En el corazón de Madrid, podemos descubrir un «pequeño» palacio desconocido para los habitantes de la ciudad: Parque Florido. Importante porque fue la residencia de un matrimonio: José Lázaro Galdiano y la dama argentina, Paula Florido y Toledo.

En este artículo, hablaremos de ellos, de su colección y de su interesante vida.

El amor de la vida de José Lázaro Galdiano – libros y arte

José Lázaro Galdiano nació en 1862 en un pequeño pueblo de Navarra, en Beire para ser más exactos. Pertenecía a una familia de hidalgos de la zona y era el mayor de un total de once hermanos (¡Vaya lio a la hora de la cena!)(1)

Al ser el mayor, tuvo grandes oportunidad, sobre todo en cuanto a la fortuna familiar. Una cuestión importante a la hora de comenzar la posterior colección que fue recopilando a lo largo de su vida. Cabe destacar que su gran pasión eran los libros, no sólo el arte. Este caballero era una caja de sorpresas.

Estudió Derecho en varias ciudades de toda la geografía española: Valladolid, Santander…pero la ciudad que realmente le marcó fue Barcelona, donde entró en contacto con la alta sociedad de la época. Allí podías encontrar a escritores y literatos de la talla de Emilia Pardo Bazán. Fue clave la escritora gallega (se dice que fue una «gran amiga» de Don José) en uno de los proyectos más importantes: la fundación en 1889 de la revista y editorial La España Moderna.

La España Moderna de Galdiano

Con esta iniciativa, José Lázaro Galdiano pretendía expandir el conocimiento a toda la sociedad, recopilando obras de escritores contemporáneos suyos como Benito Pérez Galdós, Miguel de Unamuno. Y no se limitó al ámbito nacional, sino que publicó textos traducidos de autores como Freud, Tolstoi, Darwin…ahí es nada.

No debemos de olvidar que José Lázaro Galdiano fue contemporáneo a la Generación del 98, hecho que influyó mucho en su forma de entender el arte, la cultura y el conocimiento, pues al igual que los autores que pertenecieron a esta corriente, pretendía recuperar todo el arte legado por antiguas civilizaciones que habitaron en la Península para tener una mejor visión del pasado y, así, mejorar el futuro. (2)

Primera portada de «La España Moderna» en 1889. Fuente

Cuando José Lázaro Galdiano conoció a Paula

Don José poco a poco, comenzó a moverse en varios círculos de coleccionismo, gracias a su oficio en la banca y en las finanzas, pues trabajó bastantes años en el Banco Hispanoamericano. Además era accionista del Hotel Ritz y perteneciente a la organización de Amigos del Museo del Prado (se licenció a los 31 años pero nunca ejerció como abogado). A finales de los 1890 conoció a Paula Florido y Toledo, con la que finalmente se casó en 1903 en Roma. Se unían así, dos grandes fortunas.

Paula era una gran dama de la época, con modales remilgados y mucho, mucho dinero. Este le venía de sus anteriores matrimonios (un total de tres, toda una «viuda negra») de los que heredó grandes fortunas. No es que fuera una caza fortunas, si no que en aquella época, la esperanza de vida no era muy alta y Doña Paula tuvo poca suerte.

Aun así, tuvo tres maravillosos hijos, cada uno fruto de sus matrimonios: José Francisco, Manuela y Rodolfo. A pesar de la edad (Don José tenía 41 años y Paula 46. Todo muy extravagante) y de los hijos de Doña Paula, decidieron casarse, ser felices y comer perdices.

Retrato de Paula Florido y Toledo por Pablo Antonio Béjar Novella (1912). Museo Lázaro Galdiano. Fuente

Un Palacio muy de moda

Ya en 1909, decidieron construir la que sería su vivienda: Palacio Parque Florido, situado en una manzana del barrio de Serrano. ¡Ahí es nada! Uno de los barrios más ricos de Madrid. En ella decidieron incluir todos los adelantos y comodidades de la época: ascensor propio, calefacción, luz eléctrica, teléfono. ¡Todo un privilegio de la época!

Celebraban grandes fiestas y banquetes, donde acudían todos los personajes dignos de mencionar en cualquiera de las gacetas de Madrid (el «Hola» de la época), como era el escritor nicaragüense Ruben Darío o el político Antonio Cánovas del Castillo.

Paula vivió allí hasta que falleció en 1932, hecho que afectó muchísimo a Don José. Él continuó en el Palacio hasta el estallido de la Guerra Civil española en 1936, fecha en la que se trasladó a París (a nadie le gustan las guerras y a Don José, menos) hasta 1940, año en el que se mudó a Nueva York durante cinco años. pues pensaba que poniendo un océano de distancia, no volvería a vivir ningún conflicto.(3)

Toda una vida dedicada al arte

En 1945, decidió regresar a Madrid para reunir toda su colección (ya que en París y en Nueva York siguió ampliando su colección).No pudo ver realizado su sueño, ya que falleció en 1947, momento en el cual decidió ceder todo su patrimonio y sus bienes (no tuvo descendencia con Doña Paula) al estado español. Todo su afán era, por lo tanto, conocer las diferentes etapas de la historia de este país y poder recopilar varias muestras de ello.

La única condición que puso en su testamento fue que su memoria perdurara a lo largo del tiempo, inaugurando su casa-museo en 1951.

Palacio Parque Florido en la actualidad. Fuente

Síndrome de Diógenes…puede ser

La colección que reunió el matrimonio Lázaro-Florido alcanza la estratosférica cifra de 12.600 piezas. Podemos encontrar marfiles, monedas, textiles, escultura y joyas. Un batiburrillo de objetos que no dejan a los visitantes del museo indiferentes.

Su biblioteca cuenta con aproximadamente 40.000 volúmenes. Incluida la colección completa de uno de los «colegas» de Don José: el político Antonio Cánovas del Castillo.

En cuanto a las obras de arte que podemos encontrar en esta pequeña «joya escondida» de Madrid: obras de Goya, Velázquez, Ribera, Murillo…pero también piezas de El Bosco, Boltraffio (uno de los alumnos más destacados del taller de Leonardo Da Vinci) o Lucas Cranach. (4)

Como ya he mencionado antes, no sólo albergaba todo tipo de piezas dignas de admirar, si no que el palacio es una «obra» en sí mismo. La decoración de los techos fue realizada por el pintor protegido por Don José, que ejerció como mecenas: Eugenio Lucas Villamil. Tanto los techos como los suelos, marcos de las puertas…se conservan en el museo actual, dando un encanto especial a aquellos que se animan a visitarlo.

Sala nº 7. Primera planta. Museo Lázaro Galdiano. Fuente

Esta es, muy resumida, claro, la vida y obra de don José Lázaro Galdiano y Paula Florido y Toledo, un matrimonio que fue muy importante en la vida social de la capital a comienzos del siglo XX. Personajes muy característicos e interesantes que no dejan de sorprender a los visitantes de este lugar (desconocido para muchos habitantes de Madrid) y que merece la pena saber su vida y su historia.


¡No te pierdas más historias sobre historias de la historia!


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) BLANCO SOLER, C.: «Vida y peripecias de D. José Lázaro Galdiano», en Mundo Hispánico, n. 39, Madrid, 1951, pp. 19-26.

(2) BOTREL, J-F.: «Para una España moderna: la labor editorial de Lázaro Galdiano», en José Lázaro: un navarro cosmopolita en Madrid, Madrid: Fundación Lázaro Galdiano, 2010, pp. 13-27.

(3) SAGUAR QUER, C.: «El entorno de la Colección: Parque Florido», en Obras maestras de la Colección Lázaro Galdiano, Madrid: Fundación Santander Central Hispano, 2002, pp. 63-84.

(4) LÓPEZ REDONDO, A.: «Aproximación a una colección pionera: las pinturas sobre tabla de José Lázaro», en Obras maestras de la Colección Lázaro Galdiano, Madrid: Fundación Santander Central Hispano, 2002, pp. 51-62.


Bibliografía

  • BLANCO SOLER, C.1951: «Vida y peripecias de D. José Lázaro Galdiano», en Madrid, Mundo Hispánico, n. 39.
  • BOTREL, J-F.2010: «Para una España moderna: la labor editorial de Lázaro Galdiano», en José Lázaro: un navarro cosmopolita en Madrid, Madrid: Fundación Lázaro Galdiano.
  • LÓPEZ REDONDO, A: 2007-2008 «Coleccionar para educar el gusto: José Lázaro Galdiano»,  en Espacio, Tiempo y Forma, Serie VII, Hª del Arte, Madrid: UNED.
  • LÓPEZ REDONDO, A. 2002: «Aproximación a una colección pionera: las pinturas sobre tabla de José Lázaro», en Obras maestras de la Colección Lázaro Galdiano, Madrid: Fundación Santander Central Hispano.
  • SAGUAR QUER, C.2002: «El entorno de la Colección: Parque Florido», en Obras maestras de la Colección Lázaro Galdiano, Madrid: Fundación Santander Central Hispano.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí