La oficina del recaudador de impuestos de Brueghel el Joven
El obispo que condenó a Llanera a vivir en el pecado
5 (100%) 4 vote[s]

Esta es una historia local, pero no por ello pequeña. Repetida seguramente con variantes a lo largo del tiempo en diversos lugares. El poder es poco original y siempre castiga a los mismos… Corría el año 1408 cuando en Llanera, concejo asturiano cercano a Oviedo, la población se levantó contra su obispo. La protesta no tenía nada que ver con la religión sino con los impuestos abusivos a los que eran sometidos. ¡A nadie le gusta que le toquen el bolsillo!

Llanera
Puerta de acceso a los festejos. Fuente: Rosana Sáiz Villar

El obispo de Oviedo, señor de Llanera

Guillem de Monteverde (1), de nacionalidad francesa, todo hay que decirlo, y que lo sería muchos años para la época (unos veinticuatro). Era el señor jurisdiccional de la zona. La Reina (2) había cedido los territorios de Llanera al obispado ovetense allá por el siglo XII y con ello la recaudación impositiva (lo más importante), el nombramiento de notarios y comendadores y la confirmación del nombramiento de jueces.

La población era dominada tanto espiritual como materialmente por el obispo, ¡qué bien!

Llanera
Iluminación conmemorativa de los Exconxuraos. Fuente  Rosana Sáiz Villar

El listo del obispo

El encargado de cobrar en el caso que nos ocupa fue un  comendador o comendero (3) y entre los abundantes impuestos exigidos, el detonador de la discordia fue el denominado nuncio (4). No parece pues un hecho aislado, sino el último de una serie de atropellos perpetrados por la «agencia tributaria» del obispo que colmó la paciencia de la población.

Estando en misión recaudatoria, el de Oviedo se topó con un cristiano al que intentó requisar un buey «por razón de nuncio». El susodicho cristiano no parecía estar de acuerdo… y con él el resto de la comunidad. Todos estaban un poco (o un mucho) hartos de los abusos episcopales.

El obispo montó en cólera y excomulgó a las diez feligresías (5) que conformaban el territorio de Llanera. La sentencia era de “excomunión y entredicho” para ser más exactos y se mantuvo durante cuatro años.

¡La que se ha liado!

La situación hubo de ser gravísima para que en unos tiempos como los medievales en los que la religión dominaba todos los aspectos de la vida la población se mantuviese firme y no se doblegase. Hay que tener en cuenta que la pena no solo comportaba que se cerrasen las iglesias y no hubiese misa de doce los domingos antes del vermú; implicaba la no administración de ningún tipo de sacramento. Bebés sin bautizar, moribundos sin últimos auxilios, sepultura no cristiana… Vamos, que no se cumplían ni los servicios mínimos (6).

Las campanas enmudecieron, asunto importante pues funcionaban como reloj. Los habitantes de LLanera no sabían cuándo era la hora de la oración. Las campanas dejaron de prestar otros servicios civiles como avisar de fuego, de invasión, de la visita del señor de la zona… Lo que no parece constar es violencia alguna por parte de los vecinos del concejo de Llanera.  Se plantaron e hicieron “un Gandhi”.

Llega el perdón

Pero como a todo hijo de vecino al obispo ovetense le llegó su hora (7). ¿Se solucionó el conflicto? ¿Pudieron volver a misa los de Llanera? ¿Hubo bodas a montones? En junio de ese mismo año se pusieron en marcha medidas para la resolución del problema, aunque no se sabe bien quién dio el primer paso.

A fines de julio se reúnen en Posada (capital del concejo hoy) los representantes eclesiásticos y el concejo representado por uno de los vecinos (8). Éste prometió en nombre de los demás no volver a rebelarse contra los señores.

Desde el obispado hicieron propósito de respeto hacia el vecindario. Levantaron la excomunión y perdonaron deudas (aunque probablemente se restablecieron los impuestos). ¿Todo esto gratis? ¡No! A cambio, el obispado impuso una penitencia (no se iban a ir de rositas). Treinta hombres, veinte hidalgos y diez pecheros, elegidos por sus conciudadanos, se dirigirían en día de fiesta a San Salvador de Oviedo y participarían en la procesión descalzos, vestidos con sacos o jubones toscos atados con cuerdas. Llevarían el pelo tiznado de ceniza y con candelas en las manos. ¡El obispado los quería humillados!

La otra mejilla la tuvieron que poner los de siempre… (9)

El recuerdo

En la actualidad se conmemora el suceso el primer fin de semana de julio con la fiesta de Los Exconxuraos (excomulgados), declarada de Interés Turístico Regional (10).

Excomulgados de Llanera
Recreación actual de la penitencia del pueblo de Llanera. Fuente: www.llaneradiario.es

Ambientación medieval, juegos, música, exhibición de cetrería, mercado medieval, una gran cena. La noche del sábado se reúnen unas mil mandíbulas vestidas de época. El domingo desfilan los exconxuraos que son vecinos actuales claro. ¡Que la cena de la víspera es buena pero no levanta a los muertos! Los vecinos van ataviados con sacos y cuerdas rememorando la peregrinación a Oviedo. Hasta se ha rodado una película…

¡Si el obispo levantase la cabeza! No le quedaría otro remedio que tomarse un culín de sidra y unirse al jolgorio..


Más historia en Khronos Historia


Referencias

(1) Guillén de Monteverde, 1412. Fuente: http://el.tesorodeoviedo.es/index.phptitle=Guill%C3%A9n_de_Monteverde.

(2) En ese momento la monarca era Doña Urraca (1133-1179). Hija ilegítima de Alfonso VII de león que tras enviudar regresa a Asturias concediéndole su padre el reino.

(3) El comendero en cuestión fue Gonzalo Martínez de Oviedo. Este cargo se otorgaba normalmente a un noble encargado de defender los intereses del señor en la zona encomendada. Recordar que la población estaba dividida en estamentos: nobleza, clero y pueblo llano.

(4) El nuncio gravaba a los colonos de los señoríos e implicaba una entrega, podía ser una cabeza de ganado o dinero, con el fin de que sus herederos pudiesen seguir con el usufructo de la tierra del señor. Aunque no era igual en todas partes y a veces se confunde con otros tributos.

(5) No se sabe a ciencia cierta cuántos y cuáles fueron los abusos de los comenderos. Por otro lado también sufrieron presiones por parte de la gente del rey Enrique III, al cual pidieron justicia y obligaron a aquel a resarcir al concejo.

(6) La excomunión católica supone que se excluya al excomulgado de su comunidad religiosa. Tampoco puede recibir los sacramentos. La excomunión la dicta la autoridad eclesiástica competente.

(7) Aunque es posible que algún cura se apiadase y diese cristiana sepultura a los difuntos.

(8) En febrero de 1412. El nuevo obispo será D. Diego Ramírez de Guzmán.

(9) D. Juan Fernández.

(10) Esta penitencia fue cumplida el 30 de julio de ese mismo año, retornando así al seno de la Iglesia la población de Llanera, por desgracia no se conservan documentos sobre su cumplimiento.


Bibliografía

  • Ruiz de la Peña Solar, J. I., 1972, “Los Perxuraos de Llanera. Una resistencia concejil al señorío episcopal ovetense (1408-1412)” Asturiensia Medievalia nº1 UNIOVI, pp. 261-290.
  • Ruiz de la Peña Solar, J.I. y Beltrán Suárez, S., 2007, “Los orígenes del poder episcopal sobre la ciudad de Oviedo en la Edad Media”. Revista En La España Medieval UCM Vol. 30
  • http://www.exconxuraos.es/
  • http://www.turismollanera.es/fiestas/exconxuraos
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Los_Exconxuraos.
  • Las fotografías de la iluminación y la puerta de acceso al recinto pertenecen a Rosana Sáiz Villar.