El desastre de Moclín: el resurgimiento de la Orden de Santiago

1233

La flor y nata de las fuerzas cristianas, el núcleo principal de la Orden de Santiago, fue prácticamente aniquilado, con su Maestre incluido, durante el desastre de Moclín (1). Este fue un desastroso combate, a finales de junio de 1280 (2).

Esta Orden militar, fundada oficialmente en 1158 (3), se había empezado a labrar por aquel entonces una sólida reputación militar, gracias a su constante apoyo a la causa cristiana en los territorios peninsulares.

Antecedentes del desastre de Moclín

Tras la derrota musulmana en Las Navas de Tolosa (4), tanto Fernando III (5) como su hijo y sucesor, Alfonso X (6), se las prometían muy felices. Y es que se veían dueños de la totalidad de las regiones andalusíes, aún en poder musulmán, en pocos años.

Sin embargo, la llegada a las costas del Estrecho de las tropas cristianas provocó una reactivación de los poderes norteafricanos. Así, los benimerines decidieron intervenir en lo que será conocido como la Batalla del Estrecho (7).

principales localizaciones de la Batalla del Estrecho (1270-1350)
Mapa de las principales localizaciones de la Batalla del Estrecho (1270-1350). Fuente.

El desastre de Moclín

En un principio, aquello parecía que iba a ser una más de las habituales cabalgadas o expediciones de tala de árboles. Con su destrucción de propiedades y quema de cosechas, sobre la rica vega granadina (8). Pero pronto se convirtió en una sonora y brutal derrota de las armas cristianas, cuando las tropas nazaríes interceptaron a los castellanos.

Al finalizar la jornada, se había perdido no solo la batalla, sino la práctica totalidad de los freires y sargentos (9) de la Orden de Santiago, con su Maestre a la cabeza. Un durísimo golpe para las armas cristianas.

La reacción del monarca

Tras enterarse el monarca sabio de la magnitud del desastre de Moclín, se encontró con que debía tomar una osada y controvertida decisión. En sus manos estaba el decidir si dejaba o no que la Orden de Santiago desapareciera.

Así pues, se ordenó su integración o fusión con la Orden de Santa María de España o de la Estrella. Se llamaba así por ser ese el símbolo de la Orden, en lugar de la habitual cruz que usaban las otras, y había sido creada recientemente (10). Tampoco había tenido mucha suerte en el campo de batalla, asumiendo el cargo de Maestre de Santiago D. Pedro Núñez (11).

Esta Orden de la Estrella había sido creada una década antes, al modo de los calatravos (12). Pero con un importante componente y carácter naval. De cara, precisamente, a intervenir decisivamente en la batalla del Estrecho.

el desastre de Moclín Caballeros de Santiago y de Calatrava
Caballeros de Santiago y de Calatrava. Fuente: El Laberinto de Cristal.

La Orden de la Estrella en el desastre de Moclín

Contaban con su sede en el puerto de Cartagena. Es decir: lo más cerca posible de la zona de conflicto, pero a cierta distancia. Desde allí, podían cubrir las posibles maniobras navales musulmanas, provenientes desde el sur. Y también las acciones aragonesas, desde Valencia. Al contrario que el resto de órdenes militares, centradas en los conflictos terrestres (infantería y caballería), estos se dedicaban a operar en el mar (galeras).

Así pues, de un día para otro, la Orden de Santiago sufrió una transformación radical. Empezando por contar con toda una serie de nuevas posesiones directamente relacionadas con la guerra naval. Alcalá de los Gazules, Oropesa, El Puerto de Santa María, Medina Sidonia, San Sebastián y La Coruña. Si bien la armada de galeras de la Orden de la Estrella había sido prácticamente destruida durante la batalla de Algeciras (13).

Nueva vocación marinera

La decisión del rey Sabio de fusionar ambas maltrechas órdenes tras el desastre de Moclín, permitió la supervivencia de la Orden de Santiago. De hecho, su nombre y características perduraron. Pero esto supuso la condena a su desaparición y olvido a la Orden de la Estrella.

Si bien esto provocará un viraje de los santiaguistas hacia la guerra en el mar. Ya que la Orden de Santiago va a convertirse en la punta de lanza castellano-leonesa en la batalla del Estrecho. Como pilar básico de la defensa de las costas peninsulares y, sobre todo, participando muy activamente en la guerra de corso (14), en el Mediterráneo occidental. Labores que le serán características hasta bien entrado el siglo XVIII.

De hecho, será motivo de inspiración de la más famosa Orden de San Juan, Rodas o Malta (15). Esta ejercerá unas funciones muy similares a los santiaguistas durante este mismo periodo. Pero se centrárá en las aguas del Mediterráneo oriental.

el desastre de Moclín Cruz de la Orden de Santiago
Cruz de la Orden de Santiago. Fuente.

El renacimiento de la Orden de Santiago tras el desastre de Moclín

La nueva Orden militar que surgió tras el desastre de Moclín había perdido, sin duda, la mayor parte de sus características previas. Primero, el monarca intervino directamente en la elección del Maestre. Además, se variaron sus objetivos fundamentales. Así pasó de ser una Orden terrestre a una con evidente vocación marinera. También se evidenció la necesidad de disponer de una cantidad suficiente de miembros, como para que la totalidad de la Orden no pereciese nuevamente en una única batalla desfavorable para las armas cristianas (16).

Así, se creó un peligroso precedente, que conllevará con el tiempo a que la Orden quede completamente supeditada a la Corona. Lo cual sucederá en tiempos de Carlos V (17).

Esto hará que los principales miembros de la Orden pasen a tomar parte e intervenir en las políticas palaciegas. Varios Maestres y Comendadores mayores formarán parte del círculo intimo del monarca. Precisamente, lo que habían tratado de evitar por todos los medios los primeros Maestres (18).

Caballeros, que no marineros

La mayoría de recién reformados caballeros de la Orden de Santiago no destacaron precisamente como hombres de mar. Perduró en ellos su condición de nobles y caballeros. Sin interés ni deseo por asumir cometido alguno relativo al manejo o control de las embarcaciones. La mayoría consideraban dichas labores como inferiores a su status caballeresco.

Por ello, van a ser más bien simples hombres de guerra embarcados.  Así, su principal objetivo será el combatir cuerpo a cuerpo contra las tripulaciones enemigas, una vez se hubiera producido el abordaje. Cosa que se buscará activamente, en lugar de otras formas de combate. Y que, entre otros motivos, hace que se termine escogiendo la galera como navío fundamental para las tareas de la Orden (19).

Según va pasando el tiempo, habrá unas cuantas honrosas excepciones (20). Si bien muchos miembros de la Orden continuarán prefiriendo el combate terrestre que la vida en el mar.

Una Orden dual convertida en signo de prestigio y reputación

Álvaro de Bazán Orden de Santiago
D. Álvaro de Bazán. Uno de los muchos insignes marino con los que contará España provenientes de las filas santiaguistas. Fuente: Tercios Viejos.

Tras la finalización de la conquista del reino nazarí de Granada, los ejércitos hispanos y las Ordenes militares, incluida obviamente la de Santiago, sufrieron una serie de profundas modificaciones, en su paso a la denominada Edad Moderna (21).

La infantería se adueñó de los campos de batalla. Así, relegaron a un papel secundario a las tropas montadas y fuertemente acorazadas, que caracterizaron los campos de batalla medievales (22).

La Orden de Santiago se convirtió en dual o bicéfala, desde el punto de vista militar. Por un lado, mantuvieron un conjunto de tropas en los ejércitos reales. Aunque cada vez menos y de menor importancia (23). Por otro, se encargaron de la gestión y mantenimiento de una importante fuerza naval, compuesta fundamentalmente por galeras.

Finalmente, la pertenencia a la Orden de Santiago pasará a convertirse en un mero signo de reputación y prestigio. Ya sin que se tenga que tener relación alguna con el oficio de las armas (24).

Para saber más…

No os perdáis mi libro: Breve Historia De Los Caballeros De Santiago. Lo podéis encontrar en las principales librerías y plataformas digitales.



No te pierdas más artículos interesantes en nuestra revista Khronos Historia.


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) En la comarca de Loja. Provincia de Granada.

(2) Álvarez Palenzuela, 2011.

(3) Inicialmente como Orden de la Espada (defensa de Cáceres). Posteriormente, para  defensa del Camino de Santiago y para combatir contra los musulmanes. Moreno Sanz, Vicente (2020).

(4) Ocurrida en 1212

(5) El Santo

(6) El Sabio

(7) Batallas y enfrentamientos que mantuvieron los reinos de Castilla, Aragón, el Sultanato Benimerín y el Reino nazarí de Granada. Duró de 1270 a 1350. Y se caracterizó por un continuo cambio de alianzas entre ellos. Se disputaban el control de las plazas fuertes, puertos y la libertad de navegación por toda la zona. Álvarez Palenzuela (2011).

(8) Forma habitual de hacer la guerra en aquella época. No se enfrentaban, sino que lanzaban operaciones de destrucción sobre los territorios del rival. Se buscaba reducir de este modo su capacidad económica y militar.

(9) Freires o freyles era como se denominaba a los caballeros de la Orden propiamente dichos; los sargentos eran una mezcla entre sirvientes y hombres de armas, que combatían junto a los caballeros, pero no formaban parte de la Orden. Moreno Sanz, Vicente (2020).

(10) Creada en 1270 por deseo del rey Alfonso X para la defensa naval de las costas de la Corona de Castilla.

(11) Primer y único Maestre de la Orden de la Estrella, que se convierte en el 19º Maestre de la Orden de Santiago.

(12) Otra Orden militar hispana, fundada en Castilla en 1158 y directamente relacionada con la ciudad y fortaleza de Calatrava (la Qal’at Rabah islámica), junto al río Guadiana.

(13) Enfrentamiento naval (25 de julio de 1278) entre una flota castellana, que contaba con la práctica totalidad de los efectivos de la Orden de la Estrella, y otra benimerín en la bahía de Algeciras. Victoria musulmana.

(14) Al contrario que los piratas, los corsarios disponían de permiso (patente), extendido por una nación, para atacar a los barcos de o que comerciaran con el enemigo.

(15) Fundada en 1084 en Jerusalén. Inicialmente hospitalaria, pronto se convirtió en una de las más famosas e importantes órdenes militares. Tuvo un importante papel durante las Cruzadas. Los hospitalarios tomaron la isla de Rodas (1310), pasando a combatir desde allí a los musulmanes en el mar. Tras caer Rodas a manos turcas (1522), Carlos V les cederá la isla de Malta (1530) para que continúen con su labor bélica.

(16) Martínez Teixidó, 2014.

(17) Fernando el Católico, en nombre de su esposa Isabel, logró la dispensa papal para convertirse en el Maestre vitalicio de la Orden, con capacidad para gestionar sus posesiones y comandar las tropas, pero será a su nieto Carlos al que la Santa Sede permita vincular el maestrazgo con la Corona a perpetuidad.

(18) Moreno Sanz, 2020.

(19) Moreno Sanz, 2020.

(20) Los hermanos Bazán, Federico Gravina

(21) Martínez Teixidó, 2014.

(22) De las Heras, 2011.

(23) Los reinos modernos pasan a contar con ejércitos nacionales en lugar de depender de las aportaciones de cada uno de sus nobles vasallos.

(24) Sirvan Francisco de Quevedo (poeta) o Diego Velázquez (pintor) como ejemplos.


Bibliografía

  • Álvarez Palenzuela, V. (coord.), 2011, Historia de España de la Edad Media, Editorial ARIEL, Barcelona.
  • Castilla Soto, J.y Rodríguez García, J., 2011, Historia moderna de España (1469-1665), Editorial Universitaria Ramón Areces, Madrid.
  • De las Heras, J., 2011, La Orden De Santiago, Ediciones EDAF, Madrid.
  • Martínez Teixidó, A., 2014, Operaciones militares de la Orden de Santiago en las Edades Media y Moderna. Galeras Santiaguistas en la defensa del Mediterráneo en el siglo XVI (Tesis), Universidad Autónoma de Madrid, Madrid.
  • Moreno Sanz, V., 2020, Breve Historia De Los Caballeros De Santiago, Ediciones Nowtilus, Madrid.

4/5 - (1 voto)
Artículo anteriorBreve historia del amor. Dime cómo amas y te diré de qué época eres
Artículo siguienteTerror en el Mar del Norte: el hundimiento del Cap Arcona