Carmona, la prima-hermana de Sevilla

Carmona, la prima-hermana de Sevilla
¡Tú nos ayudas a mejorar!

¿Sabías que en la provincia andaluza de Sevilla hay dos ciudades? Así es. La población de Carmona posee el título de ciudad desde que Felipe IV se lo otorgó en el siglo XVII

Pero la entrega de este título, ocurrió por algo. Carmona fue mucho más importante de lo que creemos. Aunque la mayoría de los españoles, no hablemos ya del resto del mundo, no la conozcan, llegó incluso a salvar a los habitantes de Sevilla. ¡E incluso posee otra Torre del Oro! Y no solo eso, sino que fue determinante en la conquista árabe, y en la época romana. Además, ha sido pintada por grandes viajeros románticos o grandes artistas (1). ¿Te gustaría conocer su historia?

Carmona, la tierra elegida por todos

Carmona, gracias al río Guadalquivir, a sus fértiles tierras, y a su alto lugar estratégico, ha sido un enclave importante para distintas civilizaciones. Su historia comienza en la Prehistoria (2), ni más ni menos, época a la que pertenecen los primeros restos hallados. ¡Toda una anciana nuestra Carmona!

Los tartessos (3), posiblemente la primera civilizacion de Occidente,  fueron el primer grupo asentado en esta zona, y de ellos proviene el nombre de la ciudad (4). Después pasaron varios pueblos (5) por Carmona, hasta que llegaron los cartagineses. Estos, protagonizaron las famosas “Guerras Púnicas”, frente a los romanos. La segunda y última de estas guerras finalizó con la conquista romana, de la mano de “Escipión el Africano”, comenzando así el esplendor romano.

Los romanos, hicieron de Carmona una gran ciudad (6), cerca de Sevilla (7). De sus construcciones aún quedan grandes restos (8); especialmente un templo, que fue uno de los más grandes de la provincia romana.

Qarmuna

Qarmuna en época califal Fuente

En el siglo III, Carmona entró en decadencia y parcial abandono, hasta la conquista árabe (9). Según cuentan las fuentes islámicas (10), dos hombres entraron en Carmona como fugitivos, siendo bien recibidos. Esa misma noche, dichos individuos abrieron una de las puertas (11) de la urbe para que entraran las tropas árabes (12) y conquistaran la ciudad.

A partir de la mitad del siglo VIII, Carmona pasa a formar parte de una provincia (13), junto a la de Sevilla y Morón, siendo denominada como ciudad (14) principal de ésta. Esto significa que tanto los romanos como los árabes (15), le dieron tanta importancia a Carmona como a Sevilla.

La salvadora de Sevilla

En el siglo IX ocurrió un acontecimiento que lo cambió todo (16). Tras la necesidad de construir nuevas murallas, ya que seguían perdurando las romanas (17), se produjo lo que nadie se esperó.

Vikingos

Vikingos. Fuente

De repente, una armada de vikingos procedentes del norte, invadió la Sevilla árabe y todos los enclaves de alrededor, ¡excepto Carmona! Esta fue la encargada de acoger a los habitantes que huían de los alrededores. Seguía siendo un auténtico fortín, no sólo por sus altas murallas, también por sus fosos, sus torres… Carmona era un auténtico baluarte defensivo. Aunque las provincias de Carmona y Sevilla no eran muy amigas, ya que descendían de distintos pueblos (18), se ayudaron para sobrevivir.

Moros y cristianos

Posteriormente llegó un nuevo pueblo invasor, los abbadíes, otros árabes que formaron varios pequeños reinos (19). Carmona pasó a formar parte del reino abbadí de Sevilla. Pero las constantes incursiones, tanto árabes (20) como cristianas, acabaron con el reino.

El gran cambio llegó en el siglo XII, cuando Andalucía (21) se convierte en tierra de yihad. Un nuevo pueblo (22), procedente del norte de África, conquistó Andalucía. Fue así hasta la llegada del rey cristiano Fernando III, que la conquistó a mitad del siglo XIV. Este levantó una “Torre del Oro” e incluso un torre muy similar a “La Giralda”.

Lo interesante de esta época es que la población árabe siguió conviviendo con los cristianos recién llegados, en Andalucía, aunque fue decreciendo con el tiempo. Fue un claro ejemplo de paz entre civilizaciones muy distintas y confrontadas.

Carmona, David Roberts, 1837.

Carmona, David Roberts, 1.837. Fuente

Tras Fernando III, Carmona parecía Desembarco del Rey. Un rey cristiano que conquistaba a otro, la peste entre medias…(23). Esto provocará una serie de luchas internas, finalizando con la llegada del reinado de los nuevos reyes, que pondrán estabilidad en toda la península: los Reyes Católicos.

Aún nos encontramos en el siglo XIV, época en la que la Carmona árabe se transformó en cristiana (24). Se derribó la mezquita, se construyeron fortalezas y se consolidaron murallas y edificios.

Terremotos, ¿pueden ser positivos?

Pero para sorpresa de todos, el siglo XV fue vital para Carmona, con buenas y malas noticias. Primeramente, un gran terremoto (25) dañó la mayoría de las estructuras de la ciudad, produciendo un nuevo declive. Se volvieron a hacer reparaciones y nuevas construcciones, e incluso se estableció la primera feria o gran mercado anual de Carmona, siendo el origen de la actual.

Cuando parecía que todo iba bien, de nuevo otro terromoto (26) sacudió la ciudad. Tras esta última catástrofe, Carmona volvió a resurgir con su nueva gran “época dorada” de prosperidad. Alcanzó el mayor número de habitantes hasta ahora (27), se establecieron gremios, conventos, reparaciones, etcétera. Gracias a ello, el rey Felipe IV le otorgó el título de ciudad (28).

Escudo de Carmona

Escudo de Carmona. Fuente

En el siglo XIX, Carmona fue uno de los principales enclaves para los franceses cuando éstos conquistaron la península Ibérica.

Lo cierto es que, al tener a Sevilla tan próxima, se ha quedado sin protagonismo. Pero gracias a la Historia, podemos saber que tuvo la misma importancia, o incluso más, dependiendo de la época. Actualmente, es uno de los enclaves turísticos más importantes de la provincia por sus construcciones, sus recursos y, principalmente, por su Historia.


Bibliografía y referencias

Para acceder a la bibliografía y referencias usadas en este artículo: https://khronoshistoria.com/byr-CphS/


Si quieres acceder a más artículos de Historia gratis, no dejes de visitar nuestra web. Descubre tu pasado de forma rompedora y alejado de aburridos tecnicismos.

Daniel Castañeda Jiménez

Licenciado en Historia del Arte, con Máster en Arte, Museos y Gestión del Patrimonio Histórico. Apasionado de la historia, el arte y el patrimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *