Una Amazona en la ONU: Wonder Woman embajadora

El 21 de octubre de 2016 se produjo en la sede de la ONU un hecho insólito hasta la fecha. Estamos acostumbrados a ver cómo instituciones reales como la ONU son usadas como escenario en diversas películas. Uno de esos casos, es Capitán América: Civil war. En ella, Viuda Negra acude como miembro de Los Vengadores a la firma de un tratado, en la sede de Naciones Unidas. Pero esta vez, la realidad ha superado a la ficción. Y es que la ONU ha nombrado a  una superheroina, Wonder Woman, embajadora honorífica para el empoderamiento de niñas y jóvenes (1). Pero, ¿quién es Wonder Woman?, ¿por qué merece tal distinción un personaje de ficción?

La gran importancia de los mitos

Los mitos clásicos, sus fantásticos personajes y sus historias, siguen generando en nosotros una atracción innegable. Han sido muchos los que, a lo largo de la historia, desde el nacimiento mismo del mito hasta nuestros días, se han aventurado a plasmar los mitos a través de las artes plásticas, la escultura o la pintura. A medida que el mundo evolucionaba, el modo de representar los mitos también lo ha hecho. Así, se han adaptado a los Argonautas y demás personajes del mundo mitológico, que encontraron una nueva forma de representarse. Aunque siempre bajo el gusto estético del momento, los dioses olímpicos volvían a asomarse al mundo de los mortales a través del celuloide.

El cómic y el nacimiento de Wonder Woman

El mundo del cómic, nacido en Estados Unidos en los años 30, no pudo permanecer ajeno. Fue a través de la figura de una mujer, Wonder Woman, que el  mundo del cómic se acercó al mundo de los mitos clásicos. El mito elegido fue el de las amazonas, las aguerridas mujeres, temor del hombre y de su mundo civilizado. El mito amazónico, gracias a la figura del Dr. William Moulton Marston, consiguió formar parte de ese nuevo Olimpo heroico creado por las viñetas de los cómics, cobrando vida en la figura de una princesa amazona, una elegida de los dioses, Diana de Temiscyra, Wonder Woman; la primera heroína en compartir protagonismo con figuras masculinas tan representativas como Superman y Batman.

“Fue aconvencional desde el inicio. Emergiendo de la América conservadora de los años 40. Wonder Woman fue la única figura femenina en un contexto dominado por los hombres de los comic book. Pero ella no se conformaría con asumir el papel de novia o actriz secundaria como habían hecho sus predecesoras. Ella estaba destinada a un papel de liderazgo, y a más que eso, al papel de heroína. Una idea poco ortodoxa en una época de amas de casa y madres de familia. Wonder Woman se adelantó a su tiempo. Por lo tanto solo se entendería si el hombre que la creó vivía una vida tan única como la de la propia amazona asombrosa” (2).

Rompiendo e invirtiendo los roles de género

Hasta entonces el papel de las mujeres en los cómics era el de pobres damiselas en apuros que esperaban a ser rescatadas por el héroe de turno. ¡O ser la mala malísima! Una mujer sexual, que fumaba, bebía y se vestía de manera poco recatada. Que así, siempre se lo ponía difícil a los hombres, a la hora de seguir el “camino de la rectitud”.

Pero con Wonder Woman, los roles se invierten. Así, es Wonder Woman quien se convierte en rescatadora, no en rescatada, de un hombre. Concretamente, del general Steve Trevor de las Fuerzas Armadas americanas. El avión del general Trevor se estrella en una playa de isla Paraíso. Allí, las amazonas viven ocultas a los ojos de los hombres, y es Diana quien acude a su rescate. Y es también la encargada de llevarlo de vuelta a su casa, sano y salvo. ¡Una mujer salvando a un hombre! Y no a un hombre cualquiera, ¡a un militar!

El padre de Wonder Woman, ¡todo un feminista!

Gracias a Marston, convencido feminista y estudioso de los roles de sumisión /dominación, la princesa amazona Diana de Themiscyra se convertirá en un ejemplo para las mujeres del mundo. ¡En un icono feminista! Tanto para esa generación, como para las posteriores, hasta hoy. Es el perfecto ejemplo de la mujer fuerte e independiente, dueña de su destino y que no necesita de ningún hombre para sobrevivir (3).

¿Quién quiere ser una chica? Y esa es la cuestión; ni siquiera las chicas quieren ser chicas mientras nuestro arquetipo femenino carezca de fuerza, coraje y poder…. El remedio más obvio es crear un personaje femenino con toda la fuerza de un Superman además de toda la seducción de una preciosa y buena mujer. Esto es lo que recomiendo a los editores de cómics ”. William Moulton Marston (4).

El momento histórico en que nace el personaje, la Segunda Guerra Mundial, es más que propicio para el nacimiento de iconos femeninos/feministas. Como fue el caso de Rossie la ribeteadora (5). Y es que los hombres tenían que marcharse al frente a luchar. Por ello, las mujeres tuvieron que asumir los roles masculinos y femeninos, para poder seguir manteniendo el ritmo económico y social en un país en guerra.

Wonder Woman y las pin up girls

Pese a ese carácter feminista que Marston le confirió al personaje, había y hay en él ciertos elementos de “chica mala” que no le han supuesto ningún problema a nuestra princesa amazona para que fuera aceptada entre las filas de los buenos. Su aspecto estaba basado en las famosas pin-up´s girls. Éstas, fueron unas graciosas señoritas que llegaron a EE.UU. después de la Primera Guerra Mundial, en los bolsillos de los soldados estadounidenses que combatieron en Europa. Ligeras de ropa y en actitudes provocadoras, hacían las delicias del género masculino en las largas noches de trinchera.

Aunque quizás el hecho de que se nos dejara claro que se puede salvar el mundo en ropa interior no es lo más escandaloso del personaje: en los primeros momentos del personaje las referencias a prácticas de carácter sadomasoquista como el bondage eran continuas; jovencitas siendo atadas y azotadas llenaban las páginas escritas por Marston. Estas actitudes en las páginas de un cómic resultaban chocantes a la puritana sociedad estadounidense, la misma que en su doble moral era consumidora de imágenes de mitos sexuales icónicos como Bettie Page; sus fotos de sesiones de sado y  bondage fueron las más vendidas de todas sus sesiones de fotos. Con el paso del  tiempo el personaje dejó de mostrarse tan sexualmente activo.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Un urra por Wonder Woman!

Una de las grandes cosas que tenemos que agradecer a Marston y a su princesa amazona es que, después de Wonder Woman, surgieron toda una serie de personajes femeninos fuertes, activos, que han servido de ejemplo a varias generaciones de niñas y mujeres. Tanto en cómics como en series de tv y películas estamos acostumbrados a ver personajes femeninos de armas tomar, modificando incluso los estereotipos que se tenían anteriormente. Nada tienen que ver la Ginebra de Excalibur (1981) con la de El Rey Arturo (2004), más similar a Boudica reina de los icenos. Sarha Connor, la teniente Rippley, la Novia (kill Bill), Xena, e incluso Mérida (Disney) le deben mucho a este personaje icónico. Ahora las niñas siguen queriendo ser princesas, princesas guerreras.


Bibliografía y referencias

Para acceder a la bibliografía y referencias usadas en este artículo: Bibliografía y referencias

 

Eva Sanjuán Iglesias

Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Vigo. Doctorada en Grecia antigua. Hª de las religiones. Master Universitario de Historia, Territorio y recursos patrimoniales. Especializada en hª de género, Tratando de unir mis dos pasiones, los cómics y la historia desde.... hace mucho mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *