Por casi todos es conocida la canción de: «¡¡María Cristina me quiere gobernar, y yo le sigo, le sigo la corriente, pero que no me diga la gente que María Cristina me quiere gobernar!!» (1). Pero, ¿de dónde procede?. Y ¿quién era María Cristina?. Pues no era otra que María Cristina de Borbón y Dos Sicilias.

Todo queda en familia

Esta señora con tanto ritmo fue María Cristina de Borbón y Dos Sicilias, la última de las cuatro esposas con la que el rey Fernando VII (2) contrajo matrimonio. María Cristina llega al trono el 8 de diciembre de 1829, en el palacio de Aranjuez (3). Fue la real protagonista del futuro cambio de 180 grados que iba a dar España (4).

El 9 de diciembre se desposa con Fernando. Ella sólo tenía 23 años y él 45. Sin embargo, este sutil detalle viene acompañado de que era la hija de su hermana. Es decir, su sobrina carnal.

Don Fernando «Tenorio»

Tras haberse casado ya tres veces, y no haber podido heredar varón como descendiente, mucha de esa responsabilidad se le achacaba a su gran miembro. Quizá la fama de latin lover, su fogosidad y el hecho de que fuera poseedor de una deformación genital (macrosomía) (5) que hacía que su miembro fuese inmenso en volumen y apariencia, hacían que muchas mujeres estuvieran «quejosas» a la hora de realizar coitos. Aunque, por otro lado, también era apodado Fernando VII «El Deseado» (6).

El escritor francés Merimeé, que lo había observado con sus propios ojos, lo describía como “ fino como una barra de lacre en la base, y tan gordo como el puño en su extremidad; además, tan largo como un taco de billar”.(7)

¡Obras, obras! 

El mismo día de la llegada de María Cristina, o mejor dicho, esa misma noche, como homenaje y obsequio, se encendió un árbol de pólvora consiguiendo la iluminación los jardines del Real Sitio (8). Nuestro Don Juan pensó que quizá no era suficiente. Así que añadió a su lista de agasajos la instalación de la fuente de Hércules y Anteo en la entrada del Real Sitio (9). También comenzó las reformas del Real Coliseo de Carlos III y las fuentes del Jardín del Príncipe (10).

María Cristina de Borbón y Dos Sicilias: de sobrina a Regente

Cuando faltaba poco para cumplirse el primer aniversario de boda de María Cristina y Fernando, el 10 de octubre de 1830, la reina da a luz a la que va a ser la heredera al trono de España: Isabel II (11). Aunque, para que la pequeña Isabel pudiese acceder al trono, se tuvieron que tomar una serie de medidas. Como la Ley Sálica o la Constitución de 1837 (12).

Tras la muerte de su esposo en 1833, María Cristina toma el poder como reina regente de España (1833-1840), hasta la mayoría de edad de Isabel II (13). Su único problema es que era la reina desconocida.

«La mujer de talante brusco y gozosa pasión.»(14)

El cortejo de un guardia de Corps

María Cristina y el sargento Agustín Fernando Muñoz, guardia de Corps al servicio de la reina, se conocieron cuando ésta se hallaba dando un tranquilo paseo por su humilde palacio, hasta que fijó su atención en este señor, que estaba de guardia. Aumentando el gustillo por saber más de este misterioso Agustín, la reina tomó la iniciativa. Acercándose a éste, le preguntó si no estaba cansado. A lo que obtuvo una respuesta que fue de gran agrado: «En Servicio de Su Majestad, no puedo cansarme nunca» (15).

Todo muy romántico e idílico, ya que María Cristina estaba casada, y de este hombre, no se sabía si contrajo nupcias o por el contrario, estaba soltero (16).

Los tranzacos de María Cristina de Borbón y Dos Sicilias

Otra de las noches, cuando la regente volvía, tras un tórrido encuentro con su amante, a la habitación conyugal, su dama de confianza le preguntó si realmente el cambio le compensaba… Ya que si las habladurías eran ciertas, el rey estaba bastante bien dotado (17).

María Cristina respondió que no, que el sargento «también tenía un buen trancazo» (18). El único problema es que este desafortunado comentario lo hizo abriendo la puerta de la habitación donde se encontraba su marido (19). Quién, aunque se hallaba en las últimas, el oído no lo había perdido. María Cristina tuvo que dar las explicaciones pertinentes, y éstas no fueron más que: «así es como se les dice a los catarros en Tarancón», ciudad de nacimiento de Agustín.

Aunque el doctor (20) del rey se encontraba en los aposentos, y sabedor de que aquello no era cierto, no fue capaz de llevarle la contraria a la reina. Así que se comenzó a difundir por palacio dicho término (21). Y de ahí, a las calles, donde «trancazo» era sinónimo a resfriado.

Sargento Agustín Fernando Muñoz Sánchez
Sargento Agustín Fernando Muñoz Sánchez

De corsés ceñidos a bambitos de la abuela

Tras morir Fernando VII, Maria Cristina no guardó el luto ni un año, y a los pocos meses se casó con su amante Agustín. Uno de los motivos por los que esta boda entre María Cristina y el sargento fue en secreto era debido a que ambos pertenecían a clases sociales distintas. Así, si la reina no quería perder sus poderes y su mandato, no se debía hacer eco de la noticia.

Su vida fue sido una sucesión de anécdotas e historias, en primer lugar, su segundo matrimonio secreto durante la Primera Guerra Carlista (22). Las nupcias las ofició un amigo del novio tan sólo tres meses después de que el monarca falleciese. Este «afortunado» caballero era sargento de la Guardia de Corps (23), llamado Agustín Fernando Muñoz y Sánchez (24).

Pero el misterio duró poco, ya que de este matrimonio nacieron nada mas y nada menos que 8 hijos morganáticos (25) (hijos de un matrimonio de personas de diferentes rangos sociales). Los intentos de María Cristina por intentar esconder sus embarazos eran de lo más ridículos, ya que solía llevar vestidos anchos. Pero la gente no es tonta y al final, los nueve meses, se notan (26).

Las coplillas de escalera dedicadas a María Cristina de Borbón y Dos Sicilias 

En la Guerra de Independencia cubana (27) éstos se la dedicaban a María Cristina de Habsburgo (28), la nueva regente española.

Cuando de verdad esta canción ha tenido su melodía y ritmo habaneros ha sido por obra de Ñico Saquito en los años 30 (siglo XIX) (29). Aunque en España se convirtió en número uno en los ’50. Si bien es cierto que se añadieron alguna que otra estrofa, lo grabó obteniendo un gran éxito prácticamente al momento. En conclusión, el motivo real de la canción se olvidó. 

María Cristina de Borbón y Dos Sicilias
María Cristina de Borbón y Dos Sicilias

María Cristina de Borbón y Dos Sicilias: un exilio, un desfalco y una trata de esclavos.

Fue exiliada (30) en un par de ocasiones. También se le acusó de desfalcar las arcas del reino y de tener negocio de tráfico de esclavos. – Entre otros muchos, como el de destinar a un bolsillo secreto grandes cantidades de dinero, es decir, la Caja B de la Reina (31) -. En conclusión, una reina de armas tomar.

Aunque hay que «agradecerle» que se sigan utilizando dos palabras que ella misma introdujo al lenguaje castellano (32). Estas son: carca, equivalente a algo rancio, atrasado, retrógrado; y guiri, para referirnos a alguien extranjero que no habla nuestra misma lengua materna.



Más artículos muy interesantes en Khronos Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Quevedo, 2013.

(2) Los casamientos anteriores fueron con María Antonia de Nápoles (1802-1806), María Isabel de Braganza (1816-1818), y María Josefa Amalia de Sajonia (1819-1829).

(3) Fallas Escuer, 2014.

(4) Villa-Urrutia, 2009, p. 17.

(5) Rocandio Egea, 2019.

(6) Arzadun, 1942, pp. 10 y 15.

(7) Rocandio Egea, 2019.

(8) López Mato, 2017.

(9) Giménez, 2019.

(10) Giménez, 2019.

(11) Giménez, 2019.

(12) Martínez, 2020.

(13) Martínez, 2020.

(14) Villa-Urrutia, 2009, p. 25.

(15) Villa-Urrutia, 2009, p. 45.

(16) Rocandio Egea, 2019.

(17) Martínez, 2020.

(18) Toma salud, 2015.

(19) Martínez, 2020.

(20) Fallas Escuer, 2014. La segunda versión es el relato  de su nieta María de la Paz Juana Amelia Adalberta Francisca de Paula Juana Bautista Isabel Francisca de Asís. Porque la historia decía, que la reina madre se encontraba paseando con su carruaje, yendo y viniendo de vacaciones. A consecuencia de un bache, se dio un golpe en la nariz y empezó a sangrar, entonces solicitó a su dama de compañía le facilitase un pañuelo sin embargo, ésta no lo tenía aceptó el de uno de los miembros de su escolta.  Así empezó la relación.

(21) Ramírez, 1994, pp. 35-50.

(22) Martínez, 2020.

(23) Rocandio Egea, 2019. Así que el reinado de Isabel II, las Guerras Carlistas y el problema foral nacionalista español se remonta a un pene enorme que no hubo donde meterlo porque no había heredero varón alguno que saliese de ahí.

(24) Villa-Urrutia, 2009, pp. 40.

(25) López Mato, 2017. Fernando había llevado una vida de excesos, así que sus cuatro consortes debemos agregar innumerables amantes que escogía durante sus incursiones nocturnas por las oscuras calles de Madrid. Porque hasta el final de sus días y a pesar de tres matrimonios poco felices, no tuvo descendencia legítima ni bastarda.

(26) López Mato, 2017. La ley pragmática le había traído muchos problemas al rey Felón, así le decían después de haberlo llamado «El deseado» en sus años mozos, ya que era la esperanza de España, pero Fernando había defraudado a todo el mundo: padres, hermanos, amigos, súbditos y esposas.

(27) López Mato, 2017. Pero Fernando, haciendo alarde de un espíritu muy liberal, porque el rey les negaba a sus súbditos, así que le dijo al doctor Castelló: «Pues tu te quedas acá y serás la única persona en España autorizada a vivar la Constitución cuantas veces quieras y aun en mi presencia». Tentado por esta oferta, el doctor se quedó en la Corte y aprovechó su influencia sobre el rey para liberar a varios colegas y amigos que había sufrido su misma suerte por vivar la Pepa.

(28) Gómez de Arteche, 1875. María Cristina los visitaba: utilizaba el falso título de ‘Condesa de la Isabela’ para viajar a Francia. Nadie fuera de su círculo íntimo debía saber que la madre de la Reina de España pasaba temporadas en París. La relación con su hija Isabel era cada vez más distante.

(29) Villa-Urrutia, 2009, pp. 129-159.

(30) Doncel, 2013.

(31) Gómez de Arteche, 1875.

(32) Su origen no es latino, ya que existen diversas teorías que apuntan a que la palabra guiri proviene del euskera, ya que los Carlistas residentes en Navarra y en el País Vasco utilizaban la palabra “Guiristinos” para referirse a los partidarios de la regente.


Bibliografía   

  • Arzadun, J., 1942, Fernando VII y su tiempo, Summa, Madrid.
  • Doncel Domínguez, J. A., 2013, «La Primera Guerra Carlista (1833-39). Las Historias de Doncel», jadonceld.blogspot.com, 14 noviembre 2013. [En línea] Disponible en http://jadonceld.blogspot.com/2013/11/la-primera-guerra-carlista-1833-39.html (2 de febrero de 2021).
  • Fallas Escuer, E., 2014., “El lado oscuro de María Cristina de Borbón y Dos Sicilias” Nueva Tribuna, 7 noviembre de 2014. [En línea] Disponible en https://www.nuevatribuna.es/articulo/cultura—ocio/lado-oscuro-reina-maria-cristina-borbon-sicilias/20141103110417108836.html (2 de febrero de 2021).
  • Giménez, E. E., 2019, “La Granja, el palacio desconocido (II)”, Patrimonio de la Corona, 10 diciembre de 2019. [En línea] Disponible en https://patrimoniodelacorona.wordpress.com/2019/11/10/la-granja-el-palacio-desconocido-ii/ (2 de febrero de 2021).
  • Gómez De Arteche y Moro, J., 1875. «Guerra de Independencia», Depósito de Madrid, Tomo I, Apéndice 9. [En línea] Disponible en: https://repositorioinstitucional.ceu.es/handle/10637/3661 (2 de febrero de 2021).
  • López Mato, O., 2017, “La muerte de Fernando VII”, Infobae, 5 octubre de 2017. [En línea] Disponible en https://www.infobae.com/opinion/2017/10/05/la-muerte-de-fernando-vii/ (2 de febrero de 2021).
  • Martínez Hoyos, F., 2020, “Fernando VII y el lío de la Pragmática Sanción”, La Vanguardia, 16 abril 2020.  [En línea] Disponible en https://www.lavanguardia.com/historiayvida/edad-media/20200329/4892647944/pragmatica-sancion-ley-salica-isabel-ii-fernando-vii-carlismo.html (2 de febrero de 2021).
  • Quevedo, V., 2013, «¿Qué le pasó a Chumbele?», gabrielvq.blogspot.com, 30 agosto de 2013. [En línea] Disponible en https://gabrielvq.blogspot.com/2013/08/ (2 de febrero de 2021).
  • Ramírez, D. P., 1994, Tarancón en la historia: Desde la romanización hasta el final del antiguo régimen, Ayuntamiento de Tarancón, Tarancón.
  • Rocandio, S., “De como la historia de España dependió del inmenso pene de Fernando VII”, Khronos Historia, 28 febrero de 2019.  [En línea] Disponible en: https://khronoshistoria.com/fernando-vii/ (2 de febrero de 2021).
  • Toma salud, 2015, “Menudo trancazo que tengo. ¿Trancazo? ¿De dónde viene esta palabra?”, Toma Salud, 23 octubre de 2015. .[En línea] Disponible en http://tomasalud.com/archivos/2068 (2 de febrero de 2021).
  • Villa Urrutia, W. R., 1925, La reina gobernadora, Doña María Cristina de Borbón. F. Beltrán – Tipografía Artística, Madrid.
Artículo anteriorOcaña: el Ícaro de la Movida Barcelonesa
Artículo siguienteEl Marqués de la Ensenada: un ilustrado desterrado