Carreras de caballos en el circo hipódromo de Constantinopla, las revueltas y los disturbios de Niká
Verdes y Azules. Hooligans en Constantinopla. Los Disturbios de Niká
5 (100%) 4 votes

Ha habido pocas cosas que levantaran tantas pasiones como lo hacían las carreras de carros de caballos en el Imperio bizantino (1). Llegaron a causar algunos de los disturbios más violentos que haya visto la Historia: los Disturbios de Niká, originados en el Hipódromo de Constantinopla, que casi destruyeron la ciudad y ocasionaron miles de muertes. Como los hooligans en la actualidad

Esto merece una explicación. ¿Cómo es posible que un deporte provoque los famosos disturbios de Niká, tan potentes que casi destruyen la capital de un Imperio?

carreras de cuádrigas en el circo
Carrera de caballos. Fuente

El deporte más popular del Imperio

Las carreras de caballos no eran un deporte que hubiera aparecido de la nada. Tenían una larga historia, remontándose hasta la Grecia antigua. Además, habían sido uno de los espectáculos más populares en el Imperio romano. Emperadores como Calígula, Nerón, Lucio Vero y Vitelio apoyaban abiertamente a uno u otro equipo (2). Era un espectáculo masivo que, en el Imperio bizantino, tenía lugar en el Hipódromo de Constantinopla; con capacidad para hasta 100,000 espectadores.

Verdes y azules

Había cuatro equipos principales, según los colores con los que se distinguía a los distintos corredores: azules, verdes, blancos, y rojos (3). Los fans acudían a ver las carreras del circo regularmente; llegaban a frecuentar los establos donde se guardaban los caballos y aplaudían a sus corredores favoritos vestidos del color de su equipo(4). Todo normal… ¿Qué pudo ocurrir para que se dieran los Disturbios de Nika?

¿Qué significaba ser de un equipo?

Apoyar a un equipo no era solo querer ver a uno de los cuatro colores ganar en las carreras, no. ¡Hasta podía representar tu posición política! (5) Es más, hasta algunos emperadores utilizaron su afiliación a uno y otro equipo (en su caso los azules) para obtener más popularidad para sí mismos o su política.(6)

Los verdes y los azules no solo eran como los equipos de fútbol de ahora. Eran parecidos a partidos políticos o a pandillas callejeras (¡si no más, o todo a la vez!) (7).

Los Disturbios de Niká

Constantinopla, circo, Santa Sofía y otros
Mapa de el distrito imperial de Constantinopla, con la localización del Gran Palacio, el Hipódromo, Santa Sofía, y otros. Fuente

Hacia el año 532, (8) el emperador bizantino Justiniano (9) ya se había asentado en el poder lo suficiente como para dejar de depender del apoyo de partidarios del equipo azul. Comenzó una campaña de represión dirigida a ambos equipos de manera indiscriminada, limitó sus poderes y privilegios y castigó sus excesos severamente (10).

Los Disturbios de Niká comenzaron cuando las dos facciones terminaron intercambiando golpes tras las carreras en el Hipódromo de Constantinopla. Justiniano no tardó en responder y envió a tropas para restablecer el orden: siete de los cabecillas de los Disturbios de Niká fueron condenados a muerte. (11).

Sobrevivieron dos, que fueron encontrados con vida y rescatados por un grupo de monjes que los llevaron a un monasterio al otro lado del Bósforo. Sin embargo, la guardia armada rodeó las puertas del monasterio y resolvió tratar de que se rindieran por hambre.

Pero, ¿y  los fans? Pues mientras la guardia trataba de reducirlos, se manifestaban para que los cabecillas fueran liberados (12). ¿El problema? Pues que los dos cabecillas eran uno verde y otro azul.

¿Cuánto empeoró la situación? Gritos en el Hipódromo de Constantinopla

Las dos facciones encontraron una causa común, y tres días más tarde, cuando el emperador tomó su asiento en el Hipódromo de Constantinopla y dio la señal para que los juegos comenzaran, se vio recibido por abucheos. Al principio no parecía nada raro, pero el emperador pronto se dio cuenta de que esta protesta era diferente a cualquiera que hubiera visto antes.

Las dos facciones estaban unidas, y sus abucheos se dirigían al emperador en vez de al equipo rival. ‘¡Niká, niká!, coreaban (victoria), utilizando la palabra que normalmente utilizaban para animar a los corredores (13).

…Y todavía peor

Los fans de ambos equipos salieron del Hipódromo de Constantinopla decididos a destruir lo que fuera necesario para conseguir el perdón de los dos condenados. Los Disturbios de Niká tomaban fuerza…

Justiniano
Mosaico del emperador Justiniano I en la Iglesia de San Vital de Rávena. Fuente

¿Su primer objetivo? El palacio del prefecto de la ciudad, donde mataron a los guardias, liberaron a los prisioneros y al que prendieron fuego. ¿Después? La prefectura del pretorio, el Senado bizantino, los baños de Zeuxippos, y hasta las iglesias de Santa Irene y Santa Sofía. Llegado el final del día estos edificios, y muchos más, estaban en ruinas.  (14).

Las demandas y objetivos de los fans de los dos equipos subieron rápidamente; pidieron el despido inmediato de tres altos cargos del Gobierno (15). El emperador, alarmado, concedió esta demanda. Esto, sin embargo, no calmó a la multitud; querían otro emperador (16).

¡Pues a coronar a otro emperador!

La destrucción y los Distubios de Niká continuaron (17). Justiniano, apoyado por su esposa Teodora (18), recuperó el valor y regresó. ¿La táctica escogida? Prometió amnistía para todos (19). ¿Funcionó? No. Los manifestantes habían encontrado a otro favorito: Hipacio, sobrino del anterior emperador (20), que fue llevado al Hipódromo de Constantinopla. Como no había una corona, la multitud le coronó con la gargantilla de un espectador. (21).

Hipódromo de Constantinopla, origen de los Disturbios de Niká
Aspecto actual del Hipódromo de Constantinopla. Fuente.

Y así acabó el asunto de los Distubios de Niká

Teodora, la emperatriz, intervino. No quería que el emperador se convirtiera en un fugitivo (22). Se decidió que se recurriría a las armas. Por suerte, dos de los mejores generales del Imperio (23) estaban presentes en el palacio junto con una gran número de mercenarios, y fueron puestos al mando de la situación. Salieron en secreto del palacio y marcharon hacia el Hipódromo de Constantinopla por dos rutas separadas (24). Entraron simultáneamente en el recinto y atacaron por sorpresa a la multitud.

Tanto verdes como azules murieron en la matanza que siguió (25). ¿Y cuantos fallecidos hubo? Pues ni mas ni menos que treinta mil  (26).

¿Y que hay de Hipacio, que no había querido ser coronado? ¿Fue perdonado? No. Hipacio fue llevado ante Justiniano (27) y Teodora argumentó que podía ser causa de otra rebelión en el futuro. Así que terminó siendo ejecutado junto con su hermano Pompeyo (28).


¿Ya te vas? Date un paseo por nuestra web y déjate sorprender con nuestros divertidos artículos históricos.


Referencias

(1) El nombre dado al Imperio romano oriental, que sobrevivió en Europa tras la caída del Imperio romano occidental hasta el año 1453.

(2) Gibbons, 1995, pp. 486-7. Emperadores fans de equipos (mencionar que podía llegar a tener importancia política. Mencionar y vincular brevemente a Marco Aurelio en sus ‘Meditaciones’ (una de las primeras cosas mencionadas).

(3) De entre estos equipos, los verdes y los azules eran los más populares, además de los dos equipos con más rivalidad. Figuras y personas de todo tipo se declaraban partidarias de uno u otro equipo, muchas veces con impactos políticos.

(4) Gibbons, 1965, p. 487; Norwich, 1990, p. 185.

(5) Norwich, 1990, p. 185. El emperador Anastasio terminó apoyando y afiliándose abiertamente con los verdes, en parte por sus políticas económicas.

(6) Gibbons, 1965, p. 487. Estas tensiones entre equipos llevaron a la violencia en muchas ocasiones antes de los Disturbios de Niká. El emperador Anastasio tuvo que lidiar con reyertas por parte de fans de los verdes.

(7) El equipo azul estando más asociado con grandes terratenientes y la antigua aristocracia greco-romana, y el partido verde con mercaderes y trabajadores públicos. Con el paso de los años ambos equipos se dividieron en debates religiosos ortodoxos.

(8) En particular, en el 10 de enero del año 532.

(9) Justiniano I fue emperador del Imperio bizantino entre 483 y 527. Reconquistó gran parte de los territorios perdidos del Imperio romano de occidente durante su reinado.

(10) Norwich, 1990, p. 197.

(11) Norwich, p.197-8

(12) Norwich, 1990, p. 198.

(13)Norwich, 1990, p. 198.

(14) Norwich, 1990, p. 198.

(15) Estos, siendo Juan de Capadocia prefecto del pretorio en el Imperio; Triboniano, destacado jurista de la época; y al prefecto de la ciudad.

(16) El hombre al que la multitud y los fans querían ver en vez de a Justiniano era uno de los sobrinos del anterior emperador Anastasio, un hombre llamado Probo. Cuando se descubrió que este había abandonado la ciudad, los manifestantes prendieron fuego a su casa.

(17) La violencia en Constantinopla continuó hasta el 18 de enero.

(18) Norwich, 1990, p. 199, y Gibbons, 1965, p. 491.

(19) Norwich, 1990, p. 199. El predecesor de Justiniano, Anastasio, en unas revueltas similares utilizó esto para parar la violencia.

(20) Hipacio era sobrino de Anastasio (como Probo) y se había ganado fama al haber dirigido a tropas contra Persia y el general Vitaliano en Tracia. A pesar de poder haber heredado tras la muerte de su tío, este no tenía ambiciones imperiales. En ese momento era un hombre viejo.

(21) Norwich, 1990, p. 199.

(22) Procopius, ‘History of the Wars’, I, xxiv, pp. 33-7.

(23) Estos, siendo Belisario uno de los generales más famosos del Imperio bizantino, que también fue protagonista de la expansión militar del Imperio en el Mediterraneo; y Mundus, el responsable de rechazar las invasiones de los Balcanes por los eslavos y los búlgaros.

(24) Norwich, 1990, p. 200

(25) Norwich, 1990, p. 200.

(26) Número dado por Procopius en su ‘Historia de las Guerras’.

(27) Norwich, 1990, p. 200.

(28) Gibbons, 1965, p. 492; Norwich, 1990,  p. 200.


Bibliografía

  • Gibbons, E., 1965, The Decline and Fall of the Roman Empire, Volume II: 395 A.D. – 1185 A.D., The Modern Library, New York.
  • Norwich, J. J., 1990, Byzantium, The Early Centuries, Penguin Books, London.
  • Procopius, 1914-40, History of the Wars, Vols. 1-7, London S. Heinemann, London. English translation by Dewing, H.B.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí