Fortaleza da Masada judios Israel
Masada, la última fortaleza judía en resistir al Imperio romano
5 (100%) 7 votes

Desde su redescubrimiento en 1828 (1), el yacimiento arqueológico de Masada ha acaparado gran atención. Esto no es de extrañar, ya que la fortaleza fue escenario de uno de los asedios mas dramáticos de la primera guerra judeo-romana (2). La gran revuelta había quedado casi totalmente aplastada con el asedio y la caída de Jerusalén (3). Masada, uno de los últimos reductos rebeldes contra el Imperio romano, presentó una encarnizada resistencia que obligó a los romanos a organizar una de las mayores operaciones de asedio de su historia (4).

¿Y que fue Masada exactamente?

Históricamente, en Masada (5) solo había un acceso llevara a la cima de la meseta: el ‘Camino de la Serpiente’, que era extremadamente sinuoso y zigzagueante (6). Había sido utilizada como fortaleza desde el siglo II a.C., siendo habitada como ciudadela regia por Herodes el Grande (7).

Fortaleza de Masada
Vista aerea de Masada y la rampa romana. Fuente

Al comenzar la guerra judeo-romana, Masada fue tomada por un grupo de zelotes judíos liderados por Eleazar ben Ya’ir. Terminó por ser la única en resistir durante los dos años que siguieron al asedio y la caída de Jerusalén (8). A pesar de su inferioridad numérica era, y sigue siendo, una zona de muy difícil acceso.

¿Por qué se debía de asediar Masada?

Los zelotes se negaban a rendirse y Lucio Flavio Silva, el gobernador romano de Judea, marchó hacia la fortaleza dispuesto a asediarla (9). Liderando a un ejército compuesto por una legión romana, cuatro cohortes auxiliares y dos alas de caballería (10).

Campamento romano en Israel
Restos de uno de los ocho campamentos romanos. Fuente

La toma de Masada era necesaria, ya que era el último centro de resistencia organizada en la zona. Además era importante que no se permitiera ningún otro levantamiento en el resto de la provincia (11).

Asediarla conllevaba, sin embargo, unos problemas importantes. No solo era difícil alcanzar la fortaleza debido a su localización: la zona mas baja de la meseta estaba aún a 100m de altura y la zona que rodeaba a la fortaleza era árida e inhóspita. Siendo, además, muy difícil asegurar el hacinamiento y bienestar de los hombres. Las fuentes de agua mas cercanas no eran suficientes para suministrar a una legión entera y las de tamaño suficiente se encontraban a 12 m y a 16 km (12). La zona alcanzaba, además, temperaturas en verano de hasta 50ºC y tenía heladas en invierno que impedían practicar la agricultura (13).

El asedio de la fortaleza

Ocho campamentos romanos fueron levantados en toda la zona circundante a la meseta, seguidos de una muralla con torres de vigilancia. Todo esto hacía que fuera casi imposible escapar de la fortaleza (14). La ubicación de Masada, como ya vimos, hacía que fuera imposible atacarla de manera convencional. Para conseguir tomar la fortaleza los romanos tendrían encontrar alguna otra forma de hacerlo.

Plano de Masada
Plano de Masada, dibujado por Claude Reignier Conder en 1883. Fuente

Pues bien, ¿cuál fue la solución que se le dio a este problema? Pues una rampa gigantesca para poder subir por ella máquinas de asedio. Una tarea que le llevó a los ingenieros romanos tres meses (15). Una vez terminada, la rampa fue estrenada por una torre de asedio construida en uno de los campamentos circundantes (16), permitiendo así a los romanos el comienzo del asedio y ataque de Masada, que terminó por caer.

¿Y qué pasó después?

Flavio Josefo, en su obra La guerra de los Judíos relata que, tras varios asaltos romanos a la fortaleza, estos, queriendo continuar el ataque por la mañana:

“se toparon con el montón de muertos, no se alegraron, como suele ocurrir con los enemigos, sino que se llenaron de admiración por la valentía de su resolución y por el firme menosprecio de la muerte que tanta gente había demostrado con sus obra.”(17)

Asedio de Masada
Restos de la rampa construida para el asedio, vistos desde la cima. Fuente

Según Flavio Josefo, Eleazar ben Ya’ir pronunció un discurso con el que consiguió persuadir a los defensores de Masada de que era mejor quitarse la vida antes que verse humillados por los romanos (18).

¿Fue esto todo?

Sin embargo, es obligatorio decir que esta historia está sujeta a  mucho debate. Es más, no hay ninguna evidencia arqueológica que demuestre que los habitantes de Masada se suicidaran colectivamente (18). No se ha encontrado ninguna fosa común (19), y los restos encontrados en excavaciones arqueológicas demuestran que, como máximo, la historia relatada por Flavio Josefo está incompleta (20).

El asedio de Masada sigue siendo, sin embargo, uno de los mas conocidos de la primera guerra judeo-romana, así como uno de los mas interesantes de la época.


Más historia en Khronos Historia


Referencias

(1) Davies, 2011, p. 67.
(2) También llamada la ‘gran revuelta judía’, esta fue la primera de las tres rebeliones principales de los judíos de la provincia de Judea contra el Imperio romano, y tuvo lugar entre los años 66 y 73 d. C. Las siguientes siendo la guerra de Kitos (115-117 d. C.) y la rebelión de Bar Kojba (132-135 d. C.).
(3) El sitio de Jerusalén tuvo lugar en el año 70 d. C. El ejército romano, liderado por el futuro emperador Tito junto con Tiberio Julio Alejandro, sitió y conquistó la ciudad de Jerusalén. Habiendo estado esta ocupada por defensores judíos desde el año 68 d. C.
(4) Flavio Josefo, el historiador romano, con su libro La guerra de los judíos, es la única fuente original de la que disponemos sobre esta contienda.
(5) Masada estaba localizada en la cumbre de una meseta aislada en la región oriental del desierto de Judea. Antes había sido una fortaleza romana.
(6) Richmond, 1962, pp. 142–155.
(7) Herodes construyó durante este periodo una muralla, una torre de defensa, almacenes, cisternas, cuarteles, arsenales, y residencias para los miembros de la familia real. National Geographic España, 2015.
(8) Las otras dos fortalezas, Herodión y Maqueronte, fueron tomadas rápidamente por el Imperio romano tras la caída de Jerusalén.
(9) El año en el que comenzó el asedio es sujeto de debate, pero se estima que este comenzó en el invierno del año 73 d. C., o la primavera del año 74 d. C.
(10) Este ejército, se estima, estaba compuesto por unos seis mil hombres. Judd, 1996-97, pp.378-391 y Cordente Vaquero, 1992, pp.155-171.
(11) Davies , 2011, p. 68.
(12) Roth, 1995, p. 90.
(13) National Geographic España, 2015.
(14) Davies, 2011 p.68. Estos campamentos todavía son visibles en la zona.
(15) Esta obra de ingeniería, seriamente dañada, todavía es visible en la zona. Actualmente tiene una longitud de unos 225 m de largo, con una pendiente mas o menos uniforme con una pendiente de 17 grados. Davies, 2011, pp.76-78.
(16) Según Josefo, esta torre de asedio alcanzó los 30 m de altura. Lograr que esta torre de asedio alcanzara la cima de la meseta con la pendiente de la rampa representó otra labor de ingeniería considerable.
(17) Josefo, 1999, p. 406.
(18) La historia que narra Flavio Josefo dice que los habitantes de Masada, a sorteo, escogieron a diez hombres para que le dieran muerte al resto de los ciudadanos y a ellos mismos, hasta que, finalmente, el último se suicidase.
(18) Zuleika, 2007, p. 397
(19) Gabriel, 2015, p. 70.
(20) Shaye, 1982, p. 399.

Bibliografía

  • Cohen, S. J. D., 1982, ‘Masada: Literary Tradition, Archaeological Remains, and the Credibility of Josephus’, Journal of Jewish Studies, 33, no. 1-2, pp. 385-405.
  • Gabriel, R. A., 2015, ‘The Myth of Masada’, Military History, Vol. 31, Issue 6, pp. 64-71.
  • Davies, G., 2011, Under Siege: The Roman Field Works at Masada.
  • Josefo, F., 1999, La guerra de los judíos.  Biblioteca Clásica Gredos, Madrid. Traducido por Jesús María Nieto Ibáñez.
  • Judd, D. K., 1996-97, ‘Suicide at Masada and in the World of the New Testament’, Brigham Young University Studies, Vol.36, No.3, pp. 378-391.
  • National Geographic España, 2015, ‘Masada: el último bastión judío’, nationalgeographic.com, 10 de noviembre. [En línea] Disponible en: https://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/masada_9799 (12 de marzo de 2018)
  • Richmond, I. A., 1962, “The Roman Siege-Works of Masada, Israel”, The Journal of Roman Studies. Washington College. Lib. Chestertown, MD.: Society for the Promotion of Roman Studies, 52, pp. 142–155.
  • Rodgers, Z., (ed.), 2007, Making History: Josephus And Historical Method, BRILL.
  • Roth, J.P., 1995, ‘The Length of the Siege of Masada’, Scripta Classica Israelica 14, pp. 87-110
  • Vaquero, F. C., 1992, ‘La toma de Masada: ejemplo de eficacia de la técnica poliorcética en el ejército romano’, Revista Gerión, 10, pp. 155-171.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí