Esto que se va a contar es una de las muchas leyendas rosa que existen,  también conocidas como salseo histórico. Ocurrió en Sevilla en el siglo XIV. Aunque si bien es cierto que existen varias versiones de la misma, la que aquí se va a narrar es una de las más conocidas y la que se cuenta de generación en generación. No hay buen sevillano, o sevillana, que no sepa de la existencia de la emblemática María Coronel, y de la hostigación, acoso y persecución que se vivieron por las calles andaluzas sobre el 1354.

Pues bien, de “boquillas” es sabido que el rey Pedro I de Castilla era un mujeriego. De hecho, el “no es no” para este señor, pues como que no existía. Pero si aún así no os suena qué rey era, quizás por el apodo de Pedro I “el cruel” os resulte más familiar (1)(2). Pues bien, la leyenda habla sobre la obsesión del rey con María Coronel, una noble que tuvo que tomar decisiones drásticas para dejar de ser acosada (3).

Retrato idealizado de Pedro I, en pertenencia del Consistorio de Sevilla - Wikipedia
Retrato idealizado de Pedro I, en pertenencia del Consistorio de Sevilla. Fuente: Wikipedia

¿De dónde sale María Coronel?

Hay que comenzar diciendo que existen algunas vidas más fáciles que otras, y aquí se da el caso de que la vida de María Coronel no fue una vida sencilla.

María era hija de Alfonso Fernández Coronel, un gran noble castellano con mucho poder gracias al favor de Alfonso XI. Este buen hombre creía que Enrique de Trastámara, hermano rebelde del rey, podía ser mejor gobernante que Pedro (4). Su elección le acabaría costando la cabeza.

En un momento dado, entre ejecución y ejecución (eso del Cruel no se consigue fácilmente), el rey conoció a la hermana de María Coronel y se encaprichó de ella. Ella, pese a que el rey era el responsable de la muerte de su padre, le hizo caso, y eso que además estaba casada.  De hecho, se cuenta que se veían en sitios emblemáticos de la ciudad, como la Torre del Oro o el Alcázar de Carmona (5).

Paguemos la deshonra

Y claro, como su marido se encontraba lejos, fue su cuñado Juan Alfonso de la Cerda, marido de María Coronel, quien decidió defender su honor. Un acto que, como se verá después, hará de la vida de su esposa un infierno.

Cuando fue a la corte a salvaguardar el honor de su cuñado, es apresado por la guardia del rey. Ante el inminente peligro que acechaba sobre su marido, María Coronel se dirigió directamente a la corte para pedir audiencia al rey (6). Tener preso al marido en manos de un tío llamado el Cruel no es del agrado de nadie.

Clemencia concedida, accusatio manifesta 

Suplicó ante Don Pedro clemencia por su esposo. ¿El rey, magnánimo, le concedió el indulto? ¡Que no! Evidentemente le cortó la cabeza. El justificante fue, supuestamente, “formar parte de una conspiración contra el trono de Don Pedro I de Castilla”.

María, tras el duro golpe y la traición que el propio rey había tenido con ella, se mudó a una de las calles más emblemáticas del casco antiguo de Sevilla, calle Arrayán, y allí residió donde hoy se encuentra el Palacio de los Marqueses de la Algaba (7).

Con lo que no contaba la viuda, era con que Pedro I se había quedado totalmente enamorado de su belleza, y la iba a empezar a perseguir durante una larga temporada. Agobiada por los criados de la corte, tuvo que huir de un sitio a otro, escondiéndose para que no la encontrasen.

Últimos ejemplares
Retrato de María Fernández Coronel pintado por Joaquín Domínguez Bécquer en 1857. Fuente: wikipediacommons
Retrato de María Fernández Coronel pintado por Joaquín Domínguez Bécquer en 1857. Fuente: wikipediacommons

Corre, corre, que te pillo

Cansada de estar en escondrijos, decide irse a casa de sus padres a vivir con ellos. Pero una noche, tras escuchar un alboroto a las puertas de su casa, se ve obligada a saltar por la ventana.

Para su sorpresa, Pedro se disponía a asaltar la casa familiar con el único objetivo de raptarla y llevársela al Alcázar.

Se escondió en el convento donde estaba su hermana. Las monjas abrieron una zanja y la cubrieron con tablas. El rey, que recibió un chivatazo, fue hasta el convento de Santa Clara, pero no la encontró, así que se marchó (8).

Santa Clara. Leyenda de Sevilla. Diario de Sevilla.
Santa Clara. Leyenda de Sevilla. Fuente: Diario de Sevilla.

A María Coronel no le temblaba la mano

El rey dejó pasar un tiempo, y un día, de sorpresa, se presentó en el convento. Cuando Doña María se vio descubierta, corrió por todos los pasillos huyendo despavorida, como es lógico y normal, hasta llegar a la cocina.

Allí, sin ningún tipo de escapatoria, y tomando la decisión más importante y drástica de su vida, cogió una sartén hirviendo que se encontraba allí, y se la tiró por la cara, con la única pretensión de dejar de resultarle atractiva al rey (9).

La respuesta ¿es la huida?

Don Pedro, que al entrar en el aposento, vio la cara ensangrentada de María, huyó raudo de allí. El rey, arrepentido, pesaroso, y con infinito remordimiento, mandó ordenar a la priora del convento que cuidase bien de ella.

También pidió ser informado de todo lo que le fuese ocurriendo durante sus curas, así como de cualquier petición o deseo que Doña María tuviese. Quizás así pensase limpiar su mala conciencia (10).

La indemnización a María Coronel

Tras la muerte de su padre y de su marido, perdió todas sus propiedades, evidentemente, confiscadas por Pedro I, y no es hasta la llegada al poder de Enrique II, que todos los nobles recuperaron sus propiedades en Sevilla.

Aunque, antes de la muerte de Pedro I a manos de su hermanastro, Doña María le pidió un solar para poder construir el convento de Santa Inés, donde reposarían sus restos tras su muerte.

Con la fortuna familiar ya en sus manos, María y su hermana pequeña Aldoza, fundaron el convento de Santa Inés en el solar que estaba al lado del palacio de su padre (11).

La madre abadesa de Santa Inés en el claustro del convento. ABC Sevilla
La madre abadesa de Santa Inés en el claustro del convento. Fuente: ABC Sevilla

¿Exhumación y momificación celestial?

Allí se trasladaron en 1376 con todas las monjas que componían el convento de Santa Clara, consiguiendo ser la primera abadesa, y priora, hasta su muerte a los 75 años el día 2 de diciembre.

Como priora, pudo ser enterrada en el coro del convento al lado de su marido y su hija pequeña, hasta 1679. Ese año, con motivo de unas obras, la tumba se abrió, y pudieron comprobar que su cuerpo se encontraba incorrupto a pesar de los años (12).

En 1834 se deposita en una urna y se decreta la incorruptibilidad del cuerpo.

Doña María Coronel. SevillaPress
Doña María Coronel. Fuente: Sevilla Press

El 2 de diciembre, día de María Coronel

Porque todos los 2 de diciembre su cuerpo puede ser visitado por el aniversario de su muerte en la iglesia de Santa Inés.

Doña María se expone en un féretro de cristal, donde se pueden ver las marcas de sus cicatrices ocasionadas por el aceite en su cuello y rostro.

Un dato curioso es que, después de que el rey accediese a pagarle el convento a Doña María, surge la ya conocida figura de pagaconventos, que más tarde dio lugar al ya conocido “pagafantas” (13).

El cuerpo incorrupto de María Coronel se expone cada 2 de diciembre en el convento. / EL DÍA
El cuerpo incorrupto de María Coronel se expone cada 2 de diciembre en el convento. / EL DÍA

Referencias y bibliografía

Sor Juana Inés de la Cruz – Monja, feminista y lesbiana…

Catalina de Erauso – monja, travesti, soldado y mujeriega…

[/su_box]


No te pierdas más artículos interesantes en nuestra revista Khronos Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Montoto López, J.M., 1847.

(2) Cervera, C., 2015.

(3) Valdaliso, C., 2017

(4) Ulpio, M., 2021.

(5) Ulpio, M., 2021.

(6) Ulpio, M., 2021.

(7) Rendón, A., 2015.

(8) Bartolomé, P., 2019.

(9) Bartolomé, P., 2019.

(10) Ulpio, M., 2021.

(11) Bartolomé, P., 2019.

(12) Ulpio, M., 2021.

(13) Bartolomé, P., 2019.

Bibliografía

  • Bartolomé, P., 2019, María Fernández Coronel. La noble que se reveló contra Pedro I el Cruel. 10 de febrero de 2019 https://www.eldiadecordoba.es/ En línea [Disponible en] https://www.eldiadecordoba.es/cordoba/maria-fernandez-coronel-mujeres-singulares-cordoba_0_1326467581.html ( 18 de marzo de 2021)
  • Cervera, C., 2015, El Rey más controvertido: Pedro I de Castilla, ¿«El Cruel» o «El Justiciero»?. 31 marzo de 2015 https://www.abc.es/ En línea [ Disponible en] https://www.abc.es/espana/20150203/abci-pedro-cruel-castilla-201502021856.html (18 marzo 2021).
  • Montoto López, J.M., 1847, Historia del reinado de D. Pedro I de Castilla llamado el Cruel, Imp. de C. Santigosa, Sevilla.
  • Rendón, A., 2015, Doña María Coronel. Historia o leyenda. 31 de junio de 2015. https://www.sevillapress.com/ En línea [Disponible en] https://www.sevillapress.com/noticia/31612.html (18 de marzo 2021).
  • Ulpio, M., 2021, La obsesión de Don Pedro I por María Coronel. 8 marzo de 2021 https://sevillasecreta.co/ En línea [Disponible en]  https://sevillasecreta.co/maria-coronel/ (18 de marzo de 2021)
  • Valdaliso, C., 2017, Pedro el cruel, el terror de la nobleza. 29 de junio de 2017 https://historia.nationalgeographic.com.es/ En línea [Disponible en] https://historia.nationalgeographic.com.es/a/pedro-cruel-terror-nobleza_11771 (18 de marzo de 2021)
Artículo anteriorEl comercio esclavista medieval existente entre Occidente y Oriente entre los siglos X y XII
Artículo siguienteAsurbanipal de Asiria, un emperador con ¿merecida? mala fama