Semana Trágica de Barcelona
La Rosa de Fuego: Barcelona. Los crímenes del Liceu y las Ramblas y la semana trágica
4.8 (95%) 8 votes

En Barcelona, las Ramblas separaban el espacio intramuros, el Barrio Gótico, del arrabal de extramuros. Esa frontera se convirtió en escenario de bombas y barricadas. Por eso se conoce a la ciudad como La Rosa de Fuego. De los muchos disturbios que tuvieron lugar, no podemos olvidar la Semana Trágica, o las bombas del Liceu.

Barcelona, la ciudad de las bombas: Gran vía,  Liceu, Corpus, Ramblas y Boquería

Bomba en el Liceu de Barcelona
Portada de Le Petit  Journal  sobre la bomba  del Liceu. Fuente

En las Ramblas de Barcelona  está el Liceu, punto de reunión de la burguesía,  ópera levantada sobre un antiguo convento (1). Como club social, fue blanco de los anarquistas barceloneses, ciudad pionera del obrerismo en España.

En 1893, dos bombas de Orsini (2) estallaron en el Liceu, causando veinte fallecidos. Crimen en represalia a la ejecución de un anarquista, que había atentado contra Martínez Campos (3).  Ambos terroristas seguían la política de la “propaganda por el hecho” que estuvo detrás de los magnicidios entre los siglos XIX y XX.  

En 1896 durante la procesión del Corpus hacia  Santa María del Mar, otro artefacto acabó con doce personas; y derivó en una causa contra el anarquismo. Protestando por  la dureza judicial, Michele Angiolillo asesinó a Cánovas del Castillo en un balneario guipuzcoano (4).

Los atentados continuaron durante la década siguiente: en  las Ramblas contra Maura,  en  la catedral contra el cardenal Casaña o en  la Boquería; no cesaron  hasta que fue agarrotado Joan Rull, anarquista reconvertido en confidente.  

Una Semana Trágica la tiene cualquiera

Detalle de la Sagrada Familia en el que un dragón da una bomba de Orsini a un paisano. Fuente

Este periodo de agitación coincide con el modernismo financiado por la burguesía textil. Enfrentada con el obrerismo, sufrieron la explosión contra la casa Batlló (obra  de Gaudí).

El reclutamiento se cebaba con las clases bajas. Esa  desigualdad junto al hartazgo del  turnismo y el  pésimo recuerdo de la guerra de Cuba, produjeron el ambiente incendiario que llevó a  la Semana Trágica.

Las Ramblas durante la semana trágica
Foto de la ciudad condal  durante la Semana Trágica. Fuente 

Este motín contrario a la guerra de Marruecos (5) degeneró en un estallido de violencia anticlerical, las calles resonaban  al grito de:

“Abajo la guerra!, ¡que vayan los ricos!, ¡ o todos o ninguno!”

Las Ramblas, al ser la avenida que conducía al puerto, se llenaron de barricadas. Se saquearon conventos y se incendiaron iglesias. El Gobierno decretó el estado de guerra para sofocar la revuelta, y la justicia dictó varias ejecuciones. Entre ellas la de Ferrer i Guardia, acusado de instigar la revuelta (6). También la de  un  joven, fusilado por haber bailado en la calle con el esqueleto de una monja.

A raíz de la repercusión, se apodó “Rosa de Fuego” a Barcelona en América como estandarte del anarquismo. Tanto éxito tuvo que hoy encontramos un juego de mesa con este titulo. El cual consiste en competir por liderar la oligarquía local impidiendo la revolución social.

Crímenes sin castigo

Posteriormente, tuvo lugar el  “pistolerismo”, la patronal pagó sicarios que acabaron con 500 sindicalistas entre los años 1917 y 1923. Los mandos militares y policiales ignoraron esta guerra sucia (ante el temor a una revolución como la rusa y el ánimo de venganza ). 

Sin embargo,  el sindicalismo se movilizó , tanto con la huelga general de 1917 como con la huelga de la Canadiense en 1919, promovida por CNT; dejó Barcelona a oscuras durante días, tras la cual se universalizó la jornada laboral de ocho horas en  España, siendo el primer país del entorno. Gracias a la solidaridad de estos trabajadores y de Barcelona.

La restauración (durante la cual tuvieron lugar estos sucesos) se vio incapaz de regenerarse y acabó por convertirse en la dictadura de Primo de Rivera, uno de los máximos colaboradores necesarios para el pistolerismo.

En definitiva, esta rosa de fuego  alude a ese espíritu de aquella Barcelona, que no quería servir ni a la patria, ni mucho menos al patrón. 


Referencias

(1) Convento fue exclaustrado a raíz del motín o bullanga de 1835 en el cual el gentío asaltó también el de San José, actual mercado de la boquería.

(2) Artefacto ideado por el revolucionario Félix  Orsini, bombas sin mecha, que se activaban al caer y se estrenaron contra Napoleón III.

 (3) Siguiendo así un listado de primeros ministros asesinados, iniciado por Prim, al que se sumarían posteriormente Canalejas, Dato y Carrero Blanco.

(4) General que protagonizó el golpe de estado militar con el que finalizó la Primera República en 1874. 

(5) Guerra que sostuvo España  contra los  bereberes autóctonos del norte marroquí hostiles al dominio español 

(6) Su implicación  nunca se aclaró, pero su relación con Mateo Morral (asesino frustrado de Alfonso XIII) y su pensamiento libertario dictaminaron su suerte. 


Bibliografía

  • Avilés Farré, J., Herrerín López, A., 2009, El nacimiento del terrorismo en Occidente: Anarquía, nihilismo y violencia revolucionaria, Siglo XXI de España, Madrid.
  • Fontova, R., 2010, La model de Barcelona. Histories de la presó, Generalitat de Catalunya, Barcelona.
  • León, I, 1981, Los años del pistolerismo: Ensayo para una guerra civil, Planeta, Barcelona. 
  •  Moliner de Prada, A., 2009,  La Semana Trágica de Cataluña, Alella, Barcelona.
  • Morales Moya, A, Estebán de Vega, M, 1999, Los fines de siglo en España y Portugal. Universidad de Jaén, Jaén.
  • Rodríguez Bueno, P, 2010 La Barcelona de la dinamita, el plomo y el petróleo (1884-1909), Traficantes de sueños, Barcelona.
  • Tuñón de Lara, M., 1972, El movimiento obrero en la Historia de España, Taurus, Madrid.
  • Ullman Connelly, J, 1972, La Semana Trágica: estudio sobre las causas socioeconómicas del anticlericalismo en España, 1898-1912, Ariel, Barcelona.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí