Hoy en día a nadie le es desconocido el nombre de Tolkien, y más después de la exitosa trilogía de El Señor de Los Anillos de Peter Jackson y sus posteriores precuelas de El Hobbit. Mención a parte de la serie que Amazon está produciendo para su plataforma en streaming, estaremos a la expectativa de cómo se desarrolla. Ni qué decir tiene que todo el merchandising que se ha creado en torno al universo de la Tierra media (videojuegos, cómics, juegos de mesa, etc) es apabullante.

Tolkien, el fenómeno

Pero J. R. R. Tolkien (John Ronald Reuel Tolkien) ya gozaba de gran popularidad gracias a sus libros y al enorme universo ambientado en la Tierra Media (1) que había salido de su pluma. Sus seguidores iban desde personas sin estudios hasta personas cualificadas y de gran trayectoria, y es que el fenómeno Tolkien comenzó en los años 60, junto con las agitaciones que había en aquel momento producidas por el movimiento hippie, que crearon una demanda sin igual de historias de otros mundos y fantasía (2).

j. r. r. tolkien tierra media
Foto de Tolkien. Fuente: elanillounico.

Sin duda, la obra de Tolkien es el pistoletazo de salida de una gran cantidad de obras sobre fantasía y mundos imaginarios. Obras como Harry Potter de J. K. Rowling o Crepúsculo de Stephenie Meyer (3), entre otras muchas, que podemos encontrar en cualquier estantería de una librería o biblioteca. Pero ¿quién es este hombre, convertido en leyenda?, ¿Cuál es el origen de la Tierra Media con sus historias y mitología, convertidas en atemporales? Os voy a contar la historia de un profesor, muy peculiar, que nunca se llegó a imaginar el alcance de su creación.

La infancia de Tolkien: la madre

Nuestro brillante y excéntrico futuro profesor nació un 3 de enero de 1892 en la ciudad de Bloemfontein, actual capital judicial de Sudáfrica. Siendo prácticamente un bebé, Tolkien, partió con su familia dirección a Inglaterra ya que su madre, Mabel, estaba ya harta del clima sudafricano. Le preocupaba mucho la salud frágil de su pequeño hijo en medio de un calor abrasador y el polvo arrastrado por el viento que se te introducía hasta los pulmones. Su padre, Arthur, se tuvo que quedar para seguir con el negocio de diamantes y piedras preciosas que vendía al banco de Inglaterra. Morirá un año más tarde de la marcha de su mujer e hijo, debido a una fiebre reumática (4).

Familia Tolkien pelicula movie
Familia Tolkien en 1892. Mabel sentada en el centro, Arthur a la izquierda, Ronald en brazos de la niñera a la derecha. En el centro de pie los dos criados. Fuente: sociedadtolkien.

Su madre, muy orgullosa de su primogénito, lo describía de la siguiente forma:

«Verdaderamente parece como si viniera del país de las hadas, todo vestidito con volantes blancos y zapatos blancos, y desnudito todavía me parece más un duende» (5).

Una frase que ilustra de manera significativa la tradición victoriana en la que fue educado nuestro todavía infante Tolkien y que al mismo tiempo es, casi, como una premonición de lo que le deparará la vida a nuestro futuro especialista universitario.

Un espabilado Tolkien

La señora Mabel, madre viuda y con pocos recursos, pero con grandes talentos y educación, enseñará a su hijo, con apenas cuatro años, el latín (entre otras lenguas). Pero que no os parezca algo extraordinario ya que ha dicha edad nuestro querido John Ronald Reuel Tolkien ya sabía leer y tardaría muy poco en escribir, pero no de forma errática sino de una manera fluida (6). Llegará aprender griego, francés, galés, gótico, etc., además de encontrar fascinante la mitología (7). Además, Mabel, le transmitirá a su primogénito el gusto por el dibujo y la pintura (8). Nuestro genio ya estaba dando sus primeros pasos hacia un futuro que ni él era capaz de imaginar.

“La Comarca”

En estos primeros años de su vida, Tolkien y su familia vivirán en lo que Tolkien denominó “La Comarca” (9). Una pequeña localidad llamada Sarhole a escasos dos kilómetros de Birmingham. Este tranquilo pueblo, dejará una importante impronta en nuestro autor. Siempre lo recordará con cariño y lo asociará a la vida tranquila al lado de su madre y su hermano pequeño, Hilary. Se había convertido en un hobbit (aunque no por estatura). Gustaba de fumar en pipa, de la buena comida y de la tranquilidad del verde campo. Todo un contraste con lo que había vivido hasta el momento (10). En una entrevista, Tolkien dice lo siguiente de “La Comarca”:

«La Comarca es muy parecida al tipo de mundo en el que por primera vez fui consciente de las cosas… Si tu primer árbol de navidad es un lacio de eucaliptos, y de normal andas agobiado por el calor y la arena, entonces… justo en el momento en el que la imaginación se está abriendo, de repente encontrarte en un tranquilo pueblo de Warwickshire creo que engendra en ti un particular amor por lo que podríamos a llamar sus magníficas piedras de afilar, y en olmos, y en pequeños y tranquilos ríos y demás…y desde luego en la gente rústica de la zona» (11).

La colina: Hobbiton al otro lado del agua
Dibujo de J. R. R. Tolkien. «La colina: Hobbiton al otro lado del agua». Fuente: theonering.

La muerte y el amor: el fin de la infancia

Con 12 años J., R. R. Tolkien se enfrenta a la muerte de su madre debido a unas complicaciones con la diabetes que padecía. Asistía en aquel momento a la mejor escuela secundaria de Birmingham, la King Edward’s School. Y, para estar más cerca del centro, se habían traslado a la ciudad de Birmingham, donde la tranquilidad del campo se vio sustituida por el ruido y los humos de la industria (12). Nuestro autor, huérfano de padre y madre, quedará a cargo, al igual que su hermano pequeño Hilary, del sacerdote católico Francis Xavier Morgan. Y será en este momento, con 16 años, que nuestro protagonista conozca al amor de su vida, Edith Mary Bratt, pero no podrá seguir con ella ya el sacerdote y tutor suyo, Morgan, le prohibió que saliese con Edith hasta que cumpliese los 21 años.

Edith Mary Bratt Tolkien
Edith Mary Bratt. Fuente: wikipedia.

Filología, la gran pasión de Tolkien

Durante su escolarización en el King Edward’s Schoool, Tolkien demostró que tenía grandes aptitudes lingüísticas y será durante una clase de inglés que conozca al poeta anglosajón Cynewulf y su poema Crist. Será a raíz de este encuentro que surja el primer personaje de Tolkien para su Tierra Media, Eärandil el Marinero (13). También se relacionó con la escritura gótica, la cual respetaba y le atraía a partes iguales (14). La filología será, sin duda, una de las grandes pasiones de J. R. R. Tolkien. Será en este momento en el que empiece a coquetear con la invención de un lenguaje nuevo. Una pasión, la creación de códigos y alfabetos, que lo acompañará a lo largo de toda su vida.

«En mi opinión… la esencia de la filología es, en primer lugar, el estudio de las formas históricas de una o varias lenguas, incluyendo las variantes dialectales y fuera del estándar, y también de lenguas relacionadas… No obstante, la filología no se limita, y no debería limitarse, al estudio de las lenguas. Los textos en que sobreviven estas antiguas variantes lingüísticas son con frecuencia obras literarias muy impactantes y distintivas…» (15).

El Tea Cub and Barrovian Society

En el último trimestre en la KIng Edward’s, y ya con su plaza segura en Oxford, Tolkien trabajó como bibliotecario durante un breve periodo de tiempo. Un periodo en el cual nuestro protagonista fundará con sus amigos el Tea Club and Barrovian Society (T.C.B.S.) (16). Que no era otra cosa que una hermandad que se reunía en los grandes almacenes de Barrow para tomarse algo y de paso charlar, debatir y leer a los clásicos o sus propias creaciones (17). Vamos, lo que hacemos todos cuando quedamos con nuestros colegas.

tolkien biografia minotauro wiki
Integrantes de T.C.B.S. Fuente: Twiter.

Una nueva casa y un gran descubrimiento para Tolkien

Tolkien llegó a Oxford como el hijo que llega a su casa. Y es que, no solo era su colegio, sino también su hogar. Un hogar que había perdido con la muerte de su madre y que en Oxford lo volvió a recuperar (18). Y no tardó en hacer amistades entre jóvenes católicos como él, que lo ayudaron a instalarse.  Pronto se adaptó a la vida en el college y vio que no era tan diferente a lo que él y sus amigos hacían en el T.C.B.S., pero a lo grande.

J. R. R. Tolkien empezó a aburrirse de los autores clásicos que lo apasionaron en su juventud y empezó a interesarse más por la literatura germánica. Además, dentro del programa de estudios, encontró una asignatura que le llamó la atención desde el primer momento: Filología Comparada. Es así como Tolkien conocerá al extraordinario Joseph Wright, profesor que impartía dicha materia y autor de un manual de escritura gótica que embaucará a Tolkien (19).

No es de extrañar entonces que nuestro protagonista tarde poco en presentarse ante Wright como su discípulo. Y este volcará toda su pasión de la filología en Tolkien, y por lo que parece lo hizo muy bien. En esta esta etapa universitaria, Tolkien, seguirá desarrollando su pasión de la infancia, el dibujo, al mismo tiempo que desarrolla su interés por las palabras y la caligrafía. De las múltiples actividades que realizó, destacar su participación en la obra de teatro la señora Malaprop donde entabló una amistad, larga y productiva con G. B. Smith y sus viajes por las sierras y pueblos de la contorna que retrataba en sus dibujos (20). La ociosidad se abría paso en Tolkien. El propio vicerrector había anotado que era un alumno muy vago (21).

Un viaje y un amor que lo cambian todo

En 1911, realizó un viaje a los Alpes con sus amigos. Fue un viaje cuya experiencia lo marcó hasta tal punto que le sirvió como inspiración para escribir el viaje inesperado que tuvo que hacer Bilbo Bolsón por las Montañas Nubladas en su relato El Hobbit. Así lo relata el mismo autor en una carta (22). Un año más tarde, Tolkien, cumple los tan ansiados 21 años.

Ian Holm Bilbo Bolsón El Señor de los Anillos
Ian Holm como Bilbo Bolsón en El Señor de los Anillos. Fuente: esdlafandom.
Martin Freeman Bilbo Bolsón El Hobbit
Martin Freeman como Bilbo Bolsón en El Hobbit. Fuente: 3djuegos.

Él no se había olvidado de su amor, Edith Mary Bratt, y, tan pronto como cumplió los 21, le escribió una carta en la que le declaraba su amor y le preguntaba si quería casarse con él (23). Tolkien nunca se había olvidado de aquel amor adolescente. Se había quedado prendado nada más verla y, en secreto (se lo ocultó a sus amigos), pensaba en ella y recordaba aquellos momentos juntos en la adolescencia. Estaba completamente seguro de que estaban hechos uno para el otro. Y parece que tenía razón ya que Edith dejó a su prometido (pensaba que Tolkien se había olvidado de ella) y regresó con Tolkien y acabaron contrayendo matrimonio unos años más tarde. Ahora que el amor de su vida estaba con él, ya podía centrarse en los estudios (24).

La Guerra

J. R. R. Tolkien, una vez graduado, había recibido instrucción mientras terminaba sus estudios (25) y se unió al Ejército Británico, con el cargo de teniente segundo especializado en, ¡oh sorpresa!, lenguaje de signos en el cuerpo de Fusileros de Lancashire, en la contienda de la Primera Guerra Mundial (26).

Si bien en un primer momento de la contienda la excitación y crispación hicieron mella en Tolkien, luego esto dejó paso al aburrimiento, pasando todos los días tirado en una trinchera. Le escribirá cartas a su esposa Edith, y en dichas cartas, para evitar la censura, adoptó un código de puntos (27). Añoraba su hogar y esta añoranza lo transformará en un poema: La Isla Solitaria (28). Este no fue su primer poema: Tolkien había decidido que era un poeta en la última reunión de la T.C.B.S. (29) y desde ese momento comenzó a escribir poesía.

Tolkien el hobbit el señor de los anillos silmarillion obras libros
Tolkien con su compañía. Fuente: Oxígeno digital.

Regresó a Inglaterra aquejado de «fiebre de trincheras». Es en este momento que se pone a escribir El Libro de los Cuentos Perdidos, es decir, El Silmarillion. A lo largo de este tiempo muchos de sus amigos y miembros de la T. C. B. S. morirán en una guerra que parece no tener fin (30).  Esto hace que se tome la escritura todavía más en serio y como una forma de honrar su memoria.

Un baile inspirador para un futuro profesor

Durante este periodo de convalecencia, parece ser que J. R. R. Tolkien no desaprovechó el tiempo, no solo a cuanto a escribir se refiere, sino a pasar tiempo con su querida esposa Edith. Paseaban hasta el un bosque cercano y allí, uno de esos días Edith bailó para él.  Esto inspirará a Tolkien para escribir Beren y Lúthien (31).

Tras haber participado en la Primera Guerra Mundial, empezó a enseñar lengua inglesa en la Universidad de Leeds, para después convertirse en Profesor de lengua y literatura anglosajona en la Universidad de Oxford y acabó por especializarse en época medieval (32).

El profesor Tolkien y la Tierra Media

Nuestro protagonista no podría haber llegado a tal puesto sino fuese debido a la reforma llevada a cabo en su momento por una serie de reformadores que hicieron posible que profesores casados pudiesen impartir docencia, ya que, hasta aquel momento, todo aquel que quisiese ser profesor en Oxford debía tomar las órdenes sagradas lo que implicaba no casarse mientras ejercieran la profesión (33).

Tolkien, a partir de aquí, lleva una vida tranquila junto a su esposa, hasta que ésta fallece y él acabará muriendo a los ochenta y un años. Una vida tranquila y apacible como cualquier otro erudito. Sin embargo, es durante este periodo que Tolkien escribió dos libros que llegarán a lo más alto. Convirtiéndose en bestsellers. No podían ser otros que El Hobbit y El Señor de los Anillos (34). Comienza el viaje por la Tierra Media.

Un cuento y una trilogía: El Hobbit y El Señor de los Anillos

El Hobbit, un cuento que concibió para sus hijos y que no vería la luz si no fuese por una antigua alumna de Tolkien (35), fue el inicio de algo mucho más grande y ambicioso: fue el origen de un ciclo épico que se desarrollará y alcanzará su clímax con la trilogía de El Señor de los Anillos. Una obra dirigida a un público adulto y que alcanza una fama increíble, convirtiéndolo al poco tiempo en un libro de culto que dio lugar a un género que no hizo sino ir a más, «alta fantasía» (36). La Tierra Media se abre camino en la cultura popular.

Obras, El Hobbit, pero sobre todo El Señor de los Anillos, atemporales, en las que el autor nos relata el enfrentamiento entre las dos grandes fuerzas elementales, el bien y el mal. Un bien y un mal que van más allá de una guerra mundial, y a la que muchos pensaron que hacía referencia Tolkien en su obra. Pero él mismo desmintió estas teorías afirmando que la obra ya la tenía pensada de antes y que su intención era retratar a estas dos fuerzas no de un tiempo concreto, sino de todos los tiempos (37).

Opiniones desde Narnia

C. S. Lewis (38), el creador de las Crónicas de Narnia, hizo la siguiente reseña del primer libro (39) de El Señor de los Anillos:

«Este libro es como un relámpago en un cielo claro. Es inadecuado decir que en él vuelve de súbito la novela heroica, magnífica, elocuente, sin el menor pudor, en un período de antirromanticismo casi patológico. para nosotros, que vivimos en ese extraño periodo, ese retorno, y el inmenso alivio que trae consigo, es sin duda lo más importante. Pero en la historia de la narrativa misma – una historia que se extiende en el pasado hasta la Odisea y más allá-, la obra no constituye un retorno sino un avance o una revolución: la conquista de un nuevo territorio» (40).

Mas allá de El Hobbit y El Señor de los Anillos

Una vez terminado El Señor de los Anillos, Tolkien se metió de lleno en crear o, mejor dicho, continuar con su poema épico El Silmarillion (41). Una obra con la que Tolkien tuvo muchos problemas a la hora de que viese la luz, ya que lo que la editorial quería era una continuación de El Hobbit, y Tolkien pensó que nunca se publicaría (42). Por suerte, esto no fue así.

El Silmarillion personajes minotauro
Portada de una edición en inglés de El Silmarillion. Fuente: Wikipedia.

Además de estas fantásticas obras, a lo largo de su vida Tolkien también nos dejó otros relatos y poemas, entre los que cabe destacar el poemario “Las Aventuras De Tom Bombadil”, “Árbol y Hoja”, el ensayo “Sobre Los Cuentos De Hadas” y el relato “Hoja De Niggle”, y, otras publicaciones como el cuento “El Herrero De Wootton Mayor”.

«En un agujero en el suelo vivía un hobbit»

Y todo esto salió de una palabra que no parecía tener ninguna procedencia conocida: «hobbit». Pues dicha palabra parece ser que surgió cuando estaba corrigiendo unos exámenes en su escritorio. Encontró uno de ellos en blanco e instintivamente garabateó las siguientes palabras: «En un agujero en el suelo vivía un hobbit» (43). En un primer momento, no tenía muy claro que era un hobbit, pero se sintió atraído por esas misteriosas criaturas y también por una palabra que no sabía muy bien como le había venido a su cabeza. Esto marcó el inicio de una de las mitologías más ricas, originales y conocidas de la historia. Nació la Tierra Media.

The Hall at Bag-End, Residence of B. Baggins Esquire
Dibjo de Tolkien. The Hall at Bag-End, Residence of B. Baggins Esquire. Fuente: Hipertextual.

Tolkien y la fama

El éxito de sus obras fue abrumador y rápidamente obtuvo grandes beneficios y la fama no se le subió la cabeza. Respondió a todas las cartas de sus seguidores y se lo tomó como un trabajo serio y respetuoso (44). Además, entregó de manera anónima una parte de su riqueza a la iglesia parroquial, y con ese dinero también ayudó a su familia. Por ejemplo, pagando los estudios a sus nietos. Esto no quiere decir que Tolkien no se permitiese ciertas extravagancias: comer en restaurantes selectos, realizar compras en las mejores tiendas, etc. (45).

Esta gran riqueza le permitió vivir de forma tranquila, aunque se sentía solo. Prácticamente todos sus amigos habían muerto, y la relación con su esposa, si bien no era mala, sí que tenían sus más y sus menos. Eran personas muy diferentes con intereses distintos. Sin embargo, el afecto que sentían era mucho mayor y por ello su matrimonio duró más de cincuenta años, hasta que su mujer, Edith, murió (46). Un duro golpe para nuestro autor, y por si eso fuese poco, Tolkien, ya llevaba cierto tiempo con dudas sobre el sentido de su trabajo.

Su obra incompleta: El Silmarillion

Tolkien pasó el resto de su vida trabajando en su ciclo de leyendas que habría creado en torno a la Tierra Media, e intentó dar un orden a su obra siempre complicada e inconclusa El Silmarillion.

Además, en los últimos años de su vida, recibió el nombramiento de Comendador de la Orden Británica (47) de las manos de la Reina Isabel II (48). Morirá debido a una úlcera sangrante que le causó complicaciones, produciéndole una infección de pecho. Muere así una leyenda en el mundo de la literatura, considerado de forma unánime como el padre de la Fantasía moderna.

 J.R.R. Tolkien tumba
Lápida de la tumba donde reposan los cuerpo de J.R.R. Tolkien y su esposa, Edith Mary Brath. Se puede leer debajo de cada uno de sus nombres Beren y Lúthien. Fuente: elperiodico.

Tolkien: el legado de una leyenda

El legado de J. R. R. Tolkien es innegable y pese a que muchos intentan buscar un análisis de su obra a través de sus vivencias, sobre todo, con su participación en la Primera Guerra Mundial, la verdad es que poco tiene de cierto. J. R. R. Tolkien era un enamorado de la filología y de la vida tranquila.

Buscaba expresarse como cualquier artista y volcó todo sus sentimientos y pensamientos en sus obras, transcendiendo la época en la que le tocó vivir, pese a estar, inevitablemente, influenciado por ella, y cualquier otra época convirtiendo a su obra en algo imperecedero, que nos hace reflexionar sobre temas tanto ecológicos, como bélicos o sociales. Temas que nunca pasan de moda y que, dependiendo del momento en el que nos acerquemos a su obra, las interpretaciones que se le puedan dar serán diferentes e innumerables. Esa es la grandeza de Tolkien.



No te pierdas más artículos interesantes en nuestra revista Khronos Historia.


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Continente ficticio creado por Tolkien y en el que transcurren la mayor parte de las aventuras que nos relata el autor.

(2) Duriez, 2013, pp. 11- 12

(3) Famosa saga de cinco libros adaptada al cine y creada por la escritora estadounidense Stephenie Meyer que nos cuenta la historia de una relación amorosa entre un vampiro y una joven humana y por medio también hay hombres lobos.

(4) Gavaldá, 2019.

(5) Duriez, 2013, p. 16.

(6) Gavaldá, 2019.

(7) Gavaldá, 2019.

(8) Garth, 2014, p. 37.

(9) Duriez, 2013, pp. 20-21.

(10) Garth, 2014, p. 36.

(11) Duriez, 2013 p. 20.

(12) Garth, 2014, p. 36.

(13) Gavaldá, 2019.

(14) Garth, 2014, p. 41.

(15) Shippey, 2001 p. xii en Duriez, 2013, p. 51.

(16) Garth, 2014, pp. 30-31

(17) Gavaldá, 2019.

(18) Carpenter, 2021, p. 75.

(19) Carpenter, 2021, p. 78.

(20) Carpenter, 2021, pp. 81-82.

(21) Garth, 2014, p. 50.

(22) Gavaldá, 2019.

(23) Gavaldá, 2019.

(24) Carpenter, 2021, pp. 85-86.

(25) Carpenter, 2021, p. 98.

(26) Sociedad Tolkien Española, s.f.

(27) Garth, 2014, p. 199.

(28) Garth, 2014, p. 199.

(29) Carpenter, 2021, pp. 99-100.

(30) Sociedad Tolkien Española, s.f.

(31) Sociedad Tolkien Española, s.f. Relato de amor entre un hombre mortal, Beren, y una mestiza inmortal (mitad elfa mitad maia -seres espirituales-) Lúthien.

(32) Ruiza y Tamaro, 2004.

(33) Carpenter, 2021, p. 147.

(34) Carpenter, 2021, p. 145.

(35) Gravaldá, 2019.

(36) Ruiza y Tamaro, 2004.

(37) Gravaldá, 2019.

(38) Medievalista y escritor de ficción estadounidense. Entre sus obras mas destacadas están las Crónicas de Narnia.

(39) El primer libro lleva por título “La Comunidad del Anillo”. El segundo libro lleva por título “Las dos Torres”. Por último, el tercer libro lleva por nombre “El Retorno del Rey”.

(40) Carpenter, 2021, p. 270.

(41) Ruiza y Tamaro, 2004.

(42) Carpenter, 2021, p. 258.

(43) Duriez, 2013, p. 164.

(44) Carpenter, 2021, pp. 294.

(45) Carpenter, 2021, pp. 294.

(46) Carpenter, 2021, pp. 303-310.

(47) Orden de caballería fundada por Jorge V en 1917.

(48) Duriez, 2013, p. 228.


Bibliografía

  • Duriez, C., 2013, JRR Tolkien, génesis de una leyenda, Ediciones Rialp, Madrid.
  • Garth, J., 2014, Tolkien y la gran guerra: el origen de la tierra media, Minotauro, Barcelona.
  • Carpenter, H., 2021, JRR Tolkien, una biografía (1977), Planeta-Agostini, Barcelona.
  • Gavaldá, J., 2019, «J. R. R. Tolkien, el creador de la Tierra Media», Historia National Geographic, 2 de septiembre de 20219 [En línea] Disponible en: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/j-r-r-tolkien-creador-tierra-media_14586/2 (1 de mayo de 2021).
  • Ruiza, M., Fernández, T. y Tamaro, E., 2004, «Biografia de John Ronald Reuel Tolkien», Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea. [En línea] Disponble en: https://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tolkien.htm  (1 de mayo de 2021).
  • Sociedad Tolkien Española, s.f., «Biografía», sociedadtolkien.org. [En línea] Disponible en: https://www.sociedadtolkien.org/biografia/ (1 de mayo de 2021).
Rate this post
Artículo anteriorSostenibilidad: primeras ideas sobre el medioambiente
Artículo siguienteLa Revolución Nacional de Bolivia: cuando la sociedad dice: ¡basta!
Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Vigo. He realizado el Máster en Historia, Territorio y Recursos Patrimoniales, así como el Máster en Profesorado de Educacion Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formacion Profesional e Idiomas en la Universidad de Vigo y el Máster en Políticas Comunitarias y Cooperación Territorial en la Universidad de Vigo y la Universidade do Minho. Poseo formación investigadora y de docente en el ámbito tanto universitario como en secundaria.

1 Comentario