Reina Elizabeth Tudor - Isabel I de Inglaterra - La Reina Virgen
Reina y virgen: Elizabeth Tudor, de cachorra de león a reina de la selva
4.5 (90%) 12 votes

La de Elizabeth Tudor es una historia tan intensa, sorprendente y legendaria, que bien podría ser un cuento de hadas. De esos concebidos por la pluma del mismísimo Charles Perrault. Su vida recuerda a la de la famosísima Cenicienta. Pero con un plus para nuestra protagonista: cambió el príncipe por la corona. ¡Toma ya!

Siendo niña, pasó de princesa a bastarda. Y, tras la muerte de su padre, fue educada por su madrastra, viviendo a la sombra de sus hermanos. Mas, de repente, un día se convirtió en reina.  Elizabeth Tudor, la cachorrilla inofensiva del “león inglés”, le dio con un canto en los dientes a su padre. ¡Y a todo machista que se pusiera en su camino!

No sólo se mantuvo casi medio siglo en el trono, haciendo frente a conspiraciones y atentados para derrocarla. También se convirtió en la monarca más poderosa de su dinastía. ¡Y en la enemiga oficial del rey más poderoso del momento (1)! Se enfrentó al Papa, mandó decapitar a su prima (2) y rechazó el matrimonio y la maternidad. Además, transformó su país en una superpotencia que se acabaría convirtiendo en el imperio más grande de la historia. Conozcamos más a fondo la legendaria historia de esta fascinante mujer de armas tomar.

De “princesa Disney” a bastarda repudiada -Breve biografía de Elizabeth Tudor

Enrique VIII y Elizabeth. Fotograma de Los Tudor. Fuente

Enrique VIII de Inglaterra (3) se casó en segundas nupcias (4) para tener un hijo varón y legítimo. Cosa que, hasta entonces, no había podido lograr. Cuatro años después, sólo había tenido una niña: Elizabeth Tudor, nuestra prota. Defraudado, el cruel rey mandó decapitar a su esposa. Y su hijita, que hasta entonces era princesa, pasó a ser bastarda y deslegitimada de sus derechos al trono por su propio padre. Aún así, la pequeña lo adoraba y admiraba muchísimo. Para ella era un semidiós, y decía de sí misma que era “cachorra de león”. Su padre a penas la visitaba. Ni a ella ni a su hermana mayor (5). Sin embargo, sí dedicaba mucho tiempo a ligar. Hasta seis veces llegó a casarse, dando a la pequeña Elizabeth un hermano más (6).

En la cama con su padrastro

Tras la muerte de su padre, Elizabeth Tudor se quedó al cuidado de la viuda de su padre, su madrastra. Así, estableció una estrecha relación con su hermano pequeño. Ambos eran protestantes, a diferencia de su hermana mayor, hija del primer matrimonio de su padre, que era católica. Esto marcó la mala relación entre ambas.

Con el tiempo, Elizabeth se convirtió en una joven extremadamente inteligente, pero también en una mujer con ciertos encantos. Cosa que no pasó desapercibida a su padrastro. Durante muchos años, éste se metía en su cama por las mañanas y se divertía con ella. Por supuesto, la convencía de que no estaban haciendo nada malo. Hay que tener en cuenta que las jovencitas inglesas del siglo XVI dormían totalmente desnudas… Este hecho, junto a la actitud que su cruel padre había tenido con ella, dejaría huella en la joven. Así, marcarían su compleja relación futura con los hombres.

¡Jaque mate, católicos! – la reina Elizabeth Tudor

Reina Elizabeth I Tudor - Reina Isabel I de Inglaterra - La Reina Virgen
Elizabeth I, en el día de su coronación. Fuente

Tras la muerte de sus dos hermanos, quienes reinaron muy poco tiempo, Elizabeth fue coronada reina de Inglaterra (7). Y lo hizo como única heredera legítima al trono inglés. Tenía veinticinco años. Los católicos de su reino se echaron las manos a la cabeza. No tardaron en ponerse manos a la obra para asesinarla y coronar a su prima (2), que era católica. Pero Elizabeth Tudor supo rodearse de las personas adecuadas, y logró hacer frente a todas las conspiraciones para derrocarla. Era muy inteligente. Hasta entonces, había sido tolerante, pero había llegado el momento de enseñar quien mandaba. Arrestó y asesinó a cientos de sospechosos católicos y a su prima hermana, pillada con las manos en la masa.

La reina Isabel I de Inglaterra ¿Misándrica, lesbiana o histérica?

Algo que destaca de la gran reina es que nunca consintió casarse ni tener hijos. De ahí su apodo de “La reina virgen”, aunque de virgen no tenía nada. ¿Odiaba a los hombres por las experiencias que había pasado en su juventud? ¿Prefería a las mujeres? ¡Pues va a ser que no! Elizabeth tuvo muchos amantes varones, e incluso llegó a estar enamorada en más de una ocasión.

Reina Elizabeth Tudor - Isabel I de Inglaterra
Elizabeth y Robert. Fotograma de Elizabeth. Fuente

Su romance más sonado fue con sir Robert Dudley (8), sin embargo, nunca aceptó casarse con él. Además, tuvo numerosos pretendientes, entre ellos el rey de España (9), su excuñado y futuro enemigo. Probablemente, el motivo por el que nunca quiso casarse fue por ambición. Elizabeth deseaba ostentar el poder con total y absoluta exclusividad. Sabía que, en un mundo de hombres, un rey aunque fuese consorte, la haría pasar a un segundo plano. Y Elizabeth había estado en segundo plano demasiadas veces. No estaba dispuesta a perder lo que tanto le había costado conseguir. Ahora ella era la reina, y lo seguiría siendo mientras siguiese viva. Ningún marido le quitaría el protagonismo, ni tampoco habría hijos que conspiraran para arrebatarle su corona. Su único compromiso sería con Inglaterra.

¡Las chicas son guerreras!

Isabel I de Inglaterra enfrentándose a la Armada Española
La reina enfrentándose a la armada española. Fotograma de Elizabeth. Fuente

Al igual que su padre, Elizabeth Tudor se autonombró jefa de la Iglesia anglicana. Por ello, fue excomulgada por el Papa de Roma. Además, mantuvo durante décadas un pulso interminable al mismísimo Felipe II de España, al que llamaba “demonio del mediodía”. Así, dio carta blanca a los piratas ingleses para saquear los barcos españoles que venían cargados de riquezas de América. También, apoyó revueltas y levantamientos en los Países Bajos contra el monarca español. Elizabeth  siempre estuvo al acecho para acabar con la hegemonía española.

Felipe II, que en el pasado le había pedido matrimonio, estaba hasta las narices de la reina inglesa. Así que le declaró la guerra. Y aquí comienza la leyenda de Elizabeth. Porque la reina salió airosa de la campaña que posteriormente se conocería como la de la “Armada Invencible“. Espada en mano y vestida con su armadura, cabalgó junto a sus tropas dispuesta a ganar la guerra; o a perder la vida en el campo de batalla, como un soldado más. Es famosa su frase:

“Tengo el cuerpo frágil y débil de una mujer, pero tengo el corazón y el estómago de un rey de Inglaterra”.

Tras esta victoria, Inglaterra se  erigió como una gran potencia mundial. Al mismo tiempo, España y su “Imperio” se fueron desmoronando. La reina Elizabeht I de Inglaterra, le había ganado el pulso a Felipe II de España.


¿Quieres más historias de reinas? Entra a nuestra web y descubre todo lo que te has perdido…


Referencias

(1) Felipe II, rey de España. Perteneciente a la dinastía de los Austrias. Era hijo de Carlos I de España y V de Alemania, y de Isabel de Portugal. Estuvo casado, en segundas nupcias, con la hermana mayor de Elizabeth, María Tudor, siendo rey de Inglaterra durante un breve período de tiempo, hasta la muerte de ésta. Cuando Elizabeth asciende al trono éste le propone matrimonio, pero Elizabeth le da largas hasta que el rey se cansa y se casa con Isabel de Valois. Ambos mantuvieron una rivalidad sin precedentes durante décadas, llegando a enfrentarse en el campo de batalla.

(2) María de Escocia, reina católica. Prima hermana de Elizabeth y candidata de los católicos ingleses como sustituta de Elizabeth. Conspiró contra la reina, quien la encerró durante años hasta que, finalmente, la mandó ejecutar.

(3) Enrique VIII, segundo rey de la dinastía Tudor en Inglaterra después de su padre, Enrique VII. Padre de María Tudor (a la que tuvo con Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos) y de Eduardo VI (al que tuvo con su tercera esposa, Jane Seymour). Fundó la Iglesia Anglicana y es conocido por su crueldad y tiranía.

(4) Ana Bolena, segunda esposa de Enrique VIII, doncella de la primera esposa del rey, Catalina de Aragón. Es la madre de la reina Elizabeth I, quien tenía tres años cuando su madre fue decapitada.

(5) María Tudor, hija de Enrique VIII y su primera esposa, Catalina de Aragón. Católica y enemiga de los protestantes, fue apodada como “María la sanguinaria”, debido a las cruentas represiones que llevó a cabo contra los protestantes. Era nieta de los Reyes Católicos. Estuvo casada con su sobrino segundo, el príncipe Felipe de España, futuro rey Felipe II.

(6) Eduardo VI, hijo de Jane Seymour, la tercera esposa de Enrique VIIII y éste. Reinó tras la muerte de su padre durante un breve período de tiempo, hasta su temprana muerte a la edad de quince años. Le sucedió María y, tras la muerte de ésta, Elizabeth.

(7) Robert Dudley, formaba parte de la corte de la reina Elizabeth, de quien estuvo enamorado. A pesar de estar casado, mantuvo una relación amorosa con la reina, siendo su amante durante mucho tiempo, y llegó a pedirle matrimonio a la reina, quien lo rechazó.

(8) Elizabeth fue coronada reina de Inglaterra el 15 de enero de 1559, en la Abadía de Westminster.

(9) Ver (1)

*Fuente de la imagen de portada.


Bibliografía

  • Mayer, G.J., 2010. The Tudors. The most complete story of England’s most notorious dynasty. Delacorte Press, Londres.
  • Norton, E., 2015.  The temptation of Elizabeth Tudor. Pegasus Books, Londres.
  • Sarasa, E., 2007. Isabel I. Reina de Inglaterra. EDIMAT Libros, Madrid.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí