Leicester
¡Tú nos ayudas a mejorar!

Leicester es una ciudad que está en boca de todos actualmente, la gesta realizada por sus chicos en el fútbol ha puesto en el panorama internacional a esta humilde región del este de Inglaterra. ¿Pero qué tiene que ver el Leicester City F.C. con esta revista sobre historia? Bien, se podrían escribir largos textos elogiando a estos héroes que han  conseguido ganar la liga inglesa o Premier League subiendo desde tercera división y venciendo a colosos como los Manchester United, Liverpool, Chelsea y un largo etcétera. Pero no.

LeicesterCitytitelparty_88retocada
El Leicester City celebrando el título liguero logrado. Fuente

También podríamos asemejarlo con cualquier épica batalla histórica, pero no. ¿Quizá criticaremos que sólo los equipos con grandes presupuestos ganen títulos? Pues no, tampoco lo haremos.

Es más, si esperáis una loa o un canto de alabanzas hacia este humilde equipo os equivocáis de sitio. Aquí trataremos de unir la enorme gesta del Leicester City F.C. con una divertida casualidad en la que se unen el fútbol moderno y la Edad Media inglesa.

Para ello es necesario presentar a nuestro personaje principal, el conocido rey Ricardo III de Inglaterra, último monarca que murió en el campo de batalla y último rey de la Casa de York (no son los de los jamones de plástico). Con su muerte en la batalla de Bosworth se puso fin tanto a la larga dinastía de los Plantagenet como a la Guerra de las Dos Rosas (1455 y 1487); instaurándose en la monarquía inglesa la conocida familia Tudor (sí, la de la serie de la tele).

No entraremos a narrar todas las disputas habidas y por haber entre las dinastías y familias inglesas, pero sí será interesante centrarnos en el final de la Guerra de las Dos Rosas, pues es donde se desata todo el encanto de esta narración que les cuento.

800px-King_Richard_IIIretocado
El rey Ricardo III. Fuente

En primer lugar habría que destacar que la llegada al trono del propio Ricardo III fue del todo rocambolesca. Durante la ya mencionada guerra, el hermano de éste, Eduardo IV, reinaba férreamente en Inglaterra y luchaba contra las acometidas de la familia Lancaster. En estas disputas tuvo un papel fundamental Ricardo, duque por entonces, obteniendo numerosas victorias, especialmente en el norte; por lo que se le concedieron mayores títulos nobiliarios y funciones en el poder de las que ya ostentaba. (1)

Cuando le llegó la muerte al rey Eduardo IV, fue coronado su hijo mayor Eduardo V. Pero como tanto él como su hermano eran menores de edad quedaron bajo la tutela de su tío Ricardo; éste, que tenía muchas ganas de gobernar, cuidó mucho que no les molestará más la luz del sol. Les encerró en una torre y no se les volvió a ver jamás (2) (las crónicas cuentan lo que todos sospechamos).

Con ello y tras diversas deliberaciones y disputas consiguió ser coronado como Ricardo III en 1483. Fue un reinado efímero, lleno de rebeliones y controversias; la noticia de la muerte de los dos niños fue un rumor que todo el mundo se olía -como tú mismo estás sospechando- por lo que algunos partidarios de la Casa de York empezaron a apoyar a Enrique de Tudor (fundador de la nueva dinastía).

Enrique de Tudor logró apoyos de las más altas familias nobiliarias inglesas y decidió, llegando desde el exilio, enfrentarse al rey asesino Ricardo III. La batalla de Bosworth se produjo en 1485 y pese a que Ricardo fue traicionado por sus más fieles amigos, eso no le impidió subirse a su caballo y dirigirse a la batalla en la que murió luchando (junto a él, sólo otros tres reyes murieron así en Inglaterra, Haroldo II y Ricardo I Corazón de León, sí el rey bueno de la película Robín Hood).

Pero, ¿y qué tiene que ver esto con los futbolistas del Leicester City? Bien, tras la muerte de Ricardo III, sus restos mortales fueron yendo de un lado a otro (a modo de castigo público) hasta que finalmente fue enterrado en el cementerio de la Iglesia de Grey Friars en Leicester.

86479.adapt.590.1
Restos de Ricardo III encontrados por la Universidad de Leicester. Fuente

Con el paso del tiempo la burbuja inmobiliaria hizo que la iglesia quedara adosada a nuevos edificios y su cementerio se encontrara bajo sus cimientos. No obstante, en el año 2012 la Universidad de Leicester encontró los restos del malogrado rey enterrados en el suelo de un parking que cubría el cementerio de la antigua iglesia. Tras diversos análisis de verificación se contrastó que efectivamente eran los huesos de Ricardo III por lo que, tras diversas disputas entre el condado de York y el alcalde local, los restos del último rey medieval inglés fueron depositados en la Catedral de Leicester en 2015.

Ahora viene el dato curioso… Según los periodistas deportivos del diario The Sun, el ratio de victorias que poseía el Leicester City en liga era de un paupérrimo 32%, luchando por evitar el descenso a la segunda categoría. Sin embargo, desde que se enterró a Ricardo III dignamente en el año 2015 (en Leicester, donde tenía que ser enterrado), su porcentaje de victorias varió hasta el 63% evitando el descenso y consiguiendo la liga al año siguiente. (3) Por ello, los aficionados «foxes» se jactan diciendo que un rey les ha ayudado a levantar el trofeo liguero inglés.

Por lo que si Ricardo III decía “¡Mi reino por un caballo!” en la obra de Shakespeare… ahora bien podría traducirse a “¡Mi reino por una Premier League!” y ¡qué Premier League más fabulosa!


Referencias

(1) CARPENTER, 1997, pp. 182-206.

(2) PICKERING, 2000, pp. 61-63.

(3)http://www.thesun.co.uk/sol/homepage/sport/football/6902774/King-Richard-III-is-inspiring-Leicester-to-Premier-League-title-glory.html


Bibliografía

  • Carpenter, C., 1997, The War of the Roses. Politics and the constitution in England, c. 1437-1509, Cambridge University Press, Cambridge.
  • Cook, D., 1984, Lancastrians and Yorkists: the War of the Roses, Longman, London and New York.
  • Goodman, A., 1990, The war of the Roses, Reutledge, London and New York.
  • Lander, J. R., 1980, Government and community, England, 1450-1509, Harvard University Press, Massachusetts.
  • Pickering, A., 2000, Lancastrians to Tudors. England, 1450-1509, Cambridge University Press, Cambridge.
  • Ross, C., 1983, Richard III, University of California Press, Berkeley and Los Angeles.
  • Leicester Mercury, 2012, «Richard III dig: Eyes or world on Leicester as Greyfriars skeleton find revealed», Leicester Mercury digital, 13 septiembre 2012; disponible en http://www.leicestermercury.co.uk/Richard-III-dig-Eyes-world-Leicester-Greyfriars/story-16893072-detail/story.html#1 [13/05/2016]

1 Comentario