más allá, las mujeres ejercían la medicina desde mucho antes. Incluso su gran nivel, llevó a que ver mujeres cirujanas no fuera algo extraño (8). Oficialmente la escuela de Salerno fue la primera en aceptar mujeres. En sus registros dice que al menos el 5% de su personal con licencia eran mujeres (9). Esto puede que parezca poco, pero era un paso importante para ese momento histórico. Además, es un dato parcial, porque las fuentes no son exactas, aunque si se sabe que las mujeres que pasaron por la Escuela de Salerno fueron muchas más, aunque no tengamos registro de ellas (10).

Mujeres en la Edad media: Trotula la más grande de su tiempo

La más grande de todas las medicas de Salerno fue sin duda Trotula. Aunque tanto su marido como sus dos hijos se dedicaron a la medicina, ninguno de ellos si quiera le llego a los tobillos (11). Trotula fue una estrella en su tiempo, sus libros sobre obstetricia y la ginecología fueron las obras de referencia desde el siglo XI hasta el XVII (12). Ella escribió sobre la importancia de la higiene para prevenir infecciones. Es considerada una adelantada a su tiempo. También insistió en la utilización de hiervas para el dolor del parto.  Fue una de las pioneras en pensar que la infertilidad no era un problema de la mujer sino del hombre y evitó las razones mágicas o sobrenaturales para entender los males del cuerpo (13).

mujeres medicos edad media

Pero Trotula (14) no solo se destacó en temas relacionados con la mujer, también se dedicó a estudiar cosas mucho mas generales. Alguno de sus estudios incluían enfermedades internas, fiebres, infecciones, heridas, etc. (15). Su éxito medico la llevó a la fama en toda Europa a tal punto que cuando murió se formó una procesión de kilómetros en las calles de Salerno (16).

Mujeres en la Edad Media, dueñas del saber médico – otras protagonistas

Trotula no fue la única mujer que destacó en las universidades y  medicina europeas. Abella también fue una famosa profesora de la escuela de medicina de Salerno. Como Trotula, escribió sobre temas de salud que afectaban a la mujer directamente, pero asimismo fue una gran estudiosa de otros temas generales (17). Entre los temas principales en los que trabajó están la bilis, especialmente la bilis negra, la locura y hasta el semen humano (18). ¡Imaginen una mujer en plena Edad Media estudiando el semen!

Otra importante médica fue Costanza. Ella estudió en Salerno, donde su padre era profesor y quien seguramente tuvo una gran influencia en ella (19). Después de terminar sus primeros estudios, hizo un doctorado en la Universidad de Nápoles. Lo que no es un dato menor pues, para el siglo XV ya había remplazado a Salerno como la más grande universidad de medicina (20). Costanza es considerada la primera mujer en obtener un doctorado en esa universidad (21).

Otros grandes ejemplos de las mujeres de Salerno son Rebecca y Mercuriade. Ellas estudiaron en esta escuela para luego convertirse en profesoras. Al igual que sus colegas, escribieron varios libros , lo que no es un dato menor. Muy poca gente sabía escribir en este momento de la historia. Rebecca se especializó en el estudio la orina para hacer diagnósticos de enfermedades (22). También exploró temas como la fiebre y el embrión. Mercuriade no se quedó atrás y escribió sobre fiebres y como tratar enfermedades con ungüentos y perfumes (23).

Conclusión sobre las Mujeres en la Edad Media

No vamos a decir que la Edad media fue la mejor época para conocimiento o la época más fácil para las mujeres. Ahora, tampoco la visión de una época sumida en la oscuridad y de mujeres totalmente oprimidas es correcta. En la Edad Media se dieron múltiples espacios donde el conocimiento floreció y donde las mujeres fueron poderosas e influyentes. Las mujeres de la Escuela de Medicina de Salerno son solo un pequeño ejemplo de esto.



Khronos la Historia, como nunca te la enseñaron. Echa un vistazo a nuestra nueva web: Revista de artículos online de Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Rüegg, 1992, pp. XIX-XXVI

(2) Sobre la historia de las universidades en Europa ver el clásico Ridder-Symoens, Hilde de (ed.), 1992.

(3) Rüegg, 1992, pp. 92-98

(4) “Trotula and the Ladies of Salerno.”, 1940, pp. 507-508.

(5) Huguet Pané, Guiomar, 2021.

(6) Huguet Pané, Guiomar, 2021.

(7) del Paso, Tomás Blánquez, 2014

(8) Whaley, L, 2011, pp. 7-8

(8) Whaley, L, 2011, p. 8.

(9) Whaley, L, 2011, p. 7.

(10) Whaley, L, 2011, p. 8.

(11) Huguet Pané, Guiomar, 2021.

(12) “Trotula and the Ladies of Salerno.”, 1940, p. 507.

(13) “Trotula and the Ladies of Salerno.”, 1940, pp. 507-508.

(14) Para más sobre Trotula y sus textos ver Ortolá, Elena, 2021, pp. 50-57.

(15) Rodilla, Vicent, and Alicia López-Castellano, 2009.

(16) Rodilla, Vicent, and Alicia López-Castellano, 2009.

(17) Whaley, L, 2011, p. 13.

(18) Whaley, L, 2011, p. 13.

(19) Rodilla, Vicent, and Alicia López-Castellano, 2009.

(20) Rodilla, Vicent, and Alicia López-Castellano, 2009.

(21) “Trotula and the Ladies of Salerno.”, 1940, p. 507.

(22) Whaley, L, 2011, p. 7.

(23) Rodilla, Vicent, and Alicia López-Castellano, 2009.


Bibliografía

5/5 - (7 votos)
Artículo anterior«El Paraíso Perdido»: La precuela de La Biblia, y La Isla de las Tentaciones
Artículo siguienteSiguiendo los pasos de la civilización Dilmún en Bahrein
David De Pablo
Historiador. Candidato a doctor en Antropologia, especialidad en Antropología Histórica. Máster en Historia Medieval y en Sociología Histórica. viviendo en Praga.