Isis e Osiris
Fuente http://fairiesandelves.blogspot.com.es/2016/02/la-primer-historia-de-amor-isis-y-osiris.html
Muerto y resucitado. ¿Es Superman? ¿Jesús? ¡No, es Osiris!
4.7 (93%) 20 votes

La religión antigua es como un culebrón, pero sin nombres largos ni chan chan chaaaan con el zoom en caras de oler mal. Vamos, si cuando lo lees te lo imaginas así ¡pues olé tú! Pero a priori, no. Oye, la mitología te da el argumento, los efectos ya ponlos tú… Lo que sí hay es mucha familia desestructurada, como la que traigo hoy. Cógete un protector solar y un gorro con ala para los ojos, que nos vamos a Egipto… Vaaaaaaleeee y una rebequita por si acaso, que tu madre se quede tranquila.

Nilo pa’ arriba, Nilo pa’ abajo; el mito de Osiris

Hace mucho tiempo, la diosa del cielo Nut y el dios de la tierra Geb tuvieron cuatro hijos, de los cuales el mayor, Osiris, era el primer rey de Egipto. (1)

En una cena, su hermano roñoso, envidioso y enfadica Set (2) le mostró un cofre y le dijo: no tienes huevos a meterte dentro. ¿Qué hizo Osiris? Premio. Y mientras, su esposa Isis: pensando este hombre es tonto y Nut: cuidao que empezáis jugando y acabáis llorando… Y efectivamente.

Set aprovechó para encerrar a su hermano en el cofre y lo tiró al Nilo. A rey muerto, rey puesto: se quedó con el trono. Isis, en lugar de decirle cuatro cosas a su cuñado, se puso a buscar el cadáver de su esposo. Lo encontró y lo escondió; pero Set se enteró y, con ese pronto tan malo que tenía, lo despedazó y esparció los restos por el Nilo otra vez (que era un señor de costumbres).

Isis le echó paciencia y reunió de nuevo los trozos. Con ayuda de Anubis (3) recompuso el cuerpo de Osiris y le resucitó al tercer día. (4) Estuvo lo justo para fecundar a Isis y volvió al Inframundo a sus cosas. Vamos, ¡un golfo! Si es que al final de los dioses no te puedes fiar…

Horus, el hijo que nació del breve encuentro entre los dos, creció y quiso vengar a su padre, como Simba. (5) Se fue a por su tío, le retó y aunque le costó un ojo de la cara, en el sentido más literal de la expresión, ganó y mandó a su tío al destierro.

Lucha entre Horus, hijo de Osiris y Set
Pelea entre Horus (el halcón) y Set. Fuente.

A ver… ¿cómo que Osiris resucitó? ¿Pero eso no era cosa solo de Jesús? Pues lo siento, pero no.

Con esto y un resto, te monto una religión

La promesa de inmortalidad o de vencer a la muerte la recoge también la mitología mesopotámica. En el poema de Gilgamesh, escrito en el tercer milenio a.C., el protagonista ya busca la inmortalidad. ¡Ah! Y también habla de un diluvio universal… Sí, sí… Ese diluvio en el que estás pensando. (6)

durante seis días y siete noches

sopló el viento, las inundaciones y la tempestad asolaron el país;

(…) Observó el clima; reinaba el silencio,

porque toda la humanidad había vuelto al barro.

Esto de la inmortalidad, resucitar… Vencer a la muerte, por resumir, es un recurso habitual en las religiones. ¡Eso sí que es un buen programa electoral! Está más que demostrado que el cristianismo ha ido cogiendo cosillas de otras religiones; como la celebración de la natividad (7).

Sin movernos de Egipto, la religión y la vida de las personas se construyen en torno a la creencia en ese Más Allá y en la superación del Juicio de Osiris (8).

Pero vamos a quedarnos en el Más Acá. Decíamos antes que los restos de Osiris habían sido desperdigados por el Nilo. Esa es la mejor excusa para ir construyendo templos de Osiris por todo su curso. Tal y como ha ido pasando durante siglos (y todavía hoy) con los restos de san Fulano o santa Mengana. (9) La cuestión era tener un resto o reliquia y que todos lo supieran, para ir al templo y hacer donativos. Tú pon el cacho de carne momificada e inventa una buena historia. La fe hará el resto.

Isis Y Osiris
Isis resucitando a Osiris. Fuente.

Evolucionando como los Pokemon

Egipto es definitivamente conquistado por Roma en el siglo I a.C., tras siglos de decadencia. Cleopatra VII (la de las películas) y Marco Antonio declararon la guerra a la Roma ya gobernada de facto por Octavio Augusto, y perdieron. (10) La muerte de ambos terminó con el país integrado en la nueva potencia; que iba por el Mediterráneo como los yanquis hoy por el mundo…

El cristianismo no tardó en llegar a Egipto, pero con una faceta particular; tenía mucho en común con la antigua religión egipcia. Esta mezcla da lugar a unos nuevos religiosos: los coptos. Las primeras comunidades aparecieron en Alejandría, en la costa mediterránea, una ciudad muy cosmopolita donde convivían grupos de habla griega, hebrea y romanos propiamente dichos (11).

Los parecidos entre los nuevos (cristianos coptos) y los antiguos (los de Isis y compañía) son más que razonables. Además de las semejanzas entre la historia de Jesús y Osiris (12), están los símbolos, algo aparentemente pequeño pero muy importante. Por ejemplo, la idea cristiana de la Trinidad encaja con la concepción religiosa de los antiguos egipcios, que tenían el número 3 como símbolo de lo plural. Esto se refleja en la cruz copta, muy similar al ankh egipcio (13); mira por donde, de todos los símbolos escogen tan parecido a uno puramente egipcio.

El idioma de los primeros coptos es el egipcio, y escribieron sus primeros textos en jeroglíficos. Cuando Roma adopta el cristianismo, van abandonando poco a poco los jeroglíficos para crear un alfabeto a partir del griego, con varios símbolos nuevos para expresar sonidos que están en su lengua. (14)

Las casualidades existen, pero escasean en la religión…

cruz copta
Cruz copta fechada en el siglo VI d.C.. Egipto. Fuente.
Ankh tumba de Tutankamon
Detalle del trono de oro encontrado en la tumba de Tutankamon, en el Valle de los Reyes (Egipto). Fuente.

El chocolate espeso…

No se está discutiendo aquí la existencia de Jesús como hombre y profeta. En la Antigüedad las religiones se imponían generalmente por sincretismo o fusión, pero no fue del todo así con el cristianismo. (15) A veces, se limitaban a cambiar el nombre de la divinidad o integraban el culto local a la religión oficial. Con su expansión a partir del siglo III-IV d.C., se empezaron a dar situaciones más radicales y fanáticas, que persiguen arrasar con lo anterior. Primero consiguieron el fin de la persecución de los cristianos y unos años después, la imposición. (16) Que hasta aquí, todo bien; pero estos cristianos se vinieron arriba y no optaron por la integración precisamente. Lo que hoy día seguimos viendo en Oriente Próximo, con grupos radicales como el Estado Islámico destruyendo patrimonio de la humanidad, no están tan lejos de lo que hacían esos primeros cristianos.

Estado Islámico destruyendo patrimonio por fanatismo
El Estado Islámico (IE) destruyendo estatuas en el museo de Mosul (Irak). Fuente

Más en nuestra revista de historia, Khronos Historia


Referencias

(1) Barret, 1994, p. 103. Nut era la diosa del cielo, mientras que Geb simboliza la tierra. De ambos nace la cuarta generación de dioses heliopolitanos: Osiris, Isis, Seth y Nephthys. Durante el jaleo familiar, aunque era esposa de Set, su lealtad se decantó por su hermana, a quien ayuda a recoger las partes desmembradas de Osiris y en su embalsamamiento. Suele ser representada con unos brazos alados, al igual que Isis.

Según Barret, 994, p. 108, los mitos egipcios dicen que Osiris e Isis fueron los primeros reyes que “pondrían orden” en Egipto. Enseñando a los hombres la agricultura y la fabricación de herramientas, se pudo abandonar el nomadismo. Enseñaron a hacer pan, el vino, la cerveza, fundó templos y estableció la adoración y las prácticas religiosas. Se fue a otros lugares del mundo y Egipto quedó al cuidado de Isis. Cuando volvió Set, resentido y verde de envidia, tenía preparado ya el lío que iba a hacer.

(2) O Seth. Unas fuentes le ponen la H al final (por ejemplo Vázquez Hoys, 2013, p. 89) y otras no.

Por otra parte Isis, de gran importancia en la religión egipcia, asumió cargos y funciones de todas las diosas. Se la asocia con la fertilidad, la magia, la maternidad y nacimiento. Su culto fue adoptado por los griegos, que la asociaron con sus diosas de la tierra (Démeter y Hera) y con la lunar (Selene); y por los romanos, que lo extendieron por todo el Imperio. Barret, 1994, p. 77.

(3) Barret, 1994, p. 52. Como embalsamador de Osiris, Anubis se convierte en patrón de los embalsamadores. Fue quien creó el método de cubrir el cuerpo con vendas y quién formuló los aceites embalsamadores. Durante muchos siglos fue el dios principal de los muertos, hasta que este lugar fue atribuido a Osiris. El arte le representa bien como chacal o como un hombre con la cabeza de chacal; de color negro.

(4) Willis, 2007, p. 43, recoge la versión de Plutarco (siglo I d.C.), según la cual Osiris murió un viernes y resucitó al tercer día. El autor afirma que es el mismo tiempo que aparece citado en los Textos de las Pirámides, escritos en la V Dinastía egipcia, con una cronología (aproximada) de 2456-2323 a.C.. Se cita el tercer día como el momento en que el faraón transformado en Osiris revive antes de emprender el viaje a las estrellas. Aparece también en Castro Jiménez, 2017.

(5) Barret, 1994, p. 71. Horus es hijo de Isis y Osiris. Hubo otro Horus, una deidad solar y hermano de Seth, pero en tiempos posteriores los dos se convirtieron en uno. Sus dos ojos simbolizan el sol (el derecho) y la luna (el izquierdo). Fue este último el que pierde en la pelea con Set y el que, tras recuperarlo, le ofrece a Osiris para ayudarle en su resurrección.

Era representado como un halcón o como un hombre con cabeza de halcón.

(6) McCall, 1994, p 42. En la Tablilla XI (la llamada Tablilla del Diluvio) Gilgamesh se pregunta cómo es que él y Ut-Napishtim son iguales pero uno es mortal y el otro no; así que este último le cuenta cómo sobrevivió al Diluvio. Los dioses decidieron enviar un gran diluvio a la humanidad, pero Ea le advierte para que construya una barca, siguiendo unas medidas muy precisas. Cuando paró de llover, Ut-Napishtim hizo un gran sacrificio a los dioses, que le conceden la inmortalidad a él y a su esposa.

Gilgamesh era un joven gobernante de la Primera Dinastía de Uruk (aproximadamente por el 2600 a.C.). La Lista Real Sumeria (LSR) le asigna un reinado de 126 años, y aunque mitológicamente se le presente como hijo de una diosa y el rey Lugalbanda, esta misma LSR dice que el padre era “un gran sacerdote de Kulllab”, un distrito de Uruk. Su obra más famosa fue la construcción de murallas alrededor de Uruk, mencionadas en la epopeya y confirmadas por un gobernante posterior de la ciudad, Anam, que registró su propia reconstrucción de las murallas que describió como “una antigua obra de Gilgamesh”.

(7) De Antiquitatem. El 25 de diciembre ahora se celebra la natividad de Jesús. En cultos anteriores, se celebró la natividad de Mitra, mientras que los romanos celebraban el “sol invictus”. Día arriba día abajo, lo que se viene a celebrar en realidad es el solsticio de invierno. Esto también lo recoge Alberola, 2016; y Ares, 2017.

(8) Willis, 2007, p. 55. El dios Anubis conduce al difunto ante Osiris, que pesa su corazón en una balanza contra la pluma de la Justicia. Si está equilibrada, puede pasar; si es más pesado el corazón, es devorado por un monstruo.

(9) Eslava Galán, 2004. El tema “reliquias” es un melón inabarcable en un solo artículo. Baste recordar el brazo de santa Teresa que según la tradición algún dictador tenía cerca de la cama, los dientes del niño Jesús, la leche de la virgen María y montones de calaveras, desde la de san Pedro en Roma, hasta dos de san Juan Bautista. Que al hombre no le bastaba con una cabeza…

(10) Kinder y Hilgemann; 2006, p. 95. Antonio recibe el control de Egipto por un período de cinco años al constituirse el segundo triunvirato, junto con Octavio y Lépido, en el 43 a.C.. Cuando llega a Egipto, se enamora de Cleopatra y de su unión nacen tres hijos; todo esto mientras ha dejado en Roma a su esposa: Octavia, la hermana de Octavio.

Se declara co-regente con Cesarión (el hijo que Cleopatra tuvo con Julio César) y estalla la guerra. Se salda con una rendición de la flota egipcia en la batalla de Actium (30 a.C.). Antonio se suicida y Cleopatra, ante la imposibilidad de conservar la soberanía egipcia para sus hijos, hace lo mismo. Cuando Octavio hace asesinar a Cesarión queda extinguida la dinastía ptolemaica y Egipto pasa a ser una provincia romana más.

(11) Según Pérez Accino, 2017, p. 33, en el siglo I d.C., se funda la primera comunidad copta en Alejandría.

(12) Pérez Accino, 2017, p. 38. Según la mitología cristiana, Jesús nace milagrosamente, hizo referencias a su padre, sufrió una muerte violenta y resucitó, concediendo a sus seguidores la victoria sobre la muerte. Según la egipcia, Horus fue concebido de forma milagrosa y regaló a sus fieles la superación de la muerte a través de unos rituales, el sarcófago, el ajuar funerario y los textos que guían al difunto. Y, recordemos, Osiris es resucitado.

Por otra parte, san Mateo cuenta la huida de la Sagrada Familia a Egipto, huyendo de la orden de Herodes de asesinar a todos los niños varones. En el delta, Isis esconde a su hijo Horus, huyendo de Set.

(13) Pérez Accino, 2017, p. 38. El ankh egipcio simboliza la vida, y así se utiliza en los textos, como “vida” o “vivir”. La cruz copta es muy similar. En su forma, solo cambia la parte superior de la cruz por un círculo. Va rematada por tres brazos apuntados como referencia a la Trinidad. En la iconografía copta también está muy presente la concha, como símbolo de resurrección. Algunas divinidades egipcias (como Anubis) y grecorromanas (como Afrodita) aguantan mejor la transición. De hecho, se pueden ver chacales grabados en algunas lápidas del museo copto de El Cairo (Egipto), en clara alusión al dios egipcio. Por lo demás, son “transformados” en figuras propias del cristianismo, como santos y ángeles.

(14) Auffret, 2016. La lengua copta es una evolución de la lengua egipcia, con algún “préstamo” griego.

(15) Montalbán López, s.f. La religión romana, con toda la herencia de la griega, tenía mucha permisividad en cuanto a los cultos locales, incorporando éstos a la oficial. El cristianismo optó por imponerse a las malas, creando mártires donde solo había desórdenes públicos, como en el martirio de Justa y Rufina; arrasando así con lo anterior.

(16) Von Hellfeld, 2009. En el Concilio de Nicea (325 d.C.), el emperador Constantino decreta el fin de la persecución de los cristianos. En el Edicto de Tesalónica (380 d.C.), de mano del emperador Teodosio, el cristianismo se convierte en la religión oficial del Imperio con una cláusula que incluye un castigo a quienes practiquen otros cultos. Los lugares de dichos cultos son abandonados o destruidos.


Bibliografía

  • Alberola, E., 2016, “El origen pagano de la Navidad. Saturnales, Mitra y sol invictus. Una de romanos”, Historiasquehacenhistoria.com, 14 diciembre. [En línea] Disponible en: https://unaderomanos.wordpress.com/2016/12/14/el-origen-pagano-de-la-navidad-saturnales-mitra-y-sol-invictus/  (24 de junio de 2018).
  • Antiquitatem, 2014, “Mitra, dios del sol, nació el 25 de diciembre, día del solsticio de invierno”, antiquitatem.com, 26 diciembre. [En línea] Disponible en: http:///mitraismo-cristianismo-solsticio  (8 de septiembre de 2018).
  • Ares, N., 2017, “Entrevista a Pedro Ortega, director de la revista Mistérica Ars Secreta”, NachoAres.com, 25 diciembre. [En línea] Disponible en: http://www.nachoares.com/ser_historia/ser-historia-467/  (24 de junio de 2018).
  • Auffret, J. C., 2016, “El museo…”, Tesoros olvidados del Mediterráneo, youtube.com, 8 de septiembre. [En línea] Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=nudWF33WmRg   (26 de septiembre de 2018)
  • Barret, C., 1994, Dioses y diosas de Egipto, mitología y religión del Antiguo Egipto, Edaf, Madrid.
  • Castro Jiménez, N., 2017, “Osiris, un faraón de leyenda”, Amigosdelaegiptología.com, 2 mayo. [En línea] Disponible en: http://egiptologia.com/osiris-faraon-leyenda/  (8 de septiembre de 2018).
  • Eslava Galán, J., 2004, El fraude de la sábana santa y las reliquias de Cristo, Planeta, Barcelona.
  • Kinder, H. y Hilgemann, W., 2006, Atlas histórico mundial (I). De los orígenes a la Revolución Francesa, Akal, Madrid. 
  • McCall, H., 1994. Mitos mesopotámicos, Akal, Madrid.
  • Montalbán López, R., s.f., “Cristianos suicidas y mártires fanáticos…”, KhronosHistoria.com. [En línea] Disponible en: https://khronoshistoria.com/cristianos-suicidas-martires-fanaticos/ (9 de octubre de 2018).
  • Pérez-Accino, J.R., 2017, “Entre Cristo y Osiris”, Historia National Geographic, 157, pp. 32-43.
  • Vázquez Hoys, A. M.,2013, 1325 a.C., el año que murió Tutankhamón, Laberinto, Madrid.
  • Von Hellfeld, M., 2009, “El cristianismo se convierte en religión del Estado en el Imperio Romano”, dw.com, 2 junio. [En línea] Disponible en: https://www.dw.com/es/el-cristianismo-se-convierte-en-religi%C3%B3n-del-estado-en-el-imperio-romano/a-4298473 (31 de agosto de 2018).
  • Willis, R., 2007, Mitología del mundo, Evergreen, Países Bajos.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí