Sabía que estabais deseando que alguien desmontara de una vez la imagen de “chulitos” de los espartanos. Por fin ha llegado la hora. Hoy abordaremos 10 mentiras sobre Esparta y sacaremos la verdad a la luz.

Es indudable que la polis de la antigua Esparta sigue provocando nuestro interés. Grandes y valientes guerreros, estrategias de combate, disciplina, crueldad y sangre a borbotones. Muchos son los mitos, ficciones y mentiras sobre Esparta que se han ido transmitiendo a lo largo de la historia como ciertos. En el caso de la antigua Esparta las pruebas evidencian que, no solo se han perpetuado, sino que se han multiplicado alcanzando cotas de novela fantástica. Los espartanos ya no son hombres, son superhéroes.

Pero ¿de verdad sabes tanto de ellos como crees?  ¿O solo te has dejado llevar por un espejismo? Sea como sea, ha llegado el momento de conocer la verdad. Vas a flipar con alguna de estas mentiras sobre Esparta.

Esto es Esparta, ¿o no? Verdades y mentiras sobre Esparta

La polis de la antigua Esparta fue, durante gran parte del periodo arcaico y clásico (1) la ciudad más importante del mundo griego. Compartía con los demás habitantes de Grecia los mismos valores, adoraban a los mismos dioses, practicaban el politeísmo. Y al igual que otras polis, se constituían como una sociedad guerrera y patriarcal, con una economía basada en la agricultura. ¿Y qué pasó? Caminamos, pues, por terrenos pantanosos. En nuestra contra se unen la falta de documentos escritos, como consecuencia de la tradición oral que practicaban y una gran dosis de secretismo fomentado por los mismos espartanos.

Y a partir de aquí, vamos a desmontar chismes y mentiras sobre Esparta.

1. Fake – El rito del nacimiento descrito de aquella manera

El ritual al que eran sometidos los niños en la antigua Esparta no puede faltar en ningún texto sobre los espartanos que se precie. Siglos y siglos de transmisión han adornado, suprimido o inventado partes del ceremonial que, sin duda, lo hacen mucho más interesante y, también, menos verídico. En este momento alcanza cotas de leyenda.

Dice más o menos así:

Cuando un varón nacía en el seno de un hogar espartíata, el padre lo presentaba al consejo de Ancianos (2) Ellos lo examinaban y comprobaban que no estaba enfermo. A continuación, las mujeres lo sumergían en vino. Los bebes enfermizos y epilépticos sufrían convulsiones y los demás salían reforzados con el baño.

Si aceptamos la veracidad de este supuesto, la admisión del niño se producía mediante una prueba eugenésica (3) donde la vida o la muerte del bebé quedaba en manos de los ancianos. Esta información nos llega de la mano de Jenofonte (4) y de Plutarco (5), una práctica a la que nunca asistió, luego hablaba de oídas. Los autores pretendían poner en valor la erradicación del individualismo a favor de la comunidad. Se transmitía así el hecho de que el padre no decidía porque los hijos eran patrimonio de la polis. Obsérvese que he utilizado la palabra “niño” en masculino, las niñas estaban exentas de someterse a dicha prueba (6).

2. Fake – Los que no eran perfectos, ¡a la basura!

Si el niño era rechazado en la ceremonia había que “deshacerse” (7) de él arrojándolo por una sima del monte Taigeto (8). El fake nos dice que los espartanos arrojaban a los «no aptos» (niños, enfermos, deformados o con retraso mental), desde el monte Taigeto hasta un valle conocido como Ceadas (9). Los trabajos arqueológicos, (un periodista logró descender al agujero y tomar algunas excelentes fotografías), sacaron a la luz una gran cantidad de huesos humanos dispuestos. La campaña contó con la participación de varios especialistas (10). Los huesos pertenecían a cautivos mesenios, hilotas (11) condenados a muerte. También encontraron armas de soldados datadas en la Edad Media.

La cueva de las Celadas. Fuente
La cueva de las Celadas. 

3. Fake – Los espartanos eran analfabetos

En Esparta la cultura se transmitía de forma oral. Apenas dejaron nada por escrito, un poco a la manera de Sócrates (12). Y, aún así, es muy osado afirmar que los espartanos eran unos ignorantes. No olvidemos que los antiguos griegos, en general, cultivaban y admiraban el conocimiento. Los espartanos, también. En Esparta encontramos una rica tradición oral, con poemas muy bellos y elaborados. La mayoría de los ciudadanos aprendían a leer y a escribir. La agogé incorporaba los versos de Alcmán y de Tirteo (13) o de filósofos como los retóricos o los estoicos, representados por Esfero de Borístenes (14) o músicos, como Terpando de Lebos, inventor de la lira. Los artesanos laconios eran capaces de alcanzar una factura en las piezas de cerámica con un nivel sorprendente.

mentiras sobre Esparta - fake news - verdades y realidad de los antiguos espartanos
Homo Spartanis. 

4. Fake – La educación o agogé los hacía invencibles

El conjunto de leyes de las que se hacen eco autores como Jenofonte en su Constitución a los lacedemonios inician, en gran medida, la idea de sociedad cruel y disciplinada que ha llegado hasta nosotros. Y no es que no lo fuera, cruel digo, lo era y mucho.

Licurgo – El mítico legislador espartano

Hasta el día de hoy, nadie puede acreditar la veracidad de la existencia de Licurgo, el famoso legislador. La mayoría de los investigadores admiten que hubo varios “licurgos” y que este sistema educativo no surgió en un momento determinado, más bien se implantó de manera progresiva en el tiempo, entre los siglos VII al V a.C.

La agogé se consideraba obligatoria desde los siete hasta los veinte años. A los siete años, los niños eran separados de los padres y organizados en grupos de edad (15) a cargo de un responsable, un chico de más edad, revestido de autoridad. La férrea disciplina a la que eran sometidos pasaba por caminar descalzos, comer frugalmente y protegerse de la intemperie por un sucinto tribón, un manto corto.

Los niños espartanos sí tenían padre

Respecto a la tan difundida sentencia de la falta de compromiso de los espartíatas en la educación de los hijos, es necesario puntualizar que el padre seguía siendo el “propietario” de la descendencia. Al fin y al cabo, los hijos eran sus herederos. Sirva como ejemplo la llamada Estela de Damonón. La estela a la que hago referencia es un monolito conmemorativo del triunfo en el que encontramos constancia de la participación a la vez de un padre y de su hijo, en edad de asistir a la agogé, en unos Juegos Olímpicos. El niño que era enviado a la agogé no rompía del todo los vínculos con su familia. El hijo disfrutaría, por lo tanto, de un permiso especial para acudir a los Juegos en compañía de su padre. ¡A los juegos o al futbol! (hoy en día)

mentiras sobre Esparta - fake news - verdades y realidad de los antiguos espartanos
Niño espartano. 

5 Fake – Los espartanos eran todos iguales

La traducción del griego de la palabra homoioi es igual. Sin embargo, la tan cacareada igualdad de los espartanos se pone en duda a poco que profundicemos en las fuentes (16) La agogé disfraza las enormes desigualdades que había entre ellos. Desigualdades de tipo económico, por supuesto.

Cuando se dice que, una vez culminado el periodo de formación, a cada espartano se le hacía entrega de una parcela de tierra, no todas las parcelas eran iguales. Una parcela de tierra fértil produce mucho más que aquella que se cultiva en terreno pedregoso. La concentración de las mejores parcelas de tierra en manos de unas cuantas familias es un hecho que ha sido ocultado en las fuentes con interés. ¿Quién puede creer que un ciudadano con solvencia se conformase con una parcela poco productiva? ¿Acaso no había individuos ambiciosos entre ellos?

El origen de los conflictos sociales que motivaron las reformas en el reparto de la tierra a lo largo de diferentes reinados, Agis II, (17) por ejemplo, nos debe llevar a pensar en lo fácil que sería sacar el dinero fuera de Esparta y evitar así que pasara a manos comunes. Y de hecho, así lo acreditan los espartanos que se exiliaban, (porque sí, había opositores), por enfrentarse a las políticas de diferentes basileos o reyes, a lo largo de la historia. Muchos de ellos encontraron refugio en sus propiedades situadas en otras polis como Corinto o Argos, en espera de una situación más favorable a sus intereses (18). Siempre hubo ricos y pobres.

6. Fake – Todos practicaban la homosexualidad

La pederastia en la antigua Grecia no tiene nada que ver con la conducta delictiva. Se consideraba como una relación necesaria entre un varón adulto y un varón adolescente. Sabemos que se daba también entre mujeres, pero las fuentes no se refieren a esta modalidad explícitamente). Era aceptada por la familia del joven y legal.

Amantes y amados.
Amantes y amados. 

La pederastia cumplía un papel educativo, sobre todo en la formación de las clases aristocráticas. Se interpretaba como un rol necesario para la integración en la vida pública y no interfería en absoluto en el papel reproductor de hombres y mujeres. En estas relaciones encontramos una parte dominante, el adulto o erastés, el amante y una parte dominada y pasiva, el joven o erómenos, el amado. Se trataba de una relación temporal. Una forma ancestral de iniciación a la virilidad y a la vida pública (19).

7. Fake – La lambda del escudo y las capas púrpuras

La capa púrpura

Esparta era una de las productoras de púrpura del mundo griego. La costumbre de usar las capas de este color viene de lejos. La fuerza del color provocaba el recelo y el miedo en los enemigos inexpertos y disimulaba la sangre de las heridas.

La letra lambda

La letra en el escudo no se generaliza hasta el s. IV, para chasco de los cineastas que la meten hasta la sopa. Las demás polis también usaban las letras para diferenciarse, por lo tanto, no era algo exclusivo de Esparta. Antes, los escudos se adornaban con las imágenes que cada guerrero elegía: serpientes, gorgonas e incluso moscas a tamaño real.

mentiras sobre Esparta la letra lambda y el escudo
Falange espartana. 

8. Fake – Las mujeres espartanas eran unas bordes

Las actividades deportivas de las mujeres espartanas (20) han contribuido a crear un estereotipo de mujeres viriles y poderosas, a juego con la hipermasculinidad de sus hombres. Mujeres capaces incluso de ir a la guerra. Una idea de libertad que se equipara con el libertinaje.

En las fuentes (21) aparecen siempre con un mayor nivel de independencia o libertad respecto a las demás griegas. Se presentan como mujeres que no están sometidas a las decisiones del marido o del padre y a las que se les permitía hablar en público. Una distorsión más, tanto ellos como ellas estaban sometidos al Estado. Ninguno era libre de elegir. El Estado controlaba los matrimonios y condicionaba la decisión de las familias.

9. Fake – Nada es lo que parece – La manipulación de las instituciones espartanas

Al acercarnos a la historia de la antigua Esparta nos encontramos con un problema importante y es que fueron las propias instituciones espartanas, las que se encargaron de diseñar la imagen que querían ofrecer de cara a los demás, es decir, sus debilidades militares y fracasos quedaron oportunamente ensombrecidos, si no ocultos, con el fin de mantener el control sobre la población de esclavos, los hilotas. ¿No os suena de algo?

Se fomentó a través del secretismo y de una red de espías estupenda. La culpa de la distorsión, cuando no de la invención, es atribuible a la ausencia de autores espartanos. La historia, la vida cotidiana y las instituciones las conocemos por el relato de extranjeros, o de eruditos a sueldo que nos muestran siempre lo que los espartanos querían que viésemos (22).

El secretismo en la Esparta clásica se utilizó como forma de control del Estado.

El silencio remite al espacio filosófico sapiencial y sobre todo religioso: tiene un uso ritual, sacro e iniciático. Y además, en Esparta, era un codificado y versátil canal de control social y político. «Según apunta el catedrático, experto en Historia de Esparta, César Fornis.

10. Fake – La estatua de Leónidas en las Termópilas

Y para aquellos que se tatúan el busto, erróneamente atribuido, al rey Leónidas, deberían saber que el Estado heleno erigió en 1955 una estatua cerca del paso de Aguas calientes, Termópilas. Esta y otra escultura similar, junto con el busto al que nos referimos, custodiado en el Museo Arqueológico de Esparta, contaron con capital estadounidense para alabar la resistencia de los griegos al invasor. Solo que los donantes de EEUU no pensaban en Leónidas sino en el apoyo recibido durante la II Guerra Mundial o durante la denominada Guerra Fría.

Estatua conmemorativa de la batalla de las Termópilas.

Y para terminar os regalo una curiosidad sobre Esparta

El epitafio encargado por la Liga délfica al poeta Simónides de Ceos:(23)

“Extranjero, ve y di a los lacedemonios que aquí yacemos por haber obedecido sus órdenes”,

Puede ser leído en las Termópilas. Este es un magnífico ejemplo de obediencia militar: cumplir las órdenes hasta el final. Una versión de la batalla traducida al alemán se transmitió a los últimos defensores de Stalingrado.



Khronos la Historia, como nunca te la enseñaron. Echa un vistazo a nuestra nueva web: Revista de Historias de España y del Mundo.


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Periodo Arcaico (800-496 a.C.), periodo Clásico (496-336 a.C),periodo Helenístico (336-146 a.C.)
(2) Gerusía: Consejo de Ancianos. Para algunos autores una especia de Senado, formado por 28 o 30 miembros, todos mayores de sesenta años.

(3) Eugenesia en griego, hace referencia al “buen nacimiento”. Se trata de la disciplina que busca aplicar las leyes biológicas de la herencia para perfeccionar la especie humana. La eugenesia supone una intervención en los rasgos hereditarios para ayudar al nacimiento de personas más sanas y con mayor inteligencia.

(4)Jenofonte: Escritor e historiador griego que nació en Atenas en el 430 a. C. En el año 401 se enroló en la expedición que Ciro el Joven emprendió contra su hermano Artajerjes II. Escribe entonces la Anábasis en la que narra la expedición de los 10.000 griegos en retirada tras la muerte de Ciro. Fue discípulo de Sócrates. Se enfrentó con los atenienses cuando lo condenaron  y desatada la guerra entre Atenas y Esparta, Jenofonte se retiró a vivir en una hacienda junto a Olimpia, cedida por los espartanos en reconocimiento de sus servicios, de ahí su filolaconismo.

(5) Plutarco: Historiador griego que nació en Queronea, hoy desaparecida, en Grecia, hacia el 50 d C. A los veinte años se desplazó a Atenas para estudiar matemáticas y filosofía. Viajó por casi todo el Imperio y desempeñó numerosos cargos públicos. Estuvo vinculado a la Academia platónica de Atenas y fue sacerdote de Apolo en Delfos. Debe su fama a Vidas paralelas. Una serie de biografías de ilustres personajes griegos y romanos, agrupados en parejas a fin de establecer una comparación entre figuras de una y de otra cultura: Alejandro Magno y Julio César, Demóstenes y Cicerón. Se conservan veintidós pares de Vidas que constituyen una importante fuente de información sobre la Antigüedad. Escribió además Obras morales (78 tratados de temas muy diversos que recogen discusiones filosóficas de raíz platónica. Plutarco fue más moralista que filósofo e historiador.

(6) Plutarco, 1987. Obras morales y de costumbres (Moralia) III, Edición a cargo de M. López Salvá y M. A. Medel, Madrid.  Ed. Gredos

(7) A esta práctica se le denomina con un eufemismo estupendo: “exposición de los niños”.

(8)El monte Taigeto es una cadena montañosa situada en el Peloponeso, Grecia, que se levanta sobre el valle del río Eurotas. El pico más alto de la montaña tiene forma de pirámide.

(9) Todavía nos faltan pruebas concretas para la identificación de la abismal cueva de Kaiadas, Ceadas, conocida a través de fuentes literarias (cf. Pausanias IV 18. 4-7) y vagamente situada en el área alrededor de Esparta.

(10)  Ε. Kampouroglou, geólogo, Th. Pitsios, antropólogo y J. Ioannou, espeleólogo, todos ellos poseen una experiencia adecuada en la investigación de cuevas. Su objetivo era llevar a cabo una investigación preliminar del hoyo conocido como Kaiadas en el siglo XIX.

(11) Hilotas, esclavos sometidos por los espartíatas, procedentes de la región vecina:Mesenia. Propiedad del Estado espatano durante la época clásica, eran obligados a cultivar las parcelas de tierra de los espartanos.

(12) Sócrates: Filósofo  nacido en Atenas en el 470 a. C. y que no dejó nada por escrito. Y, aun así, es una figura capital del pensamiento antiguo.

(13) Alcman y  Tirteo. Poetas  laconios. Consultar: Rodríguez Alcocer, M.M. 2014.  Alcmán y la educación femenina espartana: coros y deporte. Madrid. UCM. Antesteria. Nº 3, 37-54.

(14) Esfero de Borístenes: filósofo estoico.

(15)  Grupo clasificado por edades denominados agelai, rebaño (Plutarco, Vida de Licurgo. 16, 7)

(16) Oliva, P. 1973, Esparta y sus problemas sociales, Madrid, Akal

(17) Agis II fue un rey espartano, hijo de Arquidamo II.  Sucedió a su padre el año 427 a. de C. y cogobernó con Pausanias. Se distinguió en la Guerra del Peloponeso.

(18) Consultar: C. Fornis, Bajo el sino de Licurgo: el reformismo atávico de Agis IV a Cleomenes III, Espacio, Tiempo y Forma, UNED, 2015.

(19) Imprescindible la consulta para desmontar mentiras sobre Esparta y conocer más sobre las mujeres espartanas: Rodríguez Alcocer, M.M. 2014.  “Alcmán y la educación femenina espartana: coros y deporte”. Madrid. UCM. Antesteria. Nº 3, 37-54.

(20)Consultar: Madrid, Mercedes. 1999, La misoginia en Grecia, Madrid, Ed. Cátedra.

(21) Heródoto  o Plutarco pueden servir de ejemplo.

(22) Fornis, 2016 Esparta. La historia, el kosmos y la leyenda de los antiguos espartanos, Universidad de Sevilla.

(23) Heródoto cita a Simónides de Ceos como el autor del dístico (dos versos), elegíaco, en forma de lamento por la muerte de una persona, escrito en el monumento a los espartanos caídos en la Batalla de las Termópilas:

Ὦ ξεῖν’, ἄγγειλον Λακεδαιμονίοις ὅτι τῇδε

κείμεθα, τοῖς κείνων ῥήμασι πειθόμενοι.


Bibliografía

  • Cartledge, P. 2009,  Los espartanos. Una historia épica, Barcelona, Ariel.
  • Cartledge, Paul. 2007. Termópilas. La batalla que cambió el mundo, Traducción de David León y Joan Soler, Barcelona. Ed.  Ariel.
  • Casillas J. M, 1997, La antigua Esparta, Madrid, Arco Libros
  • Fernández Uriel, P. y Vázquez Hoys, A. Mª. 1994. Diccionario del Mundo Antiguo. Próximo Oriente, Egipto, Grecia y Roma. Madrid. Ed. Alianza.
  • Fornis, C. 2015,Bajo el sino de Licurgo: el reformismo atávico de Agis IV a Cleomenes III”, Espacio, Tiempo y Forma, UNED
  • Fornis, C. 2003, Esparta. Historia, sociedad y cultura de un mito historiográfico, Barcelona, Crítica. Obra ampliada y revisada en: Fornis, 2016 Esparta. La historia, el kosmos y la leyenda de los antiguos espartanos, Universidad de Sevilla.
  • López Melero, R. 1989, El Estado espartano hasta época clásica, Madrid, Ediciones Akal.-Madrid, Mercedes. 1999, La misoginia en Grecia, Madrid, Ed. Cátedra.
  • Oliva, P. 1973, Esparta y sus problemas sociales, Madrid, Akal
  • Plutarco. 1987. Obras morales y de costumbres (Moralia) Edición a cargo de M. López Salvá y M. A. Medel, Madrid.  Ed. Gredos.
  • Rodríguez Alcocer, M.M. 2014.  “Alcmán y la educación femenina espartana: coros y deporte”. Madrid. UCM. Antesteria. Nº 3, 37-54.