A principios del siglo XX en España el alojamiento escaseaba, nada de resorts ni otras zarandajas, era el reino de las fondas y de los hoteles de lujo, no había punto medio. Al monarca de entonces, Alfonso XIII, se le ocurrió la feliz idea de dotar a la nación de unos alojamientos bien bonitos y lustrosos para que los visitantes se sintiesen a gusto: una mezcla de tradición y modernidad. Nacen los Paradores de Turismo.

El Rey dice: ¡Necesitamos Alojamientos, Leñe!

La idea era buena, pero había que llevarla a cabo. Se necesitaba a alguien que plasmase los pensamientos del monarca. Para ello, en 1911 se crea, por Real Decreto del Consejo de Ministros, la Comisión Regia para el Desarrollo del Turismo y la Cultura Artística y Popular, al frente de la cual se encontraría Benigno de la Vega-Inclán y Flaquer (1). Organismo personalista donde los haya, sus planteamientos eran ambiciosos y modernos: mejorar las infraestructuras y comunicaciones, crear una red de alojamientos (2), ofrecer información al visitante y promocionar el patrimonio cultural español mediante publicaciones, ferias, exposiciones, etc. Se veía al turismo como una actividad cultural.

La Comisaría Regia – Mucho nombre y «pocos dineros»

La Comisaría dependía del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, pero poseía una exigua asignación, que era completada en ocasiones por el bueno de D. Benigno de su propio bolsillo. Tras el asesinato del Presidente del Consejo de Ministros, José Canalejas, en 1912, sufrió todavía más recortes presupuestarios.

Nacen los Paradores de Turismo

Vega-Inclán promovería algo que ha llegado a nuestros días: la Red de Paradores de Turismo. El primero de ellos sería el Parador de la Sierra de Gredos, construido exprofeso para tal fin y con elementos aprovechados de edificios antiguos de la zona (3). Se inauguraría en 1928, cuando la Comisaría ya no existía.  El siguiente sería el Parador de Oropesa (Toledo), ubicado en un castillo medieval. Se iniciaba con éste la costumbre de convertir o reutilizar monumentos en Paradores, como el de Mérida, situado en un antiguo convento-hospital. Normalmente, se ubicarían en lugares con atractivo turístico que contasen con poco alojamiento privado.

A fin de proteger el espacio natural, en 1918 se crearía la figura de Parque Nacional, siendo los primeros el Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, hoy de los Picos de Europa, y el de Ordesa (4). Hoy ya hay unos cuantos.

Adiós Comisaría – Hola Patronato Nacional de Turismo

En septiembre de 1923 Primo de Rivera da un golpe de Estado. El nuevo jefazo no prestó mucha atención al turismo en un primer momento. De hecho, hacia 1926 se advertía el desinterés y la dejadez estatal en este asunto. Pero, en 1928, se decide que a la Comisaría Regia le suceda el Patronato Nacional de Turismo. (5)

El Patronato respondía a un esquema de trabajo más europeo y contaba con más medios humanos y económicos que su antecesora. Se crearon escuelas de Turismo, agencias en el extranjero, se continuó con las labores de divulgación, etc. Tras su remodelación en 1930, se implantan el libro de reclamaciones o las oficinas de información.

carteles art decó del Patronato Nacional de Turismo en 1929 para promocionar España en el extranjero
Carteles Art Decó del Patronato Nacional de Turismo en 1929 para promocionar España en el extranjero.

Este organismo también fue criticado. En 1931, la República, lo transformaría en la Dirección General de Turismo. Pero a finales de ese mismo año se volvió a su antigua denominación. Tiempos convulsos. No debemos olvidar el contexto de crisis internacional surgido del Crack estadounidense de 1929.

Para 1936 ya había quince Paradores, pero llegaron los golpistas…

Los Paradores de Turismo en tiempos de Franco

La Guerra Civil supuso el cese temporal del turismo en nuestro país. Muchos edificios cambiaron de uso y se convirtieron en hospitales o simplemente sufrieron destrozos. Aun así, en 1938, se sustituye el Patronato (de la República) por el Servicio Nacional de Turismo. Esta denominación seguirá tras la guerra. Se prohíbe, entre otros, usar la denominación “parador de turismo” para definir a establecimientos privados.

Los cuarenta fueron años de escasez y miseria. Y no solo en España, también en Europa a causa de la II Guerra Mundial.  En realidad, el turismo no comenzará su recuperación hasta de la siguiente década. En 1951 se crea el Ministerio de Información y Turismo y el número de establecimientos estatales llega a veintiséis. Había Paradores hasta en Marruecos, como el de Tetuán, pero al perderse el protectorado, en 1956, se cerraron,

Pero si hay una década que suponga un renacer (o nacer a secas) del turismo en nuestro país es la de los sesenta. Manuel Fraga, titular del Ministerio antes citado entre 1962 y 1969, daría un nuevo impulso al turismo patrio con su Spain is different (6). ¡Qué vengan las suecas! El número de Paradores se duplicó en un periquete.

Se crean la Empresa Nacional de Turismo, S.A. (ENTURSA) y la Red de Paradores y Albergues. La primera dependiente del INI y la segunda, del Ministerio de Información y Turismo.

La vuelta a la Democracia

En 1986, gobernando el PSOE, se privatiza ENTURSA. Sus establecimientos pasan a manos de cadenas hoteleras privadas, salvo el Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela, el Hostal San Marcos de León y el Hotel la Muralla en Ceuta, incluidos en Paradores.

Los Paradores de Turismo hoy

Con el nuevo siglo se han realizado inversiones y se han rehabilitado edificios. Buenos ejemplo son el Parador de Monforte de Lemos (Lugo) en 2003 o el de Santo Estevo (Ourense), inaugurado en 2004 (7), ambos en plena Ribeira Sacra.

En la actualidad, los Paradores se clasifican según su ubicación: Civia, asentados en el centro de las ciudades; Esentia, cuando el edificio que ocupan es histórico; Naturia, los situados en plena naturaleza. Pero el modelo sigue creciendo mediante el establecimiento de franquicias. La primera se sitúa en Penalva do Castelo (Portugal) y es el Parador Casa da Insúa, en un edificio barroco.

Parador Casa da Ínsua - portugal - paradores de turismo
Parador Casa da Ínsua (Portugal)

Gracias a esta longeva iniciativa se ha conseguido conservar edificios que de otra forma quizás habrían desparecido, aunque no hay que perder de vista que el cambio de función de los edificios puede ser problemático. Pero esa es otra cuestión. ¡Larga vida a Paradores!



No te pierdas más artículos interesantes en nuestra revista Khronos Historia.


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Benigno de la Vega-Inclán (Valladolid 1858-Madrid 1942), marqués de Vega Inclán, además de militar y político, fue el impulsor del turismo en nuestro país. Sería el Comisario de la Comisaría Regia entre 1911 y 1928. El nombramiento venía a ser un reconocimiento por su labor en la defensa del patrimonio, pues había creado, con sus propios medios económicos, la Casa Museo del Greco años antes y luego la había cedido al Estado. Vinculado a su nombre estarán también el Museo Romántico, la Casa de Cervantes en Valladolid o la construcción de las “casas baratas” en Sevilla y su escuela de párvulos. Sería destituido de mala manera en 1928 lo que significaría el fin de la Comisaría Regia.

(2) Los alojamientos serían tanto urbanos como rurales. La labor de la Comisaría en cuanto a la divulgación del patrimonio patrio, tanto entre foráneos como entre los nacionales, fue extraordinaria. Previa a la Comisaría existió una Comisión Nacional, creada en 1905, a todas luces ineficaz.

(3) Como anécdota histórica, recordar que en el Parador de Gredos se reunieron, en 1935, los falangistas para conspirar contra la República. En 1978 dicho establecimiento fue el escenario elegido por los Padres de la Constitución para establecer las líneas de nuestra actual Carta Magna.

(4) En Estados Unidos se crea el primer Parque Nacional, el de Yellowstone, en 1872.

(5) Paralelamente a Paradores de construyeron los Albergues de Carretera para Automovilistas muchos de los cuales se acabarían transformando en Paradores. Ejemplos son el de Puebla de Sanabria (Zamora), reinaugurado en 2008, o el establecimiento de La Bañeza (León) reconvertido en 1969 es escuela de cocina y cerrada en 1977.

(6) Manuel Fraga convertiría la torre del homenaje de la casa de los Andrade, de su Vilalba natal (Lugo), en Parador en 1967.

(7) El proyecto arrancó en los años ochenta.

Bibliografía

Cabanillas García, M., 2014, “Introducción a la Comisaría Regia de Turismo. La figura del Marqués de la Vega-Inclán como Comisario Regio” Museo del Romanticismo, Madrid. Proyecto1:Maquetación 1.qxd (culturaydeporte.gob.es) (Consultado el 20 de julio de 2021)

Cupeiro López, P., 2011, “La influencia del turismo en el Patrimonio construido. Un caso paradigmático: La Red de Paradores de Turismo”, en Turismo y desarrollo económico. IV Jornadas de Investigación en Turismo, pp. 609-623 Universidad de Sevilla.

López, D. y Lafuente V-A., 2017, “El Palacio de los Condes de Alba de Aliste y su transformación en el Parador Nacional de Turismo de Zamora”, en Espacio, Tiempo y Forma, 5, pp. 391-416 UNED, Madrid.

Moreno Garrido, A., 2005, “Turismo de élite y administración turística de la época (1911-1936)” en Estudios Turísticos, nº 163-164, pp.31-54, Madrid.

Pellejero Martínez, C., 2002, “La política turística en la España del siglo XX: una visión general”, en Historia Contemporánea, nº 25, pp. 233-265, Bilbao.

Rivera Blanco, J., 2014 “El sueño de un visionario” en Visite España: la memoria rescatada (coords: Miguel, C. y Ríos, T.), pp.148-159, Ministerio de Cultura, Madrid.

García Fraga, C., 2017, “El día que Vilalba se renovó” https://www.lavozdegalicia.es/noticia/lugo/vilalba/2017/12/19/  (Consultado el 30 de agosto de 2021).

Cases. P., 1985, “La privatización de Entursa y Marsans divide al Gobierno en dos bloques” La privatización de Entursa y Marsans divide al Gobierno en dos bloques | Economía | EL PAÍS (elpais.com) (Consultado el 31 de agosto de 2021).

https://empresa.parador.es/ (Consultado el 30 de agosto de 2021).

“Casa da Ínsua», en Portugal, la primera franquicia de Paradores | Paradores de Turismo (Consultado el 4 de octubre de 2021).

Artículo anteriorVentanas a prueba de Brujas: Witch Window
Asturiana. Diplomada en Empresariales y en Turismo. Graduada en Historia del Arte. Máster Universitario en Métodos y Técnicas Avanzadas en Investigación Histórica, Artística y Geográfica UNED.