En Bolivia se recuerda con gran dolor los sucesos que ocurrieron el año 2003 durante la denominada Guerra del gas. Lo que pasó fue debido a la ambición y a las acciones violentas de un gobierno que estaba dispuesto a lastimar por obtener riquezas. Te contamos cómo ocurrió.

Octubre Negro ¿Cómo se llegó hasta este punto?

Bolivia tiene una división de regiones por departamentos y uno de esos es el de Nuestra Señora de La Paz que contiene a las ciudades de La Paz y El Alto. La denominada Guerra del gas se mostró en este departamento ya que en esta se encuentra el Gobierno, pero con la participación de los departamentos de Oruro, Potosí, y Cochabamba.

Los sucesos que llevaron a que se desarrolle fueron los siguientes:

Para 2003 Bolivia tuvo de Presidente a Gonzalo Sánchez de Lozada, y de Vicepresidente a Carlos Diego Mesa Gisbert. El 4 de agosto de 1997, el presidente  entregó los recursos energéticos de Bolivia a las empresas extranjeras mediante un decreto secreto e ilegal, que ha sido demandado como inconstitucional ante los tribunales. (1)

Consistió en otorgar no sólo la explotación, sino la propiedad de los yacimiento. Con esto las transaccionales eran prácticamente dueñas de las reservas de gas. (2)

La Guerra Del Gas Jornadas De Octubre Negro. Prensa Boliviana. Fuente: La Patria
La Guerra Del Gas Jornadas De Octubre Negro. Prensa Boliviana. Fuente: La Patria

En el año 2003, aparece el proyecto de exportación de gas a Estados Unidos por el puerto Patillo de Chile, en el cual se instalaría una planta para licuar gas. El gas llegaría hasta los mercados en Estados Unidos  durante 20 años. (3)

El Pueblo se levanta para defenderse

El bloqueo campesino del altiplano norte y los nueve distritos de la ciudad de El Alto consiguen aislar la sede de gobierno del resto del país. Esta vez, los movimientos sociales ya no sólo se oponen a la venta de gas vía Chile, sino que rechazan la exportación del hidrocarburo y plantean su industrialización para generar fuentes de empleo y crecimiento económico para el país. (4)

La Masacre en Warisata

Felipe Quispe Huanca, del Movimiento Indígena Pachakuti (MIP), anuncia que apoyará las movilizaciones convocadas por el MAS (Partido: Movimiento al Socialismo) aunque continúa intentando dialogar con el gobierno. El Ejecutivo instruye, entonces, el acuartelamiento de tropas y acusa a este partido opositor de estar agitando la movilización. (5)

En septiembre de 2003 se desarrolló el ataque hacia la comunidad de «Warisata» con el aval del presidente. El ministro de defensa Carlo Sánchez Berzaín dirigió un convoy de militares y policías. La jornada termina con seis muertos y trece personas heridas de bala. (6)

Militares disparando octubre negro de 2003
«Militares disparando». Fuente

El gobierno trata de justificar el uso de la violencia desproporcionada

El vocero gubernamental Mauricio Antezana, argumenta que hubo una «emboscada que obligó a las fuerzas del orden a actuar con urgencia». Según los informes, fueron los pobladores quienes dispararon desde las montañas a la caravana (7)

Una comisión conformada por organismos de Derechos Humanos requisa la zona del enfrentamiento y descalifica la versión gubernamental. La Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) cuestiona la actitud del gobierno, en todo el
país se repudian la masacre. (8)

El conflicto abarca gran parte del territorio nacional y el presidente continua por el camino de la violencia para frenar las movilizaciones. (9)

El pueblo decide

Felipe Quispe rompe el diálogo con el gobierno en la Guerra del gas y amenaza extender el bloqueo. Declara duelo nacional de treinta días y estado de sitio en las veinte provincias de La Paz.

Los campesinos de Mallasa, Huajchilla, Valencia, Palomar y Huaricana mantienen un bloqueo económico en apoyo a los campesinos del altiplano, aun a costa de perder su producción. Gremiales y dirigentes campesinos ordenan el cierre de mercados en solidaridad con los muertos de Warisata y Sorata. (10)

Y en la tercera semana, obreros, campesinos, maestros, jubilados y gremiales, todos
expresan su postura en las calles con bloqueos y marchas.

Por eso asumen la defensa del gas de y para los bolivianos. (11)

La Guerra del gas se consolida

El bloqueo de caminos se fortalece en el altiplano. Las poblaciones de Warisata, Sorata y Achacachi se convierten, prácticamente, en territorios autónomos y declaran guerra civil contra el gobierno. 

El conflicto, localizado en el área rural se expande a las ciudades. El 29 de septiembre varios sectores acuden a la convocatoria de la COB (Central Obrera Boliviana) y protagonizan una multitudinaria concentración en la Plaza de los Héroes de la ciudad de La Paz. (12)

Guerra del Gas, Protestas y bloqueos
Guerra del Gas, Protestas y bloqueos. Fuente

Marchas ciudadanas en la Guerra del Gas

La ciudad de El Alto ingresa en paro cívico (ningún negocio está abierto) Aumentan las marchas de protesta, maestros,  universitarios,  normalistas de Warisata (quienes estudiaron en la «Normal» que es una institución en Bolivia para formarse para docentes), administrativos de la UMSA (Universidad Mayor de San Andrés), trabajadores de la Caja Nacional de Salud (CNS) y jubilados están en las calles. El departamento de Potosí comienza a movilizarse con los estudiantes universitarios, trabajadores de la CNS, de Servicios Eléctricos y la Central Obrera Departamental (COD). Mientras que en Oruro bloquean los mineros; desde Cochabamba se inicia una marcha hacia La Paz protagonizada por la Coordinadora de Defensa del Gas. (13)

Pelearon y no se rindieron

La COB tampoco quiere dialogar. Los dirigentes advierten que si Goni no renuncia se lo destituirá, y comentan:

“Ya no se trata de que dé soluciones o que inicie el diálogo, lo que ha hecho contra el pueblo no tiene remedio. Es mejor que renuncie por las buenas, porque si no lo vamos a sacar por las malas y a palos”. (14)

Era necesario abastecer a la ciudad de carburantes. Se realizó el traslado desde la plata que se encuentra en Senkata (Ciudad de «El Alto»), hasta la ciudad de «La Paz». Los vecinos buscan evitar la salida de los camiones organizando un cerco en torno a las instalaciones. (15) al grito de “¡no pasarán!”. Los policías y militares responden con ráfagas de ametralladora disparadas desde las tanquetas. Dos de ellas mueren y más de una veintena resulta herida. (16)

Ciudad Militarizada, guerra del Gas
Ciudad Militarizada, guerra del Gas. Fuente.

En esa misma semana, las tropas militares logran retomar los puntos estratégicos para el traslado de gasolina. Esta vez fallecen veintiséis personas. Pero, contrariamente a lo que pretendía el gobierno, la masacre no logra detener a los vecinos. (17)

Renuncia del Presidente

Carlos Mesa rompe con el gobierno de Sánchez de Lozada, pero se mantiene en el cargo de vicepresidente de la República. Un día antes de la renuncia del presidente, Mesa confirma su distanciamiento del gobierno, por lo que esta sucediendo. (18)

Sánchez de Lozada, Paz Zamora y Reyes Villa ofertan un referéndum consultivo por departamentos, pero la población molesta rechaza esta propuesta. Y los vecinos reaccionan y organizan comités de vigilancia armados de palos, petardos y silbatos como sistema de alarma. (19)

Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín
Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín. Fuente

Todos se unen a la Guerra del gas

Debido a todo lo que sucedió, comienzan a llegar centenares de marchistas a la sede de gobierno. (20)

El 17 de octubre de 2003 la renuncia de Sánchez de Lozada era ya un hecho. Pero es recién al anochecer cuando se lee su carta de dimisión en el Parlamento. (21)

Justicia para las víctimas de la Guerra del Gas

En esta Guerra del gas murieron muchas personas luchando por lo que es suyo. Lamentablemente se tardó años en hacer justicia. Aun así, estos hechos deben recordarse como testimonio para que ningún país viva lo mismo, ningún gobierno puede pensar que tiene el derecho de matar, por un «futuro mejor».



Más artículos en nuestra Revista de Historia Digital


Referencias y bibliografía

Referencias

1. El 4 de agosto de 1997, el presidente Sánchez de Lozada entregó los recursos energéticos de Bolivia a las empresas extranjeras mediante un decreto secreto e ilegal, que ha sido demandado como inconstitucional ante los tribunales. Raúl Ornelas, s.f, p. 185.

2. Esta entrega del sector energético boliviano consistió en otorgar no sólo la explotación sino la propiedad de los yacimientos a las empresas inversionistas. Gracias al decreto de 1997, las transnacionales se han apoderado de las reservas de gas (sólo superadas en Sudamérica por las venezolanas). Raúl Ornelas, s.f, p.185.

3. La privatización de los energéticos alcanzó un grado extremo en 2003 con el proyecto de exportación de gas a Estados Unidos, el cual prevé ceder por completo el control a las empresas participantes, al consorcio Pacific LNG, constituido por las transnacionales British Gas, British Petroleum y Repsol/YPF. Se proyecta la exportación diaria de 36 millones de metros cúbicos de gas hasta los mercados de Estados Unidos durante veinte años, es decir, un total de 6.26 trillones de pies cúbicos de gas boliviano. El transporte del gas se daría de los campos de Tarija, al sur de Bolivia, hasta el puerto chileno de Patillos en el Pacífico. En ese puerto, se instalaría una planta para licuar el gas.  Raúl Ornelas, s.f, p.186.

4. La segunda semana de movilizaciones se inaugura con el bloqueo campesino del altiplano norte y los nueve distritos de la ciudad de El Alto. Producto de ello, la sede de gobierno se encuentra aislada del resto del país. Esta vez, los movimientos sociales ya no sólo se oponen a la venta de gas vía Chile, sino que rechazan la exportación del hidrocarburo y plantean su industrialización para generar fuentes de empleo y crecimiento económico para el país.  Rivero María del Carmen, 2006, p. 53.

5. Quispe anuncia que apoyará las movilizaciones convocadas por el MAS para el 19 de septiembre, aunque continúa intentando dialogar con el gobierno. El Ejecutivo instruye, entonces, el acuartelamiento de tropas y acusa a este partido opositor de estar digitando la movilización. Rivero María del Carmen, 2006, p. 56.

6. El sábado 20 de septiembre de 2003 fue un día de luto para los habitantes de Warisata. Con el aval del entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, el ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, dirigió un convoy de militares y de policías que ejecutó un “rescate humanitario” de turistas “secuestrados” en Sorata. Frente al bloqueo de caminos, la “acción comando” se abrió paso a sangre y fuego. La jornada concluyó con seis muertos y 13 heridos a bala. Revista: La Razón

7. El gobierno trata de justificar el uso de la violencian desproporcionada. El vocero gubernamental, Mauricio Antezana, argumenta que hubo una “emboscada” campesina que “obligó” a las fuerzas del orden a actuar con “urgencia”. […] Según los informes del Ejecutivo, los campesinos dispararon desde las montañas a la caravana. Eran francotiradores. Rivero María del Carmen, 2006, p. 58.

8. Una comisión conformada por organismos de Derechos Humanos requisa la zona del enfrentamiento y descalifica la versión gubernamental. La Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) cuestiona la actitud del gobierno, porque fue a “rescatar” sin antes entablar diálogo con los campesinos. En todo el país repudian la masacre. Rivero María del Carmen, 2006, p. 59.

9. La falta de capacidad y lucidez para solucionar el conflicto, que ya abarca gran parte del territorio nacional, lleva a Sánchez de Lozada a continuar por el camino de la violencia para frenar la movilización. Rivero María del Carmen, 2006, Pg. 59-60.

10. Es así que el Mallku rompe el diálogo con el gobierno “asesino y masacrador del campesinado”, amenaza extender el bloqueo hacia la vía La Paz-Oruro, declara “duelo nacional de 30 días con crespón negro” y “estado de sitio en las 20 provincias de La Paz”.

11. 11. Obreros, campesinos, maestros, jubilados y gremiales, todos asumen la propiedad de los hidrocarburos y lo expresan en las calles, en todos los bloqueos y marchas. Por eso asumen, también, la defensa del gas de y para los bolivianos. Rivero María del Carmen, 2006, p.62.

12. El bloqueo de caminos se fortalece en el altiplano. Las poblaciones de Warisata, Sorata y Achacachi se convierten, prácticamente, en territorios autónomos. […] . Además, están en apronte, preparados para recibir al Ejército que el sábado pasado tomó los cuarteles indígenas Kalachaca y Rojorrojoni. Cuatro mil campesinos retoman esos centros militares indígenas el miércoles 24 de septiembre. Piden la renuncia de Sánchez Berzaín y de Sánchez de Lozada, y declaran guerra civil contra el gobierno. 

El conflicto, focalizado en el área rural, se expande a las ciudades. El 29 de septiembre varios sectores acuden a la convocatoria de la COB y protagonizan una multitudinaria concentración en la Plaza de los Héroes de La Paz. Rivero María del Carmen, 2006, p. 64.

13. Ese mismo día El Alto ingresa en paro cívico, mientras que sus arterias continúan bloqueadas desde hace ya tres semanas. Proliferan las marchas de protesta en esta ciudad y en la sede de gobierno. Maestros rurales y urbanos, gremiales, universitarios de la UPEA, normalistas de Warisata, administrativos de la UMSA, relocalizados, prestatarios, trabajadores de la Caja Nacional de Salud (CNS) y jubilados inundan las calles. Potosí comienza a movilizarse con los estudiantes universitarios, trabajadores de la CNS, de Servicios Eléctricos y la Central Obrera Departamental (COD)120. Mientras que en Oruro bloquean los mineros; desde Cochabamba se inicia una marcha hacia La Paz protagonizada por la Coordinadora de Defensa del Gas. Rivero María del Carmen, 2006, p. 65.

14. A partir del 8 de octubre el paro cívico en El Alto es ya indefinido y miles de vecinos, gremiales, carniceros y estudiantes de la UPEA marchan hacia la sede de gobierno. Las Seis Federaciones del Trópico Cochabambino bloquean la carretera Cochabamba-Santa Cruz y la CSUTCB el resto del país. Marchan 600 mineros de Huanuni hacia La Paz, a pesar de que la carretera La Paz-Oruro está fuertemente resguardada. 

La COB tampoco quiere dialogar; los pedidos se convierten en exigencias y luego en amenazas. Los dirigentes advierten que si Goni no renuncia se lo destituirá. “Ya no se trata de que dé soluciones o que inicie el diálogo, lo que ha hecho contra el pueblo no tiene remedio. Es mejor que renuncie por las buenas, porque si no lo vamos a sacar por las malas y a palos”. Rivero María del Carmen, 2006, p. 71.

15. El gobierno responde con bala. El traslado de gasolina a la ciudad de La Paz desde la planta de Senkata, ubicada a unos kilómetros de la Ceja de El Alto, es el motivo de los más importantes enfrentamientos sucedidos entre el 11 y 12 de octubre. Por un lado, los uniformados intentan abastecer a la sede de gobierno del carburante a cualquier precio y, por el otro, los vecinos buscan evitar la salida de los camiones cisterna organizando un cerco en torno a las instalaciones. Rivero María del Carmen, 2006, Pg.71-72.

16. El sábado 11 de octubre más de cinco mil vecinos, al grito de “¡no pasarán!”, cierran con piedras, alambres de púas y dos muros de cemento la avenida 6 de Marzo. Los policías y militares responden con ráfagas de ametralladora disparadas, desde las tanquetas, directamente a las personas. Dos de ellas mueren y más de una veintena resulta herida. Rivero María del Carmen, 2006, p.72.

17. El domingo 12, las tropas militares logran retomar estos puntos estratégicos para el traslado de gasolina. Esta vez fallecen 26 personas. Pero, contrariamente a lo que pretendía el gobierno, la masacre no logra amedrentar a los vecinos. Rivero María del Carmen, 2006, p. 72.

18. El 13 de octubre Carlos Mesa rompe con el gobierno de Sánchez de Lozada, pero se mantiene en el cargo de vicepresidente de la República. Un día antes de la dimisión de Goni, Mesa ratifica su distanciamiento del gobierno, porque no tiene “el valor de matar”. Rivero María del Carmen, 2006, p. 76.

19. Es así que Sánchez de Lozada, Paz Zamora y Reyes Villa se juegan su última carta el 14 de octubre, ofertando referéndum consultivo por departamentos que decida qué hacer con el gas, revisar la Ley de Hidrocarburos -condicionada por las transnacionales- e incorporar la Asamblea Constituyente en la agenda del 2007 […] Entonces, el gobierno retoma la línea del terrorismo de Estado allanando casas en El Alto para capturar dirigentes, Los vecinos reaccionan y organizan comités de vigilancia armados de palos, petardos y silbatos como sistema de alarma. Rivero María del Carmen, 2006, p. 81.

20. La llegada de centenares de marchistas a la sede de gobierno precipita la caída de Goni. Campesinos provenientes de los Yungas y del altiplano arriban a La Paz, los mineros de Huanuni lo hacen también. Rivero María del Carmen, 2006, p. 84.

21. Pasado el mediodía del 17 de octubre de 2003 la renuncia de Sánchez de Lozada era ya un hecho. Pero es recién al anochecer cuando se lee su carta de dimisión en el Parlamento. Rivero María del Carmen, 2006, p. 85.


Bibliografía

  • Ornelas, R. (s.f.). La guerra del gas: cuarenta y cinco días de resistencia y un triunfo popular. Biblioteca Clacso: http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/chiapas/chiapas16/Ch16ornela.pdf
  • Rivero, MC. (2006). El poder de las luchas sociales. 2003: quiebre del discurso neoliberal. Editorial CEDLA, Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario. La Paz- Bolivia.
  • Parabá, M. (2019). La masacre de Warisata. La Razón: https://www.la-razon.com/politico/2019/09/25/la-masacre-de-warisata/
  • Patria Insurgente. La Guerra del Gas.Youtube.  (Contiene Imágenes Fuertes):  https://www.youtube.com/watch?v=fkxJRRefc5M.
Artículo anteriorEl fenómeno de la fotografía Post Mortem
Artículo siguienteAna Comneno: la Historiadora que quiso conquistar el mundo