El emperador Napoleón Bonaparte que secuestró al papa Pío VII
A Napoleón no le vacila ni Pío VII
5 (100%) 4 votes

En la Europa de inicios del siglo XIX había una regla que todo el mundo debía respetar. Y ésa era, nada más y nada menos, que obedecer a Napoleón Bonaparte. En caso contrario te buscabas serios problemas. Eso fue lo que le pasó al papa Pío VII que dijo “pues si Napoleón es chulo, yo voy a serlo el doble, ¡ale!”. Y éste es el hecho que, a continuación, vamos a contar.

Lo primero de todo es ponernos en contexto. Napoleón Bonaparte, que ha pasado a la Historia como un canijo con malas pulgas, consiguió hacerse con el poder en Francia. Poco a poco, fue extendiendo su territorio por toda Europa (o al menos lo intentaba).

Entre el emperador Napoleón Bonaparte y el papa Pío VII se masca la tensión

El papa Pío VII había tenido ya algunos malentendidos con el emperador Napoleón Bonaparte (1). La tensión, además, se incrementaba por ese “talante progresista” del pontífice, que llegó a afirmar que la religión católica no estaba en absoluto en contra de la democracia. Y que alguien estuviera a favor de cosas tan modernas como la democracia, pues a Napoleón mucha gracia no le hacía, oye. Sin embargo, tampoco ese asunto le preocupaba mucho, ya que los Estados Pontificios eran un mero peón en sus estrategias militares (2).

el papa Pío VII que enfrentó a Napoleón
Pío VII, Louis Jacques David. Fuente

Sin embargo, todo empeoró cuando el papa decidió no apoyar al gabacho en su plan de bloqueo a Gran Bretaña. Napoleón, de muy mala leche, mandó a su ejército imperial a ocupar Roma, hogar del pontífice. Una vez ocupada la Ciudad Eterna, ordenó la inmediata anexión de todos los Estados papales, pasando así estos a pertenecer al emperador. No obstante, Napoleón Bonaparte, que era muy buen hombre, permitió al papa seguir viviendo en Roma (3).

Ahora bien, el sucesor de san Pedro no se iba a quedar callado. Publicó la bula Quam memorandum, en la que, sin mencionar directamente a Napoleón Bonaparte, excomulgaba a todos los participantes del robo del patrimonio de San Pedro. El pueblo de Roma, muy de acuerdo con la bula, estalló en revueltas, que fueron sofocadas por el ejército francés. Fue entonces cuando el franchute, indignado por haber sido excomulgado, mandó arrestar al papa Pío VII. Así, los soldados imperiales entraron en el palacio del Quirinal exigiendo al papa que retirara la bula de excomunión. Pío VII, más chulo que un ocho, respondió: “No podemos, no debemos, y no queremos” (4). ¡Toma ésa!

Detención del papa Pío VII por parte del emperador Napoleon Bonaparte
Grabado que ilustra la detención de Pío VII. Fuente

Pues por chulo ahora te secuestro

Fue entonces cuando empezó el cautiverio del Santo Padre. Fue deportado primero cerca de Génova y más tarde, a Fontainebleau, Francia. ¡Tuvo un viaje de lo más horrible! De camino a Francia su carruaje volcó sobre unas aguas pantanosas, que le dejaron herido. Más tarde cayó enfermo hasta el punto de que le suministraron la extremaunción. Pero sobrevivió (5).

Durante su arresto, el emperador Napoleón trataría, en vano, de sacar provecho del papa Pío VII. Así, intentó obtener beneficios tales como trasladar la sede del catolicismo de Roma a París. Sin embargo, que el papa Pío VII estuviera en cautiverio no significa que viviera mal. Y es que fue agasajado con los mejores alimentos y la habitación más cómoda del palacio.

De esta forma se pretendía que Napoleón no sólo tuviera el centro de Europa en París, sino que también, la ciudad fuera el centro del catolicismo a nivel mundial. Así, París tendría una doble importancia a escala planetaria: política y religiosa. Como puede observarse, al emperador Napoleón Bonaparte, lo que es ego, no le faltaba en absoluto (6).

También, durante dicho cautiverio, Napoleón evitaba en la medida de lo posible que el papa tuviera algún tipo de comunicación exterior. De este modo, prohibió incluso que se le suministraran papel, tinta y pluma (7). Era un bullying en toda regla.

Hasta Napoleón tenía a veces miedo

Tal y como dice aquel dicho, a todo cerdo le llega su san Martín. Pues bien, resulta que al gabacho las cosas no le empezaban a ir bien por Europa, donde le estaban derrotando (8). Pensando que se trataba de un castigo divino por tener preso al pontífice, ordenó su libertad. Cuatro meses después, el papa Pío VII entraba de nuevo en Roma. Fue recibido por su pueblo entre vítores y aplausos (9).

Terminaba un tormento para aquel pobre anciano al que el emperador Napoleón no pudo achantar ni con amenazas, ni con sobornos. Fue uno de los pocos que supo hacerle frente y que no dio su brazo a torcer. ¡Ole, Pío VII! (10).


No te vayas sin echar un ojo al resto de la revista Khronos Historia


Referencias

(1) Una de ellas hace referencia a que Napoleón llegó a obligar al papa a acudir a París para que le coronara como emperador, para luego coronarse como tal él mismo, con un par. De esta forma, si el papa le coronaba emperador, nadie podría cuestionar su legitimidad (al menos en la teoría). Sánchez Arreseigor, 2016, p. 12.

(2) Pasaba igual que en España, a la que Napoleón invadió en 1808. España era también un simple peón que utilizaría Napoleón en sus planes para invadir Portugal, y ya que estaba, pues anexionaba las dos naciones oye.

(3) Sucedió en 1808. Vargas Rubio, 2010, p. 78.

(4) Sucedió en la noche del 5 de julio de 1809. Sánchez Arreseigor, 2016, p. 14.

(5) Sánchez Arreseigor, 2016, p. 14.

(6) Sánchez Arreseigor, 2016, p. 14.

(7) Ramírez de Arellano, 2009, p. 17.

(8) Los ejércitos de Napoleón estaban teniendo serias derrotas en diversos puntos de Europa, tales como en España o Leipzig. 

(9) El 23 de enero de 1814.

(10) Es curioso, que años después, en 1864, otro sucesor de san Pedro, en este caso Pío IX, condenara la democracia y el liberalismo en su bula Syllabus Errorem, considerando dichas doctrinas pecado. Burleigh, 2005, p. 365.


Bibliografía

  • Burleigh, M., 2005, Poder terrenal: religión y política en Europa, Taurus, Madrid.
  • Moral Roncal, M., 2007, Pío VII, un Papa frente a Napoleón, Sílex, Madrid.
  • Ramírez de Arellano, J., 2009, “El secuestro de Pío VII”, Historia abierta, nº 43, pp. 16-23.
  • Sánchez Arreseigor, J., 2016, “El día en que Napoleón secuestró al papa de Roma”, National Geographic, nº 142, pp. 12-15.
  • Vargas Rubio, R., 2010, “Pío VII, un Papa débil, prisionero de Napoleón Bonaparte”, La razón histórica, nº 12, pp. 71-80.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí