Acordémonos de cuando teníamos cinco años. Recordad esa brutal curiosidad que sentíamos ante cualquier cosa. Nuestros familiares seguro que lo recuerdan bien. Éramos máquinas de preguntar. ¿Por qué esto?, ¿por qué lo otro?, ¿POR QUÉ? No sabíamos nada y pronto nos dimos cuenta de que no lo podíamos saber todo. Poco a poco, dejamos de hacernos preguntas y asumimos vivir nuestra vida con miles de incógnitas a nuestras espaldas, esperando ir aprendiendo como mínimo una nueva cosa al día. En este artículo vamos a dar respuesta a una sencilla pregunta: ¿Cuál es el origen de los días de la semana se llaman como se llaman?

Plutarco, te debemos una

La primera referencia al origen de los días de la semana que ha llegado a nuestros días es de Plutarco (1). Gracias a él, sabemos que los nombres de cada día hacen referencia a dioses de la mitología griega, los cuales, a su vez, daban nombre a los planetas. (2)

Como toda la cultura griega, los nombres de los días fueron asimilados por los romanos. Con la expansión romana, también se expandía su cultura, así que cada vez en más sitios se empezó a utilizar la semana con los nombres de los días romanos.

En otros lugares dónde no triunfaron tanto, se adoptó la semana griega/romana, aunque con ciertas variaciones que ahora vamos a ver.

Dicho esto, y sin más dilación, vamos a repasar el origen de los siete días de la semana y a dar explicación de por qué se llaman como se llaman.

El origen de los días de la semana actuales

El siempre detestado lunes

Lunes. Lo lees, o lo oyes, y ya te entra la depresión. El día más odiado por la mayor parte del mundo debido a todas las implicaciones que tiene para tantos. Se madruga, se empieza otra semana que no se sabe cómo irá, tienes que volver a ver a tu jefe, etc. Te quieres morir, vamos. Putos lunes.

Resultado de imagen de tu no odias los lunes odias el capitalismo - origen de los días de la semana
Pues eso. Fuente: elciudadano.com

Como podéis imaginar, el nombre de lunes viene dado por nuestro romántico satélite, la Luna. Con lo bonita que es y la mierda de día que le han dado, pobrecilla. En la mitología romana estaba representada por Selene, hija de titanes. (3)

Para los nórdicos pasaría a ser el día de Mani, el dios que representaba a la luna. De ahí acabaría derivando hasta el Monday (moonday) actual.

Martes, el día de la guerra

Si el lunes no ha ido bien, el martes es una segunda oportunidad que nos brinda la semana. Un día para hacer la guerra, a poder ser una guerra interna contra los demonios de cada uno. No invadáis Polonia por favor.

Como no podía ser de otra manera, este día estaba dedicado al dios Marte, dios romano de la guerra, hijo de Zeus/Júpiter.

Los nórdicos por su parte asimilaron el día al dios Tyr, antiguamente más conocido como Tiw, su propio dios de la guerra, y eso que sólo tenía una mano. (4) De ahí, acabaría derivando en Tywday, hoy Tuesday.

Resultado de imagen de tyr
Así perdió la mano. Fuente: Medieval Collectives

Miércoles, ¿el día más rápido?

El tercer día de la semana suele ser uno de los más penosos. Es cuando parece que la semana no termina, cuando te preguntas si estás aprovechando bien tu vida. Parece que hace mil años que empezó la semana y que quedan otros mil hasta el viernes.

Irónicamente, el día estaba dedicado al dios Mercurio/Hermes, el Filípedes (5) de los cielos. Qué graciosos estos griegos.

Los germánicos, por su parte, le dedicaron el día a Odín, también conocido como Woden. No hace falta hablar sobre el dios de los dioses vikingos, ¿verdad? (6) Así, Wodenday acabaría siendo el Wednesday actual.

Juernes. Perdón, jueves.

Vamos, vamos. Que se ve la luz al final del túnel. El mundo parece otro. Todo parece más relativo. Empiezan a llegar los whatsapp para hacer planes para el fin de semana. Igual hasta se puede llegar a ser feliz en este perro mundo.

Júpiter/Zeus es el que le pone nombre a este santo día. Júpiter, sí, al que si le tocabas los cojones te metía un rayo por el culo.  (7)

Para los nórdicos o germánicos se convirtió en el día de Thor, al que si le tocabas los cojones te hacía lo mismo que Júpiter, con el añadido de su martillo Mjölnir (8). Parecía evidente, ¿eh? Thorday=Thursday.

¿Qué día es hoy, Mufasa? VIERNES JODER

Ay, el viernes. Ese día que conjuga la dura realidad de la semana con el desmelenamiento del inicio del fin de semana.

¿A quién se lo dedicaron? Pues a la diosa del amor, como tenía que ser. Venus conseguía así su propio día, y además uno de los mejores de la semana. Día de Venus, viernes.

Los nórdicos no dudaron e hicieron lo mismo, dedicándoselo a su propia diosa del amor, Frigg, esposa de Odín (9). De ahí Friggday, Friday.

Sábado, sabadete

Los sábados definen a dos tipos de personas. Los que madrugan para coger la bicicleta e ir al monte como si el espíritu de una cabra les hubiese poseído, y los que duermen la espectacular mona que se cogieron el día anterior por la noche. ¿Tú de cuál eres?

Como gran día que es, había que asociarlo a alguien de igual grandeza. ¿Quién mejor que Saturno, el padre de Júpiter, para representar el primer día del fin de semana? Pues seguramente unos cuantos, ya que como sabemos, gracias a Goya entre otros, Saturno era de todo, menos un dios ejemplar.  (10)

origen de los días de la semana
Saturno devorando a sus hijos por culpa de la resaca. Francisco Goya. Fuente: tuposter.com

Los nórdicos, rompiendo con los establecido los otros días, pasaron de relacionar el día con ningún dios. Lo llamaron Lördag, día de lavado. Igual era el día que se duchaban, justo después de una larga semana de trabajo para estar presentables durante el fin de semana. Esto último es invent propio, pero ahí queda.

Domingo, el preludio de un nuevo drama

Es difícil describir lo que sentimos los domingos. Es un día libre para la mayoría de occidentales (para los musulmanes, por ejemplo, es su lunes particular) pero la inevitable llegada de un nuevo lunes nos va entristeciendo conforme pasan las horas. Típico, te levantas con todas las ganas del mundo, pero después de comer ya estás con el run-run de la nueva semana que viene.

El último día de nuestra semana estaba dedicado al Sol, astro representado por Helios. Luego, en los lugares cristianos acabaría siendo el día de Dios, el Señor, domine en latín. Domine, domingo.

Nuestros amigos nórdicos se lo dedicaron a la diosa Sól o Sunna, diosa del Sol. No era muy difícil, ¿verdad? Día del sol, Sunday.

Con esto y un bizcocho… Ya conoces el origen de los días de la semana

Pues esta sería la brevísima explicación sobre el origen de los días de la semana se llaman como se llaman. Seguro que la mayoría de vosotros ya lo sabíais casi todo, que sabemos que nuestros lectores son gente culta y avezada. Y si no lo sabías, ahora lo sabes. Así, si te pregunta tu hijo, sobrino, nieto, vecino, estanquero o panadero, ya sabes cómo quedar como el listo de la casa, del vecindario o del barrio.

Como última propuesta, os invito a que, cada día cuando os levantéis, lo hagáis con un grito. Por ejemplo, el lunes, cuando te preguntes qué sentido tiene la vida, coge y grita ¡Por la Luna, querida amiga que nos acompaña desde tiempos inmemoriales, pese a que sólo conocemos una de sus mitades! O, por poner otro ejemplo, estás en un bar un viernes por la noche y aparece por sorpresa tu crush. Tú no sabes si hablarle o no, principalmente por vergüenza. Pues coges tu vaso, lo alzas y gritas ¡Por Venus, diosa del amor que protege el santo viernes, me armo de valor y voy a saludar a esa persona que tan locamente altera mis sentidos!

Seguro que así verás la vida de otra manera. No sé si mejor o peor, pero de otra manera, seguro.



Más artículos interesantes en nuestra revista de Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Plutarco (46-120 d.c) fue un biógrafo, historiador y filósofo moralista griego.

(2) Se sabe que los nombres de los días vienen dados por la visibilidad de cada astro en las primeras horas de cada día. Aún así, estaba mal calculado, como demuestra Plutarco en su obra “Porque es que los días de la semana nombrados según los planetas siguen un orden diferente del real”.

(3) Selene era hija de los titanes Hiperión y Tea.

(4) La mano la perdió de un mordisco del lobo Fenrir, en una demostración de valentía del dios.

(5) Filípedes fue el que mítico corredor que cubrió los 250km entre Esparta y Atenas en dos días, según Herodoto.

(6) Odín, dios de la sabiduría, la guerra y la muerte. Dios de los dioses nórdicos.

(7) Frase dicha por Zeus, personaje de la Jungla de Cristal 3, interpretado por Samuel L. Jackson.

(8) Mjölnir es un martillo, considerado una de las armas más poderosas de la mitología nórdica. La leyenda cuenta que fue forjado por los hermanos enanos Sindri y Brok.

(9) Frigg, diosa del cielo. Esposa de Odín. Es la diosa del amor, la sabiduría, la fertilidad, el manejo del hogar, la maternidad, el matrimonio,  las artes domésticas y la previsión.

(10) Saturno/Cronos era el principal titán en la mitología griega/romana. Saturno derrocó a su padre Urano y gobernó tiránicamente. Se comío a la mayoría de sus hijos, ya que los consideraba una amenaza. Finalmente Zeus, también hijo suyo, consiguió entrar dentro suyo y liberar sus hermanos, desterrando a su padre posteriormente.

Bibliografía

  • Brown, C. H., 1989, “Naming the days of the week: A cross-language study of lexical acculturation”, Current Anthropology, 30.
Artículo anteriorMedicina y magia en el Antiguo Egipto: con salud, gracias a los dioses
Artículo siguienteFight like Sherlock Holmes
La Historia me enamora y me cabrea a partes iguales. Escribo para transmitir ambas cosas, siendo mi referencia aquello que dijeron Plauto y Hobbes: Homo Homini Lupus. Graduado en Historia por la Universitat de Barcelona. Máster en Investigación y Estudios Avanzados en Historia por la Universidad de Salamanca.