Hace ya más de 100 años desde que las mujeres conquistaron por primera vez el derecho a voto en unas elecciones parlamentarias. La campaña por el voto femenino fue uno de los mayores movimientos de mujeres en la historia de Gran Bretaña. Sin embargo, muchas de las mujeres que dedicaron su vida a la causa continúan siendo unas grandes desconocidas en la historia (1).

Una de las sufragistas más importantes de comienzos del siglo XX fue Teresa Billington, para ella la revolución de las mujeres iba más allá del voto femenino.

¿Quién es Teresa Billington? 

Teresa Billington nace en 1877 en una localidad del noroeste de Inglaterra, en Lacanshire. Su vida fue toda una revolución para su familia fervientemente católica (2). Su madre es una mujer ama de casa que vive sirviendo a su padre. Teresa aprende muy temprano lo necesario que es tener independencia económica. Desde pequeña tiene interés en aprender y estudiar, acude a un colegio católico donde aprende algunas asignaturas esenciales como literatura inglesa.

“Mamá, quiero ser profe” – La infancia de Teresa Billington

Sin embargo, también empieza a aprender de manera independiente porque le gustaba leer y escribir y cuestionar todo lo que le enseñaban en la enseñanza católica. Sus inquietudes y cuestionamientos de la religión católica provocaron que tuviera una relación bastante tormentosa con sus padres. En algunas de sus declaraciones sobre su educación dice:

“Nos enseñaron a ser jóvenes católicas en la línea de la educación que les dieron a nuestras abuelas, no hubo lecciones orales, ni demostraciones, ni análisis, ni desglose de problemas (3)”.

Desde su adolescencia tenía claro que no quería vivir con sus padres, ya que no comparte creencias con ellos y además descubre que quiere estudiar más cosas y que la vida que le esperaba en su casa estaría basada en la misma que tenía su madre haciendo las tareas domésticas. Por lo tanto, baraja diferentes opciones; primero sus padres le plantean que se vaya a trabajar con su abuelo y así podría estudiar por las noches. Pero finalmente no acepta esto y se muda a Manchester a vivir con tu tío George Wilson.

La vida en Manchester de Teresa Billington

En Manchester, Teresa Billington, comienza su primer trabajo y cumple sus deseos de ser económicamente independiente. Empieza a trabajar como profesora y al mismo tiempo comienza a estudiar la carrera de ciencias en la Universidad de Londres. Gracias a su nueva independencia se declara completamente agnóstica. Durante su vida en Manchester encuentra su lugar en la sociedad de “Ancoats University Settlement”, un lugar lleno de mujeres intelectuales que compartían ideas progresistas. Acudiendo a sus reuniones, entra en contacto con el feminismo, aprende a hablar en público y las primeras nociones para organizar a grupos de mujeres. En este tiempo empieza a conocer diferentes ideas políticas, uno de sus contactos más importantes fue el de Emmeline Pankhurst.

Teresa Billington - Ancoats University Settlement
Ancoats University Settlementhttps://minerva.manchester.ac.uk/manchester-art-museum/items/browse?tags=Manchester+University+Settlement

Teresa Billington y Emmeline Pankhurst

Teresa Billington conoce a Emmeline gracias a una entrevista que tiene con el director de la “Ethical Society” para ser profesora. En esta entrevista, Teresa le propone al director enseñar religión, cuando la reunión termina él decidió mandarle a hablar con un miembro de la sección de Manchester de la sociedad: Emmeline Pankhurst. Este encuentro se produce en 1903 y en él, Emmeline acepta a Teresa como profesora temporal de un colegio judío. A partir de ese momento, Teresa hace buenas migas con Emmeline y empieza a acudir a las reuniones de la organización Unión Social y Política de Mujeres entrando en contacto con otras sufragistas. Emmeline vio en Teresa una persona talentosa y la añadió al grupo de profesoras Manchester Equal Pay League (4).

Women´s Freedom League
Women´s Freedom League. Fuente: https://morningstaronline.co.uk/node/46069

Teresa Billington y la Unión social y política de mujeres

En 1903 un grupo de mujeres lideradas por Emmeline Pankhurst decidieron pasar a la acción fundando en su casa de Manchester la Unión Social y Política de Mujeres o WSPU. Se trata de una organización activista que actúa como un grupo de presión para conseguir el voto femenino. Emmeline Pankhurst llevaba años en el Partido Laborista Independiente y harta de que no se concediese el voto a las mujeres ni los mismos derechos que a los hombres decidió actuar (5).

Voto femenino
Voto femenino:Fuente

Al principio no parecía un grupo tan diferente al de otras sufragistas ya que su objetivo era el mismo y estaba organizado de la misma manera, jerárquicamente y de forma no federativa lejos de alianzas con partidos. La falta de una constitución formal o de democracia interna generó numerosas disidencias dentro de la organización, y al final surgieron otros grupos como la liga de la libertad de las mujeres o Women´s Freedom League formada por Teresa Billington, Charlotte Deespard y Dora Mardsen (6).

NUWSS (National Union of Women´s Suffrage)

Pronto, este grupo, se distingue del resto del movimiento por su radicalidad en las estrategias y métodos de lucha (7). A nivel nacional, este grupo formaba parte de la NUWSS o unión nacional de sociedades de mujeres para el sufragio. Mediante estas sociedades las mujeres de toda Inglaterra demandaban un sufragio universal para las mujeres.

Últimos ejemplares

Para ellas no se podía aceptar el voto en el mismo término que el de los hombres, de hecho, algunas activistas sociales querían ir más allá especialmente en las zonas industriales del noroeste y entre sus exigencias se encontraba el voto para todas las mujeres (8). Entendían el voto no solo como un derecho democrático sino también como una herramienta para desafiar las terribles condiciones sociales y la desigualdad a la que se enfrentaban. Por ello, conseguir el voto femenino no era su último fin (9).

1905 y los escándalos en prensa de Teresa Billington

El año 1905 supone un gran cambio para la Unión Social y Política de mujeres cuando tres de ellas, Cristobel Pankhurst, Annie Kenney y Teresa Billington deciden interrumpir un mitín político del Partido Laboral inquiriendo a sus candidatos: ¿Darán el voto a las mujeres? (10). Vieron en este acto una gran oportunidad para ganar atención en la causa del sufragio, a través de sus quejas llevaron a cabo una campaña de acción directa y desobediencia civil. Con ello las sufragistas lograron una gran cobertura de prensa, y casi de un día para otro se difundió la noticia a miles de mujeres. Muchas de las sufragistas radicales estaban entusiasmadas por esta publicidad y admiraban el coraje y la determinación de estas dirigentes sufragistas.

Las sufragistas en la prensa
Las sufragistas en la prensa.Fuente

Sin embargo, no todo fue de color de rosa. Teresa se ganó una mala fama a través de este acto y en algunos periódicos los le llamaban “Truculent Teresa”. Algunos diarios famosos como The Guardian criticaron sus acciones y le hicieron responsable a Teresa de la campaña: “The Roundtable of Miss Billington” (11).

Parece Teresa Billington le tomó el gustillo…

Sus escándalos no acabaron aquí, un año 1906 después durante una manifestación por el sufragio en Trafalgar Square enfrente de la casa de los comunes, miles de mujeres salieron con banderas blancas y pancartas en las que reclamaban el voto femenino “Votes for Women”. Tras esta manifestación, Teresa fue arrestada y se convirtió en una de las más famosas sufragistas.

 El legado de Teresa Billington

Teresa pasó una temporada en la prisión de Holloway donde escribió algunos de sus más famosos ensayos. El único visitante que tuvo durante su temporada presa fue Frederick Lewis Greig un hombre de negocios que la persuadió para casarse con ella. Paradójicamente, mientras escribía sus ensayos sobre la libertad femenina “Towards Women´s Liberty” se convirtió en la futura Señora Greig. En el año 1907 sus escritos en prisión salen a la luz, estos se basaban en la militancia política de las sufragistas y la necesidad de libertad de las mujeres además expresaba el miedo que tenía a los hombres y el abuso que soportaban las sufragistas por parte de los dirigentes políticos y la opinión pública.

Ensayos de Teresa Billington
Ensayos de Teresa Billington https: Fuente

 



Más artículos interesantes en nuestra revista de Historia


Referencias y bibliografía

Referencias 

(1) https://libresycombativas.net/index.php/historia-nuestra-lucha/101-gran-bretana-a-100-anos-de-la-conquista-del-derecho-a-voto-de-las-mujeres

(2) Banks, 1981.

(3) https://spartacus-educational.com/Wbillington.htm

(4) Banks, 1981.

(5) González Hernández, 2009.

(6) https://historiaeweb.com/2018/03/28/suffragettes/

(7) Ardanaz y Lazzari, 2017.

(8) https://libresycombativas.net/index.php/historia-nuestra-lucha/101-gran-bretana-a-100-anos-de-la-conquista-del-derecho-a-voto-de-las-mujeres

(9) https://libresycombativas.net/index.php/historia-nuestra-lucha/101-gran-bretana-a-100-anos-de-la-conquista-del-derecho-a-voto-de-las-mujeres

(10) https://historiaeweb.com/2018/03/28/suffragettes/

(11) Banks, 1981.


Bibliografía

Artículo anteriorFight like Sherlock Holmes
Artículo siguienteWinston Churchill. Sangre, sudor, lágrimas, whisky, puros y pintalabios rojos