Casas de apuestas, espectáculos, bebida y mucha diversión. El «Viva Las Vegas» de Elvis Presley, ya se daba en el Japón Edo (1603-1868). Cuando las aguas se calmaron, después de un período de enfrentamientos, a lo largo y ancho de Japón, las ciudades y las ganas de jolgorio empezaron a crecer. Los artistas empezaron a reflejar este mundo despreocupado en unas estampas llamadas Ukiyo-e, «pinturas del mundo flotante». También se encargaron de plasmar escenas sexuales, en los shunga.

El Período Edo: la unificación de Japón por Ieyasu

Desde el siglo XV hasta el XVII, Japón estaba en plena batalla campal. El país, patas arriba, atravesaba una guerra civil. Esta etapa se conoce como el período Sengoku (1). Era un todos contra todos, por el poder. Cualquier excusa era buena para acabar con tu vecino, o para que un señor feudal eliminara a otro. La chispa saltaba a la mínima.

En este batiburrillo de enfrentamientos, algunos señores feudales, conocidos como daimyo, intentaron reunificar el territorio: como Nobunaga (2) o Hideyoshi (3). Pero fue finalmente Ieyasu (4) quien terminó partiendo el bacalao. El emperador no tuvo otra que reconocerle el mérito de haber reunificado todo un país. ¡Que menos! Así, le nombró líder político-militar (shogun) (5).

Fue el pistoletazo de salida para que Ieyasu empezara a hacer algún que otro arreglo para asegurar su poder. No le iban a sacar ni con agua caliente. Se asentó en Edo, lo que hoy conocemos como Tokio, y dejó al emperador en su mundo espiritual en la ciudad imperial de Kyoto (6). Así, Ieyasu y sus descendientes controlaron el cotarro desde 1615 hasta 1868.

No es mandar, solo organizar a mi gusto

Ieyasu se encargó de que los demás daimyo no pudieran ser una amenaza. Para conseguirlo, les endeudó, para que no pudieran formar ejércitos. Y también cerró Japón en banda, para evitar que algún señor feudal cayera en la tentación de aliarse con europeos (7). Ieyasu y sus descendientes, los shogunes de Tokugawa, controlaban directamente las ciudades más importantes, como Osaka, Nagasaky o Kyoto. Les tenían bien cogidos a todos. Big Brother is watching.

La unificación de Japón trastocó todo el sistema social que había existido (8). Con tanta paz, los guerreros samurai tuvieron que reinventarse. Como ya no podían destacar en la batalla, se metieron de lleno en el mundo burocrático y el papeleo. Por otro lado, los comerciantes y artesanos se veían como personas poco productivas y de baja escala. Pero, con el crecimiento de las ciudades, fueron siendo necesarios. Estos nuevos businessman, empezaron a ser conocidos como chonin (9).

Las estampas Ukiyo-e: ¿por dónde salir? La nueva ciudad y sus garitos de juerga.

 barrio Saruwaka-machi famosas vistas de Edo Hiroshige Museo de Brooklyn. Ukiyo-e
«Vista vespertina del barrio Saruwaka-machi». Utagawa Hiroshige. 1856. Fuente.

Como empezaban a tener dinero, los comerciantes de la ciudad se dieron al postureo y a la buena vida. Compraban y encargaban arte, pero tampoco tenían ninguna tradición artística, como los nobles o los samurai. Querían obras relacionadas con su mundo de negocios. De esta manera, surgieron las estampas Ukiyo-e (10), donde se plasmaba la vida en la ciudad, sus barrios y hasta a los artistas del teatro. Era una forma de publicidad.

teatro Kabuki Kunisada Museo de arte nacional de Cataluña
Tres actores de teatro Kabuki: «Yuranosuke, Kumagai y Jiraiya». Kunisada. 1854. Fuente.

En 1657, la ciudad de Edo se incendió y por poco solo quedan las cenizas. A la hora de reconstruirla, se creó el barrio Yoshiwara, único y exclusivo para el ocio y disfrute. Se llenó de teatros, bares de sake y burdeles (11).

Los shunga, las estampas para adultos

Prelude to Desire Utamaro Galería Ukiyo-e
«Preludio al Deseo». Utamaro. 1799. Fuente.

Los artistas iban a estos barrios de diversión, buscando temas que representar. Entre actores y juerguistas, también había prostitutas buscando clientes. Entre ellas, geishas. Los artistas plasmaron su mundo de erotismo y fueron surgiendo los shunga: estampas centradas en temas sexuales.

Treasures Hidden in our Pockets - Sex Guide for Obedient Wives Museo de arte de Honolulu. Shunga
«Tesoros escondidos en nuestros bolsillos: una guía básica sobre sexo para la esposa obediente». Eisen. 1830. Fuente.

Pero los shunga no eran solo para hombres. Dentro de este género, existían también los llamados emaki (12), una especie de manual sexual para aquellas jóvenes que acababan de casarse y no tenían mucha idea sobre el sexo. O los makura-e, escenas de sexo puro y duro, donde lo importante era enseñar los genitales de manera muy exagerada. El tamaño importaba y mucho (13).

Amorous Couple período Edo Museo de Brooklyn. Imágenes shunga y emaki
«Pareja amorosa». Isoda Koryusai. 1770-1775 . Fuente.

La sexualidad en Japón. Mucho más que dos pulpos tirándose a una mujer (14)

Fuera del desnudo griego, los occidentales tenemos la manía de asociar el desnudo con el pecado. En Japón, las escenas de desnudos o sexuales se veían como algo normal y con humor. Las primeras pinturas «picantes» son del siglo XII (15), llegando gracias a los contactos con China y el taoísmo, donde el sexo era una parte de la vida y la salud. Más allá del sexo explícito, los álbumes de shunga eran el Vogue de la época. Las jóvenes sabían qué kimonos o peinados estaban de moda, por lo que llevaban las geishas puesto en las estampas. O quién era el actor de teatro del momento.

El sueño de la esposa del pescador Hokusai Colección Nichibunken. Shunga art
«El sueño de la esposa del pescador». Hokusai. 1814. Fuente.

En el siglo XIXJapón empezó a abrirse a Occidente. Pero las estampas ukiyo-e empezaron a pasar de moda (aunque para Europa fueron toda una revolución en el arte), y los shunga para la mentalidad europea eran escandalosos y fueron desapareciendo. ¡Y luego decimos que en Occidente somos muy modernos!


Más artículos interesantes en Khronos Historia.


Referencias

(1) Hutt, 1990, p. 7. Período de guerra civil que va desde 1467, con el período Muromachi, hasta 1568 con el período Momoyama. Firmándose la paz en 1615.

(2) Guth, 2009, p. 9. 1534-1582.  Oda Nobunaga fue daimyo del período Momoyama.

(3) Guth, 2009, p. 9. Toyotomi Hideyoshi fue daimyo del período Sengoku. Invadió Corea y trató de unificar Japón.

(4) Guth, 2009, p. 9. 1543-1616. Tokugawa Ieyasu fue el fundador del shogunato Tokugawa.

(5) Calza y Piotti, 2010, p. 7.

(6) Hutt, 1990, p. 3.

(7) Guth, 2009, p. 10.

(8) Guth, 2009, p. 10.

(9) Guth, 2009, p. 10. Literalmente, «residentes de la ciudad».

(10) Hutt, 1990, p. 3. En el S. XVII, cambia el significado a «mundo despreocupado» de placer pasajero.

(11) Hutt, 1990, p. 3.

(12) Dunn, 1987, p. 31.

(13) García Rodríguez, 2011, pp. 94-95.

(14) Xilografía de El sueño de la esposa del pescador. Katsushika Hokusai. 1814.

(15) Totoki, 1993, p. 66.


Bibliografía

  • Calza, G. C. y Piotti, S., 2010, Poemas de la almohada y otras historias de Utamaro, Hokushai, Kuniyoshi y otros artistas del mundo flotante, Phaidon, Londres.
  • Calza, G. C., 2005, Ukiyo-e, Ed. Phaidon, Londres.
  • Dunn, M., 1987, » Los Shunga. «Ars amandi» japonés», El Paseante, nº 6, pp. 29-45.
  • García Rodríguez, A., 2011, El control de la estampa erótica japonesa shunga, El Colegio de México, Centro de Estudios de Asia y África, México.
  • Guth, C., 2009, El arte en el Japón Edo. El artista y la ciudad, 1615-1868, Ed. Akal – Arte en Contexto, Madrid.
  • Hutt, J., 1990, Arte japonés, Ed. Libsa, Madrid.
  • Totoki, M., 1993, Estética erótica: lenguaje y significados hasta el arte actual , Tesis doctoral, Universidad Complutense de Madrid, Madrid.