Loie fuller y la danza serpentina
Loïe Fuller, la mujer “serpentina” de la Belle Époque
5 (100%) 25 votes

Cuando Gil Pender le preguntó a la hermosa e inspiradora Adriana de Burdeos, en la película Medianoche en París (1),  “Si pudieras viajar en el tiempo ¿A dónde irías?”, ella contestó sin titubear: “A la Belle Époque (2). Y es que fue un período único, que se desarrolló en París a principios del siglo XX y donde comenzaron los grandes cambios que se desarrollarían en el “Siglo de la Vanguardización”. Como el nacimiento del cine, la  alta costura francesa o el desarrollo de nuevas tecnologías. Pero si por algo es recordado este periodo es, sin duda, por sus artísticos, viciosos y vanguardistas espectáculos nocturnos (3). Este es el escenario donde debemos situar a nuestra protagonista, Loïe Fuller, la bailarina que reinventó la danza contemporánea. 

Loïe Fuller, bailarina de la belle epoque
Fotografía de Loïe Fuller. Fuente

En medio de este panorama, esta mujer quiso ser artista y se convirtió en una revolucionaria en el ambiente artístico y científico del momento. La estadounidense Loïe Fuller fue bailarina, coreógrafa, inventora, iluminadora artística, escritora, modelo, productora y actriz. Una mujer que fue admirada por pintores, escultores, cineastas y científicos. Además, de maestra y rival de la gran Isadora Duncan.

La granjera que soñaba con ser bailarina

Loïe Fuller era una niña del Estado de Illinois (4) que soñaba con ser bailarina, como cualquier jovencita de su edad. Lo supo cuando se subió por primera vez a un escenario, a la edad de dos años (5). Esa joven granjera desarrolló una carrera artística bastante prolífica. Fue  actriz de teatro, llegando a interpretar obras del mismísimo William Shakespeare. También fue cantante de opera y bailarina de can-can. Sin embargo, era más conocida a nivel local y su fama, de momento, sólo era apreciada por los pueblerinos y familiares (6).

Baile serpentina Loïe Fuller bailando en la belle epoque
Baile serpentina. Fuente

No obstante, ya destacaba por tener un cuerpo totalmente inquieto, apasionado y salvaje. Y su mente no se quedaba atrás. Su creatividad y curiosidad, antes de hacerse famosa, parecían no tener límites. Pero los medios con los que contaba eran bastante escasos. Era una mujer, sin apenas derechos, y para más inri, se dedicaba al mundo del espectáculo. Sin embargo, tuvo el valor de viajar al viejo continente y aterrizar en París, donde se convertiría en una revolucionaria dentro y fuera de los escenarios y en toda una leyenda (7). No obstante, no toda su vida en la ciudad de la luz fue de color rosa. 

Una americana en París

Abrirse camino en el mundo del espectáculo y conseguir fama, respeto y admiración por parte de espectadores, críticos y público, es bastante difícil. Y si además eres mujer, extranjera y tienes cerca de 30 años, todo se complica. Pero Loïe Fuller se arriesgó y ganó. Aunque cuando llegó a París solo tenía un poco de dinero y una maleta llena de ideas revolucionarias.

Al principio pasó desapercibida, como le suele pasar a cualquier artista independientemente de la disciplina a la que pertenezca. Pero, poco a poco, su fama fue creciendo, llegando a actuar en el Teatro de la Ópera de París. Sus bailes eran bastante peculiares y muy personales.

Loïe Fuller y el baile serpentina
Fotogramas del baile serpentina. Fuente

Su espectáculo más famoso se llamaba baile serpentina. Para ejecutarlo, Loïe Fuller llevaba un vestido de seda blanca, de nada menos que 350 metros, y en ambas manos, dos cañas de bambú. A ritmo de música clásica, a veces incluso sin música, empezaba a bailar, moviendo enérgicamente los brazos, formando literalmente una serpentina. Sin embargo, lo revolucionario no fue solamente eso, sino la iluminación. Cada vez que hacía un movimiento, el color de la luz cambiaba. Una idea muy original, inventar una coreografía sencilla, combinada con luces de colores y crear así ilusiones ópticas. Nadie en París lo hacía. Su fama fue creciendo, a la vez que sus coreografías se hacían más complejas, llegando a crear hasta 130 coreografías diferentes (8).

Unas amistades muy variopintas y nada aburridas

Loïe Fuller bailando en la belle epoque
Cartel de Toulouse-Latrec. Fuente

No solamente artistas parisinos como Auguste Rodin (9) o Toulouse-Lautrec (10) admiraron a esta mujer, que nunca se estaba quieta, y que llegó a posar para ellos. También los inventores del cinematógrafo, los hermanos Lumière (11), filmaron varios de sus bailes en solitario (12). Además, fue amiga del ilusionista y director de cine George Méliès (13). De la misma manera, se ganó el reconocimiento de científicos tan famosos como Marie y Pierre Curie (14), ya que sus ideas sobre técnicas lumínicas atrajo a esta pareja de Premio Nobel. Como veis, su círculo íntimo de amigos era muy variopinto y nada aburrido.

Loïe Fuller, escultura de Rodin sobre la bailarina que reinventó la danza contemporánea
Escultura de A. Rodin. Fuente

Loïe Fuller e Isadora Duncan: de amigas a rivales

En sus numerosas coreografías aparecieron muchas bailarinas semiprofesionales, que no llegaron a ser famosas. Tenían una formación artística irregular y poco académica, como ella. Pero un día llegó una joven hermosa, rebelde y que practicaba la danza de una forma bastante peculiar. Su nombre era Isadora Duncan (15). 

Loïe Fuller e Isadora Duncan, bailando en la Belle Époque
Fotograma de Lily-Rose Depp, en el papel de Isadora Duncan. Fuente

Admiradora de Loïe Fuller, tuvo el privilegio de poder participar en sus coreografías. Lo que empezó como una relación entre maestra y alumna, poco a poco, se convirtió en una rivalidad sin precedentes. Isadora Duncan era una bailarina joven, con una dilatada formación en danza y que fue oficialmente pionera en lo que se conoce en la actualidad como danza libre (16). Solía bailar vestida de forma provocativa, descalza e incluso desnuda. No fue la típica bailarina de ballet clásico ni mucho menos. Su frescura y su desenfadada y espontánea forma de bailar ensombrecía a una artista que se estaba haciendo vieja, que engordaba cada vez más y que no sabía bailar de forma profesional. Solamente saltaba, brincaba, rebotaba, giraba, se retorcía, se balanceaba, se deslizaba… que es lo que reivindicaba.

Por si la polémica era poca, Loïe Fuller fue lesbiana y tuvo una relación amorosa con su criada, Mélanie Thierry. Fue una mujer que nunca perdió el tiempo, ni dentro ni fuera del escenario. Una artista que reivindicaba la libertad de bailar y no seguir las reglas rígidas impuestas por las academias de baile de su tiempo. Antes incluso que Isadora Duncan.

Cuando la Belle Époque pasó de moda

Como suele ocurrir, cuando un artista se encuentra en su mejor momento a nivel profesional, es inevitable la caída en desgracia y el olvido. Los días de vino y rosas estaban llegando a su fin.

Pero dicho fin no fue porque Loïe Fuller y la Belle Époque pasaran de moda, que también, sino porque estalló la sangrienta Primera Guerra Mundial (17). El mundo ya no tenía tiempo para ir a ver espectáculos, había asuntos de mayor importancia y Europa se quedó paralizada durante cuatro años.

En ese periodo, la bailarina más famosa de París abrió una Escuela de Danza (18), donde enseñaba a jóvenes artistas lo mejor que sabía hacer: bailar.

Al cabo de los años, las amistades de Loïe Fuller fueron muriendo por vejez o por enfermedad y se vio eclipsada por su ex alumna, Isadora Duncan. Su vejez estaba siendo bastante dura y nuevas tendencias artísticas (19) estaban surgiendo, dejándola como una mera figura de un pasado lejano. Se convirtió en una artista pasada de moda. Tras una larga enfermedad, cáncer de mama, murió sola y olvidada, a los 65 años (20).

Una estrella que vuelve a brillar

En la actualidad, la figura de Loïe Fuller es bastante conocida en el mundo de la danza y está siendo rescatada y visibilizada en otras disciplinas artísticas. Sus coreografías siguen representándose, pero con técnicas de iluminación más modernas.

No solamente ha habido en los últimos años varias exposiciones sobre ella (21), sino también un biopic francés, hace dos años (22), con alguna que otra polémica. Por ejemplo, se sabe que esta revolucionaría era lesbiana, como se explicó con anterioridad. Sin embargo, en la película el personaje es heterosexual con tendencias bisexuales (23).

Pero lo importante es que Loïe Fuller siempre será recordada como una bailarina polifacética, que rompió con los esquemas establecidos en la danza. Una danza libre, espontánea y llena de colores que hacían que los bailes fueran aparentemente más hermosos.

Todo esto fue posible gracias a su ingenio y su exuberante y destacado vestido blanco. Porque, como ella dijo una vez: “No soy nadie sin mi vestido” (24). La maestra de las artes escénicas o la mujer serpentina, seguirá siendo una leyenda gracias a sus fantasiosas coreografías. Ella creó magia.

¿Ya te vas? No te pierdas nuestra nueva web – Khronos Historia, revista de artículos históricos divulgativos


Referencias

(1) Estos personajes ficticios fueron interpretados por Owen Wilson y Marion Cotillard respectivamente, en la película Medianoche en París (París, 2011) dirigida por Woody Allen. Ver: https://www.filmaffinity.com/es/film567174.html

(2) Es el periodo comprendido entre 1870 y 1914 que se caracteriza por un sentimiento optimista, lleno de satisfacción, presidido por la elegancia y el refinamiento.
Destacaron los grandes logros científicos, llegando a concebir la utopía de que la ciencia resolvería todos los problemas del mundo. Para más información, ver Gallo, 1987 y Luján, 1977.

(3) El lugar más famoso fue el Moullin Rogue, construido en 1899 por el empresario catalán Josep Oller. Para más información, ver Gallo, 1987.

(4) Nacida como Marie Louise Fuller, el 22 de Enero de 1862 en Fullersburg, Illinois. Sardá, 2016.

(5) Recitó un poema en el Progressive Lyceum de Chicago. Sardá, 2016.

(6) Revista Mirales, 2017.

(7) Revista Mirales, 2017.

(8) Sardá, 2016.

(9) Escultor francés nacido en París, el 12 de noviembre de 1840 y  fallecido en Meudon, el 17 de noviembre de 1917. Para más información, visitar: https://historia-arte.com/artistas/auguste-rodin

(10) Pintor de cartelería francés nacido en Albi el 24 de noviembre de 1864 y falleció Château Malromé, Saint-André-du-Bois el 9 de septiembre de 1901. Conocido por pintar a toda clase de artistas nocturnas incluyendo prostitutas. Era muy habitual verlo en los burdeles parisinos. Para más información, visitar: http://www.arteespana.com/henridetoulouselautrec.htm

(11) Augusta Marie Louis Nicolas Lumière nacido en Besançon el 19 de octubre de 1862 y falleció en Lyon el 10 de abril de 1954 y Louis Jean Lumière nacido en Besançon el 5 de octubre de 1864 y falleció en Bandol, 6 de junio de 1948. Para más información, visitar: http://www.nationalgeographic.com.es/historia/grandes-reportajes/los-hermanos-lumiere-nacimiento-del-cine_12264

(12) Cultura Inquieta, 2016.

(13) Nacido en París el 8 de diciembre de 1861 y murió en la misma ciudad 21 de enero de 1938Para más información, visitar: http://educomunicacion.es/cineyeducacion/figuras_melies.htm

(14) Maria Salomea Skłodowska-Curie nacida en Varsovia el 7 de noviembre de 1867 y murió en  Passy 4 de julio de 1934 y Pierre Curie nacido en París el 15 de mayo de 1859 y falleció en la misma ciudad 19 de abril de 1906 (Matrimonio Curie). Conocidos por ser los descubridores del radio, este matrimonio ganó el Premio Nobel en 1903. Para más información, visitar: https://www.uv.es/~jaguilar/historias/curies.html

(15) Nacida en San Francisco el 27 de mayo de 1877 y murió en Niza, 14 de septiembre de 1927. Falleció cuando iba en un coche descapotable y su pañuelo se quedó enrollado rompiéndose el cuello. Ver Polanco Masa, 2010.

(16) La danza libre, en la Historia de la danza moderna, se distingue por ser una expresión rebelde y completamente innovadora. A principios del siglo XX, la danza libre rompió con todas las reglas de baile que se habían establecido hasta entonces en la cultura occidental. En esa época las precursoras de la danza moderna, tanto en Estados Unidos como en Europa, se rebelaron contra las estrictas reglas del ballet clásico. Empezaron a crear danzas siguiendo la expresión espontánea y natural del cuerpo. Para más información, ver Duncan, 2005.

(17) Duró entre 1914 y 1918. Para más información Malam, 2004.

(18) Se inauguró en 1914. Ver Fernández Santos, 2014.

(19) La década de los “locos años veinte” tuvo como protagonistas a la Generación Perdida, lo que dio lugar al surgimiento de nuevas vanguardias y artistas. Sin embargo, París siguió siendo la capital principal de las nuevas tendencias artísticas, científicas, cine, moda y literatura. Para más información Requena, 2015.

(20) Falleció en París el 28 de enero de 1928 de neumonía. Está enterrada en el famoso cementerio del Père-Lachaise junto con otros artistas como Maria Callas, Édith Piaf u Oscar Wilde. La placa de su lápida fue robada. Ver Sardá, 2016.

(21) En 2016 hubo una exposición llamada Escenarios del cuerpo. La metamorfosis de Loïe Fuller, en La Casa Encendida de Madrid. Hubo 140 piezas entre fotografías de época, esculturas, dibujos, películas y hasta pañuelos. Podéis visitar dicha exposición en: https://www.lacasaencendida.es/exposiciones/escenarios-del-cuerpo-la-metamorfosis-loie-fuller-2985

(22) La película se titula La danseuse (La bailarina) dirigida por Stéphanie Di Giusto en Francia en el año 2016. Protagonizada por la cantante y actriz Soko (exnovia de Kristen Stewart) en el papel de Loïe Fuller y Lily-Rose Melody Depp (hija del actor Johnny Depp y la cantante y actriz Vanessa Paradis) en el papel de Isadora Duncan. La película no llegó a estrenarse en España. Ver: https://www.filmaffinity.com/es/film572096.html

(23) En palabras de la directora fue “un cambio de guión de última hora”. En realidad, no se sabe si tuvo alguna relación íntima con algún varón. Ver Revista Mirales, 2017.

(24) Esta frase corresponde a la película. No se sabe si lo dijo realmente.


Bibliografía

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí