¿Eres de los que aprovecha Día de los Inocentes -28 de diciembre-, para hacer alguna putada? Pues no te quedes sin conocer el origen del Día de los Inocentes.

¿Cual es el origen del Día de los Inocentes?

El origen del Día de los Inocentes no está del todo claro…

La versión oficial, dice que se conmemora el día en el que Herodes mandó realizar la Matanza de los Inocentes. Al parecer, a los «reyes magos» se les escapó que había nacido el Mesías. Y Herodes, temeroso de perder su corona, les dijo que, cuando lo encontraran, fuesen a avisarle. Pero éstos cambiaron de opinión y se fueron por otro lado. Cuando Herodes se enteró, se rebotó. Y del cabreo que tenía, sabiendo que Jesús había nacido en Belén, mandó que mataran a todos los niños; así no había fallo. Pero san José, que era muy avispado -y avisado por Dios- cogió a María, a Jesús, sus escasas pertenencias -que sería la ropa que llevaba puesta- y emprendió el camino a Egipto. ¡Ahora sí que se enfadaría Herodes (1)!

La matanza de los Inocentes por orden de Herodes
Fuente

Sin embargo, la realidad sobre el origen del Día de los Inocentes parece ser otra, con menos sangre y más vino.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el Día de los Inocentes no es el único día del año en el que está bien visto hacer el tonto. A lo largo del año, hay varios días que podríamos meter en las denominadas Fiestas de los locos. Las más conocidas por todos, serían los carnavales (2). El Día de los Inocentes es heredero de una de estas Fiestas de los locos, que se celebraban en la Edad Media en buena parte de Europa y que, en algunos lugares, eran llamadas Fiestas del Obispillo, Día del Obispo Niño o Día de Todos los Locos (3).

Saturnales y Fiestas de los locos, dos caras de una moneda

Estas Fiestas de los locos, enmarcadas en la línea de los carnavales y otras fiestas relacionadas con las cosechas y realizadas principalmente en invierno (4), son fiestas con un origen muy antiguo, herederas de las antiguas saturnales romanas (5). Fiestas de origen pagano que se extendieron por buena parte de Europa occidental, con pequeñas diferencias sobre las actividades o las fechas (6) y que han acabado dando lugar al Día de los Inocentes.

Saturnales, fiestas romanas en honor a Saturno, dios de las cosechas, celebradas en los meses de invierno. Origen del Día de los Inocentes
Fuente

Las saturnales se celebraban en enero, con fiestas, banquetes e intercambio de regalos. Lo que hoy se hace durante las fiestas navideñas, ni más ni menos. Pero además, en las saturnales se producían cierta relajación social, con inversiones de roles y  actividades fuera de lo común (7). Se trataba de «locuras» varias, que, en este caso, sí que tienen algo más que ver con nuestras Fiestas de los locos y su evolución, el Día de los Inocentes. Aquellas antiguas fiestas paganas sobrevivieron a lo largo de toda la Edad Media y además, se mezclaron con los ritos cristianos (8).

La Fiesta de los locos

En general, todas las fiestas de este tipo que podemos relacionar con el Día de los Inocentes son similares, aunque hay diferencias, por ejemplo con las fechas en las que se realizaban.

Principalmente, se realizaban en las catedrales, aunque también se extendieron a las iglesias de los pueblos (9). Solían consistir en la elección de uno de los aprendices de la catedral, del coro o estudiantes de clérigos, y su nombramiento como obispo. Se le vestía con las ropas de éste y daba un sermón disparatado, burlándose de los fieles. Incluso gastando bromas, como la quema de plantas malolientes en el incensario. Cantaban y bebían en la iglesia, con las ropas puestas del revés y los misales bocabajo (10). El resto del clero le hacía las reverencias oportunas, como si del obispo se tratara, bajo pena de ser castigados con la exclusión temporal del grupo (11). Después, el obispo falso encabezaba una procesión y se recogían limosnas que servían para un banquete final (12).

Servía para relajar las tensiones sociales, mostrando la inversión de papeles durante un día. Así, el clero recordaba lo humilde de su cargo al pasar a obedecer al falso obispo. Y los jóvenes podían quejarse del trato recibido -pues en los sermones solía mencionarse los castigos por parte de los superiores-. Con ello, se consolidaba el grupo al romper tabúes entre ellos (13). En el fondo, era una especie de novatada, pero por parte de los nuevos hacia los veteranos.

Fiesta de los Locos origen del Día de los Inocentes
Fuente

¿Más de un Día de los Inocentes?

Sin embargo, tenemos diferencias entre unos lugares y otros. Así, por ejemplo, en Salamanca se nombraban al falso obispo el 26 de diciembre, día de san Esteban y éste bailaba el día 27 de diciembre, san Juan (14).

Por su parte, en Toledo, empezaban la fiesta el 6 de diciembre, día de san Nicolás, patrono de los niños. Prolongaban sus fiestas durante más de 20 días, hasta el 28 de diciembre Día de los Inocentes, cuando el falso obispo nombrado celebraba una misa y después, una procesión y un banquete (15).

Cuando las bromas se pasan de pesadas…

Al parecer, en algunos lugares la fiesta se les iba de las manos. Como pasaba en la catedral de Beauvais en Francia, en los siglos XII – XIII, cuando la fiesta representaba la huida de la Sagrada Familia hacia Egipto. Ni cortos ni perezosos, metían en la catedral a una muchacha para simular a la Virgen, a un bebé para simular a Jesús y ¡a un burro!, que encima era el protagonista de la fiesta (16).

Claro está, tanto pasarse de rosca… tanta broma… Al final la Iglesia se acabó hartando y empezó a prohibir estas Fiestas de los locos, consiguiéndolo en el siglo XVI (17). Aunque no pudieron evitar que influyeran en otras cosas, como en el teatro folclórico (18).

El Día de los Inocentes

En cualquier caso, parece ser que las saturnales, dedicadas a la deidad de la cosecha y en las que se producía la relajación de las normas sociales, acabaron desviándose hacia las Fiestas de los locos, que destacan por su relación con las bromas, las muchachadas y los comportamientos gamberros e infantiles. Y aquellas fiestas, prohibidas al inicios de la Edad Moderna, por su cercanía con el Día de los Santos Inocentes y la referencia a los niños, acabaron trasladándose a este día.

Origen del Día de los Inocentes
Fuente

En el fondo, aunque han cambiando de nombre -saturnales, Fiestas de Locos o del Obispo Niño, Día de los Inocentes-, de formas -relajación de formas, fiesta desvergonzada, bromas-, y de fechas/deidades -enero/Saturno, 26 diciembre o 6 diciembre /san Esteban o san Nicolás, 28 de diciembre / santos inocentes-, el alma de la fiesta sigue permaneciendo entre el pueblo veinte siglos después.


No puedes marcharte sin conocer otros artículos y curiosidades históricas de nuestra revista Khronos Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Mt 2, 1-18

(2) Dupin de Saint-André, 1871, p. 649.

(3) Muir, 2001, pp. 114-115.

(4) Muir, 2001, pp. 114-115.

(5) Lorenzo Pinar, 2010, p. 43; Dupin de Saint-André, 1871, p. 645.

(6) Dupin de Saint-André, 1871, p. 645. 

(7) Dupin de Saint-André, 1871, p. 645.

(8) Aparecen en las fuentes del siglo XII con referencias al siglo X cuando, supuestamente, el patriarca de Constantinopla crea las «saturnales cristianas» permitiendo la expansión de la pagana fiesta de las Saturnales por Europa; Dupin de Saint-André, 1871, p. 646.

(9) Lorenzo Pinar, 2010, pp. 44 – 45.

(10) Muir, 2001, pp. 114-115; Lorenzo Pinar, 2010, pp. 44 – 45; Dupin de Saint-André, 1871, 647- 649.

(11) Lop Opin, 2004, p. 235.

(12) Lop Opin, 2004, p. 236.

(13) Lorenzo Pinar, 2010, pp. 44 – 45; Muir, 2001, pp. 115-117.

(14) Lorenzo Pinar, 2010, p. 45; Dupin de Saint-André, 1871, p. 649.

(15) Lop Opin, 2004, p. 234.

(16) Dupin de Saint-André, 1871, pp. 650 – 653.

(17) Lop Opin, 2004, p. 237; Muir, 2001, p. 115.

(18) García Pradas, R., 2001.


Bibliografía

  • Dupin de Saint-André, A., 1871, “Les fêtes des fous”, Revue chrétienne, 18, pp. 644 – 657.
  • García Pradas, R., 2001, “La fiesta de los locos, un origen folklórico para el teatro del medievo francés” en Real, E.; Jiménez, D.; Pujante, D. y Cortijo, A. (eds.), Écrire, traduire et représenter la fête, pp. 33- 41, Universidad de Valencia, Valencia.
  • Lop Opin, M. J., 2004, “La catedral de Toledo, escenario de la fiesta bajomedieval” en Martinez-Burgos García, P. y Rodríguez González, A. (coords.) La Fiesta en el Mundo Hispánico, pp. 213-243, Universidad de Castilla la Mancha.
  • Lorenzo Pinar, F. J., 2010, Fiesta religiosa y ocio en Salamanca en el siglo XVII (1600- 1650), Ediciones Universidad Salamanca.
  • Muir, E., 2001, Fiesta y rito en la Europa Moderna, Editorial Complutense, España.