Las mujeres no hemos podido ir a la universidad hasta finales del siglo XIX. El acceso a esta siempre ha estado restringido. Y aunque, actualmente esto nos parezca una locura, los primeros avances se produjeron hace dos días. Sin embargo, siempre hay excepciones. Hubo una mujer que vivió en el siglo XVIII y que estuvo muy adelantada a su tiempo. Se trata de la primera mujer que consiguió un doctorado en España: María Isidra de Guzmán. Su nombramiento como doctora no fue casual. Se produjo porque en aquel momento era necesario levantar la Universidad de Alcalá. 

La educación de María Isidra de Guzmán

Maria Isidra de Guzmán
Primeros años

La joven nació en Madrid en 1767. Su familia tenía buenas relaciones con el Rey Carlos III  y con laCcorte. María Isidra tuvo buenos contactos para poder acceder a una educación superior. Sin embargo, el mérito también fue suyo porque siempre mostró buenas capacidades.

Gracias a la holgada posición de sus padres, María Isidra de Guzmán recibió clases particulares de Antonio Almarza, un intelectual de la época. Este profesor no tardó en darse cuenta de su inteligencia. La joven María Isidra tenía mucha facilidad para aprender idiomas y una memoria envidiable que le servía tanto para aprender Humanidades como Ciencias (1). Su fama se extendió tanto que el propio Carlos III escribió una instancia para que se admitiera a la joven en la Real Academia (2).

En el Acta de Admisión se puede leer: «La Academia, informada de los extraordinarios progresos y adelantamientos de esta señora en la elocuencia y en las lenguas, en atención a las expresadas circunstancias y el mérito personal que de ellas resulta a dicha señora, acordó admitirla y efectivamente la admitió con uniformidad y votos por la Academia honoraria«(3).

Primer discurso femenino en la universidad

Alcalá de Henares, ciudad de la Universidad Complutense
Alcalá de Henares

Durante su discurso de entrada en la institución, María Isidra se presentaba a sí misma como “una joven que ha empleado sus pueriles ocios en la lección e inteligencia de vuestros diccionarios”: 

¿No ha sido necesario apurar toda la liberalidad de la Real Academia Española para elevar a un honor, que es el más distinguido empleo y encumbrado premio de los más esclarecidos literatos, a una joven de 17 años que no ha conocido por el nombre los Gimnasios, las Academias o los Seminarios, ni ha tocado los umbrales del famoso templo de Minerva, ni aún oído otra vez que la de un solo maestro? (4)

Joven académica

De esta manera se convirtió en la mujer académica más joven, ya que con solo 17 años se le nombró honoraria de la Real Academia. Este nombramiento podría haberle servido para conseguir un sillón en la Academia, sin embargo, en el día de su toma de posesión, en diciembre de 1784 en lugar de esta joven prometedora apareció el académico Jovellanos. Y se llevó su título. (5).

Oración dedicada a la Real Academia
Oración dedicada a la Real Academia

Su presencia en la Real Academia como honoraria fue el primer paso para formar parte de los círculos intelectuales. Tras su fallido nombramiento, esta inteligente joven decidió empezar el doctorado. Algo que no fue nada fácil.

El porqué de su admisión en la Universidad de Alcalá

Para empezar, en aquellos años del siglo XVIII,  las mujeres tenían prohibido el acceso a la universidad. Sin embargo, el gran apoyo de su padre y las intervenciones del propio Rey Carlos III en la universidad de Alcalá permitieron que la joven estudiante accediera al doctorado. Después de algunas conversaciones, el claustro recibía una notificación que informaba de que María Isidra podría cursar el grado de Filosofía y Letras Humanas. El documento decía que esta admisión se debía a unas circunstancias concretas basadas principalmente en las grandes y sobresalientes cualidades de la joven María Isidra de Guzmán (6).

Estrategia universitaria

Se sabía que el padre de María Isidra de Guzmán tenía buenas relaciones con el Rey y algunos miembros de la universidad. Sin embargo, la facilidad con la que la joven entró en esta institución tan masculina no estuvo basada en la red de contactos de su padre sino en una cuestión más estratégica. En aquellos momentos, la universidad de Alcalá no estaba pasando por su mejor fase y, por lo tanto, necesitaba un empujoncito para mejorar. No contaba con muchos estudiantes y la falta de matrículas en la universidad de Alcalá estaba afectando a la vida y economía de la ciudad. Las razones de su deterioro se debieron a que se negaba a aceptar las nuevas corrientes empiristas y trataba de conservar a toda costa el escolasticismo. La presencia de una mujer tan brillante en la universidad hacía que esta adquiriera mayor fama. También le haría parecer más moderna ya que la admisión de la joven suponía saltarse las reglas tradicionales. 

El examen de admisión de María Isidra

El examen consistió en demostrar sus conocimientos en diferentes disciplinas como algunos idiomas: griego, latín, francés, italiano y español. Así como en otros ámbitos más concretos como la retórica, la filosofía y la lógica. Se celebró  el 5 de junio de 1785 y la joven supero la prueba por unanimidad. El día que gano el bonete recibió un título por el que todavía hoy es famosa: la doctora de Alcalá.

Así, se convirtió en catedrática honoraria de Filosofía moderna (7) y al día siguiente le acompañó una comitiva muy numerosa. María Isidra de Guzmán iba en una silla de manos rodeada de criados mayores y de libreas vestidos de gala (8).

Rompió moldes, entró en la Sociedad vascongada y en la Sociedad económica matritense favoreciendo la creación de la Junta de Damas (9).

Retrato de María Isidra Quintina Guzmán mujer catedrática
Retrato de María Isidra

María Isidra de Guzmán fue utilizada para estimular la universidad. Podemos decir que fue un gran avance puesto que es la primera mujer que consiguió un doctorado, sin embargo, su título no fue más que una estrategia para mejorar la situación en la que esta institución se encontraba.

Aún así el doctorado de María Isidra de Guzmán no cayó en vano y hoy las mujeres le debemos mucho. Una mujer que se hizo famosa por su inteligencia y más en Alcalá donde fue, es y seguirá siendo un icono para la universidad.


Más historia de mujeres interesantes en Khronos


Referencias y bibliografía

Referencias

(1)    Mujeres con ciencia, 2017.

(2)    Biografías, 2012.

(3)    Biografías, 2012.

(4)    Pérez Baltasar, María Dolores, 2010, p. 85.

(5)    Mujeres con ciencia, 2017.

(6)    Mujeres con ciencia, 2017.

(7)    Vázquez Madruga, María Jesús, 2017, p. 312.

(8)    Biografías, 2012.

(9)    Mujeres con ciencia, 2017.


Bibliografía

  • Biografías, 2012, [En línea] Disponible en http://dbe.rah.es/biografias/22681/maria-isidra-de-guzman-y-de-la-cerda, visitado el 22 de agosto de 2019.
  • Mujeres con ciencia, 2017, [En línea] Disponible en https://mujeresconciencia.com/2017/12/20/maria-isidra-guzman-primera-doctora-universitaria-pionera-siglo-las-luces/ , visitado el 22 de agosto de 2019.
  • Pérez Baltasar, M., 2010, “María Isidra Quintina Guzmán: La doctora de Alcalá”, Heroínas entre la realidad y la ficción, pp. 83-102.
  • Vázquez Madruga, M., 2017, “María Isidra Quintina Guzmán y de la Cerda (1767-1803): La doctora de Alcalá», Mujeres en Alcalá de Henares; un paseo por la Historia, Ciclo de Conferencias, pp. 301-313