Hoy os vengo a hablar de los vampiros en el cine. Por supuesto, Béla Lugosi no podía faltar a esta cita. Como tampoco me podía olvidar de contaros la historia del Drácula español: Carlos Villarías. Pero, antes de meterme en faena, me presentaré como es debido:

“¡Bienvenido a mi artículo! ¡Léalo libremente!¡Váyase sin novedad y deje aquí algo de la felicidad que trae!” (1).

Seáis o no fanáticos de las historias de terror, hay todo un elenco de personajes que pronto asociamos con este género: vampiros, fantasmas, hombres lobo, zombies y mis hermanas, las brujas (2). Pero, de todos ellos, el que más fascinación y atracción crea es el vampiro. La promesa de una vida eterna, llena de juventud y de placeres libidinosos, es algo que nos atrae de un modo irremediable.

Dependiendo de vuestra edad, o de lo mucho que os fascine el cine de vampiros (léase también literatura), al escuchar esa fantástica palabra, «vampiro», seguro que hay una imagen que se os vendrá a la mente o, mejor dicho, una cara: Gary Oldman, Tom Cruise, Brad Pitt, Joe Gilgun, Kayvan Novak, Wesley  Snipes, Kate Beckinsale (3). Pero seguro que hay dos nombres que resuenan por encima de todos ellos: Béla Lugosi y Christopher Lee (4). Esos nombres, al igual que el vampiro, ya serán por siempre inmortales para el imaginario colectivo.dracula bram stoker

Pero hay un nombre que merece estar a la misma altura que esos dos, un nombre con acento español, y ese es Carlos Villarías. Y no es porque lo diga yo, que me gusta (apasiona) el cine de vampiros, sino que lo dicen los críticos y estudiosos del séptimo arte. Pues fue alguien que consiguió hacerle sombra a aquel que vivió a la sombra del vampiro toda su vida (5).

Cámara, acción, ¡vampiros en el cine!

El primer vampiro de la gran pantalla fue “Nosferatu”, película muda alemana dirigida por Friedrich Wilheim Murnau en 1922 (6). Pero el referente de lo que entendemos por vampiro, lo que vemos cuando abrimos un catálogo de disfraces, vamos, vio la luz en el celuloide una década después. En 1930 los Universal Studios (7) de Hollywood ponen en marcha el proyecto de una película basada en la novela del escritor irlandés Bram Stocker, “Dracula” (8).

primer vampiro en el cine Nosferatu
Nosferatu

Bueno, más que en la novela, se basaba en la adaptación teatral que de ella habían hecho Deane/Balderston. El propio Stocker, que era un hombre de teatro, se aseguró de tener atados y bien atados todos los derechos sobre su obra, incluyendo su representación teatral. Para ello, antes de la publicación de la misma, hizo una lectura teatralizada que ¡duró más de cinco horas! Si habéis leído la novela sabréis que el modo de narración es desde los distintos puntos de vista de sus protagonistas (9), y es así como Stocker decidió llevarlo al teatro, lo cual resultó confuso, lioso y difícil de seguir.

Drácula en escena

Volviendo a la versión de Deane/Balderston hay que explicar que, como sucede con la mayoría de las adaptaciones que se han hecho, la similitud con el texto original es mínima. Personajes relegados o que simplemente no aparecen, cambio de relaciones entre los personajes, además de distinto momento histórico. Parece que lo único que se mantiene en su sitio son Transilvania, los Cárpatos y Londres. Siento deciros que el Drácula de Stocker lleva bigote, así que olvidaros de ponerle la cara de Lugosi cuando penséis en el personaje literario.

Hamilton Deane (10) fue el primero en hacer una adaptación teatral de la obra como tal, y es culpa suya el aspecto y la iconografía que acompañaran al conde en la gran pantalla: frac, capa, aspecto atractivo (todo los elementos que lo rodeaban recordaban  más a un mago que a un conde con cientos de años de “vida”…).

bela lugosi biografia carlos villarias dracula biografia
Lugosi vs Villarías. ¿Quien se abalanza mejor sobre su víctima?

El éxito de la producción teatral de Deane hizo que el productor de Broadway, Horace Liveright se interesase por ella y decidiera llevarla al otro lado del charco. Para su estreno americano el texto fue revisado, no era del agrado del productor, y se le encargó al dramaturgo Horace Balderston que le diera un pequeño lavado de cara (11).

La obra fue un éxito absoluto, llegando a las 261 representaciones solamente en Broadway. El papel de Drácula en esta versión era interpretado por el actor austro-húngaro Béla Lugosi. Van Helsing era interpretado Edward van Sloan. Después del éxito de Broadway la obra salió de gira; dos compañías distintas y dos actores distintos para interpretar al conde: Béla Lugosi y Huntley (12).

Béla Lugosi, el vampiro

Tod Browning fue el encargado de dirigir la película de Drácula para Universal Studios. En su equipo contaba con Karl Freund como director de fotografía. Freund, de origen alemán, había trabajado en algunas producciones cinematográficas capitales del expresionismo, y eso es algo que va a transmitir a esta película (13).

El encargado de realizar el casting fue el joven productor Carl Laemmle Jr. La larga búsqueda de su protagonista lo llevó al mismo sitio de donde saliera la idea de la película. Béla Lugosi, el actor encargado de dar vida al conde en el teatro fue el elegido para interpretarlo en la gran pantalla. Lo mismo sucedió con Van Helsing, interpretado por el compañero de escenario de Béla Lugosi, Van Sloan (14).

bela lugosi dracula bela lugosi ed wood

Originalmente, se había pensado en Lon Chaney como protagonista, pero su fallecimiento en 1931 hizo que tuvieran que buscar una “nueva cara” para dar vida al vampiro (15).

“Extremadamente contenido, Tenso y sobrio, Béla Lugosi componía un Drácula de suprema elegancia y refinamiento. El terror que inspiraba era más intelectual que físico; provenía principalmente de la intensidad de su mirada y de su rostro casi impasible, empolvado y cadavérico” (16).

Béla Lugosi, el drácula clásico y elegante

Béla Lugosi va a sentar los cánones del vampiro clásico, no sólo en lo que se refiere a su aspecto físico y vestimenta, sino a su “personalidad”. El vampiro elegante, sobrio, que no necesita de artificios ni de maquillajes exagerados (o brillantes) (17), o terroríficos, para llenar la pantalla con su espeluznante presencia, que nos hace presagiar que la cosa no va a salir bien…

Otra característica del Drácula de Béla Lugosi es la ausencia de sangre. Aunque Gary Oldman nos dijera aquello de  que “la sangre es vida” (18), este Drácula no va a derramar ni una sola gota de sangre en pantalla. Ni tan siquiera alardeaba de colmillos. Esto es algo que, sin duda, se perderá en sus sucesores, ansiosos de mostrar sangre (cortesía de Max Factor por cierto), y la maestría del maestro colmillero de turno (19).

El papel de Renfield, el fiel siervo de Drácula, y que aquí tiene gran protagonismo (20), fue interpretado por un actor poco conocido, Dwight Frye. La actuación de Frye fue descrita como “el estándar por el cual se miden todos los restantes Renfield cinematográficos” (21).

dracula pelicula vampiros famosos en el cine vampiros en el cine
En la parte superior el Renfield inglés, en la inferior el español

Carlos Villarías, el «Drácula español”: la versión cañí de Béla Lugosi

A día de hoy, estamos más que acostumbrados al doblaje, pero en los años 30 aquello no era posible (22). Es por esto que era habitual que los estudios rodasen una versión de sus películas en español. En ocasiones, eran los mismos actores los que rodaban las mismas escenas en la lengua de Cervantes. Las más conocidas de estas versiones  españolas quizás  sean las protagonizadas por Laurel y Hardy, más conocidos en España como “El gordo y el Flaco” (23).

Esto mismo va a pasar con “Drácula”. Universal decide hacer una versión en español de su cinta. El encargado de dirigir el proyecto va a ser George Melford, quien ya había dirigido algunas versiones en español anteriormente (24). El papel del conde Drácula va a recaer en Carlos Villarías, «El Cordobés»; el de Mina (Eva en la versión española), en Lupita Tovar. Renfield será interpretado por Pablo Álvarez Rubio, y Eduardo Arozamena aparecerá como van Helsing.

dracula 1931 bela lugosi film dracula 1931 bela lugosi
Béla Lugosi/ Chandler vs Villarías/Tovar como Drácula y Mina/Eva

Vampiros en el cine en todos los idiomas

La motivación del estudio para la producción de estas versiones en español era puramente económica, pues el llegar al amplio mercado hispano suponía un incremento de beneficios. En la mayoría de los casos, la única versión que se llegaba a estrenar en estos países de habla hispana era la española (25).

La industria cinematográfica aún se encontraba en pañales en lo que a sonoridad se refiere. Tanto es así, que llegaron a estrenarse versiones mudas de “Drácula”, ya que no todos los cines estaban preparados para las películas sonoras y no tenían el equipo adecuado. Más o menos como pasó hace nada con el cine 3D, vamos (26).

¿Pero como rodar dos películas puede salirle rentable al estudio? Pues muy fácil: los decorados, y demás (cámaras, luces, atrezo) eran los mismos para las dos películas, lo único que cambiaba era el equipo. Mientras el equipo americano rodaba durante el día, el de la producción española lo hacía por las noches. Como auténticos hijos de la noche… (27).

Cuando la copia supera al original (con todos los respetos a Béla Lugosi)

Como ya comenté al inicio de este artículo, la versión española está considerada como mejor que la original americana. Aunque la mayoría del gran público conoce sólo la versión de Béla Lugosi, los cinéfilos, sobre todo los del cine de terror, la conocen sobradamente y no dejan de recomendarla a la menor ocasión. ¡Por una vez son los anglófilos los que tienen que ver una peli en versión original y con subtítulos!

Mientras se rodaba la versión en inglés, nadie podía visionar el metraje que se iba rodando… nadie excepto el equipo “español”.  El visionado se hacía principalmente para que supieran qué tenían que rodar y cómo, para que ambas versiones fueran lo más parecidas posible. Pero el equipo español se dio cuenta de inmediato que había muchas cosas que podían mejorarse, y así lo hicieron (28). En lo que todos están de acuerdo es en que la cinta es superior técnicamente hablando.

En la versión española, los movimientos de cámara son más dinámicos, la puesta en escena de algunas escenas varía para mejor. Un claro ejemplo de esto es una de las escenas claves del film, la presentación de Drácula: en la versión de Béla Lugosi este permanece quieto, al igual que la cámara, mientras que en la versión española la cámara avanza con un movimiento reptante desde el fondo hasta lo alto de las escaleras, donde espera majestuoso el vampiro (29).

Pero las mejoras iban más allá. Episodios como el del Démeter, barco en el que viaja Drácula hasta Inglaterra, en la versión inglesa están prácticamente olvidados, mientra en la española sí tienen la importancia que merecen.

Las novias de Drácula

La versión española, además de esas mejoras digamos técnicas, tenía otras mejoras en lo que a vestuario se refiere.  La carga sexual del personaje creado por Stoker quedó ya patente en las páginas escritas por el irlandés, pero en esta primera versión cinematográfica queda más patente en la versión española que en la inglesa. El vestuario de Lupita Tovar es pura sensualidad, al contrario que el de su versión inglesa, más recatado (más tela y menos carne vamos).

dracula 1931 poster dracula 1931 castellano
La sensualidad del vestuario de Lupita Tovar frente a lo «correcto» del atuendo de Chandler

Lo mismo sucede con las novias de Drácula. En la versión inglesa, tienen el aspecto más de institutriz inglesa que de novia del demonio. No como las de la versión española, con sus pelos sueltos, revueltos y sus movimientos felinos (30).

dracula 1931 version española dracula pelicula antigua mujeres vampiro en el cine
En la parte superior las «novias» de la versión inglesa. En la inferior las de la versión española.

Si Béla Lugosi sentó las bases del Drácula cinematográfico, podríamos decir que Lupita y sus compañeras vampiras hicieron lo propio con las novias de Drácula.

Reutilizando material

Para abaratar los costes de la producción, además del uso de decorados y equipo como ya he explicado, también se reusaba metraje ya rodado en la versión inglesa. Es por esto que hay escenas que son idénticas en una y otra versión.

Este reciclaje hizo que en la versión española las novias de Drácula sean 6 en vez de 3. Al inicio de la cinta se usó el metraje inglés, con sus novias. Posteriormente, van a ser otras las que veamos en pantalla.

Carlos Villarías: de Córdoba a Hollywood

Antes de que Antonio Banderas se convirtiera en un elegante vampiro (31),  unas cuantas décadas antes otro español tuvo el honor de convertirse en el primer (o segundo si tenemos a Lugosi como el primero) Drácula de la gran pantalla.

Carlos Villarías Llano fue el encargado de dar vida al conde más famoso de la Historia, con permiso de Edmundo Dantés (32). Nacido en Córdoba en 1892, hijo de militar, general del ejército, pronto abandonó las tierras del sur de España para acabar en Valladolid. Aquí fue donde terminó sus estudios de derecho y donde fundó un bufete de abogados (33).

Pero pronto se dio cuenta que la abogacía no era lo suyo y decidió cambiar el estrado por los escenarios. Pasó por distintas compañías de zarzuela y opereta, hasta que su periplo artístico lo llevó hasta París, al Théâtre de la Gaîté-Lyrique. De Francia pasó a Italia, donde fue aclamado por la crítica desde su primera aparición en el Teatro Victor Manuel de Torino (34).

dracula 1931 carlos villarías carlos villarias actor

El estallido de la Primera Guerra Mundial (35) hizo que Villarías tuviese que abandonar Italia. El destino elegido para un cambio de aires no iba a ser España, sino que puso sus miras un poco más lejos, en donde pudiese continuar su carrera artística. Así, el 13 de marzo de 1915 llegó a Estados Unidos, concretamente, a Nueva York.

“Spanish Drácula”

Villarías fue uno de los fundadores de la compañía del Teatro Español de Nueva York. Aquí permaneció hasta 1923, año en el que se trasladó a la “meca del cine”: Los Ángeles. Rodó varias películas mudas como actor secundario, acompañando a estrellas como Rodolfo Valentino (36). Pero fuer tras firmar en 1930 un contrato con la Fox cuando le llegó su gran oportunidad:  “Spanish Drácula” (37).

En total, rodó unas 80 películas, algunas en Estados Unidos, otras en México. En todas ellas actuaba como secundario, a la sombra de grandes nombres como Cantinflas, Dolores del Río, Joan Fontaine o Joan Collins (38). Falleció en Los Ángeles el 27 de abril de 1976.

“Estimado lector: espero que haya disfrutado de este relato. Sin embargo, he de prevenirle, si obvia las referencias en él indicadas se perderá una gran información que seguramente será de su agrado. Información valiosa para todo cinéfilo que se precie, o que aspire a serlo.

Su amiga, E.» (39).


Más artículos interesantes en Khronos Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Adaptación libre por mi parte de la frase con la que Drácula recibe a Jonathan Harker en su castillo, igual que yo te recibo a ti, estimado lector en nuestra casa, Khronos Historia.

(2) No os perdáis ninguno de los artículos sobre todos estos “personajes”, y alguno más, que tenemos en Khronos.  Si luego no podéis dormir no es culpa nuestra…

(3) Gary Oldman encarnó al conde Drácula en la película de 1992, dirigida por Francis Ford Coppola, “Drácula de Bram Stoker”;  Tom Cruise y Brad Pitt encarnaron a los vampiros Lestat y Louise, respectivamente, en la película de 1994 “Entrevista con el vampiro”, la cual se basaba en la novela homónima de Anne Rice;  Joe Gilgun encarna a un vampiro pernicioso llamado Cassidy en la serie de televisión “Preacher”, basada en la novela gráfica homónima de Neil Gaiman; Kayvan Novak es Nandor, uno de los cuatro vampiros protagonistas de la adaptación al formato serie de la película “Lo que hacemos en las sombras”; Snipes interpretó al primer superhéroe negro de Marvel que fue llevado a la gran pantalla: «Blade«; Kate Bekinsale interpreta a Selene en la serie de películas “Underworld”.

(4) Béla Lugosi (Béla Ferenc Deszo Blaskó) fue un actor austro-húngaro que encarnó en diversas ocasiones al personaje del conde Drácula, primero en Broadway y posteriormente en la gran pantalla. Su apellido artístico era una referencia a su localidad de nacimiento, Lugos. Podríamos decir que el personaje «devoró» al actor, ya que Belá Lugosi fue y será por siempre Drácula (al igual que Maila Nurmi siempre será Vampira). Cuando falleció de un ataque al corazón a la edad de 73 años, en 1956, se llevó  su personaje consigo a la tumba, literalmente, ya que fue enterrado con su capa de Dracula. Os recomiendo la película de Tim Bruton “Ed Wood”, en la que se ve el  declive final de esta estrella en la que sería su ultima encarnación del vampiro, “Plan 9 from Outer Space”(1959), en la que comparte pantalla con Vampira. Originalmente la película se tituló ”Grave Diggers from Outer Space” en 1957, pero fue un rotundo fracaso.

La popularidad de Béla Lugosi fue y es tal, que en el año 1982 la banda post-punk británica Bauhauss le dedicó su primer sencillo, “Bela Lugosi´s dead”, considerada como primera canción del denominado rock gótico. La letra hace clara referencia a Béla Lugosi como  vampiro y no muerto.

Sir Christopher Lee, es el otro gran Drácula de la historia del cine. Decir que era un actor británico es quedarse cortos. Descendiente de Carlo Magno, “piloto” durante la segunda Guerra Mundial (los informes sobre qué hizo en ese periodo de su vida son material clasificado), actor y músico Heavy… ¡Olé! Los más jóvenes lo recordaran como Saruman en la trilogía de Peter Jackson sobre “El señor de los anillos”, los menos jóvenes, como conde Dooku en los Episodios II y III de la saga Star Wars. Pero también fue Fu Manchú, Holmes (Sherlock y Mycroft), Ramses II, Rasputín y hasta el mismísimo diablo, pero siempre será recordado por su conde Drácula.

(5) Como ya os comenté en la referencia anterior, Béla Lugosi no consiguió deshacerse del personaje de Dracula ni en su muerte.

(6) “Muerte de Drácula” (1921), dirigida por Károly Lajthay,  es realmente la primera película sobre el vampiro que se haya realizado; por desgracia no queda ninguna copia de la misma, de ahí que “Nosferatu” (1922) ostente el título de ser la primera. Klinger, 2012, pp. 571-572. “Nosferatu: una sinfonía de horror”, es uno de esos clásicos que se estudia en los libros de texto, ya que se encuadra dentro de la corriente del expresionismo alemán (“El Gabinete del doctor caligari” <1920>, es otra de las muestras cinematográficas de esta corriente artística). Gimferrer, 1973, pp. 84-87. Cuadros famosos como “El grito” de Eduard Munch, o “Vampires”, también de Munch, son quizás el elemento más reconocible del mismo.  En esta película, Drácula cambia de nombre y pasa a llamarse Orlok, pero no es esta la única variación en la historia; Murnau y su equipo no habían conseguido los derechos sobre la obra de Stocker así que no les quedó más remedio que alterarla para poder sacar adelante su proyecto.  Una de las mayores curiosidades de esta película fue precisamente su protagonista; el actor elegido para encarnar al vampiro era tan “peculiar” que se llegó a especular con la posibilidad de que realmente fuera un no muerto (“La sombra del vampiro” <2000>, narra el rodaje de esta película y ahonda en la leyenda del actor/vampiro encargado de dar vida a Orlok).

(7) Antes de que Marvel Studios creara lo que hoy conocemos como Universo Marvel, los Universal Studios ya habían creado su particular universo de monstruos a inicios del siglo pasado. En ese universo de los monstruos clásicos de Universal podemos encontrarnos al fantasma de la ópera, el Jorobado de Notre Damme, la momia, el hombre lobo, el monstruo de la laguna negra, y muchos más. La primera de estas películas fue “Dr. Jekyll and Mr. Hyde” (1913).

(8) Bram Stocker, el padre del vampiro más famoso de todos los tiempos, nació en  Dublin en 1847. Aunque fue un escritor bastante prolífico fue “Drácula”, publicada  en  1897, la obra que le dio reconocimiento universal. Trabajó como funcionario público en la administración del castillo de Dublín y como crítico de teatro; esto antes de entablar amistad con uno de los grandes actores de su época, Sir Henry Irving, quien cambiaría su vida para siempre. Se trasladó a Londres para trabajar al lado de Irving como secretario, contable, confidente, portavoz, socio… Compaginaba su trabajo con la escritura de relatos cortos, sobre todo infantiles. La elaboración de “Drácula” le llevo siete años, trabajar con Irving era algo que suponía mucha dedicación. “Cuando se publicó Drácula en 1897, su recepción popular y crítica (fue considerado como ficción) no fue unánime.

Durante los primeros años, es cierto, el libro no se vendió particularmente bien. Como se sabe, la primera impresión fue de sólo tres mil ejemplares, si bien la segunda apareció a los pocos meses y la obra fue elogiada en algunas esferas”. Klinger, 2012, pp. 22-23.  A la muerte de Stocker la encargada de gestionar su legado literario fue su esposa,  Florence. Fue ella la que se encargó de que numerosos textos que no habían visto la luz nunca fueran publicados, entre ellos “El huesped de Drácula”, relato corto considerado como la introducción o prólogo a la obra “Drácula”.

(9) Stocker concibió su obra no como una narración lineal en primera persona, sino que son los protagonistas de la historia los que a través de sus distintas visiones y narraciones hacen posible un relato completo. Además de los diarios de Jonathan y Mina harker, del doctor Seward y de Van Helsing, se incluyen telegramas, cartas y reseñas de periódicos.  Es como si tuviéramos un gran juego de rol en el que todos deben colaborar y así poder dar término al vampiro (por cierto, existe un juego de mesa sobre Drácula, “La furia de Drácula”,  que hará vuestras delicias, tanto si sois Drácula como Van Helsing o Mina, totalmente recomendable).

(10) Hamilton Deane era un actor/director de teatro amigo de la familia Stocker. La primera representación se realizó en 1924 en provincias. Curiosamente, fue duramente criticada, pero como sucede muchas veces, público y crítica no coinciden, y fue tal su éxito que pasó de representarse en provincias a llegar a Londres. Klinger, 2012, pp. 567-568.

(11) Klinger, 2012, pp. 568-569.

(12) Klinger, 2012, pp. 569-570.

(13) Gimferrer, 1973, p. 48.

(14) Klinger, 2012, p. 575.

(15)  Lon Chaney fue el primero de los grandes  creadores de monstruos. Su habilidad con el maquillaje hizo que lo apodaran “el hombre de las mil caras”. Suyo es el inolvidable fantasma de la ópera, y Quasimodo.  Podríamos decir que sentó las bases de la caracterización en el mundo del cine. Rotellar, 1973, pp. 93-94.  Si queréis  saber más sobre este gran actor, además de ver sus películas, por supuesto, os recomiendo la película de 1957 “El hombre de las mil caras”, biografía de Chaney, interpretado por otro grande, James Cagney.

(16) Gimferrer, 1973, p. 48.

(17) En el primer capítulo de la serie de televisión “Lo que hacemos en las sombras” – ver (3) – hacen una broma sobre los vampiros “brillantes”, como en “Crepúsculo” (la serie de películas protagonizada por Robert Pattinson). Atrás queda la soberbia actuación de Béla Lugosi, eclipsada ahora por vampiros cubiertos de purpurina…

(18) Gary Oldman dio vida a Drácula en la película de Coppola del 92 y esta es una de las frases más icónicas de su personaje, aunque sin duda nos ha dejado una buena retahíla de citas vampíricas. En mi opinión, es uno de los mejores Dráculas de todos los tiempos, sorry Béla. La película es una maravilla, tanto por sus personajes/actores, como por su genial escenografía y acercamiento al Drácula de Stoker.

(19)  Si hay una serie de televisión con un friki de los monstruos clasicos, y friki en general, para que engañarnos, como protagonista  es “Castle” (seguro que con lo de friki pensabais en” Big Bang Theory”). Pues en su segunda temporada, el capítulo 6 está dedicado a los vampiros,  y Castle tiene que recurrir, entre otros, a su maestro colmillero para que le ayude. Sì, esa profesión existe… y la subcultura vampírica está más que arraigada entre nosotros.

(20) En la novela de Stoker  es Jonathan Harker, colega de Renfield y esposo de Mina, el que lleva el “peso” del encuentro con el conde en su castillo y el que se ve atrapado y sometido por sus concubinas, sin embargo en esta versión cinematográfica es Renfield el que toma mayor protagonismo y vive todas esas situaciones.

(21) Klinger, 2012, p. 576. Lo que ocurre con el Renfield de Frye es algo similar a lo que ocurre a día de hoy con Joker, aunque hay mucha gente que considere que Nicolson es el mejor Joker de la historia, lo que está claro es que Leadger marcó un antes y un después con su interpretación del payaso agente del caos. Puede que haya “renfields” mejores que el de Frye, pero él fue el espejo en el que mirarse para actuaciones posteriores.

(22) Hacía apenas 4 años antes se había estrenado la primera película del cine sonoro, “El cantor de Jazz”, por lo que es más que evidente que las carencias en lo que respecta al sonido eran muchas en 1931, año de la producción de “Drácula”.

(23) Laurel y Hardy fueron la mejor pareja cómica de la historia del cine. Iniciaron su carrera con el cine mudo y siguieron trabajando hasta mediado del siglo XX. Si queréis ver su destreza con el español no tenéis más que buscar, por ejemplo,  “Ladrones” de 1930 en You Tube.

(24) Klinger, 2012, p. 577. Melford, además de director fue también actor, productor y guionista. Antes de encargarse de la versión en español de Drácula había dirigido “La voluntad del muerto” (1930), en la que coincide con Lupita Tovar y Pablo Álvarez Rubio. Aunque no sabía ni una palabra de español no tuvo problema en dirigir estas versiones.

(25) Garvin, 2015.

(26)  La verdad es que la versión muda del Drácula de Browning no se resiente en absoluto de la ausencia de sonido.  Proveniente como era del cine mudo tuvo problemas a la hora de adaptarse al cine sonoro y su manera de rodar, los largos planos en silencio sepulcral de esta cinta, ponen en  evidencia que no se había adaptado al nuevo medio.

Por otro lado, el uso de la cámara por parte de Freund, del que ya hablamos anteriormente, facilitaba también el trabajo al espectador, dirigido en todo momento (los planos indican al espectador lo que ha de mirar en pantalla en todo momento, no hay segundos planos que puedan escaparse al ojo). “The Road to Dracula” (1999) es un documental dirigido por David J. Skal, incluido por Universal Pictures Home Video en “Dracula: the legacy colection”, una recopilación de las películas de Béla Lugosi como Drácula. Podéis verlo en: Documentales olvidados, s. f.

(27) klinger, 2012, p. 577.

(28) “The Road to Dracula” (1999), en Documentales olvidados, s. f.

(29) En You Tube tenéis videos en los que podéis ver la comparativa que se hace entre ésta y otras escenas, aunque yo os recomiendo acudir a las fuentes, es decir, ver ambas películas y sacar vosotros mismos vuestras impresiones. Aquí os dejo los enlaces de ambas: (spanish dracula) / (versión inglesa).

(30) “The Road to Dracula” (1999), en Documentales olvidados, s. f.

(31) Antonio Banderas interpreta a Armand en la película “Entrevista con el vampiro” – ver (3) -.

(32) Edmudo Dantés es el nombre del  protagonista de la novela de 1844 “El Conde de Montecristo”, escrita por Alejandro Dumas, el mismo que escribió “Los Tres Mosqueteros”.

(33) Cordobapedia, 2013.

(34) Cordobapedia, 2013.

(35) El 28 de julio de 1914 se inicia la conocida como Gran Guerra, la Primera Guerra Mundial. No os perdáis nuestros artículos sobre este tema.

(36) Rodolfo Valentino fue el primer sex symbol del cine, el primero en despertar pasiones desde la gran pantalla, y todo sin decir ni una sola palabra…

(37) Canalsurad, 2010.

(38) Mario Moreno “Cantinflas” y Dolores del Río fueron dos grandes estrellas del cine mexicano, él uno de los cómicos más grandes que dio el país, ella, la primera actriz latinoamericana que triunfó en Hollywood. Joan Fontaine fue una de las grandes actrices del Hollywood dorado, llegó a participar en dos películas de Hitchcock, “Rebeca” fue una de ellas. Joan Collins es la mala por excelencia de la televisión estadounidense, y mundial diría yo, ella es Alexis Carrington, la mala malísima de  “Dinastia”; aún está en activo, y uno de sus último papales fue en la octava temporada de A.H.S.: Apocalypse.

(39) Terminamos del mismo modo que comenzamos este artículo, con una libre adaptación del formato epistolar que Drácula usaba para comunicarse con Jonathan Harker en la obra de Stoker.


Bibliografía

  • Canasurad, 2010, «Carlos Villarías: el Drácula cordobés» (Vídeo), Youtube, 15 de noviembre. [En línea] Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=7-r2y5WYQ8E (3 de noviembre de 2019).
  • Cordobapedia, 2013, «Carlos Villarías», Cordobapedia, 8 de julio. [En línea] Disponible en: https://cordobapedia.wikanda.es/wiki/Carlos_Villar%C3%ADas (3 de noviembre de 2019).
  • Dark universe wiki, s. f., «Los monstruos de Universal», Dark universe wiki. [En línea] Disponible en: https://darkuniverse.fandom.com/es/wiki/Monstruos_de_Universal (3 de noviembre de 2019).
  • Documentales olvidados, s. f., «The road to Dracula» (Vídeo), Dailymotion. [En línea] Disponible en: https://www.dailymotion.com/video/x48nz0z (3 de noviembre de 2019).
  • Garvin, G., 2015, “The secret story behind the other ‘Dracula’, and the lead actress who just died at 106”, miamiherald.com, 27 de octubre. [En línea] Disponible en: https://www.miamiherald.com/entertainment/movies-news-reviews/article41628312.html (3 de nobiembre de 2019).
  • Gimferrer, P., 1973, “Cine fantástico y de terror”, en Aramburu, J. (dir.), El cine, vol.3, Buru Lan S.A. de ediciones, Barcelona.
  • Klinger, L. S., 2012, Drácula anotado/Bram Stocker, Akal, Madrid.
  • Rotellar, M., 1973, “Los grandes hombres del terror”, en Aramburu, J. (dir.), El cine, vol. 3, Buru Lan S.A. de ediciones, Barcelona.