Mujeres en la Historia – La mujer, silenciada y maltratada a través del tiempo

¿Qué es la Historia de las Mujeres?

Cuando hablamos de Historia de las Mujeres, no queremos decir que éstas hayan tenido una Historia “a parte” de la de los hombres. Sin embargo, las mujeres han sido excluidas tradicionalmente del relato histórico convencional. Por ello, se hace necesaria una revisión de la Historia, para recuperar el punto de vista femenino. Y también las historias de tantas mujeres que han sido silenciadas a lo largo de los siglos. Debida a dicha exclusión de las féminas de la Historia convencional, es indispensable dedicarles una categoría. A ellas, solo a ellas. Para poder así comprender mejor cada período histórico y sobretodo, para poder obtener realmente todos los puntos de vista en cada proceso. Es imprescindible el estudio de la evolución de la mujer a lo largo de la Historia.

El patriarcado ha sido hegemónico desde la antigüedad, y se ha encargado de silenciar la voz y las historias de las mujeres. Por ello, nos ocupa en esta sección recuperar el papel que ha tenido la mujer a lo largo de la Historia. Dar voz a las sin voz. Además, con la Historia de las Mujeres se pretende aportar una perspectiva de género. Dicha perspectiva, está vinculada, como no podría ser de otra manera, al surgimiento del movimiento feminista y al feminismo académico.

¿Por qué es necesaria una Historia de las Mujeres?

Tradicionalmente, la Historia se ha estudiado, a lo largo de los siglos, siempre bajo un punto de vista único: el masculino. Pareciera que los grandes héroes siempre han sido hombres, que las grandes Revoluciones siempre han sido cosa de ellos. Es más, parece que las mujeres no hemos existido. Desde luego, no para los libros de texto del colegio, ni para la Historia en su versión convencional. ¿De verdad no ha habido mujeres luchadoras, que han cambiado el mundo y el trascurso de la Historia? ¿Qué pasa con las grandes reinas? ¿Y las grandes heroínas? ¿Y con tantas mujeres del pueblo llano, hasta la coronilla, que han dicho “basta”? ¿Ellas no tienen ni voz ni voto? Desgraciadamente, suele ser así: las mujeres parecemos invisibles en casi todo relato histórico.

Sin embargo, las mujeres somos la mitad de la humanidad. Es de lógica pensar que algo habremos dicho y hecho a lo largo de la Historia, que sea digno de estudio en nuestra materia, ¿no os parece? ¡Pues claro que sí! La Historia está repleta de mujeres valientes, de heroínas, de grandes reinas, de otras no tan grandes, de villanas como ellas solas, de mujeres inteligentes, emprendedoras. De otras muchas que se han dejado la cara para conseguir un mundo más igualitario y más justo. De mujeres sin nombre y sin un gran estatus social que, sin embargo, han hecho Historia. A pesar de todas las trabas que el sistema patriarcal ha puesto y pone en nuestro camino.

En Khronos, vamos a dar cabida a las pequeñas y grandes historias de todas ellas. Porque la Historia, señores, también ha sido y es nuestra. Porque hay muchas mujeres que marcaron la Historia.

Nuestros últimos artículos de Historia de las Mujeres – ¡arriba el girl power!

Mata Hari, la diosa del striptease y la ¿espía? más famosa de la Primera Guerra Mundial Ana Morillas Cobo
Gorgo, la reina de Esparta. La leyenda. Mujeres espartanas II Marta Huelves Molina
La mujer de los mil inventos: Margaret Knight Guadalupe Frutos Vilaplana
Reina y virgen: Elizabeth Tudor, de cachorra de león a reina de la selva Nerea Fonz Bravo
Petra Herrera, una guerrillera, la "Generala" en la Revolución mexicana Grecia Guzmán Martínez
Coco Chanel, ¿una espía nazi? Iria Rodríguez Costas
¿Es Sarah Connor la mismísima Virgen María reinventada? Terminator: el Nuevo Testamento Eva Sanjuán Iglesias
Distintos tipos de sirenas, mezclas de mujer y ave o pez Raquel Díaz Carrasco

El Movimiento Feminista – Cuando las mujeres gritaron ¡basta!

Es impensable reconstruir la Historia desde la perspectiva de género, sin hacer mención especial al Movimiento Feminista. Desde los antecedentes medievales, con los Memoriales de Agravios, pasando por las pioneras Olympe de Gouges y Mary Wollstonecraft. Y por supuesto, incluyendo a las dos grandes olas: el sufragismo y el feminismo radical. Ellas dijeron ¡basta! A ellas les debemos todos los derechos que hemos ganado, y de ellas debemos aprender para seguir luchando y afianzando la igualdad.

Es hora de deconstruir los roles y estereotipos de género. Es hora de luchar por una igualdad real. Todo ello sería imposible sin las historias de estas mujeres. Mujeres que, en ocasiones, hasta dieron la vida por la causa.

Mujeres Revolucionarias – ¡Armadas hasta los dientes!

¿Quién ha dicho que la Revolución es cosa de hombres? Si alguien todavía lo piensa, debería darse una vuelta por esta sección. Se dará cuenta ipso facto que las féminas han luchado con uñas y dientes a lo largo de la Historia. ¡Tanto o más que los señores varones! Dale a una mujer un arma, y será capaz de cambiar la Historia. Desde la Revolución Francesa, a la Mexicana, pasando por las Guerras Mundiales… Sí, las chicas han sido muy guerreras.

Mujeres de Alta Cuna – ¡Oh, dama dama!

Siempre nos cuentan las historias de los grandes reyes y nobles, esos señorones poderosos que han dominado el mundo… Pero, ¿qué pasa con ellas? ¿No han existido grandes mujeres de postín? ¡Pues claro que sí! Otra cosa es que el sistema patriarcal las haya dejado reinar o gobernar con total libertad…Pero haberlas, hailas, como las meigas. Además, al lado de esos grandes señorones, con cuyas historias siempre nos deleitan, han habido mujeronas como la copa de un pino. De hecho, en muchas ocasiones, sin ellas, esos hombres no habrían brillado tanto.

Grandes Villanas de la Historia – Crueles y despiadadas

¿Por qué cuando se piensa en el mal personificado, siempre se visualiza a un hombre? ¡No os equivoquéis! La Historia está repleta de malas malísimas, de esas que te dejan helada la sangre. Y de otras que han ganado la fama sin haber cardado la lana. En Khronos os vamos a presentar a todas ellas. Tanto a las pobres que han pasado a los anales de la Historia como grandes fieras, sin ser siquiera gatitos, como a las verdaderas bestias pardas, sádicas como ellas solas. Sí amigas y amigos, resulta que la maldad tampoco tiene género.

Grandes Cortesanas de la Historia – La Prostitución y su evolución histórica

¿Y qué pasa con todas esas mujeres de la mala vida? Pues que sus historias también nos importan en Khronos. La prostitución, ese oficio más antiguo del mundo, encierra una doble trampa. Por un lado, es una de las herramientas de sometimiento más feroces del sistema patriarcal. Y por otro, encierra un estigma y un tabú, que somete doblemente a las prostitutas. ¡Ya está bien de pisotear a las víctimas! Es hora de dar voz a todas esas mujeres cortesanas, prostitutas, de moral alegre, y demás eufemismos varios. Porque ellas, también tienen muchas historias que contarnos. Porque sus historias, también son un reflejo de la sociedad.

Mujeres Transgresoras – Rompiendo las reglas y los estereotipos

Que el mundo, desde que es mundo, siempre nos ha dado la espalda, es un hecho. El patriarcado lleva siglos imponiendo sus reglas, y las mujeres hemos sido relegadas a un segundo plano. Pero, ¿todas las mujeres se han mantenido sumisas y se han conformado? ¡De eso nada monadas! Muchas mujeres a lo largo de la Historia se han “saltado las reglas”. Han sido valientes, luchadoras, han apostado por ellas mismas y por sus capacidades. Y han demostrado en un mundo hecho por y para los hombres, que las mujeres también merecemos nuestro lugar.

La mujer a lo largo de la Historia

Las mujeres, al igual que los hombres, hemos evolucionado a través de los diferentes períodos históricos. Lógico y normal. En líneas generales, nuestros roles han cambiado. Por desgracia, no tanto como nos hubiese gustado, debido a la desigualdad y al sometimiento impuestos desde el Patriarcado. Siempre hemos sido la otra, el sexo débil, el sexo bello… ¿Siempre?

Mujeres Prehistóricas

El papel de la mujer en la Prehistoria, os puede sorprender a muchos. Lo cierto es que la sociedad prehistórica era más igualitaria que la sociedad moderna. Sí, tal y como lo leéis. En el reparto de tareas, la mujer no estaba enclaustrada en el cuidado de los hijos y de la cueva. Ellas, también se dedicaban a la caza menos, a la pesca o al cultivo.

Cierto es que ya desde la prehistoria, se nos empezó a vincular a las mujeres a las actividades de mantenimiento. Es decir, a la preparación del alimento y al cuidado de la higiene. Y, por lo tanto, al espacio doméstico. Pero ello no suponía en el contexto prehistórico ni subordinación ni desigualdad. Simplemente, el reparto de tareas era una estrategia para la supervivencia. El menosprecio hacia las tareas de mantenimiento, será muy posterior, fruto de la sociedad patriarcal en la que vivimos.

Mujeres Antiguas

El papel de la mujer en las diferentes épocas (y lugares) de la Antigüedad, varía y mucho. Pero ya empieza a ser vista como un ser inferior, de baja categoría e imperfecta. Y también como la provocadora de todo mal. Así, la mujer en la Antigüedad solía padecer miseria y humillación. Esclavas, prostitutas, encerradas en el espacio doméstico… No eran buenos tiempos para ser una mujer.

Pero, ¿seguro que no hay mujeres en la Antigüedad que se salieron de la norma?

Mujeres Medievales

En el medievo, no nos podemos olvidar de los “Memoriales de Agravios”. Se trata de un género de literatura femenina, aparecido en la Baja Edad Media europea. Un buen ejemplo, es La Cité des Dammes, de Christine de Pizan. Obra polémica por no hacer distinción entre las mujeres con conducta inmoral y las damas nobles en sentido ético. Pero no tiremos cohetes, que la situación de la mujer no había avanzado mucho (por no decir nada).

En el “reinado del cristianismo”, las mujeres tampoco gozaron de unas buenas circunstancias. Y, desde luego, la igualdad seguía brillando por su ausencia. Con las imágenes de la perversa Eva y de la inmaculada Virgen María, rondando en el imaginario colectivo, ¿qué podíamos esperar?

Mujeres Modernas

La situación de las mujeres en la Edad Moderna, tampoco fue muy distinta a lo que venimos viendo. La mujer se seguía dedicando a trabajos relacionados con la crianza y el cuidado de la casa. Tanto la propia como la de los demás, si es que trabajaba fuera. Sirvienta y nodriza, esa era la mujer moderna. Si acaso, trabajábamos el campo, si nos había tocado ser campesinas.

Los padres decidían nuestro casamiento. Así, pasábamos de manos de nuestro padre, a manos de nuestro marido. Sin ser dueñas de nosotras mismas. Nuestra educación tampoco era la misma que para los varones. Ni siquiera en el caso de las mujeres nobles. La indumentaria de éstas era pesada e incómoda, y la belleza, era una norma. Además, los escotes generosos estaban de moda. Sí, éramos objetos bellos.

Por supuesto, las hubo transgresoras y rebeldes.

Mujeres Contemporáneas

A partir de la Revolución Francesa, la cosa empezó a cambiar. Y fue gracias a señoras como Olympe de Gouges o Mary Wollstonecraft, pioneras del movimiento feminista. Las mujeres empezaron a ser conscientes de la desigualdad y de la opresión que sufrían en todos los ámbitos. Y dijeron ¡basta!

Todos los derechos y libertades femeninas, se comienzan a conquistar en este período. Sí, el actual…vamos, que ocurrió hace dos días como quien dice. La primera ola del movimiento feminista, el sufragismo, comenzó a fraguarse a finales del siglo XIX, y explotó a principios del siglo XX.

Será a partir de mediados del siglo XX, sobretodo con el surgimiento de la segunda ola feminista, cuando los derechos femeninos se conviertan en una realidad más sólida. Y aún nos queda un larguísimo camino por recorrer, para conquistar la igualad real en todos los ámbitos. Esto no ha hecho más que comenzar, amigas.

No se admiten más comentarios