Los “verdaderos avatares”

Cuando oímos la palabra Avatar, se nos vienen a la cabeza, por lo general, varias ideas fijas. La de un personaje que nos representa en un mundo virtual o los avatares de la famosa película de James Cameron (1). Sin embargo, y aunque todas estas ideas tengan un contexto bien distinto, comparten el nombre. Y a estas alturas, todos sabemos que las etiquetas son importantísimas, pues nos ayudan a diferenciar y agrupar. Entonces, ¿qué es eso que tiene en común?

Avatar (2), es el término que designa a lo que se conoce en el conjunto de creencias hindúes al descendiente o representante en la tierra (un plano de existencia inferior) de un dios. Sin embargo, los avatares no tienen por qué ser totales. Un dios puede manifestarse a través de alguna de las partes de un varón (3). Un Shaktyavesh Avatar (4), que es como así se llaman, no sería tanto avatares plenos, como personas a los que un dios les otorga una iluminación temporal, generalmente para realizar una tarea concreta.

La cuna que mece al avatar

Quizá hayamos puesto el carro delante de los bueyes, hablando de avatares y no de donde podemos encontrarles. Como ya hemos visto, el termino avatar nos es ajeno, por lo tanto, ¿de dónde procede?

El hinduismo (5), como término, es vago. Su raíz proviene de la designación que se utilizaba para aquellos que vivían en los márgenes del Indo, en época medieval. Es decir, la propia historia indígena de India no tiene una forma de referirse de forma homogénea a lo que desde fuera se ha denominado como hinduismo. El hinduismo, como religión también es una cuestión difusa, pues son los dharmas los que marcan el camino en este aspecto. El dharma le da al individuo un lugar en el espacio, un plan que debe jugar en el papel general de la existencia, empapado completamente por lo que es divino. El hinduismo no excluye que cuestiones más terrenales tengan su parte divina, como, por ejemplo, objetos, puesto que todo se encontraría dentro del mismo sistema divino.

Sacerdotes brahamanes avatares del hinduismo
Sacerdotes brahamanes. Fuente: Socialhizo

Todo tiene un inicio – el origen de los avatares

Los vedas (6) son los primeros escritos religiosos que nos llegan sobre el hinduismo (1500-600 ac) (7), y aunque algunas corrientes consideren que el origen de los avatares en los poblados arios de Irán (8), es remarcable que algunos de estos vedas ya contienen menciones, aunque no hablan directamente de ellos, como es el caso del Rig Veda, en el que se menciona que Indra (9) se presenta asumiendo múltiples formas (10).

El hinduismo irá evolucionando hacia un sistema religioso de sacrificios terrenales a los dioses, que buscarían ganarse su favor para obtener beneficios. Sin embargo, en su evolución, estos sacrificios se irán interiorizando, hasta convertirse en un ejercicio de contemplación y reflexión interna sobre los asuntos celestiales. Esto derivaría en el siguiente paso en la evolución el hinduismo. Progresivamente se fue degradando a los vedas hacia un plano inferior (11), y finalmente, sustituyéndose por una verdad universal, el Brahman. Y ya avanzaría hacia los términos más casuals del hinduismo que todos conocemos, el karma y la reencarnación.

¿Cuál es el sentido de los avatares hindúes?

Parece una pregunta lógica. Hablamos nada más y nada menos que de los representantes de los dioses en la tierra. ¿Por qué querrían los dioses descender a un plano que se considera inferior? El hinduismo no es ajeno al paternalismo, y su panteón tampoco lo va a ser, y como en el cristianismo, los dioses podían recurrir a lo terrenal para poder interceder en un momento en el que considerasen que las cosas no estaban sucediendo de la forma en la que debería, pudiendo manifestarse, como antes añadíamos, no solo en forma humana, sino que incluso podían aparecer en forma animal (12).

Vishnu rodeado por sus avatares. Fuente: Wikipedia.

En los puranas (13) (14) es donde mejor se refleja. En ellos vemos, todos referidos a Vishnu, avatares con forma de pez, de tortuga, de jabalí e incluso de un híbrido entre hombre y león (15).

El poder de Dios – los avatares del dios Vishnú

Ya que hemos sacado a la palestra el paralelismo, ¿puede considerarse a Cristo como un avatar?

El primer problema, ya lo hemos mencionado anteriormente, es el poder reconciliar en un mismo ser la idea de ser divino, y a la vez ser mortal. Es decir, como puede ser que un ser se a la vez inmortal, incorruptible y demás atribuciones propias de los dioses, y a la vez, ser o participar de los seres terrestres.

Tanto en el hinduismo como en el cristianismo, las representaciones de los vedas o de Dios tiene como fin intervenir en la vida de los humanos, sin embargo la principal diferencia tiene que ver con el fondo de la cuestión mas que con el medio. El hinduismo tiene una concepción cíclica de la historia, es decir, es el karma el que regula los ciclos de reencarnación de los individuos. Por lo tanto, los avatares son también algo cíclico (16). Por otro lado, el caso del cristianismo, como la mayoría sabemos, tiene una concepción lineal. Esto diferencia a Cristo de los avatares en el sentido en el que lo que se ofrece es la salvación eterna, pero solo una vez (17).

Sin embargo, a pesar de estas diferencias (insalvables para el cristianismo), el hinduismo reconoce a Jesús como un avatar, no como el definitivo, ni como el hijo de Dios (18), pero  como una de sus múltiples encarnaciones en el ciclo del que hemos hablado antes.

Hemos perdido a Buda – ¿un avatar de Vishnu?

Bueno, realmente no. Al que popularmente conocemos como Buda, en realidad se le suele designar por su nombre completo: Shakyamuni Buda (19). Recibió este nombre al nacer en el seno del clan de los shakya. Siendo hijo de reyes, Shakyamuni, en su juventud saldría en busca de la iluminación.

A pesar de que a Buda se le considere como uno de los avatares de Vishnu, su filosofía, y sus enseñanzas ya se alejan más de los devas, y promulgan el sentimiento espiritual del momento, el de la iluminación interior y la búsqueda del nirvana como forma de romper el ciclo eterno en el que se ven envueltos todos los mortales (samsara). Tal es la diferencia, que podemos hablar hoy en día de budismo, y no de hinduismo budista, como si solo se tratase de una variación.

Samasara, o la rueda que muestra el ciclo de las reencarnaciones
Samasara, o la rueda que muestra el ciclo de las reencarnaciones en el hinduismo. Fuente: Mundo Oculto

Como hemos mencionado antes, los avatares cumplían una función que el dios quería llevar a cabo en la tierra, y si Buda es un avatar de Vishnu, ¿qué explicación mítica se le da?. Pareciéndose mucho al pasaje de las tentaciones de Jesucristo en el desierto, Buda habría tenido como fin el de acabar con Mara, una deidad demoníaca que se dedicaba a obstaculizar el paso de los hombres a la iluminación.

Aunque hayamos utilizado la palabra Avatar sin saber todo el recorrido que tiene, ahora sabemos que el sentido que se le da en la actualidad, como representación nuestra en un mundo virtual (o inferior) tiene un sentido claro. De la pregunta ¿para que utiliza un dios un avatar?, podemos preguntarnos ¿para qué lo utilizamos nosotros?


 


Khronos la Historia, como nunca te la enseñaron. Echa un vistazo a nuestra nueva web: Revista de artículos online de Historia.


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Mientas que la película Avatar de James Cameron se convirtió en la película mas taquillera de la historia, la adaptación de Avatar, la leyenda de Aang al cine fue uno de los grandes fiascos del momento.

(2) अवतार, avatar en sánscrito. El sánscrito fue descubierto a finales del siglo XVIII por los británicos, es la lengua propia de la India, que se define por su raíz etimológica como: lo que está perfectamente hecho.

(3) पुरुष. Aunque el termino signifique varón, también se utiliza para denominar a un gigante (purusha sukta) con el que los dioses, tras su desmembramiento, crearon la tierra. Por otro lado, el termino purusha también designa a una entidad que es plenamente consciente.

(4) शक्त्यावेश अवतार, en sanscrito.

(5) Termino extranjero que trata de facilitar la localización espacial de estas creencias.

(6) En los vedas, los protagonistas (y líderes indiscutibles) son los multiples dioses del hinduismo primitivo.

(7) Los vedas se organizan en 4 colecciones: el Rig Veda (con himnos a los dioses), Sama Veda (con canciones basadas en el Rig Veda), el Yajur Veda (mantras utilizados en los rituales) y el Atharca Veda (fórmulas de carácter mágico para la vida cotidiana).

(8) Mathew: 2005, pp 54-55.

(9) Dios principal de los Vedas. Tiene atribuciones similares a Zeus (cielo, tormentas, rayo…)

(10) Hanif: 1997, pp 388.

(11) Shattuck: 2002, pp 27.

(12) Gardini: 1992, pp 119-120.

(13) पुराण, en sanscrito.

(14) Mathew: 2005, pp 56-57

(15) Matsya, Koorma, Varahay Nrisimha, respectivamente.

(16) Visser: 2017, pp 5-6.

(17) La crucifixión, el sufrimiento y todo lo que rodeo al calvario de Cristo.

(18) Tal como suceda con el islam, que reconoce a Cristo como otro profeta, pero no como el hijo de Alá.

(19) Lopez: 1994, pp 87-89


Bibliografía

  • Argüello Scriba, S., 2012, “La pertenecia de la enseñanza del sánscrito en el plan de estudios de la filología clásica”, Kañina, volumen 36, pp 73-82.
  • Bassuk, D., 1987, Incarnation in Hinduism and Christianity: The Myth of the God-Man, Springer, Berlín.
  • Bryant, E., Ekstrand, M., 2004, The Hare Krishna Movement: The Postcharismatic Fate of a Religious Transplant, Columbia University Press, Nueva York.
  • Gardini, W., 1992, Teoría y práctica del yoga en el Bhagavad Gita, Kier, Buenos Aires.
  • Hanif, N., 1997, Islam and modernity, Sarup & Sons, Nueva Delhi.
  • Lochtefeld, J., 2001, The Illustrated Encyclopedia of Hinduism, Volume 1, The Rosen Publishing Group, Nueva York.
  • Martin, J., 2019, Theology Without Walls: The Transreligious Imperative, Routledge, Abigdon.
  • Mathew Mathew, O., 2005, “The concept of Avatar or Avatara (incarnation) in Hinduism”, Annales de philosophie et des sciences humaines, volumen 1, nº 21, pp. 51-67.
  • Pajares, A., 1983, “El descubrimiento del sanscrito, tradición y novedad en la lingüística europea”, Revista española de Lingüística, volumen 13, pp 41-62.
  • Román López, M., 1994, “Buda: un personaje para la historia del antiguo oriente”, Espacio, Tiempo y Forma, volumen 7, pp 85-103.
  • Santos, K., 2019, “Concept of prakriti and purusha in ayurveda and sankhya philosophy”, Pharma science monitor, volumen 10, pp 29-33.
  • Shattuck, C., 2002, Hinduismo, AKAL, Madrid.
  • Visser, F., 2017, “Hindu Avatar and Christian Incarnation: A mystery of the Presence of God”, Consensus, volumen 38, pp 1-7 (articulo 11).