Caricatura de Franco y Mussolini sobre la ayuda italiana en la guerra civil española
La ayuda italiana a Franco tenía un precio
5 (100%) 2 votes

El Duce no lo dudó ni un minuto: tenía que enviar ayuda italiana en la guerra civil española. La asistencia bélica de la Italia fascista durante la Guerra Civil, inclinó decisivamente la balanza a favor de la victoria franquista. Pero todo tiene un precio: varios miles de millones de liras. La ayuda entre dictadores es algo normal. Lo que sí llama la atención es que, una vez caído Mussolini, la Italia democrática reclamó y cobró esa deuda… ¡Hasta bien entrados los años sesenta!

Cuando tu vecino italiano te echa un cable: la ayuda italiana en la guerra civil española

Pocos días después de que una parte importante del Ejército se alzase contra la República, varios bombarderos Savoia camuflados, se preparaban para acudir a Marruecos. Allí los esperaba impacientemente Francisco Franco. Pese a sus esfuerzos por pasar inadvertidos, los Savoia fueron rápidamente identificados. Al día siguiente, los periódicos de todo el mundo publicaban en primera página la ayuda italiana en la guerra civil española, que Italia apoyaba a los sublevados (1).

Bombardero italiano franquismo parte de la ayuda italiana en la guerra civil española
Bombardero italiano “trabajando” para la victoria franquista. Fuente

Las fuerzas rebeldes encontraron más resistencia de la esperada. Y es que los sublevados sufrieron muchas pérdidas los primeros días tras el Golpe. Además, sus cabecillas fueron incapaces de sumar a su causa a las fuerzas navales. Dichas fuerzas eran claves para poder llevar las temibles fuerzas de Marruecos a la Península. Ante este contratiempo, un político que ayudaba a los rebeldes (2) decidió poner en marcha sus contactos con Roma.

Este le expresó al Ministro de Exteriores italiano (3) sus pronósticos optimistas; pero los sublevados necesitaban algunos aviones para cruzar el Estrecho, avanzar rápidamente hacia Madrid y tomar el control de la situación. Finalmente, el Ministro italiano, pese a que expresó sus dudas, prometió el envío de un grupo de bombarderos. Eso sí, previo pago (4). La ayuda italiana en la guerra civil española no era gratis.

Los motivos: entre la amenaza roja y el sueño del Duce

Entre agosto y noviembre de 1936, la preocupación italiana por España fue en aumento. En Italia imperaba el temor a que los comunistas consiguieran el control del país vecino. La ayuda del Gobierno soviético disparó todas las alarmas. Tal como decía el secretario del Ministro italiano:

Franco ha asegurado que todos los mandos republicanos son rusos. Es indispensable que los intentos de infiltración bolchevique en el Mediterráneo sean cortados” (5).

Pese a esto, lo que realmente tentaba al Duce para intervenir, era el dominio del Mediterráneo. Su sueño era establecer bases navales en las Islas Baleares. Así, controlaría el acceso británico al Estrecho (6).

A finales de agosto, el Gobierno de la Italia fascista había incrementado enormemente su ayuda. Ya no sólo enviaba material bélico, sino que también empezó a mandar soldados. Además, los submarinos italianos torpedeaban gran parte de la ayuda republicana. Esta, llegaba por mar, desde la Unión Soviética. Pero nada es comparable a ayuda italiana en la guerra civil española que llegó desde el aire. Los pilotos italianos fueron vitales para la victoria de Franco (7).

Desfile de tropas voluntarias italianas en Barcelona parte de la ayuda italiana en la guerra civil española
Desfile de tropas voluntarias italianas en Barcelona, 1939. Fuente

Una deuda es una deuda

Después de tres años de guerra, la ayuda militar italiana ascendía a más de 8.300 millones de liras. Pero, al final de unas larguísimas negociaciones, se consiguió llegar a una cantidad redonda. Así, España debía retornar 5.000 millones de liras. Y debía hacerlo entre el 31 de diciembre de 1942 y el 30 de junio de 1967. El acuerdo fue firmado en mayo de 1940 por el Ministro de Exteriores español y el embajador de Italia en Madrid (8). Mussolini pretendía cobrarse la deuda a través de inversiones en la industria española. De esta manera, sacaría tajada de la futura recuperación del país.

Pero, después de la Segunda Guerra Mundial, la deuda no la cobraría el Gobierno de Mussolini. Sería la Italia republicana y democrática la que reclamaría insistentemente el pago por la ayuda italiana en la guerra civil española. ¿Cómo os quedáis? ¡Pues sí! Fueron los demócratas italianos de las décadas de los cincuenta y sesenta los que reivindicaron, sin remordimientos, el acuerdo entre los dictadores. Y todo indica que se pagaron todas las cuotas. En opinión de los dirigentes italianos, las cuestiones políticas no tenían nada que ver con las económicas (9).

Firma del acuerdo entre el embajador de Italia en Madrid y el Ministro de Exteriores español 1940 por la ayuda italiana en la guerra civil española
Firma del acuerdo entre el embajador de Italia en Madrid (izqa) y el Ministro de Exteriores español (dcha), mayo de 1940. Fuente

¿Si aceptas dinero manchado de sangre, te manchas?

Un año después de la victoria aliada en la guerra, las Naciones Unidas pidieron a los gobiernos democráticos que retirasen sus embajadores de Madrid. Todos los países lo acataron, incluso Italia, pero esto no impidió que continuaran las relaciones diplomáticas con España. De hecho, ninguna de las potencias aliadas clamó en contra de los acuerdos entre la España franquista y la Italia republicana (10). Esta situación comportó un cierto reconocimiento de Franco como legítimo jefe del Estado. Reconocimiento que, años después, se extendería a toda la comunidad internacional.

Quizás, el pago de la deuda le sirvió al Gobierno del Generalísimo para conseguir reconocimiento. Pero, lo que sí está claro, es que los pagos a la Italia democrática (tanto en dinero como en materias primas) sirvieron para mostrar las contradicciones del “Bloque Occidental” durante la Guerra Fría. Si bien Italia defendía su oposición a la dictadura comunista de la URSS, no tenía ningún reparo en recibir dinero de otra dictadura, la del Generalísimo. Además, por parte española, los pagos fueron un palo en la rueda para salir del empobrecimiento dejado por la Guerra Civil.


Más artículos interesantes en Khronos Historia


Referencias

(1) Marimon y Villarroya, 2012, p. 26

(2) Antonio Goicoechea Cosculluela (1876-1953) fue un abogado y político español, diputado, senador y ministro durante el reinado de Alfonso XIII y jefe del partido de la derecha monárquica Renovación Española en los años de la Segunda República. Participó activamente en la preparación de la sublevación militar que dio origen a la Guerra Civil. Perfectamente enterado de los planes golpistas, al atardecer del 17 de julio Goicoechea salió de Madrid, trasladándose a Burgos. El 25 de julio de 1936 se trasladó a Roma a entrevistarse con Galeazzo Ciano, ministro de Asuntos Exteriores de Benito Mussolini, con el objetivo de conseguir el apoyo italiano para los sublevados. Sus gestiones ante Ciano llevarían al envío de ayuda militar italiana a los sublevados. Coverdale, 1975, p. 182.

(3) Gian Galeazzo Ciano (1903-1944), conocido también como conde Ciano, fue un político y aristócrata italiano. Yerno del dictador Benito Mussolini, ejerció como ministro de Asuntos Exteriores del Reino de Italia entre 1936 y 1943. Ciano jugó un importante papel en el seno del régimen fascista, así como en la política exterior europea de entreguerras.

(4) Campo Rizo, 2009, pp. 16-18.

(5) Marimon y Villarroya, 2012, p. 27.

(6) Campo Rizo, 2009, pp. 19-21.

(7) Coverdale, 1975, pp. 85-153.

(8) Campo Rizo, 2009, pp. 77-82.

(9) González, 2017, pp. 9-12.

(10) González, 2017, pp. 14-16.


Bibliografía

  • Campo Rizo, J. M., 2009, La ayuda de Mussolini a Franco en la Guerra Civil española, Arco, Madrid.
  • Coverdale, J., 1975, Italian Intervention in the Spanish Civil War, Princeton University Press, Princeton.
  • González, D., 2017, “¿Del fascismo al antifranquismo? España en la diplomacia italiana posfascista”, Historia Actual Online, nº 42, febrero 2017, pp. 7-21.
  • Marimon, S. y Villarroya, J., 2012, “Mussolini tenia un preu”, Sapiens, Nº 114, marzo 2012, pp. 24-31.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí