los Borbones en Pelota - Reina Isabel II de España y el sexo
Los Borbones en pelota, ilustraciones del s. XIX que hoy serían motivo de cárcel
5 (100%) 12 votes

A lo largo de la última década hemos visto como la Justicia española ha actuado contra cantantes, tuiteros o dibujantes, por expresar en sus obras pensamientos controvertidos. Todos recordamos la que se lio con la portada de El Jueves. Felipe contentaba a Letizia de la manera más perra, provocando que se decidiese secuestrar la revista. También, ahora nos lo pensamos mucho antes de escribir o dibujar sobre el presidente del Gobierno que pilotó el primer coche volador español en 1973.

No te pierdas nuestra nueva web de Khronos Historia, revista de artículos históricos divulgativos.

Los Borbones en pelota – pornografía en tiempos de Isabel II

Este pan de cada día, nos hace sorprendernos aún más al ver las diferentes escenas satíricas dibujadas en Los Borbones en pelota. Se trata de una colección de dibujos, en su mayoría porno, del final del reinado de Isabel II, a la que llamaban “La reina puta”. (1) No eran pocas las barbaridades que se soltaban en la revista, de las que reproducimos algunas a modo de ejemplo.

Los Borbones en Pelota - Reinado de Isabel II y el sexo
Sentada está en su poltrona, con chulo, cetro y corona. Fuente

En ella encontramos retratados a Isabel II de España (que era popular por su conejo insaciable) y a su camarilla de consejeros en gangbangs, trenecitos, dobles penetraciones… Pese a que mucha gente solamente verá cipotes por todos lados, estos dibujos suponen una durísima crítica en uno de los periodos más frustrantes de la Historia española, caracterizado por unos gobiernos que bailaban al son de una reina lujuriosa, caprichosa e imprevisible.

El “conejo” de Isabel II – puerta de acceso directa a puestos de poder

La lista de supuestos amantes de la Reina que acabaron ocupando puestos de poder, la mayoría breves y con el único objetivo de lucrarse a costa del Estado, es tan larga que no vale la pena enumerarla. Aparecen presidentes del consejo de ministros, generales, ministros, galanes de turno, actores, y un largo etcétera. Simplemente, cabe recordar que a día de hoy, aún no se sabe a ciencia cierta quién fue el padre de Alfonso XII (2).

Según se decía, el rey consorte, Francisco de Asís, se limitaba a aceptar la situación con tal de mantener su lugar de poder. Al parecer, no le dolía mucho ver como su mujer era visitada por tantos caballeros erectos; y no porque no le gustara Reina. Ya en el proceso de escogerle un marido, hubo voces en las Cortes que advirtieron de la “impotencia” del candidato. Y es que a don Francisco se le conocía en la Corte con el sobrenombre de Paquita.

No hace falta mucha imaginación para saber que tipo de “impotencia” sufría. De hecho, se rodeó de religiosos, la monja sor Patrocinio y el padre Claret, con el objetivo de cerrar su armario a cal y canto(3); ya sabemos que la España de entonces era poco tolerante… Pero a los dibujantes de Los Borbones en pelota, su condición de religiosos se la traía al pairo, así que no es extraño ver dibujos de como Claret le da por culo a Francisco, o de como a sor Patrocinio ya no le quedan agujeros por rellenar. El estilo, cuanto menos, era radical, como si fueran obras del mismísimo diablo.

Una corte real digna de una “sitcom

Una reina viciosa, un rey renegado por su sexualidad, una monja y un cura; vaya cuatro patas para una mesa llamada España. Además de estos cuatro personajes básicos, los más representados en Los Borbones en pelota son Carlos Marfori (4), el amante de turno de la Reina, y Luis González Bravo, político que gracias a su capacidad camaleónica (5) y a su fidelidad a la Reina se mantuvo en los círculos de poder durante mucho tiempo siendo, de hecho, el último presidente de un Consejo de Ministros isabelino.

Llegados a tal nivel, la situación solo podía mejorar…

Por otro lado, no cabe olvidar que todo el vicio representado no es más que una brutal crítica contra el sistema. Así que en los dibujos también existen referencias a la Revolución Gloriosa (6), ya que supuso un gran soplo de esperanza. Cualquier novedad sería mejor que ese podrido sistema. Hay varias ilustraciones que engrandecen al movimiento y a su cabecilla, Juan Prim, y se ríen del ridículo que envuelve a Isabel en el exilio en París.

Resultado de imagen de los borbones en pelota
Fuente

Tal radicalidad no podía durar mucho en este país…

Tristemente, la colección de láminas abarca hasta 1870. Por esto mismo, no encontraremos referencias a la Primera República ni al reinado de Amadeo de Saboya, quien en poco más de dos años ya había abdicado afirmando que los españoles éramos ingobernables (7).

Seguramente el problema no era el pueblo español, sino las clases poderosas que solo miraban por su interés personal. No eran más que un grupo de privilegiados endogámicos que hacían lo que hiciera falta con tal de mantener su trozo del pastel. Esa era España y, desgraciadamente, lo sigue siendo en cierta medida, pero eso es otra historia.

El romántico Bécquer – un cachondo más

En cuanto a la autoría de las ilustraciones, las siglas SEM han sido atribuidas generalmente a los hermanos Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer. Según la teoría, Valeriano era el dibujante y Gustavo Adolfo el guionista. Frente a este planteamiento hubo voces que mostraron su desacuerdo. El hecho de atribuir estas cachondas ilustraciones a un autor tan sensible e imbuido de romanticismo como Bécquer les resultaba disparatado. Lo cierto es que la diferencia de estilos entre láminas deja entrever que, como mínimo, algunas ilustraciones de la serie son de otros autores.(8)

Imágenes de los Borbones en pelota - Isabel II sexo
¡Oh viejo que estás jodiendo! Al infierno vas cayendo. Fuente

Publicado más de cien años después

Ahora bien, no creamos que estos dibujos eran compartidos fácilmente y menos que eran tolerados por las autoridades. De hecho, no será hasta el año 1991 cuando Los Borbones en Pelota se publicará por primera vez (9). Hasta ese momento, las ilustraciones habían sido publicadas en revistas satíricas de la época o se pasaban de mano en mano en forma de litografías sueltas.

Crónica de una muerte anunciada

En conclusión, la costumbre de los de abajo de reírse de los de arriba, supone uno de los pocos consuelos que  se pueden tener en las sociedades injustas en las que vivimos. Si al pueblo no se le deja reír, se acaba por enfadar, y eso sí que es verdaderamente peligroso. Aquello surgido de un lápiz solo preocupa a quienes, en una posición ventajosa, ven como simples ideas podrían ser suficiente para acabar con sus inmerecidos privilegios.

En este caso, por mucho que se intentaran prohibir esta serie de dibujos, se trataba de una crónica de una muerte anunciada. Las revueltas eran constantes y la única respuesta del Estado, como buen absolutista, era la fuerza. Vino la revolución en 1868 y empezaron a pasar de golpe todas las cosas que no habían pasado (10).  Isabel tuvo que hacer las maletas hacia Francia. Como hubieran dicho entonces, por suerte para ella, se comentaba que se le daba muy bien el francés.


No te pierdas la nueva web de Khronos Historia, revista de artículos históricos divulgativos.


Referencias

(1) Durante la contrarrevolución de 1856, liderada por el general O’Donnell, con la que se dio fin al bienio progresista, el pueblo salió a las calles para tratar de defender el gobierno legítimo de Espartero. Las respuestas más encarnizadas se dieron en Madrid y Barcelona. En ésta última, el cónsul francés de la ciudad dejó escrito que los insurrectos se levantaron al grito de: ”¡Muera la reina puta, los generales O’Donnell y Zapatero! ¡Viva el general Espartero y la república democrática y social!”. La revuelta fue aplastada por el general Zapatero a base de metralla. Murieron 400 civiles, sin contar las brutales represalias posteriores.

(2) La paternidad se ha atribuido regularmente al militar y aristócrata Enrique Puigmoltó, que encajaría por fechas y era de fuerte fisonomía como los últimos Borbones, pero recientes estudios cuestionan este dato. Lo único claro es que Francisco de Asís no era el padre.

(3) A Francisco de Asís se le conocía popularmente como Paquita, y exisitían diversas coplas que se burlaban de él. El hecho de que padeciera hipospadias, una enfermedad que provoca que el pene no se desarrolle correctamente, le dificultaba mantener relaciones sexuales y le obligaba a mear sentado, lo que no ayudaba a su fama.

(4) Salió de la isla de San Fernando hacia la Corte gracias a su tío el general Nárvaez. Su  buena planta y su acento gaditano no pasaron desapercibidos para Isabel II, quien pronto lo metió en su cama para hacerle la “caidita de Roma”.

(5) Luis González Bravo empezó su carrera política defendiendo ideas progresistas para acabar, ya en la vejez, defendiendo la causa carlista de Carlos VII.

(6) La conocida como Revolución Gloriosa fue un pronunciamiento encabezado, entre otros, por el general Serrano, el general Prim y el almirante Topete de la armada española. El objetivo era acabar con el sistema parlamentario que impedía la entrada en el  gobierno de los progresistas y solucionar de una vez por todas el desastre de la hacienda española. Se trata de un movimiento liderado desde las clases altas de la sociedad y por militares, los cuales no querían tener nada que ver con las clases bajas y menos hacerles ningún tipo de concesión. De ahí que el historiador Josep Fontana la defina como la revolución falseada.

(7) Amadeo de Saboya reinó en España desde enero de 1871 hasta febrero de 1873. Su reinado se caracterizó por el completo rechazo que le mostró la clase política española tras la muerte de su único valedor, Juan Prim. La inestable situación política, el estallido de la tercera guerra carlista y el recrudecimiento de la guerra de los diez años cubana, fueron un cóctel ante el que Amadeo poco o nada podía hacer.

(8) Algunos de los dibujantes reconocidos son Fernando Ortego o Daniel Perea, dibujantes de la popular revista satírica Gil Blas. El ejemplo más claro de estas diferencias estilísticas son las láminas atribuidas a Daniel Perea. Son características por sus representaciones de cuerpos pequeños y cabezas desproporcionadamente grandes. Además, las atribuidas a Fernando Ortego son estrictamente de carácter político, con todos los penes y vaginas bien guardados.

(9) La serie de ilustraciones se publicó en conjunto por Lee Fontanella, tras una transacción entre un desconocido y la Biblioteca Nacional en 1986.

(10) Se proclamó una regencia hasta encontrar un rey. El elegido fue Amadeo de Saboya, que no aguantó ni dos años porque le mataron a Prim, su máximo valedor. Ante la abdicación, se proclamó la I República, y eso sí que fue un buen follón. Unionistas, federalistas, absolutistas… Nadie se ponía de acuerdo y duró menos de un año. Luego, el General Serrano se situó como dictador. Al final, la reina Isabel no volvió, pero sí su hijo, dando paso a la etapa conocida como la Restauración.


Bibliografía

  • Fisas, C., 2001, Las anécdotas de los Borbones. La gracia real, Editorial Planeta, Barcelona.
  • Fontana, J. y Villares, R. (drs.), 2007, Historia de España, Crítica-Marcial Pons, Barcelona. Fontana, J.; 2007, Vol.6: La época del Liberalismo. 2007.
  • SEM y Burdiel, I. (edición y estudio introductorio), 2012, Los Borbones en pelota, Institución Fernando el Católico, Zaragoza.
  • Zavala, J. M., 2011, Bastardos y Borbones: los hijos desconocidos de la dinastía, Plaza & Janés, Barcelona.

8 Comentarios

  1. Francamente deleznable el articulo, tiene el mismo rigor que si dentro de 150 años alguien preten de escribir historia tomando como fuente fiable lo que publica El Jueves.

    Chismes de criadas elevados a fuente historica, pense que lo habia visto todo…

    Isabel II dejo una España mucho mejor de la que encontro, cosa que ninguno de los que la destronaron puede decir.

  2. Lo que no podemos hacer es descontextualizar los acontecimientos. Echar ahora una mirada exclusivamente “femenina” a un período donde, por muy reina que una fuera, era una reina mujer (por cierto, hasta hace muy poco, nuestra Constitución había prolongado aquella Ley Sálica fernandina que impedía reinar a una mujer en España que, sin embargo, María Cristina había abolido). No podemos, por ejemplo, hablar de postmodernismo en el siglo XIX; ni juzgar con las ideas de hoy los comportamientos sociales de hace ciento cincuenta años. Tampoco podemos imaginarnos el Estado de malestar decimonónico desde la perspectiva del Estado de bienestar actual; ni censurar las frecuentes muertes por apendicitis por falta de antibióticos y de técnicas quirúrgicas. Puede decirse lo mismo respecto al significado de la moral y de la moral social, que respondían a un contexto histórico dado. Todas esas cosas nos parecerán mejor o peor, pero no podemos juzgarlas anacrónicamente. No me imagino yo, desde la perspectiva actual, cómo podría resolverse el papel, por ejemplo, de la mujer celtíbera, destinada en exclusiva a ser el vaso progenitor de su clan social. Por fortuna, la historia evoluciona y las ideas también (o eso dicen).
    Por otra parte (y esto ya es genética), la promiscuidad de la monarquía borbónica fue (sigue siéndolo) proverbial, y no sólo era rasgo evidente en sus mujeres; lo es mucho más en sus hombres, que no respetaban ni a sus parientes.
    Urge que esas situaciones terminen; que la mujer se eche a la calle y exija lo que le es propio y ponga sistemáticamente en entredicho cuantas agresiones ha sufrido su estatu y reclame no sólo sus derechos arrebatados, sino su fundamento legítimo. Esto es así ahora, en este momento histórico, cuando la sociedad lo interioriza y el subconsciente colectivo lo contempla como imprescindible. No pidamos peras del siglo XXI al olmo del XIX. Esto sería juzgar la historia con anómalos argumentos.

  3. A mí no me cabe duda de que la reina Isabel ll fuera un pendón, hay muchas risas y ridículos alrededor de eso, pero no sé si alguien se ha planteado, dejando a un lado su linaje, que Isabel II fue una niña abusada cuando no tenía edad ni poder de decisión sobre su cuerpo. Que fue el juguete sexual de ministros y militares que hicieron de ella una adulta degenerada. En esto hay que ponerse muy serios, a quién y por qué motivos le convino deformar la conducta sexual de la niña, no me vale la respuesta de que fuese una inclinación genética, ya estamos otra vez en la historia que escriben los hombres. Sólo pongo pie a una reflexión dejemonos de machismos y pedofilia.

    • ¿Y porque le sucedieron todas esas bestialidades, tiene derecho de adulta a comportarse como tal degenerada? ¿a caso no tiene dinero y medios para haberse curado o ayuda a superar tanta bestialidad? yo misma he sido abusada, y vejada y soy incapaz de comportarme como esos monstruos, no me cuadra. uno se queda traumatizado, pero con fuerzas si te lo propones de no caer tan bajo. De adultos tenemos opcciones de decidir el bien del mal.

      • No comprendo ese moralismo al decir que tenía una conducta degenerada. Parece que no ha evolucionado mucho la cosa en casi 2 santísimos siglos. Ole su “conejo”.

  4. Un ajustado y estupendo resumen de ese período isabelino y de su contexto en la prensa satírica. Aunque, si me lo permites, te recomiendo acercarte a la última edición que de esas 93 láminas apareció en la editorial Olifante. Más que nada porque el estudio previo de Jesús Rubio Jiménez (hoy por hoy, la máxima autoridad becquerista) proporciona las claves, documentadas o bien fundadas, para rechazar de plano la autoría de los Bécquer. Más aún: no es que “algunas ilustraciones de la serie son de otros autores”, sino al revés: las láminas son de otros autores y acaso -sólo acaso, porque es muy discutible- alguna pudiera ser de los Bécquer. Tanto Lee como Dolores Cabra se apresuraron a considerar a los hermanos sevillanos como sus autores.
    Esta edición que cito contiene también dos notas postliminares de dos becqueristas insignes (Agustín Porras y Luigi Maráez) en torno a la conjetura autoral y tantos textos como láminas escritos por otros 93 autores españoles que glosan el contenido respectivo de cada una de ellas.
    Salud y gracias por esta reseña divulgativa.

    • Muchas gracias por la recomendación. Sin duda voy a buscar esa edición, ya que todas las teorías que leí realmente estaban cuanto menos poco fundamentadas.

      Salud y gracias a ti por tu tiempo.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí