Todas las dictaduras tienen muchas historias tétricas a sus espaldas, muchas de ellas escondidas bajo siete llaves y que comienzan a destaparse después de muchos años. Pero si hay una historia que pudiera servir para redactar una novela de carácter negro y oscuro, esa es la historia del cadáver momificado de Eva Duarte de Perón (1). Mundialmente conocida como Evita Perón.

Eva Duarte de Perón en su juventud
Eva Duarte de Perón en su juventud. Fuente: El País.

Como saben, la mujer del general Juan Domingo Perón (2), presidente de Argentina, fue muy querida por la población, pues a pesar del carácter un tanto autoritario de su marido, ella llevó a cabo una enorme labor en pos de los necesitados y de los obreros argentinos (3). Lo cual le valió mucho cariño incluso después de muerta.

Evita Perón, la política y el voto femenino

Toda la historia comienza, cuando Evita se desmayó en enero de 1950, durante un acto del sindicato de taxistas (4). En esa época, Evita acababa de ser propuesta por el sindicato C.G.T, (5) como vicepresidenta junto a su marido (6).

Cartel sindical de la CGT recordando la figura de Evita. Año 1973
Cartel sindical de la CGT recordando la figura de Evita. Año 1973. Fuente: Archivos en uno.

Esto amenazaba con abrir una grieta dentro del peronismo (7); Pues una parte, no veía con buenos ojos que una mujer pudiera presentarse a un puesto político. No hay que olvidar, que la primera vez que la mujer argentina tendrá derecho a votar, y a presentarse en unas elecciones, será en las de noviembre de 1951 (8).

Sin embargo, ese cisma no fue a más, pues el último día de agosto de 1951, meses antes de las elecciones, Evita renuncia a presentarse (9).

Pocos meses antes había vuelto a desmayarse en la sede de su Fundación, y días después de ello, sus médicos le habían detectado un cáncer de útero, que acabaría con su vida en menos de un año (10). Esas elecciones las ganaría el general Perón, y ella votaría desde el hospital (11). Moriría el 26 de julio de 1952, con treinta y tres años.

Evita votando por primera y única vez desde el hospital en 1951
Evita votando por primera y única vez desde el hospital en 1951. Fuente: Infobae.

La momia de Evita Perón

Rápidamente su cuerpo fue embalsamado, su momia quedó perfecta gracias a la labor del doctor español Pedro Ara Sarriá (12) Tras ser despedida con honores de presidente en el congreso, su cuerpo permaneció en la sede del sindicato C.G.T (13), para siempre. Esa era la intención al menos (14).

Pedro Ara junto al cuerpo embalsamado de Evita Perón
Pedro Ara junto al cuerpo embalsamado de Evita Perón. Fuente: Todoargentina

En 1955, los militares derrocan el gobierno democrático de Perón (15), y el dictador Pedro Eugenio Aramburu (16) ordenó el secuestro de la momia de Evita. El encargo de la empresa, recayó en el teniente coronel Carlos de Mooki Koening (17). Este y sus hombres se presentaron en la sede de la C.G.T, y sin aviso cargaron el cuerpo en una camioneta militar (18).

Funeral de Evita Perón en la Plaza de los Congresos de Buenos Aires.
Funeral de Evita Perón en la Plaza de los Congresos de Buenos Aires. Fuente: Entre Piedras y Cipreses.

Sin órdenes específicas, y sin saber qué hacer con ella, la pasearon por la ciudad en la camioneta, teniéndola durante semanas escondida en su interior, aparcando el vehículo militar en diferentes calles de Buenos Aires (19).

Finalmente, se decidió esconderla en la sede de los servicios de inteligencia del país (20). Fue entonces, cuando el teniente coronel Mooki Koening se obsesionó con ella, y ordenó que la colocaran de pie en su despacho, para mostrarla a sus visitas (21). Incluso en una fiesta que tuvo lugar allí, con militares de alta graduación, la momia sufrió varios golpes, que la aplastaron la nariz y partes de la cara, así como la pérdida de un dedo (22).

Las malas lenguas, acusaban, al obsesionado teniente coronel, de llegar a manosearla sexualmente (23). Lo que obligó al dictador Aramburu a destituirle fulminantemente.

Sepultura clandestina

Aramburu ordenó a Héctor Cabanillas (24) sepultar la momia de Evita clandestinamente.

Funerales de Evita en la CGT de Buenos Aires. El lugar donde debía reposar su cuerpo para siempre. Fuente: Entre Piedras y Cipreses

Inmediatamente se pone manos a la obra para sacarla del país (25), y junto al teniente coronel y futuro dictador Alejandro Agustín Lanusse (26), comienza la operación de traslado. Entran en contacto con el sacerdote Francisco Rotger (27), que será el que ayudará al gobierno a encontrar la complicidad de la iglesia, y del superior general de la orden de los Paulinos (28), el padre Giovanni Penco (29). El cual, por su parte, buscaría la colaboración del propio Papa Pío XII (30).

En abril de 1957, el barco Conté Biancaman arribaba al puerto de Génova: en su interior se encontraba el cuerpo momificado y expoliado de Evita Perón, que entraría en el país bajo el nombre de María Maggi (31). Con ese nombre fue enterrada en la tumba número 41, del campo 86 del cementerio mayor de Milán (32). Allí permanecería oculto a los ojos del mundo durante catorce años.

Cenotafio que recuerda donde estuvo enterrada Evita Perón en Milán. Fuente: La Nación

El retorno de Evita Perón

Evidentemente, durante todo este tiempo sus seguidores, los militantes peronistas y el grupo de los Montoneros (33) no dejaron de buscar el cuerpo (34). Llegando estos últimos a secuestrar al dictador Aramburu en 1970 (35), exigiendo entre otras cosas, la aparición del cuerpo de Eva Perón.

Rápidamente, y de nuevo Héctor Cabanillas se puso manos a la obra para devolver el cuerpo, pero no llegó a tiempo (36). Ese mismo año el dictador fue asesinado a manos de los Montoneros. Lo sustituyó en el puesto dictatorial el general Lanusse, que ordenó de inmediato llevar a cabo la operación retorno de la momia.

La repatriación finalizó en 1971 con la entrega del cuerpo a su viudo el general Perón, que por entonces vivía exilado en las inmediaciones de Puerta de Hierro en Madrid (37), con su nueva mujer Isabelita Perón (38).

La entrega de la momia de Evita a Perón en Madrid. Fuente: https://www.xlsemanal.com/

En 1974, ya con la vuelta del general Perón a Argentina (39), los Montoneros secuestraron el cuerpo del dictador Aramburu (40), para cambiarlo por el cuerpo de Evita. Muerto Perón, su mujer Isabelita mandó repatriar la momia, y la ubicó en la quinta presidencial de Buenos Aires (41).

Acero blindado – El descanso del cadáver de Evita Perón

Todo parecía ya tranquilo, y olvidado, pero en 1976 la nueva dictadura militar volvió a llevarse la momia de Evita (42), para esta vez entregársela a la familia Duarte. Estos, la enterrarían en su mausoleo del cementerio de la Recoleta (43).

Placa, detalle, en la tumba de Evita en el cementerio de La Recoleta. Fuente: https://mx.depositphotos.com/

Allí descansa definitivamente hoy, a ocho metros de profundidad, dentro de una cápsula de acero blindado y cubierta por una enorme plancha de mármol.

Portada diario Democracia anunciando la muerte de Evita. Fuente: Museo Virtual Femenino


Khronos la Historia, como nunca te la enseñaron. Echa un vistazo a nuestra nueva web: Revista de artículos online de Historia.


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Evita nació como hija ilegítima de Juan Duarte y de Juana Ibarguren en 1919. Vivió humildemente en su pueblo natal, Los Toldos, hasta que con dieciséis años decidió huir a Buenos Aires. En la capital del país trabajó como actriz en pequeños locales y en la radio. A partir del año 1935 comenzó a gozar de cierta popularidad en la ciudad, a pesar de sus papeles prácticamente irrelevantes. Sería en aquellos momentos cuando conoció al coronel Juan Domingo Perón, con quien se casaría en 1945. Ese mismo año, su marido fue destituido de sus cargos en la secretaria de Trabajo y en la vicepresidencia de la Nación y confinado en la isla de Martín García. Sería entonces cuando nacería la verdadera Evita Perón, que utilizó su carisma para conectar con los sectores nacionalistas del ejército afines a su marido y con los trabajadores, que se habían beneficiado de las medidas sociales impulsadas por Perón. La campaña de agitación social que emprendió Evita culminó el 17 de octubre, cuando miles de trabajadores, a los que ella llamó «descamisados», ocuparon el centro de Buenos Aires para exigir la libertad del político, en una de las mayores manifestaciones populares habidas en el país hasta entonces. Una vez liberado, Perón se presentó a las elecciones de febrero de 1946 y obtuvo un rotundo triunfo. A pesar de la popularidad de que gozaba, ella no aceptó ningún cargo oficial y prefirió impulsar una política social desde la presidencia de una fundación que llevaba su nombre. Financiada con fondos públicos, la Fundación Eva Perón repartió ayudas sociales a los más necesitados.

(2) Militar y político argentino. Presidente en dos ocasiones de la República Argentina (1946-1955 y 1973-1974), su liderazgo cívico e ideológico dio lugar a todo un movimiento político, el peronismo, determinante durante casi treinta años en la escena argentina y cuya herencia pervive en el actual Partido Justicialista.

(3) Perón, 2006, pp. 185-188.

(4) Eliaschev, 2013, p. 47.

(5) La Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT) es la central sindical histórica de Argentina. Fundada en 1930 como consecuencia de un acuerdo entre socialistas, sindicalistas revolucionarios, comunistas e independientes para generar una central sindical unitaria y plural. En general tuvo mayoría socialista hasta 1945 y peronista desde entonces. Actualmente es la central mayoritaria y se ha vuelto autónoma de los partidos políticos. Internacionalmente está afiliada a la Confederación Sindical Internacional (mundial), a la Confederación Sindical de las Américas y a la CCSCS (Mercosur).

(6) Galasso, 2005, p. 569.

(7) El peronismo surge en el curso de la llamada Revolución del 43, un gobierno militar heterogéneo que había derrocado al último de los gobiernos fraudulentos del período conocido como la Década Infame, caracterizado como revolución o dictadura, según la postura política del observador. Entre los militares que actuaban en el seno del gobierno militar se encontraba el coronel Juan Domingo Perón, sin ocupar inicialmente ningún cargo de gobierno. El peronismo considera al día 17 de octubre de 1945, celebrado desde entonces como “Día de la Lealtad”, como el día fundacional del movimiento peronista. Nueve días antes, el 8 de octubre de 1945, hubo un enfrentamiento entre Perón y el jefe de la poderosa guarnición de Campo de Mayo, general Eduardo J. Ávalos. Una versión sostiene que Perón aceptó que una votación de oficiales de esa guarnición resolviera el diferendo y como la perdió debió renunciar a todos sus cargos en el gobierno. Historiadores como Galasso dan otra versión, y sostienen que la renuncia de Perón fue una exigencia de los jefes militares de Campo de Mayo «como condición insoslayable para mantenerse en orden y no avanzar hacia la Casa Rosada».

(8) Sáenz, 2012, p. 215.

(9) Zanatta, 2011, p. 134.

(10) D´ario, 2016, p. 322.

(11) En la noche del 4 de noviembre de 1951 se internó en el Policlínico Presidente Perón, en Avellaneda, para ser operada de un cáncer de útero. Ocupó una habitación en suite en el primer piso. El 6 fue intervenida por el doctor Georges T. Pack, aunque ella siempre creyó que la había operado Finochietto. Allí votó Eva Perón el 11 de noviembre de 1851.

(12) Ara Sarriá nació en Zaragoza en 1891. Tras estudiar en la Universidad de Zaragoza, se trasladó a Madrid en 1917, donde fue profesor auxiliar. Pasó por Alemania, pero pronto se trasladó a Argentina y, tras varios pasos de vuelta por España, se instaló en la ciudad argentina de Córdoba. Allí creo un museo anatómico con más de tres mil piezas, solo superado por el de Hochstetter, en Viena. En Argentina creó escuela y fue llamado para el trabajo que marcaría su vida, el embalsamamiento de Eva Perón. Trabajó con él durante más de un año sustituyendo la sangre primero por alcohol y luego por glicerina. Hasta que el Servicio de Inteligencia Argentino se lo llevó. Ara había sido el encargado de embalsamar a Manuel de Falla, que había fallecido en noviembre de 1946 en el exilio argentino. Por su técnica, Ara había sido elegido para embalsamar también el cadáver de Franco, pero falleció dos años antes que el dictador. Según los expertos, nada tuvo que ver el embalsamamiento final del dictador español con la técnica utilizada por el aragonés.

(13) El cuerpo de Evita estuvo velado durante cuarenta meses en la sede central de la Conferencia General de Trabajadores de Buenos Aires, allí el doctor Ara Sarriá lo fue momificando gracias a las técnicas innovadoras que le fue aplicando en el laboratorio creado por la CGT en sus instalaciones para la ocasión. La idea original era que el cadáver de Evita reposara para siempre allí, en la sede de uno de los sindicatos que más habían arropado su obra política y social.

(14) O´Donnell, 2014, p. 489.

(15) Varela, 2014, p. 223.

(16) Fue un militar y político argentino, que ejerció como presidente desde 1955 hasta 1958, luego del golpe de Estado autodenominado Revolución Libertadora. En 1962 fundó Unión del Pueblo Argentino (UDELPA), partido que sostuvo su candidatura presidencial en las elecciones de 1963, en la que resultó ser el tercer candidato más votado. En 1970 fue víctima de secuestro y homicidio de Montoneros, tras lo que la organización denominó un «juicio revolucionario».

(17) Carlos Eugenio Moori Koenig –su apellido significa “rey de la ciénaga”–, fue jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE), y su lugarteniente el mayor Eduardo Antonio Arandía ordenaron a los capitanes Lupano, Alemán y Gotten que abandonaran sus puestos de guardia en la CGT sobre la puerta que separaba al cadáver de Eva Perón del mundo exterior. El coronel, el mayor y la patota que los acompañaba traían la orden emanada de las más altas autoridades de la llamada “Revolución Libertadora” de secuestrar el cadáver de la mujer más amada y más odiada –aunque no en las mismas proporciones– de la Argentina. Y así, por aquellas cosas de la “obediencia debida” y del propio odio de clase, cumplieron acabadamente con su misión ante la mirada atónita del doctor Pedro Ara, que veía cómo se llevaban junto con Evita a su obra más perfecta.

(18) Cuando Perón es derrocado por los militares en 1955, las órdenes eran de quemar los restos del cuerpo de Evita, pero nadie se atrevió a ejecutar la orden. La resistencia peronista quería que los restos embalsamados se mantuvieran, por lo que hicieron correr el rumor de que al igual que una Tutankamón de la Pampa, su espíritu iba a maldecir a los que llevaran a cabo la profanación. El mensaje era claro; «si algo le pasa al cuerpo de Evita, mucho más grave será lo que te ocurrirá a ti». Evidentemente la amenaza existía, pero nada tenía que ver con maldiciones ni entes sobrenaturales. Aquello no era más que una nada velada amenaza lanzara al aire por los seguidores de Evita, y los militares se cuidaron mucho de no hacerlos enfadar, pues bien sabían hasta qué punto eran capaces de cumplir sus amenazas.

(19) Varela, 2014, p. 226.

(20) Servicios de Inteligencia del Ejército Argentino.

(21) D´ario, 2016, p. 415.

(22) D´ario, 2016, p. 415.

(23) D´ario, 2016, p. 416.

(24) Ingeniero militar de formación, y antiperonista y anticomunista de convicción. Fue jefe de inteligencia del Ejército que se encargó de ocultar el cuerpo de Eva Perón en Italia, y que encabezó el denominado operativo devolución, que en setiembre de 1973 trasladó los restos de Italia a Madrid, donde fueron entregados a Perón.

(25) La intención primordial era evitar que los Peronistas montaran un altar social y político en su tumba y que Eva Perón se convirtiera, como finalmente ocurrió, en una especie de santa laica.

(26) Fue un militar y dictador argentino. Siendo oficial del Ejército Argentino alcanzó el grado de teniente general y el cargo de comandante en jefe del Ejército. Fue de facto presidente de la Nación Argentina entre el 26 de marzo de 1971 y el 25 de mayo de 1973, durante la dictadura cívico-militar autodenominada «Revolución argentina». Durante su breve gestión, se reabrieron los comités de los partidos políticos —cerrados por Juan Carlos Onganía— y se creó el Gran Acuerdo Nacional que postulaba a Francisco Manrique como candidato continuista. Lanusse entregó el poder bajo elecciones libres —que no se realizaban hacía veintiún años—, pero realizadas con un régimen electoral creado por la dictadura, instalando una segunda vuelta, lo que llevó a la candidatura de Héctor Cámpora ―avanzadilla de la vuelta de Perón a la Argentina― al poder.

(27) Manfroni, 2016, p. 354.

(28) Manfroni, 2016, p. 354.

(29) El padre Giovanni Penco, jefe espiritual de los Paulistas argentinos, fue el encargado de llevar adelante la estrategia del traslado del cuerpo de Eva Perón a Italia, y de hacerlo con el consentimiento y el apoyo del Papa Pio XII.

(30) Eugenio Maria Giuseppe Giovanni Pacelli, fue elegido papa número 260; cabeza visible de la Iglesia católica, y soberano de la Ciudad del Vaticano desde el 2 de marzo de 1939 hasta su muerte en 1958. El papa Benedicto XVI lo declaró venerable el 19 de diciembre de 2009 junto a Juan Pablo II. Su gestión como nuncio en Alemania y como cabeza de la Iglesia católica durante la Segunda Guerra Mundial sigue siendo motivo de análisis y controversia, principalmente en lo que respecta a la intensidad de su reacción frente a los crímenes del régimen nazi en Europa contra judíos y comunistas.

(31) Varela, 2014, p. 249.

(32) Hoy en día, una placa y un cenotafio recuerda el lugar donde Eva Perón estuvo sepultada bajo el nombre de María Maggi

(33) Montoneros fue una organización guerrillera argentina que se autodefinió como peronista, surgida en 1970, durante la dictadura cívico-militar autodenominada Revolución Argentina (1966-1973). En ese entonces todos los partidos políticos habían sido prohibidos, se habían cumplido quince años de la llamada Resistencia Peronista y el propio Juan D. Perón permanecía exiliado. Montoneros surgió de manera más o menos contemporánea a otras organizaciones guerrilleras en Argentina y América Latina, en momentos que se habían generalizado las dictaduras militares apoyadas por Estados Unidos.

(34) Manfroni, 2012, p. 98.

(35) Existen varias versiones sobre muerte, una de ellas según un reportaje el 3 de septiembre de 1974 de la revista «La Causa Peronista», Mario Firmenich y Norma Arrostito relatan que Aramburu fue secuestrado el 29 de mayo de 1970 y que culminó con la ejecución hecha por Fernando Abal Medina de un tiro de pistola en el sótano de la estancia La Celma en la localidad de Timote. Otra versión indica que durante el gobierno de facto Juan Carlos Onganía, se tramaba un golpe para sustituirlo. En él complotaban el general Agustín Lanusse, el general Aramburu como futura cabeza, y el radical Arturo Frondizi como partícipe civil. Ante este peligro, la Inteligencia Militar del gobierno de Onganía, buscando confirmar el rumor que había corrido, y tal vez amedrentar a Aramburu, acciona un grupo de jóvenes que le era próximo, para que lo secuestren y se lo entreguen para interrogarlo. Fuera como fuese, la historiografía culpa a los Montoneros de su asesinato como presión para la vuelta del cadáver de Eva Perón a la Argentina.

(36). Manfroni, 2012, p.124.

(37) Tras el golpe de Estado que lo expulsa del gobierno en el año 1955, Perón decide salir al exilio e instalarse en Madrid, bajo el amparo del régimen franquista y en uno de los lugares más acomodados de la capital donde compartía residencia con otras personalidades nacionales y extranjeras, entre las que destacó por encima de todas la actriz Ava Gardner.

(38) Los que frecuentaron a los Perón en el exilio, aseguraban que López Rega, conocido como “el Brujo” por sus gustos paranormales, obligaba a María Estela Martínez ―Isabelita Perón― a tumbarse sobre el cuerpo momificado de Evita para que recogiera sus efluvios espirituales y se hiciera con el carisma de la fallecida. El extraño ritual se llevó a cabo durante el tiempo que la momia estuvo en Madrid, en los primeros años de la década de los setenta del siglo XX.

(39) En las elecciones del 23 de septiembre Perón ganó con el 62 % de los votos contra el candidato radical Ricardo Balbín. Se convirtió en presidente por tercera vez el 12 de octubre de 1973 con su esposa María Estela Martínez de Perón como vicepresidenta. Perón asumió su tercera presidencia en una situación internacional muy complicada. Poco antes, el 23 de agosto de 1973, había comenzado a nivel mundial la crisis del petróleo, que cambió completamente las condiciones en las que el capitalismo y el estado de bienestar se venían desarrollando desde la década de 1930.

(40) López, 2012, p. 386.

(41) Conocida como La Quinta de Olivos, en Vicente López, a las afueras de Buenos Aires, sigue siendo la residencia del Presidente de la República Argentina.

(42) O´Donnell, 2014, p. 492.

(43) El proyecto de López Rega era construir el «altar de la Patria», entre la Recoleta y el Barrio Parque, donde iban a estar los cuerpos de Perón, Eva, José de San Martín, Juan Manuel de Rosas, Hipólito Yrigoyen y Facundo Quiroga, entre muchas otras figuras históricas argentinas. Todo quedó en agua de borrajas al llegar la última dictadura militar en el año 1976. En octubre de 1976, los cuerpos de Evita y Perón, enterrados en Olivos fueron separados, y hoy siguen así: Eva Perón de Duarte, en el panteón familiar de La Recoleta, y Juan Domingo Perón en el cementerio de La Chacarita; donde, por cierto, su cuerpo también fue profanado, en este caso para cortarle las manos: uno de los símbolos políticos del expresidente.


Bibliografía

  • D´ario, G.E., 2016, Evita en Europa: un viaje iniciático. La construcción de un mito, Megustaleer, Barcelona.
  • Eliaschev, P., 2013, Me lo tenía merecido. Unas memorias, Sudamericana, Buenos Aires.
  • Galazzo, N., 2005, Perón: Formación, ascenso y caída, 1893-1955, Tomo I, Colihue, Buenos Aires.
  • López, O., 2012, Después del entierro: a veces la muerte no es el final de la historia, sino el comienzo, Sudamericana, Buenos Aires.
  • Manfroni, C., 2012, Montoneros. Soldados de Massera: la verdad sobre la contraofensiva montonera y la logia que diseñó los 70, Sudamericana, Buenos Aires.
  • Manfroni, C., 2016, Propaganda Due, Sudamericana, Buenos Aires.
  • O´Donnell, P., 2014, Breve historia argentina. Desde la conquista a los Kirchner, Aguilar, Buenos Aires.
  • Perón, E., 2006, La razón de mi vida, C.S.Ediciones, Buenos Aires.
  • Sáenz, M., 2012, La Argentina: Historia del país y de su gente, Sudamericana, Buenos Aires.
  • Varela, G., 2014, Perón y Evita, memoria íntima, Lea Ediciones, Buenos Aires.
  • Zanatta, L., 2011, Eva Perón: una biografía política, Sudamericana, Buenos Aires.