En la Antigüedad, cuando todavía quedaban muchas cosas por inventar, una serie de civilizaciones, sin quererlo ni pretenderlo, cambiaron el curso de la Historia para siempreNo es que fuesen despistados, es que andaban en sus cosas: descubriendo la agricultura o con el origen de la escritura cuneiforme que, aquí donde los ves, en sus inicios iban de la mano. Con ello, sin darse cuenta, ocasionaron que el destino de la humanidad virase 180º, más o menos.

De entre esta serie de civilizaciones cabe destacar la cultura sumeria (1) al sur de Mesopotamia. Con tendencia al sedentarismo -cuando éste representaba algo positivo- en contraposición a otras culturas nómadas de la zona más «activas». Ciudades-estado cuyo mayor símbolo de poder fue el templo, inventores de la escritura cuneiforme (2), entre otras cosas.

El templo-supermercado y el origen de la escritura cuneiforme

El vínculo que existió entre la agricultura y el origen de la escritura cuneiforme no es casual. En algún momento los sumerios tuvieron que empezar a almacenar todo el excedente de ese grano que habían aprendido a cultivar y cosechar. He aquí que el edificio que mejor se prestaba para ello fue: el templo.

El templo sumerio tenía diversas funciones: lugar de culto, recinto donde habitaba la comunidad religiosa consagrada a una deidad determinada, morada de las mismas divinidades (3), almacén de las cosechas y de los bienes dedicados al comercio. Venía a ser una suerte de ágora-supermercado pero con un toque divino, y todo ello hacía que quienes dirigían los templos fuesen personas con mucho, muchísimo poder (4).

el origen de la escritura año exacto
Escritura cuneiforme sobre tablilla de arcilla ~ Fuente

Al principio el origen de la escritura cuneiforme se centró en los signos escritos que tuvieron una función de registro para todo lo almacenado, lo expedido y la compra-venta. Responsabilidad que asumieron encantados los sacerdotes -que trabajaban desde casa-. Con el tiempo, estos signos o pictogramas (5) acabaron convirtiéndose en una forma escrita que permitió registrar pensamientos e ideas abstractas, dieron lugar al origen de la escritura cuneiforme como tal. 

Enheduanna – sacerdotisa suprema del templo

En este estado de poder se encontró Enheduanna (6), suprema sacerdotisa del templo más importante de Mesopotamia ubicado en Ur. También era princesa. Ah, y la primera autora conocida de la Humanidad, quien le dedicó algún poema a la diosa Nisaba (7), que era de otra ciudad, aunque no fue la única (8).

Teniendo en cuenta que las Ciudades-estado sumerias compartían panteón pero que cada una de ellas tenía su propia patrona o patrón, ¿por qué una de las más poderosa sacerdotisas de Mesopotamia tuvo tanta deferencia hacia una divinidad que ni siquiera era la de su ciudad?

Requisito de admisión: inventarse un sistema de escritura

Nisaba era la patrona de la ciudad-estado de Eresh donde tenía su templo llamado Ezagin. Además, Nisaba no era una divinidad cualquiera: se trataba de la diosa de la escritura, lo que representaba el conocimiento y la sabiduría. También era la diosa de la contabilidad y patrona de los escribas (9).

Antes del origen de la escritura cuneiforme –se trataba de una divinidad de mente muy inquieta– había sido la diosa de la agricultura. Que no es poca responsabilidad teniendo en cuenta que saber cómo plantar cereales supuso el punto de partida por el cual cambió la Historia de la Humanidad. Así, estas poblaciones en la Antigüedad pasaron de ser nómadas a sedentarias –con alguna tribu despistada por el camino–.

Diosa Nisaba y el origen de la escritura - año exacto
Diosa Nisaba ~ Fuente

Este proceso, que no ocurrió del la noche al día ni a la vez en todo nuestro azul planeta, se conoce como la Revolución agrícola (10). No es baladí, ya que no se volvería a dar otra vuelta de tuerca de tal magnitud hasta la Revolución industrial, más de 10.000 años después. Así, sin prisas, o como quizás diría Nisaba: “despacito y con buena letra”… o buen pictograma, según se escriba.

Las VIP del Club

Alguien podría pensar que esas cosas sólo sucedían en Mesopotamia. Va a ser que no. Diosas que escribieron divinamente también se dieron en otras culturas, como en el Antiguo Egipto con Seshat, diosa de la escritura, de las medidas y gobernante de los libros. La diosa hindú Gayatri, o Madre de los cuatro Vedas (11). De hecho, aún quedaban reminiscencias de esa relación diosa-conocimiento hasta en el Olimpo: Atenea era la diosa griega de la sabiduría, cuyo equivalente en el panteón romano fue Minerva. Todas ellas muy divinas y sabias.

Los nuevos VIP del panteón sumerio-mesopotámico

Con el tiempo, los panteones tendieron a hacerse más selectos y a restringir la entrada. Por ello, muchas diosas y dioses, para evitar que acabasen estando repes, se fusionaban en una nueva divinidad. Tomando y desechando atributos de unas y otros, según el guión.

Entonces, ¿qué ocurrió para que las diosas de las sociedades de la Antigüedad vinculadas a la escritura y el conocimiento acabasen perdiendo sus atributos?(12) La mayoría de ellas no fueron recicladas, sino que fueron desplazadas a un segundo plano y sustituidas por una divinidad masculina. Así, sin preguntar siquiera. Si a los poderosos les venía bien acababan siendo relegadas a “madre de”, “esposa de” o “hija de”, según el mandamás del momento.

mitos sobre el origen de la escritura
El rey Hammurabi recibiendo la vara de mando de un dios (presuntamente Marduk) ~ Fuente

Hammurabi

Hablando de mandones, en una época en la que no estaba nada claro dónde terminaba el monarca y empezaba la divinidad, ocurrió que un gobernador babilonio llamado Hammurabi (13) (sí, el de “ojo por ojo y diente por diente”) impulsó, con premeditación y alevosía, un cambio forzoso. Convenientemente –según él– había recibido su mandato del dios Marduk, el cual había pasado a ser la divinidad principal del Imperio del monarca babilonio. Como los dioses son muy humanos, y viva el nepotismo y tal, ¿quién fue nombrado el nuevo dios escriba? Pues como a Marduk no le venía bien por compromisos varios, se invistió con ese honor a su hijo, Nabû.

Nisaba no pudo decir ni mu, como ninguna de las mujeres del momento (14).

Memorias de un panteón

Ninguna divinidad es casual. Aunque puede que con el tiempo alguna acabase reciclándose, no se tiene constancia de que fuesen surgiendo cual champiñones en el panteón. Las diosas y los dioses en la Antigua Mesopotamia fueron el reflejo de las propias culturas que las crearon (15).

La civilización sumeria no se mantuvo inmune a los cambios. Los produjo y los recibió. El ir y venir de otros pueblos, que acabaron asimilándola e influyéndola, produjeron transformaciones significativas. Partió de una sociedad relativamente equitativa, dentro de unos límites, como se puede apreciar no sólo en su panteón –donde existían múltiples diosas con papeles relevantes–, sino también en el poder e influencia que podían adquirir algunas sacerdotisas con contactos.

En todo este proceso: la especialización de las tareas dentro de una comunidad, el cuerpo de escribas al servicio de quienes controlaban los bienes de la misma, leyes que ahora podían dejar por escrito; la mujer comenzó a ser relegada de las esferas públicas y lugares de poder, y puesta bajo control. Esta situación quedó reflejada no sólo en nuevas costumbres sociales y recogida en las tablillas cuneiformes que registraban los avatares cotidianos, sino que también se plasmó en la composición de los panteones.

Sin embargo, a pesar de intereses varios, Nisaba siguió siendo recordada durante siglos como la diosa escriba relacionada con el origen de la escritura. Y la influencia del trabajo de Enheduanna ha llegado hasta nuestros días como recordatorio de que hay cambios forzosos que no pueden borrar toda nuestra Historia.


Más historias de mujeres en Khronos Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Cultura sumeria: ca. 4500 – 1900 AEC (Antes de la Era Común), surgida en la región más al sur de la Antigua Mesopotamia, entre los ríos Tigris y Éufrates, con vistas al Golfo Pérsico –si tienes muy buena vista–.

(2) Escritura cuneiforme: sistema de escritura de Mesopotamia que llegó a incluir tanto el sistema logo-fonético como el alfabeto consonantal o el silábico.

(3) En la Antigüedad, las divinidades se suponía que habitaban en el templo consagrado a la misma. Mientras vivían en el recinto, representaban el orden, y cuando un dios «abandonaba» un lugar, se suponía que había llegado el caos y lo salvaje. 

(4) «[…] sacerdotes y sacerdotisas jugaban un papel fundamental en las civilizaciones mesopotámicas. Desde sus templos sagrados no sólo fueron los depositarios del conocimiento, sino que también dirigieron todas las actividades importantes tales como el comercio, la agricultura y la artesanía». Bernardi, 2016.

(5) Pictograma (RAE): Signo de la escritura de figuras o símbolos.

(6) Enheduanna (siglo XXIII aC.). Hija del rey acadio Sargon I. Fue suprema sacerdotisa encargada de la unificación religiosa del Imperio Acadio. Reconocida como poetisa, astrónoma, matemática y compositora.

(7) Halton, Svärd, 2018, pp. 78-79.

(8) De Shong, 2011, p. 5.

(9) Escriba (RAE): en la Antigüedad, copista, amanuense.

(10) En la Antigua Mesopotamia y el Antiguo Egipto, sus funciones se extendieron a la literatura.

(11) También conocida como “Revolución neolítica”

(12) Escrituras sacras de la India. “Veda” significa “conocimiento” en sánscrito.

(13) Sharlach, 2017, p. 290

(14) Hammurabi (c. 1810 – c. 1750 a.C.). Rey babilonio.

(15) «Se traza un empeoramiento desde el período sumerio (construido como más democrático y liberal) a los patriarcados semíticos que se sucedieron y llevaron a una mayor represión de las mujeres, quizás incluso culminando en los harems del Islam» (Z. Bahrani, Women of Babylon, p. 104. En: Sharlach, 2017, pp. 289-290).

(16) Kramer, 1956, pp. 77-78.


Bibliografía

  • Bernardi, G., 2016, The Unforgotten Sisters, Springer Praxis Books, Springer, Cham.
  • De Shong Meador, B., 2011, «Nisaba of Eresh: Goddess of Grain, Goddess of Writing» en Monaghan, P. (Ed.), Goddesses in the World Culture. Vol 1. Asia and Africa, Greenwood Publishing Group, Santa Bárbara.
  • Halton, C. y Svärd, S., 2018, Women’s writing of ancient Mesopotamia: an anthology of the earliest female authors, Cambridge University Press, Cambridge. 
  • Kramer, S. N., 1956, History Begins at Sumer, The University of Pennsylvania Press.
  • Mark, J. J., 2014, «Enheduanna», Ancient History Encyclopedia. 
  • Scharlach, T. M., 2017, An Ox of One’s Own: Royal Wives and Religion at the Court of the Third Dinasty of Ur, Walter de Gruyter GmbH & Co KG, Berlin.
  • Spar, I., 2000a, «Mesopotamian Deities», Heilbrunn Timeline of Art History, The Metropolitan Museum of Art, Nueva York.  [En línea] Disponible en:  http://www.metmuseum.org/toah/hd/deit/hd_deit.htm (22 de mayo de 2019)
  • Spar, I., 2000b, «The Origins of Writing», Heilbrunn Timeline of Art History, The Metropolitan Museum of Art, Nueva York. [En línea] Disponible en: http://www.metmuseum.org/toah/hd/wrtg/hd_wrtg.htm (22 de mayo de 2019).