Todos conocemos la Gran Muralla china. Es cierto que la mayoría de nosotros no hemos estado, pero ¿quién no ha oído hablar del gigante asiático del que dicen que incluso se ve desde el espacio? Esto último es un bulo, pero nos permite hacernos una idea de la inmensidad de la construcción.

Ahora bien, ¿sabéis cuándo, cómo y por qué se construyó  la Gran Muralla china? No fue para contener a los caminantes blancos, pero casi. Os lo explico.

La culpa la tuvo el cambio climático

Situémonos en el siglo III a.C. Los chinos iban a su rollo tranquilamente. Como principal potencia asiática parecía que nada malo les podía ocurrir. Pero como ya sabéis, todos tenemos vecinos que se empeñan en romper nuestra paz. Al norte de China se encontraban los mongoles, pueblo seminómada que no era precisamente tranquilo. Eran los típicos vecinos que se ponían a taladrar a las ocho de la mañana y a la hora de la siesta te ponían la música a toda pastilla. Es cierto que ya en aquella época realizaban saqueos a los chinos, pero eran lo suficientemente esporádicos como para no preocuparse. Hasta que cambió el tiempo.

Al ser seminómadas, los mongoles iban cambiando de asentamiento en busca de los mejores prados para mantener a su ganado. Hasta que esos prados fueron desapareciendo y, sin otro remedio, se vieron obligados a ir bajando hacia el sur, a tierras chinas. (1) Mal rollo. Una cosa es ser vecinos y otra que el vecino se meta en tu casa, duerma en tu cama y te vacíe la nevera.

MOngolian warriors | Martial arts armor, Mongolia, Warrior
¿Tienes sal, vecino? Fuente: Pinterest

Saquea lo que puedas, y generoso no seas – el pueblo mongol

En cuanto los mongoles aparecieron por tierras chinas, se dieron cuenta que contentarse con unos pocos prados era de gente conformista y cobarde. Los chinos gozaban de muchos bienes que ellos ni podían imaginar, y nada les impedía cogerlos por la fuerza.

Además, los mongoles contaban con que la mayor parte de su pueblo estaba conformada por jinetes expertos, los cuales además manejaban el arco como Legolas. Entraban en un pueblo como si fueran los jinetes del apocalipsis, lo dejaban todo patas arriba y se iban.

Los chinos decidieron que así no podían seguir, y decidieron tomar medidas.

Sacad las palas, muchachos. Construyamos la Gran Muralla china.

En un principio construyeron una muralla hecha de tierra apisonada, con unos sistemas de fosas de lo más rudimentarios. Estas defensas, más allá de tener el objetivo de frenar definitivamente los ataques mongoles, tenían el objetivo de ralentizar esos ataques para tener más tiempo para organizar la defensa en retaguardia. (2)

Paso Jiayu - Wikiwand - parte primigenia de la gran muralla china
Parte de la muralla primigenia de tierra. Fuente: Wikiwand

Esta muralla tendría dos funciones: delimitar geográficamente los límites de expansión territorial del Imperio chino y a su vez, y como es lógico, cumpliría una función defensiva.

La muralla empezaría en Lintao, al sur de la actual Gansu y recorrería las estepas pasando por zonas de Manchuria, hasta llegar al golfo de Bohai. (3)

Poco después, el trazado de la muralla se prolongó hacia el oeste, para proteger las rutas comerciales que conectaban a China con los mercados europeos. Como sabéis, la principal ruta comercial era la Ruta de la Seda, la cual reportaba muchísimos beneficios a la oligarquía china.  Tantos beneficios que en dicha ampliación utilizaron en algunas partes piedras ricas en minerales que, con el reflejo del sol, dotaban a la muralla de tonos plateados al reflejar la luz del sol.

Así empieza a forjarse la historia de una maravilla del mundo, sin escatimar en gastos.

Paraísos cercanos - China, muralla abierta - RTVE.es - la gran muralla china en todo su esplendor
La muralla en todo su esplendor. Fuente: RTVE

Después de seis siglos, toca hacer reformas a la Gran Muralla china

Recordemos que hemos dicho que la gran muralla china se empezó a construir en el siglo III a.C. Pues pasarían seis siglos hasta que se acometieran nuevas obras. Seis siglos se dicen fácil, pero son mucho tiempo. Por ejemplo, “sólo” hace seis siglos que se “descubrió” América.

Que una muralla que era de tierra durase tanto tiempo ya es digno de reconocimiento para aquellas gentes que la construyeron. Aun así, era necesario acometer reformas que ampliaran y fortificaran la muralla.

Estas reformas se iniciaron en el conocido como periodo de los Tres Reinos (220-280 d.c). La muralla dobló su tamaño y se le añadieron construcciones defensivas anexas como torres, fortines o castillos, desarrollando un complejo sistema defensivo. (4)

Cada 800 metros se situaba una torre de defensa. También se construyeron fortificaciones de defensa, así como guarniciones militares distribuidas a lo largo del recorrido de la muralla.

Esta actualización de la muralla duraría hasta el siglo XV sin nuevas modificaciones, una barbaridad.

El momento en el que la gran muralla china dejó de tener sentido

Muchos diréis, “sí, sí, la muralla muy grande y muy bonita pero todos sabemos que los mongoles acabaron invadiendo China”. Y tenéis razón, en el siglo XIII la dinastía imperial china pasaba a ser mongola. La cuestión es que tardaron quince putos siglos en conseguirlo. Si los chinos no hubiesen construido la gran muralla, igual en la actualidad solamente los expertos conocerían el nombre de China, como el de un pueblo arrasado en los albores de la humanidad, tal y como les pasó a tantos otros de los cuales evidentemente no nos acordamos.

La cuestión es que los mongoles se hicieron con el control de China y la muralla dejó de tener utilidad alguna, salvo turística. Lo malo es que todavía no existía el turismo.

antrophistoria: La derrota de Kublai Kan
Kublai Kan, primer mongol en conseguir ser emperador de China. Fuente: Antrophistoria

Fin de la China mongola

Al final, los chinos, encabezados por la dinastía Ming, se volvieron a imponer sobre los mongoles. 

A partir de ese momento, mantener a raya a los mongoles sería una de sus principales preocupaciones. Para ello, invirtieron todo el dinero posible en una importante remodelación del sistema amurallado.

Bajo la dinastía Ming será cuando la Gran Muralla adquiera el esplendor y el tamaño que ha llegado hasta nuestros días. (5)

En esta etapa se sustituirá la tierra apisonada por ladrillo y piedra como materiales de construcción.

Son especialmente destacables la parte nueva de la Gran Muralla cercana a Pekín, posiblemente el tramo más resistente de los dos mil kilómetros de muralla.

¿Quiénes se dejaron la espalda en esta historia? Los constructores de la Gran Muralla china

Lo cierto es que estamos hablando de periodos históricos y de dinastías, y no nos estamos centrando en lo importante. Por mucho que hablemos de los gobernantes que mandaron remodelaciones de la muralla, lo cierto es que ninguno de los miembros de la realeza sudó una sola gota en su construcción. Fueron aquellos que hoy son olvidados los que dieron su tiempo, su salud y su libertad para construir semejante titán.

En su proceso de construcción, y especialmente bajo el gobierno de Qin Shi Huang (259 a.C. -210 a.C.), participó prácticamente todo aquel que tuviera manos y piernas. Eso incluye tanto soldados como campesinos y condenados.

Un punto a destacar es que el Estado chino aprobó conmutar penas judiciales por trabajos forzados en las murallas. (6)

De esta manera se puede afirmar que en todas las fases de la construcción hubo como mínimo un porcentaje de trabajadores que hacían su labor de manera forzada.

Últimos tiempos y actualidad de la Gran Muralla china

En el siglo XVII, con la anexión de los pueblos del norte (mongoles incluidos) al imperio chino,  la Gran Muralla perdía definitivamente su razón de ser.

Desde entonces, la Gran Muralla china no ha tenido más cometido que mantenerse en pie. Evidentemente ha sufrido el paso del tiempo y está en mal estado en diversos lugares. De hecho, partes derrumbadas se han reutilizado para otros tipos de construcciones. De todas maneras, existe un programa de restauración permanente.

Aún así, la Gran Muralla china está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1987, siendo también una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo. Es normal, teniendo en cuenta que en la actualidad se calcula que, pese a las partes desaparecidas, sigue midiendo unos 21.000 km. de longitud, más de la mitad de los kilómetros necesarios para dar una vuelta al mundo entera.



Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Frèches, 2006, p. 106.

(2) Frèches, 2006, pp. 111-112.

(3) Schirokauer, Brown, 2006, p. 81

(4) Gernet, J., 1999, p. 164.

(5) Roberts, 2006, p. 153

(6) Gernet, 1999, p. 109.

Bibliografía

  • Frèches, J., 2006, Érase una vez China: De la Antigüedad al siglo XXI, Editorial Espasa Calpe S.A., Madrid.
  • Gernet, J., 1999, El mundo chino, Editorial Crítica, Barcelona.
  • Roberts, J.A.G., 2006, Historia de China, Publicacions de la Universitat de València, València.
  • Schirokauer, C., Brown, M., 2006, Breve Historia de la Civilización China, Edicions Bellaterra, Barcelona.
Artículo anterior8M: el origen del Día Internacional de la Mujer
Artículo siguienteLos Pitagóricos: ¿religión, filosofía o secta?
La Historia me enamora y me cabrea a partes iguales. Escribo para transmitir ambas cosas, siendo mi referencia aquello que dijeron Plauto y Hobbes: Homo Homini Lupus. Graduado en Historia por la Universitat de Barcelona. Máster en Investigación y Estudios Avanzados en Historia por la Universidad de Salamanca.