La reina Victoria I de Inglaterra
Victoria I de Inglaterra: la abuela de Europa. Falsa mojigata y experta casamentera
4.5 (90%) 8 votes

La reina Victoria I de Inglaterra es un mito eterno. Así como su majestuosidad, su imponente presencia y su talante rígido e imperturbable. La frialdad que en ocasiones demostró a lo largo de su vida la convirtieron en imagen y semejanza de toda una era. La era victoriana, marcada por la austeridad y el puritanismo más febril. Fue reina por derecho y sangre, y la coronaron siendo una adolescente. Demasiado joven e inexperta, supo tomar las riendas como el mejor de los experimentados reyes. Vivió un cuento de hadas con su primo, el príncipe azul de esta historia. Y su madre, que no podía faltar, fue la bruja. Gobernó durante sesenta y tres años, y convirtió a Inglaterra en el Imperio más rico y avanzado del momento. He aquí pues su fascinante historia…

Buscando en el baúl de los recuerdos

Empecemos por el principio: la reina Victoria I de Inglaterra nació en el Palacio de Kensington, Londres (1), a principios del siglo XIX. Con un añito se quedó huérfana de padre (2) y sin abuelo (3), por lo que su tío (4) fue quien heredó el trono. Su madre, la tiránica y sobreprotectora duquesa de Kent (5), no la dejaba sola ni un segundo. Diez añitos tenía la pequeña princesita cuando se topó con una inesperada sorpresa. Entre papeles y documentos, encontró el Acta de Sucesión al trono. ¡Imaginad qué sorpresa se llevó al descubrir su nombre tras el de su tío, el rey! Y con paciencia y esmero, le explicaron a la jovencita que algún día sería reina. Lejos de amedrentarse, Victoria I de Inglaterra encaró su futuro con valor y optimismo. “Seré una buena reina“, dijo la niña.

El cuento de hadas, con tintes feministas, de la reina Victoria I de Inglaterra

La reina Victoria I de Inglaterra
Fotograma de la serie “Victoria”. Fuente

Ocho años después moría el rey, su tío. La joven de dieciocho años fue coronada en 1838. Desde el primer momento, demostró un fuerte carácter y un gran gusto por el poder. De inmediato se quitó de encima a su pesada madre, y se puso manos a la obra con su reino. Así expresaba su entusiasmo la jovencita:

“Ya que la Providencia ha querido colocarme en este puesto, haré todo lo posible para cumplir mi obligación con mi país. Soy muy joven y quizás en muchas cosas me falte experiencia, aunque no en todas; pero estoy segura de que no hay demasiadas personas con la buena voluntad y el firme deseo de hacer las cosas bien que yo tengo”.

Alberto, su “príncipe azul”

No pasaría mucho tiempo hasta que el don Juan de turno se cruzara en su camino. Eso sí, de casualidades nada, porque ya estaba acordado el matrimonio. Nada más conocerse, los príncipes se gustaron. Él se llamaba Alberto y era un alemán muy guapo (6). Además era su primo. La segunda vez que se vieron, nuestra Vicky no se lo pensó dos veces. ¡Le pidió matrimonio! Y él, claro, aceptó con gusto. Se casaron en la Capilla Real del Palacio de St. James, Londres (7). Como dato curioso, la reina Victoria I de Inglaterra fue quien puso de moda el color blanco para las novias. Ambos estaban totalmente enamorados. Sin embargo, el amor no le hizo perder posición.

Y es que la reina solo fue ella. Alberto siempre fue “el príncipe consorte”. Nunca fue rey. Aunque no fue una decisión exclusiva de ella, lo que está claro es que le gustaba reinar. Siempre destacó por un carácter fuerte. Todos sabían que el respeto y el afecto eran la única vía para tratar con la reina. Si es que no querían tener más de un dolor de cabeza, claro está. En cuestiones de gobierno, se dejó guiar por su hábil e inteligente marido. Grande fue el éxito del audaz príncipe como político. Tanto es así que, a mediados del siglo XIX, la gloria y el poder de Inglaterra se encontraban en su momento culminante.

La reina Victoria I de Inglaterra, sin instinto maternal

Serie La reina Victoria I de Inglaterra
Fotograma de la serie Victoria. Fuente

A los veinte años, estando embarazada, sufrió un atentado. Saliendo ilesa del mismo, dio a luz a una niña (8) a la que puso su nombre. La reina odiaba estar embarazada, pensaba que dar el pecho era asqueroso​ y creía que los recién nacidos eran feos. Aun así, tuvo ocho hijos más con Alberto. Todo parecía un cuento de hadas, sin embargo, no lo era. La reina transmitió a su descendencia una enfermedad congénita: la hemofilia (9). Esta enfermedad sólo la transmiten las mujeres pero la padecen los hombres. Su penúltimo hijo, un niño, heredó la enfermedad. Dos de sus cinco hijas transmitieron el gen a su descendencia. Las nietas también lo transmitirían a sus vástagos. Un ejemplo cercano es el príncipe Alfonso de Borbón y Battenberg (10), hijo de su nieta. Además, la reina sufrió más atentados a lo largo de su vida.

La viuda negra más poderosa de Europa

Reina Victoria I de Inglaterra y Alberto
Victoria y Alberto en la serie “Victoria”. Fuente

Con 42 años, la reina Victoria atravesó el peor momento de su vida: en marzo falleció su madre  y el catorce de diciembre, su marido. A pesar de su dolor, sacó fuerzas para mantenerse firme. La reina Victoria se refugió en el objetivo de su esposo: trabajar dura e incansablemente. Sin embargo, a pesar de su apariencia fuerte y contenida, el luto se convirtió en su segunda piel. Hasta su muerte vestiría de negro y permanecería fiel a la memoria de su marido. Aunque siempre hubo (y aún los hay) rumores de una relación posterior con uno se sus sirvientes (11), no hay pruebas de ello.

Su apariencia tranquila, conservadora, fría y autoritaria, no sólo la elevaron a la categoría de mito viviente. Toda una era fue bautizada con su nombre: la era victoriana. Durante dicho período, los países que se encontraban bajo su mando experimentaron cambios. Se sumieron en el puritanismo, los colores oscuros, el recato y los modales anticuados y mesurados. Por otro lado, el poder y la riqueza abundaron en el Imperio. Se sumaron nuevas colonias y Victoria, rango y poderío, fue coronada emperatriz de la India. El desarrollo industrial y su omnipresencia en la política internacional la convirtieron en una leyenda. Además se sentía identificada con la clase media, lo que aumentó su popularidad.

Una buena celestina y una prole fructífera: la abuela de Europa

Familia Real Inglesa
Familia de la reina Victoria. Ella en el centro. Fuente

Como reina madre, supo jugar bien sus cartas. Sus nueve hijos (12) y sus respectivos descendientes ocuparon la mayor parte de las Cortes reales e imperiales de Europa. Siendo ya una mujer anciana, vio a su nieta favorita, la bella princesa Alicia, convertirse en zarina de Rusia (13). Llegó el día en que la reina Victoria I de Inglaterra fue apodada “la abuela de Europa”. Alemania, Dinamarca, Rusia, Prusia, Suecia o España fueron algunos los países en los que los descendientes de la gran reina ocuparon el trono.

Sin duda, fue una experta casamentera que, a pesar de su apariencia austera y su defensa de valores puritanos, no tenía un pelo de tonta. Sin ir más lejos, otra de sus nietas fue reina de España. Se trata de Victoria Eugenia de Battenberg (14), la mujer de Alfonso XIII (15). De esta forma, nuestro actual rey desciende de ella. Felipe VI (16) es bisnieto de Victoria Eugenia, y tátara-tátara nieto de la reina Victoria I de Inglaterra. Es por eso que la mayoría de los reyes y príncipes actuales están emparentados en mayor o menor grado. La reina falleció recién estrenado el siglo XX, a los 81 años. En su ataúd se incluyeron objetos personales de ella y de su marido.

¡God save the Queen!


No te pierdas nuestra nueva web – Khronos Historia, revista de artículos históricos divulgativos.


Referencias

(1) Palacio de Kensington, Londres. A lo largo de los años, el Palacio de Kensington ha acogido diferentes generaciones de la familia real, desde Guillermo III, hasta la fallecida Lady Diana, pasando por la reina Victoria. Situado en Kensington Gardens, el Palacio de Kensington (Kensington Palace) ha sido lugar de residencia de la monarquía británica desde hace más de 300 años.

(2) Eduardo, duque de Kent. Eduardo Augusto del Reino Unido, duque de Kent y de Strathearn. Fue el quinto de los 15 hijos del rey Jorge III del Reino Unido, y de la duquesa Carlota de Mecklemburgo-Strelitz, y padre de la reina Victoria I de Inglaterra. Tenía dos hermanos por delante con derecho al trono, pero tras el fallecimiento de éste comenzó el reinado de su hermano y al poco tiempo, tras fallecer también, el del único hermano que quedaba. Tras la muerte de su tío, fue Victoria I quien heredó.

(3) Rey Jorge III. Jorge III del Reino Unido fue rey de Gran Bretaña y de Irlanda desde el 25 de octubre de 1760 hasta el 1 de enero de 1801, y a partir de entonces, rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, unidos, hasta su muerte. Jorge III fue el tercer monarca británico de la Casa de Hannover, pero el primero en nacer en Gran Bretaña y usar el inglés como lengua materna. Durante el reinado de Jorge III, Gran Bretaña se alzó como la primera potencia dominante, extendió su poder por Norteamérica, incluyendo la conquista de Canadá tras la Guerra de los Siete Años, ganó la supremacía en el océano y derrotó a Napoleón en las Guerras Napoleónicas, pero sin duda alguna, el rey Jorge III será recordado por la pérdida de las colonias, que formarían el núcleo de los futuros EE. UU. Más tarde, en su reinado, Jorge III sufrió de una recurrente y finalmente permanente enfermedad mental. Era el abuelo paterno de Victoria I de Inglaterra.

(4) Rey Guillermo IV. Guillermo IV del Reino Unido fue rey del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, y de Hannover, y duque de Brunswick-Luneburgo desde el 26 de junio de 1830 hasta su muerte, en 1837. Hijo del rey Jorge III y tío de Victoria I. Ésta le sucedió en el trono, tras su fallecimiento.

(5) Duquesa Victoria de Sajonia-Coburgo-Saafeld. María Luisa Victoria, princesa de Sajonia-Coburgo-Saalfeld, duquesa en Sajonia (Coburgo, 17 de agosto de 1786 – Frogmore House, 17 de marzo de 1861), fue la madre de la reina Victoria I del Reino Unido por su segundo matrimonio con Eduardo de Kent.

(6) Príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. El príncipe Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha (conocido como el príncipe consorte), fue el esposo de la reina Victoria del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda. Nació en el ducado sajón de Sajonia-Coburgo-Saalfeld. A los 20 años se casó con su prima hermana, la reina Victoria, con quien más adelante tendría nueve hijos. Al principio de su matrimonio, Alberto se sintió limitado por su posición como consorte, que no le confería ningún poder o responsabilidad; sin embargo, con el tiempo adoptó muchas causas públicas y asumió la administración del personal, las propiedades y la oficina de la reina. Alberto ayudó a desarrollar la monarquía constitucional del reino. Murió a la edad de 42 años, lo que sumió a la reina en un profundo duelo que duró el resto de su vida.

(7) Palacio de St. James. El palacio de St. James es uno de los más antiguos de Londres (Reino Unido). Está situado en Pall Mall, justo al norte del parque de St. James. Aunque en los últimos dos siglos ningún soberano ha vivido en él, sigue teniendo la consideración de residencia oficial del monarca británico​ y es el palacio real más antiguo del Reino Unido.

(8) Princesa Victoria del Reino Unido. Victoria del Reino Unido  fue princesa real del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, hija mayor de Victoria del Reino Unido y Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. También fue reina de Prusia y emperatriz consorte de Alemania durante los 99 días de reinado de su marido, Federico III de Alemania.

(9) Hemofilia. La hemofilia es una enfermedad genética recesiva que impide la correcta coagulación de la sangre. Está relacionada con el cromosoma X en los dos principales tipos: la hemofilia A, cuando hay un déficit del factor VIII de coagulación, la hemofilia B, cuando hay un déficit del factor IX de coagulación. Debido a que las hemofilias A y B están ligadas al cromosoma X la enfermedad es muy rara en mujeres. Existe un tercer tipo, la hemofilia C, cuando hay un déficit en el factor XI de coagulación; este no está ligado al cromosoma X.

(10) Príncipe Alfonso de Borbón y Battenberg. Alfonso de Borbón y Battenberg, bautizado Alfonso Pío Cristino Eduardo Francisco Guillermo Carlos Enrique Eugenio Fernando Antonio Venancio fue príncipe de Asturias y heredero del trono de España desde su nacimiento hasta la proclamación de la II República en 1931. Seguiría siendo príncipe titular hasta que renunció a sus derechos dinásticos en 1933.

(11) John Brown. John Brown fue un sirviente escocés, favorito de la reina Victoria del Reino Unido durante muchos años. Era apreciado por muchos (incluyendo a la reina) por su competencia y compañerismo, y su figura se convierte en motivo de controversia, por su influencia y su trato cercano e informal con la monarca. La naturaleza exacta de su relación con Victoria fue objeto de gran especulación por sus contemporáneos, y sigue siendo controvertida hoy en día. El caso es que Brown murió en 1883 y, para consternación de su secretario privado, Henry Ponsonby, Victoria comenzó a escribir una elogiosa biografía de su antiguo sirviente. Ponsonby y Randall Davidson, decano de Windsor, que leyeron los borradores, aconsejaron a Victoria no publicarlos porque sería alimentar los rumores de una relación romántica y el manuscrito fue destruido.

(12) Hijos. Victoria y Alberto tuvieron nueve hijos, los cuales, por orden de nacimiento, son los siguientes: Victoria, Eduardo VII (quien sucedió a su madre como rey), Alicia, Alfredo, Elena, Luisa, Arturo, Leopoldo y Beatriz.

(13) Princesa Alix de Hesse y el Rin. La princesa Alix fue la última emperatriz de Rusia como consorte del zar Nicolás II. Nacida con el nombre de Alix de Hesse y el Rin, era nieta de la reina Victoria del Reino Unido, ya que era hija de la princesa Alicia del Reino Unido. Al ser recibida en la Iglesia ortodoxa rusa, se le dio el nombre de Alejandra Fiódorovna Románova y en el año 2000 fue canonizada como santa Alejandra Portadora de la Pasión, junto con el resto de su familia, tras su ejecución por los bolcheviques el 17 de julio de 1918. Alejandra era tía abuela materna del príncipe Felipe, duque de Edimburgo y prima hermana por dos veces de la reina Isabel II del Reino Unido..

(14) Reina Victoria Eugenia de Battenberg. Victoria Eugenia de Battenberg fue reina consorte de España por su matrimonio con el rey Alfonso XIII. Era nieta de la reina Victoria I del Reino Unido y bisabuela paterna del actual monarca español, Felipe VI.

(15) Rey Alfonso XIII de Borbón. Alfonso XIII de España, llamado «el Africano», fue rey de España desde su nacimiento hasta la proclamación de la Segunda República en 1931. Asumió el poder efectivo a los dieciséis años de edad, el 17 de mayo de 1902.

(16) Rey Felipe VI de Borbón. Felipe VI de España es el actual rey de España, título por el que ostenta la Jefatura del Estado y el mando supremo de las Fuerzas Armadas. Fue proclamado ante las Cortes Generales el 19 de junio de 2014, tras hacerse efectiva la abdicación de su padre. Es el tercer hijo del matrimonio formado por Juan Carlos I de Borbón y Sofía de Grecia. Está casado con Letizia Ortiz, reina consorte, con la que tiene dos hijas: la princesa de Asturias, Leonor, y la infanta Sofía. El 21 de enero de 1977 le fue concedido oficialmente el título de príncipe de Asturias.


Bibliografía

  • Bolitho, H., 1948, Reign of Queen Victoria, Macmillan, Londres.
  • Canales, E., 1999, La Inglaterra victoriana, Akal, Madrid.
  • EcuRed, s.f., “Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha”, ecured.cu. [En línea]. Disponible en: https://www.ecured.cu/Alberto_de_Sajonia-Coburgo-Gotha (30 de mayo de 2018).
  • Longford, E., 1966, Reina Victoria, Ediciones Grijalbo, México.
  • Morató, C., 2014,  Reinas Malditas, Plaza y Janés Editores, Madrid.
  • Strachey, L., 2008, La reina Victoria, Lumen, Madrid.
  • Rappaport, H., 2016, The Victoria Letters: The Heart and Mind of a Young Queen, Harper Collins, Londres.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí