invasión de polonia hitler - Segunda Guerra Mundial
¡Tú nos ayudas a mejorar!

¿Por qué la invasión de Polonia significó el estallido de la 2ª Guerra Mundial?

La invasión alemana de Polonia en septiembre de 1939 se suele tomar como punto inicial del conflicto bélico conocido como Segunda Guerra Mundial. Ahora bien, pese a ser la causa de la declaración de guerra de Francia e Inglaterra contra Alemania, la agresión alemana sobre Polonia no provocó una acción ofensiva potente por parte de las potencias occidentales. En ambos gobiernos se extendió el miedo ante un nuevo conflicto: ¿hace falta morir por Polonia? ¿Todavía se puede alcanzar un acuerdo con Hitler que evite un derramamiento de sangre? ¿O es mejor enfrentarse de una vez por todas a las acciones expansionistas alemanas?

Invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939 – ¿El inicio de la Segunda Guerra Mundial?

El 1 de septiembre de 1939 los ejércitos alemanes cruzan la frontera polaca e inician la invasión del país rompiendo formalmente los acuerdos de Múnich y poniendo fin a la paz europea iniciada en Versalles en 1919. Gran Bretaña y Francia habían garantizado la integridad polaca, tanto en diversos tratados como en distintas declaraciones del primer ministro británico, Neville Chamberlain, y del francés, Édouard Daladier. La invasión alemana debería haber desencadenado automáticamente el estado de guerra de las dos potencias occidentales contra Hitler, pero el curso de los acontecimientos demostró la debilidad de aquellas garantías.

Soldados alemanes desmontando la barrera de un paso fronterizo con Polonia. Esta acción marca el fin de la independencia polaca alcanzada después de la 1ª Guerra Mundial. Fuente
Soldados alemanes desmontando la barrera de un paso fronterizo con Polonia, marcandoel fin de la independencia polaca posterior a la I Guerra Mundial. Fuente

El 2 de septiembre, el Gobierno francés se limitaba a pedir créditos extraordinarios al Parlamento. En la misma Cámara de los Comunes, era la presión parlamentaria la que obligaba a Chamberlain a pronunciar la declaración de guerra del día 3, sin que hasta el último momento se abandonase la esperanza en la paz, apoyada en una oferta de mediación de Mussolini formulada cuando las tropas alemanas cruzaban la frontera polaca. Hasta tal punto el “apaciguamiento”, el ceder la mano ante Hitler para evitar perder todo el brazo, era un reflejo de la política franco-británica, que el propio ministro francés de Asuntos Exteriores, Bonnet, llegó a proponer en la noche del día 2 una retirada de las fuerzas del Reich para negociar un nuevo Múnich; aunque la diplomacia italiana renunció finalmente a detener la guerra generalizada. Además, por desacuerdos entre el almirantazgo inglés y el Estado Mayor francés, no sería posible enviar un ultimátum conjunto a Alemania. El Imperio británico entraría en guerra el día 3 a las 11 de la mañana y Francia a las 5 de la tarde.

Caricatura inglesa que remarca la excesiva e ineficaz negociación de Chamberlain y Daladier con Hitler y Mussolini para evitar una nueva guerra. Fuente
Caricatura inglesa que remarca la excesiva e ineficaz negociación de Chamberlain y Daladier con Hitler y Mussolini para evitar una nueva guerra. Fuente

A una semana de comenzada la guerra Hitler tenía motivos para creer que, a pesar de la declaración franco-británica, la guerra mundial no era todavía inevitable. La aviación de Londres no había llevado a cabo ningún ataque sobre territorio alemán y la flota británica seguía amarrada en sus puertos. Por su parte, el ejército francés lanzó una ofensiva de distracción en la región del Sarre pero las defensas alemanas detuvieron rápidamente el ataque y nunca se reanudó. El fracaso de dicha ofensiva dinamitaba la opción de derrotar a Alemania cuando tenía gran parte de su ejército ocupado en Polonia; además, dejaba claro que las potencias occidentales todavía no estaban decididas a iniciar un conflicto bélico a gran escala. Así pues, no parece exagerado afirmar que Hitler podía concebir la posibilidad de llegar a un acomodo con las potencias occidentales. Esto ya lo parecía indicar la afirmación, transmitida a París y Londres el 25 de agosto, de que Alemania no albergaba exigencias territoriales en el oeste. En cualquier caso, si era ya inevitable la guerra con Francia, estaba muy extendida la creencia de que Gran Bretaña, refugiada en su bastión insular, acabaría por llegar a un acuerdo con Berlín.

El Estado Mayor alemán tenía plena conciencia de que el rearme franco-británico, aunque no estuviera muy avanzado, haría que la ventaja que llevaba el ejército alemán sobre ambas potencias en 1939 se fuera reduciendo a medida que avanzase el calendario. Por esta razón, Hitler estaba dispuesto a arriesgarse a una guerra limitada y cuanto antes, pero no quería, hasta una fecha comprendida entre 1944 o 1945, desencadenar una conflagración mundial. La promesa de evitar una guerra con Francia e Inglaterra fue lo que permitió a Hitler contentar a los militares más reacios a su política de expansión.

Consecuencias de la invasión de Polonia – ¿Si condujo a la inevitable Guerra?

Así pues, pese a que la guerra entre las potencias occidentales y Alemania se veía ya inevitable a mediados de 1939, no estaba escrito que fuera la cuestión polaca lo que provocaría el estallido del conflicto. Aunque Francia e Inglaterra cumplieran parte de su compromiso con Polonia y declararan la guerra a Alemania, esta declaración no proporcionó ninguna ayuda a los polacos. Además, la inacción que acompañó a dicha declaración de guerra dejó claro que ni Francia ni Gran Bretaña tenían la menor intención de enfrentarse a Hitler para acudir en ayuda de su aliado polaco. Se puede decir que se perdió la oportunidad de poner freno a las agresiones de Alemania antes de que pudiera concentrarse en Europa occidental y evitar que se generara un conflicto tan largo y cruento como fue la Segunda Guerra Mundial.

Soldados franceses en un pueblo alemán cerca de la frontera. La ofensiva francesa en el Sarre se planteó como una advertencia a Hitler, pero sirvió de bien poco. Fuente
Soldados franceses en un pueblo alemán cerca de la frontera. La ofensiva francesa en el Sarre se planteó como una advertencia a Hitler, pero sirvió de bien poco. Fuente

En conclusión, se podría afirmar que la Segunda Guerra Mundial empezó después de que Polonia fuera borrada del mapa. Este inicio del conflicto se puede situar en el comienzo de las primeras operaciones militares serias llevadas a cabo por las potencias occidentales en el mar Báltico para romper las rutas de suministro de acero de Alemania. De hecho, entre la invasión de Polonia (septiembre de 1939) y el desembarco británico en Noruega (abril de 1940) se produce una paralización del conflicto conocida como “la guerra de broma” en la que los dos bandos contendientes no llevan a cabo ninguna operación militar contra el adversario.


Bibliografía

  • Balbás, J., 1979, Historia de la Segunda Guerra Mundial, Salvat, Pamplona
  • Leguineche, M., 1995,  Los años de la infamia. Una crónica de Manuel Leguineche sobre la Segunda Guerra Mundial, Temas de hoy, Madrid
  • Vázquez Rodríguez, G., 2015, «La invasión de Polonia, 1939», Revista de Artes y Humanidades, 18, pp. 81-90
  • Watt, R., 1979, Poland and its Fate 1919-1939, Simon & Schuster, Nueva York

5 Comentarios

  1. Guerra en gran escala ya se venía presentando en China desde 1932. Con provincias arrebatadas los japoneses montaron un Estado títere. Y en gran escala y abierta desde 1937 en ese mismo país. Y qué me dice de la descarada invasión italiana a Etiopía en 1935 con intención de ocupar todo el este de África. Y de italia a Albania en 1939? Creo que se puede hablar de una Segunda Guerra en Europa con esa invasión a Polonia. Pero estábamos en guerra (el mundo) desde antes por las ambiciones expansionistas de Japón e Italia desde mucho antes. Sin despreciar la anexión de Austria por el III Reich en 1938 , y la conquista de Checoeslovaquia por varios medios intimidatorios.

    • Supongo que te refieres a Polonia. El caso polaco es un buen ejemplo de como se retorcieron las relaciones internacionales a lo largo del periodo de entreguerras. La Polonia de la època se creó bajo los auspicios de los 14 puntos de Wilson que defendían el establecimiento de estados para todas las nacionalidades europeas que habían sufrido bajo el yugo de imperios autoritarios. Pese a existir un intento de establecer un estado democrático, Polonia se convirtió rápidamente en un estado dictatorial bajo el liderazgo del mariscal Pildsuski. Este gobierno actuó de forma independiente acercándose a los alemanes (Pacto de no-agresión germano-polaco de enero de 1934) con la intención de ganar territorios a costa de Rúsia. Finalmente Alemania sacrificó al «aliado» polaco en favor de conseguir la no intervención de Rúsia en la guerra.