Hace poquito, leí que la Isla de Sark, en el Canal de la Mancha – entre Pinto (Inglaterra) y Valdemoro (Francia) – (1) buscaba nuevos residentes, porque la despoblación estaba dejando a la pobre isla vacía (2). Con el lema de “Sea uno de los 500 habitantes en crear un nuevo estilo de vida”, un empresario alemán ha lanzado la iniciativa. El tío se ha currado hasta una página web y una guía detallada, dispuesto a convencerte para que te mudes. Eso sí, no es gratis: cuesta un poco más de mil euritos (3). ¿Cómo te lo vende? Pues como una vida tranquila, en la naturaleza, y además, con pocos impuestos a pagar – la pandemia de la Covid ha ayudado a convencer al personal – (4).

Un paraíso terrenal, natural y sin contaminación

¿Queréis más? En la Isla de Sark podéis gozar de su clima templadito, sus magníficos acantilados (5) y de su serenidad y la pureza de su aire. No hay ni un coche circulando en la Isla de Sark. La gente se mueve en bicicleta, a caballo o en carruajes. Tampoco hay luces contaminando las calles ni carreteras asfaltadas, y solo se puede llegar en barco, pues los aviones están prohibidos. ¡No me digáis que no es bucólico! (6). La Isla de Sark es tan idílica en este sentido, que en 2011 la premiaron como la primera isla apta para contemplar las estrellas (7). Así, la pequeña isla reluce como el último bastión de la vida sencilla y calmada en Occidente, en medio de la sociedad de masas y el ajetreo que nos persigue. Lo único que echa para atrás, es el tema del Brexit (8)…

Cuando vi las imágenes del lugar – una auténtica maravilla -, me terminó de picar la curiosidad. ¿Qué secretos escondía ese precioso trocito de tierra en mitad del mar? Cuál fue mi sorpresa cuando me topé con una historia que rebasó todas mis expectativas. Y, claro, una se que se debe a su público no podía hacer otra cosa que compartirla con vosotras.

La Isla de Sark: ¿feudalismo en Europa en pleno siglo XXI?

El primer dato con el que me encontré – y casi me caigo de la silla -, es que la Isla de Sark, hasta 2008, estuvo manteniendo un sistema feudal medieval. Lógicamente, ha sido el último territorio europeo en hacerlo. Dicho sistema feudal apenas había sido alterado desde que los británicos colonizaron la isla en el siglo XVI (9). Su economía, que antes se basaba en la agricultura, encontró un filón en el turismo (10). Pero ya veis que, aún así, la isla está de capa caída.

Hasta 2008, la Isla de Sark ha funcionado con un sistema de terratenientes, que estaban bajo el mando de un jefe de gobierno – el Seigneur o la Dame, que también las ha habido –, que venía a ser el dueño absoluto de todo lo que tocase las costas de la isla (11). Así que de democracia, hasta hace unos añicos, ¡ni hablar! (12). Sus leyes territoriales desembocaron en una economía lenta y la clase media era prácticamente inexistente. Además, también ha sido un paraíso fiscal para evadir impuestos y blanquear pasta (13).- Ya no mola tanto este mini-paraíso, ¿eh? -. La isla funcionaba de manera autónoma, pero bajo la soberanía británica, así que la recién estrenada democracia puede costarle a la Isla de Sark su independencia (14).

Cabe aclarar que esta locura seguramente haya sido posible porque estamos hablando de una isla muy pequeña (poco más de 5 kilómetros cuadrados) (15). Está formada por la Gran Sark, al norte, y la Pequeña Sark, al sur, conectadas por La Coupee (una franja alargada y estrecha de terreno, que las une) (16). Aquí, hay una carretera de hormigón que fue construida por prisioneros de guerra alemanes, después de la Segunda Guerra Mundial (17).

Le Coupee isla de sark
Le Coupee, el istmo que atraviesa la isla. Fuente: El Español.

Los señores de la Isla de Sark, su casoplón y otras curiosidades

La Seigneurie, una pedazo de casa, se construyó en el siglo XVII y ha sido el hogar de dos de las tres familias señoriales de la Isla de Sark (18). Cada dueño fue poniendo y quitando a su antojo, por lo que resulta ser una vivienda más que peculiar, en la que te puedes perder en cuanto te despistes un poco (19). Cuenta con una capilla, donde se realizan exhibiciones, para contarte la historia de los Seigneurs de Sark y también de la propia Seigneurie (20). Tiene un jardín bellísimo y un invernadero, que se añadieron en el siglo XIX (21), y un fantástico laberinto, para alegría de los niños, que se plantó ya en el siglo XX (22). Sin duda, La Seigneurie es una delicia muy curiosa para los turistas. Pero no es la única.

Seigneurie Seigneur Sark society señores
La Seigneurie. Fuente: Wikipedia.

Para que os terminéis de caer muertas, con la boca de par en par, debéis saber que en Sark también podréis contemplar “la Piedra Budista”, que un monje tibetano talló en 1999 y dejó en la isla para la posteridad. Supuestamente, ahuyenta el mal y el dolor (23). Y si os va más la naturaleza virgen, las Cuevas de Gouliot os esperan, con su flora y fauna marina única y autóctona (24). También podéis hacer visitas guiadas, por 6 eurillos, en las que los voluntarios locales os pasearán durante dos horas por los jardines privados de la isla (25).

Piedra budista cuevas de gouliot isla de sark

Últimos ejemplares

Pero ya está bien de venderos la moto. Ahora, vamos al lío: ¿qué historia esconde la Isla de Sark?

En un tiempo muy lejano…

Sabemos que en la Edad de Piedra ya hubo asentamientos humanos en la Isla de Sark, gracias a unas estructuras megalíticas que nos dejaron como regalo. Aunque, por desgracia, a día de hoy apenas se conservan. Igualmente, se han encontrado algunos objetos que pertenecen al final de la Edad de Bronce (26). También se han hallado algunas monedas y otros aparatejos de romanos y de galos (celtas), aunque ninguno de ellos dejó ningún edificio para el recuerdo (27). Y se supone, con bastante certeza, que en la isla hubo un asentamiento visigodo alrededor del siglo V (28).

Cuando la isla se Sark pertenecía a Francia

Pero es a partir del siglo VI, con la llegada de los cristianos, cuando podemos gozar de un auténtico registro histórico de Sark. En aquel entonces, las Islas del Canal se incorporaron a una diócesis celta de Bretaña (una región francesa) e hizo acto de presencia en Sark San Magloire (29). Éste buen mozo estableció en la isla una comunidad de unos sesenta monjes bretones, que construyeron viviendas y una capilla. También se curraron estanques, un molino de agua, pastizales… Vamos, que montaron allí un buen chiringuito y estuvieron ocupando la isla durante unos ocho siglos, que se dicen pronto (30).

Saint Magloire dol
San Magloire, Patrón de Sark. Fuente: guernseydonkey.

En el siglo X, el rey de Francia concedió como feudo las Islas del Canal al duque de Normandía (31). Además, fueron transferidas de la Iglesia Celta a la Iglesia Romana (32). Poco después, a principios del siglo XI, el monasterio de San Magloire – del que apenas quedan restos – pasó a formar parte de la abadía del Monte Saint-Michel (33). Fue un regalo del duque de Normandía de aquel entonces, Guillermo I el Conquistador, quien fue también rey de Inglaterra (34). Desde entonces, el ducado de Normandía estuvo ligado al reinado de Inglaterra, hasta que en siglo XII los franceses invadieron Normandía y le arrebataron al rey inglés dicho ducado (35). Pero, un siglo después, la corona inglesa se hizo de nuevo con la Isla de Sark (36).

Una historia de piratas en la Guerra de los Cien Años

Durante la Guerra de los Cien años (siglo XIV – siglo XV), cuando Francia e Inglaterra se daban de leches, la Isla de Sark fue asolada por la peste. Además, sufrió numerosos ataques de los franceses. Los ingleses creían que la isla era inconquistable y sólo enviaron para defenderla a seis arqueros y a un soldado (37). También plantaron un simple torreón (38). Sí, da lástima con solo pensarlo. El caso es que la vida en Sark se hizo insostenible para los pobres monjes, por lo que a mediados del siglo XIV todos regresaron a Francia (39). Así que en Sark quedaron cuatro gatos ingleses y, básicamente, la isla quedó a merced de los franceses, quienes la asaltaron de manera tan devastadora que quedó prácticamente deshabitada (40).

Y claro, una isla desierta inspira las leyendas más molonas. Se cuenta que cuando los ingleses desaparecieron por completo de la Isla de Sark, la isla se convirtió en un lugar más que suculento para los piratas (41). Una isla abandonada, en la que poder acampar a tus anchas y atraer a los barcos despistados para desvalijarlos, era la fantasía de cualquier corsario (42).

Caballo de Troya

Claro, los piratas empezaron a ser un problema importante para los comerciantes ingleses (43). Y a partir de aquí, se cuenta una leyenda cuyo parecido con el “Caballo de Troya” mosquea bastante a los historiadores, por lo que se duda de su autenticidad (44). Supuestamente, los comerciantes atracaron en una bahía de la Isla de Sark y llamaron a los centinelas-piratas. Con la excusa de que su capitán había fallecido en el mar, les imploraron que les dejasen darle sagrada sepultura, en los alrededores de la capilla del monasterio de Saint Magloire. ¿Por qué aceptaron los piratas? ¿Por piadosos? ¡Qué va! Porque los comerciantes les prometieron una generosa recompensa. Y para un pirata, la pela era la pela. Eso sí, les permitieron desembarcar con el ataúd, pero desarmados (45).

Os estáis oliendo la tostada, ¿verdad? Cuando los comerciantes llegaron a la capilla sacaron del ataúd sus espadas y salieron cagando leches a darle matarile a los piratas. Se dice que solo sobrevivió una anciana que estaba horneando pan (46). Sea cierta o no esta leyenda, lo que sí sabemos es que tras la masacre que cometieron los franceses la isla estuvo deshabitada durante los siguientes doscientos años (47).

Feudalismo en la Isla de Sark desde el siglo XVI

Y así, nos plantamos en el siglo XVI, cuando los franceses volvieron a desembarcar en Sark y establecieron allí una guarnición (48). Pero les duró poco (9 añitos), porque los ingleses contraatacaron y recuperaron la isla (49). Y desde entonces, la Isla de Sark ha permanecido bajo el control de la corona británica, exceptuando cuando los alemanes la ocuparon, en la Segunda Guerra Mundial (50).

La historia moderna de Sark comienza en 1565, cuando la reina de Inglaterra Isabel I dictó una patente para que el señor de Saint Ouen (el principal feudo de Jersey) colonizase la Isla de Sark. A cambio, el señor pagaría a la corona inglesa una pequeña renta anual. Además, debía comprometerse a proporcionar en cualquier momento cuarenta hombres armados con mosquetes, para defender la isla. Así, evitarían que Sark se convirtiese en un nido de piratas, que seguían surcando los mares haciendo de las suyas. Y lo más importante: impedirían que los franceses invadiesen de nuevo la isla (51).

Y sí, el sistema feudal que estableció este señor se convirtió en la base de la constitución y el gobierno de la isla hasta 2008 (52). En un principio, se copiaron de Jersey para organizar el cotarro en la isla. Pero un siglo después, en 1675, se introdujo la figura del Seigneur (53). Desde entonces, el Seigneur ha sido el mandamás de Sark, manteniendo el sistema feudal, hasta que en 2008 llegó el sufragio universal y la democracia, como hemos visto (54).

Las tres familias (lo siento, no son Targaryen, Stark ni Lannister)

La primera familia señorial de Sark fue la de este señor de Jersey que consiguió adherir la isla a su feudo: los de Carteret. Remodelaron las ruinas de la capilla de Saint Magloire y la convirtieron en su casa: Le Manoir (55). Como no había viviendas para los demás colonos, aprovecharon para construirlas las ruinas que quedaban de los fuertes franceses. También se tuvieron que encargar de organizar un buen cultivo y el ganado. Todos los materiales y suministros los enviaron desde Jersey (56).

le manoir Carteret isla de sark
Le Manoir. Fuente: Wikipedia.

Para asegurarse de que podría proporcionar los cuarenta hombres para defender Sark, el señor de Carteret dividió la isla en cuarenta propiedades (57): su propio señorío y treinta y nueve subfeudos. Estos eran viviendas alquiladas a inquilinos obligados a pagar diezmo y a prestar trabajo y servicio cuando se necesitase un hombre armado para defender la isla (58).

La Isla de Sark estuvo gobernada por los de Carterer hasta 1720 (59). Pasó por varias manos hasta que en 1730 la compró Susanne Le Pelley: una viuda, inquilina de La Perronerie, una de las cuarenta propiedades de Sark (60). Así, Susanne se convirtió en la primera Dame de Sark, y la familia Le Pelley estuvo gobernando el cotarro hasta 1852 (61). Susanne no se mudó a Le Manoir, sino que mantuvo su residencia en La Perronerie, que se convirtió en La Seigneurie de la que ya os hablé: la residencia, a partir de entonces, de los señores de Sark (62). Los sucesores de Susanne invirtieron en una mina de plata, pero acabaron de deudas hasta la coronilla. Por ello, entregaron el feudo a los Collings/Beaumont: la familia señorial de la Isla de Sark desde 1852 hasta la actualidad (63).

Una Dame (o Señora) memorable

Sibyl Collings (cuyo apellido varía debido a sus dos matrimonios) (64) fue la tercera Dama o Señora de la Isla de Sark y, sin duda, ha sido la más relevante (65). Gobernó el feudo durante 47 años (desde 1927 hasta 1974) de forma sabia y firme (66). Así, ella era quien estaba al mando de la isla durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis ocuparon las Islas del Canal de la Mancha (67).

Sark estuvo ocupada por los alemanes desde 1940 hasta 1945, pero la señora Sibyl les plantó cara a estos teutones. Se negó a largarse de la isla y cuando se presentaron ante ella los oficiales alemanes, les explicó con todos sus ovarios y en un alemán bien fluido qué les permitía hacer y qué no en su isla. Los nazis se bajaron los pantalones, la trataron con respeto y reconocieron su autoridad (68). Vamos, que la doña los puso firmes.

Sibyl Hathaway
Sibyl Collings o Hathaway. Fuente: Wikipedia.

En 1957 la reina Isabel II visitó Sark (69). Poco después, al conmemorar los 400 años de aquella patente que concedió Isabel I al primer señor de la Isla de Sark, Sibyl se convirtió en una “dama doble”. ¿Por qué? Pues porque se le concedió el título de Dama del Imperio Británico (70). Sibyl murió en 1974 y la sucedió su nieto (71). Este siguió gobernando en la línea de su yaya, logrando mantener a Sark en un universo paralelo, apartada del mundo moderno. Falleció en 2016 y le ha sucedido su hijo (72).

La Isla de Sark hoy: democratizada pero sin renunciar  a sus costumbres

El 10 de diciembre de 2008, en la Isla de Sark se celebraron las primeras elecciones democráticas (73). Sin embargo, como hemos visto, en Sark se sigue viviendo de forma sencilla y natural. Sin automóviles, sin apenas contaminación, los sarkees viven en su burbuja con forma de isla, alejados de las moderneces en las que estamos sumidos el resto de los europeos. Algo encantador, único y también muy vulnerable (74). Si la isla se llena de nuevos colonos occidentales, acostumbrados a vivir pegados a un móvil, a ir siempre montados en burra y a todas las “comodidades” y privilegios con los que nos agilipolla el capitalismo, veremos cuanto se tarda en joder esta forma de vida tan peculiar y característica.

Porque ir a la Isla de Sark de visita, respirar aire puro y “desintoxicarnos” de tanta chuminada que nos rodea, a cualquiera se le antoja. Pero vivir allí y acostumbrarse a su ritmo y a sus maneras… ¡Eso es otro cantar! Y hay que reconocer que la Historia nos chiva que por donde pisa el humano “adelantado”, no vuelve a crecer la hierba… Espero pecar de agorera, equivocarme rotundamente y que el estilo de vida en Sark se conserve.



Khronos la Historia, como nunca te la enseñaron. Echa un vistazo a nuestra nueva web: Revista de artículos online de Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) La isla de Sark es la más pequeña de las cuatro islas principales del canal de La Mancha. El País, 2011. Johnson, s.f. Tiene 5,4 kilómetros cuadrados (5,5 según Lowenthal, 2015, p. 253; 5 kilómetros de largo y 2,4 kilómetros de ancho en su punto más ancho; The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.) y unos 600 habitantes (500 según Lowenthal, 2015, p. 253) – 400 en la actualidad, ver (2) –. Mundo National Geographic, 2011. La población desde 1821 hasta 1971, osciló entre los 488 y los 611 habitantes. Johnson, 2014, p. 19. Sark se encuentra a 40 kilómetros de la costa de Normandía (al sur de la costa de Inglaterra, está a 11 kilómetros del este de Guernsey y a unos 40 kilómetros del oeste de la península de Cherburgo, en Francia; The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.) y fue colonizada por los ingleses en el siglo XVI. Walsh, 2005. Debido a que Sark tiene una larga y colorida historia de invasiones, ocupación y asentamientos y ha sido el hogar de muchos pueblos diferentes a lo largo de los siglos, en Sark hay mezcla inglesa, francesa normanda y de la cultura de las Islas del Canal. Lo que más ejemplifica esta fusión es el idioma de Sark: el Sercquiais o Sark Patois. Es un dialecto anglicanizado del francés normando. Actualmente, solo lo hablan algunas personas mayores, pero sigue presente en los nombres de las casas, calles y monumentos de Sark. Isle of Sark 2020 Guide, p. 4.
(2) “(…) desde hace algún tiempo la isla (…) ha visto a su población menguar como nunca antes en la Historia. Es por ello que uno de sus residentes, Swen Lorenz, decidió poner en marcha una iniciativa a la que ha designado ‘Sark Society’. El proyecto tiene como objetivo captar nuevos pobladores, para así apaciguar el fenómeno de despoblación que acecha a este cayo de 3.5 millas de largo y 1.5 millas de ancho. ‘Soy residente de Sark desde 2004 y durante los últimos 16 años he sido testigo de cómo la población ha disminuido de 650 a solo 400 habitantes en la actualidad. Cuando estalló la pandemia mundial causada por la Covid-19, noté entre mis amigos que muchas personas estaban realmente interesadas en Sark’, cuenta Swen Lorenz, un empresario alemán”. Archetto, 2020.
(3) La guía consta de 250 páginas; el precio se aproxima a las mil libras. “Si bien Swen Lorenz ha sido el artífice de la propuesta, ésta cuenta con la aprobación de Christopher Beaumont – hijo de John Michael Beaumont; ver (71) y (74) -, señor de Sark y heredero de Sibyl Hathaway, quien fue la dama de la isla desde 1927 hasta 1974”. Archetto, 2020. Sitio web creado por Swen Lorenz: https://www.swen-lorenz.com/sark-society/
(4) “Los habitantes de la isla disfrutan de la naturaleza y de una comunidad respetuosa. Además, no hay peligro de que los impuestos se salgan de control porque el gobierno está libre de deudas. Pensé: ¡esta es una forma de vida que me gustaría poner a disposición de más personas! El señor de Sark apoyó mi idea y su aprobación hizo posible que yo hiciera pública la iniciativa”. Archetto, 2020. Ver (2).
(5) “(…) solo tiene algunas heladas en invierno y días de sol radiante en verano, donde la temperatura rara vez supera los 30 grados. La pintoresca costa posee tres pequeños puertos, Creux, La Maseline y Havre Gosselin (son puertos pequeños; The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.), al mismo tiempo que se deja envolver por unos acantilados con unas vistas magníficas”. Archetto, 2020.
(6) Mundo National Geographic, 2011. Redacción Viajes, 2019. Walsh, 2005. “(…) se caracteriza por un sistema de transporte que incluye únicamente bicicletas, caballos o carruajes, prohibiendo tanto los coches como las luces en la calle, lo que consigue que Sark sea uno de los lugares sin contaminación del viejo continente”. Archetto, 2020. “Sark no tiene alumbrado público, no hay carreteras asfaltadas ni automóviles, lo que se traduce en un cielo muy oscuro en el que la Vía Láctea, las estrellas fugaces y las innumerables estrellas son el espectáculo nocturno cotidiano”. El País, 2011. “(…) es uno de los territorios más tranquilos y descontaminados del viejo continente”. Callone, 2011. “Los automóviles están prohibidos en las carreteras de Sark y los tractores agrícolas son los únicos vehículos de motor permitidos. Los carruajes tirados por caballos y las bicicletas son medios de transporte habituales. Solo se puede llegar a la isla en barco, ya que los aviones están prohibidos”. The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f
(7) Isle of Sark 2020 Guide, p. 17. La International Dark-Sky Association (IDA) la eligió como la primera isla del mundo que pasa a formar parte de los lugares que gozan de un cielo apto para que se puedan ver las estrellas. Archetto, 2020. Callone, 2011. El País, 2011. Desde la isla de Sark se pueden ver meteoritos, numerosas constelaciones y la Vía Láctea, que recorre el horizonte de un extremo a otro. Mundo National Geographic, 2011.
(8) “(…) la jurisdicción de Guernsey está supeditada al Brexit, así que los pasaportes europeos son válidos hasta el 31 de diciembre del 2020, y luego se deberá solicitar una visa”. Archetto, 2020.
(9) Callone, 2011. Johnson, s.f. Robert, 2013. “Sark, una comunidad autónoma de las Islas del Canal que se jacta de ser ‘el último bastión del feudalismo en el mundo occidental’”. Walsh, 2005.  “(…) su constitución feudal, apenas alterada desde que la isla fue colonizada en 1565” – ver (1) –. The Economist, 2007.
(10) Archetto, 2020. Callone, 2011.
(11) Callone, 2011. Incluso intentaron extender su control formal sobre la costa de Brecqhou (otra de las Islas del Canal). Walsh, 2005. El Seigneur arrendaba (o alquilaba) toda la isla a la corona británica y la subarrendaba a los isleños. Los terratenientes ocupaban 40 escaños en su particular parlamento (Chief Pleas; esta asamblea parlamentaria es, en su mayoría, hereditaria en su composición: los 40 terratenientes eran no electos, pues eran herederos de las familias que originalmente habían llegado a la isla como colonizadores; The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.), mientras que los plebeyos sólo ocupaban 12 (estos 12 diputados sí eran electos; The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.). The Economist, 2007. Walsh, 2005. Lista de Seigneurs y Dames (23 en total hasta la actualidad): Helier de Carteret (1563-81), Philippe de Carteret I (1581-94), Philippe de Carteret II (1594-1643), Philippe de Carteret III (1643-63), Philippe de Carteret IV (1663-93), Charles de Carteret (1693-1715), John Carteret (1715-20), John Johnson (1720-23), James Milner (1723-30), Susanne Le Pelley (1730-33), Nicolas Le Pelley (1733-42), Daniel Le Pelley (1742-52), Pierre Le Pelley I (1752-78), Pierre Le Pelley II (1778-1820), Pierre Le Pelley III (1820-39), Ernest Le Pelley (1839-49), Pierre Carey le Pelley (1849-52), Marie Collings (1852-53), William Thomas Collings (1853-82), William Frederick Collings (1882-1927), Sibyl Hathaway (1927-74), Michael Beaumont (1974-2016). Johnson, 2014, p. 18. John Michael Beaumont falleció en 2016 y le sucedió su hijo, Christopher Beaumont.
(12) “Según The Economist en un artículo publicado en octubre de 2008, Sark es el último territorio en abolir el feudalismo y abrazar la democracia”. Redacción Viajes, 2019. “(…) el 4 de julio Sark decidió poner fin a la era feudal. Chief Pleas acordó limitar a los terratenientes a 12 escaños y aumentó la participación de los plebeyos a 16. La primera elección bajo el nuevo sistema se llevará a cabo el próximo año (2008) (en diciembre de 2008 se llevó a cabo la primera elección para los nuevos 28 miembros de Chief Pleas; The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.) y un referéndum para el 2012 podría eliminar los escaños de los terratenientes por completo”. “El cambio y la democratización tan retrasada, no ha estado ajena a los problemas”. Callone, 2011. “Dos activistas a favor de la reforma son Sir David y Sir Frederick Barclay, magnates gemelos que viven a tiempo parcial en Brecqhou, una pequeña isla cercana sobre la que Sark reclama la supremacía. Los Barclay, que compraron Brecqhou en 1993 y han construido un castillo neogótico allí, han utilizado repetidamente la Convención Europea de Derechos Humanos para desafiar las costumbres feudales de Sark”. The Economist, 2007. “Sir David y Sir Frederick han llevado al gobierno de Sark al Tribunal Europeo de Derechos Humanos”. Walsh, 2005. “(…) la única entidad feudal superviviente de Europa, fue forzada a la democracia en 2008 tras una apelación ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por los gemelos multimillonarios Sir David y Sir Frederick Barclay, inquilinos de la isla subsidiaria de Brecqhou”. Lowenthal, 2015, p. 253. Más sobre jurisdicciones y demás problemas entre Sark y Brecqhou en: Johnson, 2015 y Johnson, 2014.
(13) “Las leyes territoriales locales hacen que sea imposible obtener una hipoteca, lo que obliga a los compradores a utilizar costosos préstamos personales. También impiden que los empresarios obtengan préstamos garantizados contra sus hogares. Tales restricciones han provocado una economía lenta y una clase media delgada. En una encuesta del año pasado (2006), el 56% de los isleños dijeron que querían una democracia plena”. The Economist, 2007. Durante años, Sark acogió a miles de empresas secretas de chapa de latón, que no pagaban impuestos y no estaban obligadas a declarar su verdadera propiedad. El sistema era lucrativo para los habitantes de Sark, que ganaban honorarios como “directores” de estas misteriosas entidades extraterritoriales. Pero el llamado ‘Sark Lark’ llegó a ser visto como un estatuto para los blanqueadores de dinero y las bandas criminales internacionales, y ha sido eliminado progresivamente por insistencia del gobierno británico. Walsh, 2005.
(14) Callone, 2011. Redacción Viajes, 2019. “Sark se encuentra dentro del límite del archipiélago de Guernsey, de tal manera que está regida bajo las normas de la corona británica aunque con su propio sistema administrativo-legal independiente”. Archetto, 2020. Los arreglos constitucionales de Sark han sido únicos. Depende del Reino Unido para asuntos básicos como la defensa, y cede a la mucho más grande Isla del Canal de Guernsey ciertos asuntos legales. Más allá de eso, ha sido en gran parte autónoma. Walsh, 2005. “El impacto de lo nuevo está colocando una pesada carga en una isla que no puede permitirse un servicio civil completo. Es posible que algún día tenga que lanzarse sobre Guernsey, su vecina, mucho más grande, y al hacerlo, perderá su derecho a establecer impuestos, que actualmente están por el suelo. La revolución democrática de Sark suena bien en principio, pero puede costarle a la isla su independencia”. The Economist, 2007. “Sark es una dependencia de la Corona británica, pero podría describirse como un tipo de microestado (es decir, un tipo de nación)”. Johnson, 2015, p. 90. “(…) ha sido un feudo de la Corona desde el siglo XVI, y en el siglo XXI instituyó un forma de gobierno democrático. Si bien no es parte del Reino Unido, ni tampoco un estado soberano de propio derecho, Sark es un territorio autónomo dentro de la Bailía de Guernsey, y tiene autonomía política sustancial, con su propia legislatura y sistema judicial. El contexto de la política de Sark comprende una existencia binaria, así como una jurisdicción que abarca dos islas pobladas: Sark y Brecqhou”. Johnson, 2014, p. 9.
(15) Ver (1).
(16) Great Sark y Little Sark. The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f. La Coupee  es un estrecho y elevado istmo (una franja estrecha de tierra con mar a ambos lados), con un ancho de unos 3 metros y una altitud de 92. Redacción Viajes, 2019.
(17) Bajo la dirección del cuerpo de ingenieros de Gran Bretaña. Redacción Viajes, 2019.
(18) Data de 1675. Hogar de los Le Pelleys (desde 1730) y los Collings (desde 1852), antepasados directos del primer señor. Redacción Viajes, 2019. Ver (62).
(19) “Comenzando desde cualquier lugar, hay al menos dos formas de llegar a casi todas las habitaciones y no menos de dieciséis tramos de escaleras, excluyendo las de la torre”. Redacción Viajes, 2019.
(20) La capilla también está disponible para bodas civiles y otras celebraciones. Hay visitas guiadas desde mayo hasta finales de octubre. Redacción Viajes, 2019.
(21) Se construyeron alrededor de 1835, aunque el jardín de rosas circular y la pérgola son mucho más recientes. Sark está repleto de jardines y uno de los más bellos es el de La Seigneurie. El jardín amurallado formal es uno de los mejores de las Islas del Canal. Hay estanques y bosques para explorar y artefactos fascinantes que revelan atisbos de la historia de Sark. Redacción Viajes, 2019.
(22) En 1991. Redacción Viajes, 2019.
(23) Es una impresionante roca de granito, que se alza en L’Eperquerie (elegido por su granito, que es resistente), mirando hacia el oeste hacia las otras islas de Guernsey, Jethou y Herm. En 1999, un monje budista tibetano visitó Sark y recorrió la isla con un amigo para encontrar el mejor lugar para tallar. La inscripción en la roca es un mantra budista sagrado, común en banderas de oración, joyas, adornos y templos. Es bastante difícil de traducir al inglés, pero literalmente las seis sílabas son “Salve la joya en el corazón del loto” y se canta para ahuyentar el mal y el dolor. Redacción Viajes, 2019.
(24) Son un gran sistema de cuevas marinas, reconocido mundialmente por tener vida animal y vegetal especial y autóctona. Están abiertas al mar a ambos lados del promontorio, lo que permite que hasta diez nudos de corriente surjan a través de la red de cavernas en todas las mareas, excepto las más bajas. Por su singularidad, fueron declaradas Humedales de Importancia Internacional en la convención RAMSAR en 2007. Redacción Viajes, 2019.
(25) Durante la temporada de verano, entre mayo y septiembre. Las caminatas comienzan desde el centro de visitantes a las 14 horas todos los viernes y cuestan unos 6 euros por persona; el dinero que se recauda está destinado a una organización benéfica local. Redacción Viajes, 2019.
(26) Johnson, s.f. Alrededor del 3000-2000 a.n.e. Estos primeros sarkees sólo dejaron unas pocas estructuras megalíticas menores, que a lo largo de los siglos los isleños han ido erosionando, buscando piedra para construir, por lo que poco queda de dichas estructuras prehistóricas. Robert, 2013. La arqueología reciente ha encontrado objetos de bronce y loza en un sitio ocupado hacia el final de la Edad del Bronce, hacia el 1300 a.n.e. La Société Sercquaise, 2015.
(27) Johnson, s.f. Los romanos pudieron haber mantenido brevemente una guarnición en Sark; ellos, o posiblemente algunos galos tratando de escapar de ellos, dejaron algunos artefactos y algunas monedas, pero no edificios duraderos. Robert, 2013. El célebre “Sark Hoard”, desenterrado en el centro de la isla en 1719 (y desafortunadamente perdido poco después), contenía adornos de plata de caballo dacios, junto con algunas monedas celtas y romanas: este tesoro puede haber sido el botín de un mercenario romano, procedente de las guerras galas del 58-51 a.n.e. En excavaciones recientes se han recuperado monedas celtas y romanas del período 100 a.n.e. –  200 a.n.e., similares a las del tesoro. Es probable que los romanos hayan habitado Sargia, como llamaban a la isla, durante al menos dos siglos. La Société Sercquaise, 2015.
(28) Se ha deducido de los restos de una fundición de bronce descubierta en el siglo XIX. Robert, 2013.
(29) Alrededor del año 557 las Islas del Canal se incorporaron a la diócesis celta de Dol en Bretaña y fueron visitadas por el obispo, San Sampson, por San Helier, y por San Magloire. Robert, 2013. San Magloire era galés y sobrino de San Sansón (quien introdujo el cristianismo en Guernsey). Sucedió a su tío como obispo de Dol en el año 560. Se le atribuye haber introducido el cristianismo en Sark y, como tal, ha sido adoptado como el santo patrón de la isla, cuya fiesta se celebra el 24 de octubre. Robert, 2014.
(30) En el 565. Esta comunidad continuó existiendo durante unos ocho siglos. La Société Sercquaise, 2015. Robert, 2013. Cuenta la leyenda que el monasterio fue destruido por un cacique danés, Jarl Hastings, a mediados del siglo IX. El evento quedó registrado en un poema medieval. Robert, 2014.
(31) En el 933 las Islas del Canal fueron concedidas por el rey francés en feudo a William Long-sword, que había sucedido a su padre Rollo, el primer duque de Normandía. La Société Sercquaise, 2015. Robert, 2013.
(32) Las Islas fueron transferidas de la Diócesis de Dol (Iglesia Celta) a la de Coutances (Iglesia Romana). Robert, 2013.
(33) El monasterio de San Magloire, en Sark, pasó a formar parte de la Abadía del Monte Saint-Michel (La Société Sercquaise, 2015), y fue reconstruido como priorato. De este priorato o monasterio, que data del siglo X y posteriores, poco queda ahora. Robert, 2013.
(34) “Aparte de las leyendas de San Magloire (siglo VI), Sark aparece por primera vez en la historia como un regalo de Guillermo de Normandía (más tarde Guillermo I, el Conquistador) a la abadía de Mont-Saint-Michel, alrededor de 1040”. The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f. En 1066 Guillermo el Conquistador añadió el Reino de Inglaterra a su ducado de Normandía; esto hizo poca diferencia a los isleños que continuaron rindiéndole homenaje como duque incluso después de convertirse en rey de Inglaterra. Robert, 2013.
(35) En 1199 “Ricardo el Corazón del León” fue sucedido por su hermano Juan como rey de Inglaterra y duque de Normandía, pero los franceses invadieron Normandía y Juan perdió su ducado continental. Robert, 2013.
(36) En el siglo XII la isla estaba en manos de la familia Vernon, señores de Néhou (población francesa). Richard de Vernon perdió la isla en 1204 a favor de la corona inglesa. The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.
(37) Robert, 2012. Durante el siglo XIV ocurrieron casi simultáneamente dos cosas que iban a transformar el paisaje histórico de las Islas del Canal de la Mancha: el comienzo de la Guerra de los Cien Años (1337-1453) y la llegada de la Peste Negra (1348-1349), plaga que devastó a la población. Robert, 2017. Se suele decir que la Peste Negra acabó con la ocupación continuada de Sark. Johnson, s.f. La Société Sercquaise, 2015.
(38) Las islas más grandes fueron fuertemente fortificadas, pero Sark, siendo naturalmente casi inexpugnable, no recibió más que una simple torre o torreón. Se cree que un trozo de muro antiguo muy grueso en La Seigneurie es un fragmento de tal fuerte. Robert, 2013.
(39) Robert, 2013.
(40) En 1369, tras la partida de los monjes, que dejó a los isleños sin guía ni liderazgo. Robert, 2013.
(41) Robert, 2012. Robert, 2013.
(42) “Los piratas y los saboteadores pronto se aprovecharon de la isla desierta, encendiendo balizas durante las noches de tormenta para atraer a los barcos perdidos hacia las rocas circundantes”. Robert, 2012. “Existe una leyenda bien arraigada de que la isla cayó en manos de piratas y saboteadores, que con luces falsas atraerían a los barcos hasta las rocas y los saquearían”. Robert, 2013.
(43) “Estos forajidos se convirtieron en una amenaza tal que en 1356 un grupo de comerciantes de Rye y Winchelsea decidió tomar el asunto en sus propias manos”. Robert, 2012.
(44) Aunque totalmente plausible, la similitud de esta historia con el “Caballo de Troya” ha llevado a los historiadores a cuestionar su autenticidad. La leyenda ha estado vigente durante al menos cuatrocientos años. Robert, 2012. La veracidad de esta historia es difícil de confirmar. Robert, 2013.
(45) Robert, 2012.
(46) La rescató un pescador de Guernsey. Robert, 2012.
(47) “Desde la última parte del siglo XIV, después de la incursión francesa, hasta mediados del siglo XVI, durante un lapso de casi doscientos años, Sark parece haber estado deshabitado, o al menos incivilizado y sin gobierno”. Robert, 2013.
(48) “En 1549 una gran fuerza francesa desembarcó y estableció una guarnición de unos doscientos reclutas, presos o mercenarios, al mando del capitán Francois Bruel. Construyó tres fuertes: Le Grand Fort en el norte de la isla, para cubrir los desembarcos en L’Eperquerie y La Banquette, Le Chateau de Quenevets en el promontorio sobre la bahía de Dixcart y un tercero en Vermondaye en Little Sark”. Robert, 2013. La Société Sercquaise, 2015.
(49) “La isla fue capturada por los franceses en 1549, pero volvió a estar en manos inglesas en 1558”. The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f. La guarnición francesa pronto se redujo, por deserciones o fugas, a un puñado, y en 1553 fue fácilmente superada por el aventurero flamenco Adrian Crole (La Société Sercquaise, 2015). Tomó algunos prisioneros franceses y los envió a Guernsey; luego se fue a Londres para informar de sus hazañas al embajador del emperador Carlos V, esperando una buena recompensa. El emperador, al parecer, no estaba interesado y Crole se dirigió a la reina María Tudor; ella le ignoró y él regresó a Sark decepcionado. Recogió artillería y otros objetos de valor de los fuertes franceses y regresó a Holanda, deteniéndose en el camino para vender parte de su botín al Capitán de Alderney. El gobernador de Jersey envió un grupo para demoler los fuertes franceses, y Sark se quedó de nuevo sin arrendamiento. En 1560, cuando la isla había estado desocupada durante seis o siete años, el señor de Glatigny en Normandía obtuvo un contrato de arrendamiento del rey de Francia, que apenas tenía derecho a otorgarlo, y estableció una colonia de inquilinos de sus propiedades en Normandía. En 1562, sin embargo, estalló de nuevo la guerra entre Inglaterra y Francia; se puede suponer que Glatigny pensó que su mandato no era demasiado seguro, porque llevó a su gente de regreso a Normandía. Sark volvió a quedar deshabitada. Robert, 2013.
(50) Desde 1558 permaneció bajo control inglés, excepto durante un período de ocupación alemana, durante la Segunda Guerra Mundial. The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.
(51) Johnson, s.f. La isla de Sark  fue colonizada por Hélier de Carteret, bajo una patente de Isabel I (6 de agosto de 1565). The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f. Se puede decir que 1563 marcó el comienzo de la historia moderna de Sark, con la empresa colonizadora de Helier de Carteret (señor hereditario de la mansión de Saint Ouen, el principal feudo de Jersey), bajo el patrocinio de la reina Isabel I. En 1565, Helier estaba en Londres por asuntos de Jersey y aprovechó esta oportunidad para buscar la confirmación real de su mandato de Sark. De la reina Isabel obtuvo la patente que le otorgó la isla de Sark como una adición a su feudo de Saintt Ouen (La Société Sercquaise, 2015). Para ello se comprometió a pagar una pequeña renta anual y proporcionar en cualquier momento cuarenta hombres armados con mosquetes para la defensa de la Isla. Johnson, 2014, p. 18. Robert, 2013.
(52) “El sistema de tenencia de la tierra desarrollado por Helier de Carteret se convirtió en la base de la constitución y el gobierno de la isla hasta 2008”. Robert, 2013.
(53) Al principio, la corte se inspiró en la de Jersey (La Société Sercquaise, 2015), con bailiff (alguacil) y jurats, pero en 1675 se cambió a una compuesta por seneschal (senescal), provost (preboste), greffier, tenants (inquilinos), seigneur (señor), constable (condestable) y vingtenier. En 1951 los miembros se redujeron a seigneur, seneschal, tenants y 12 diputados. The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.
(54)  Los Carteret fueron señores hasta 1732, después de lo cual el señorío cambió de manos varias veces. Desde 1927 hasta 1974 estuvo en manos de la dama de Sark, Sibyl Hathaway; a su muerte, fue sucedida por su nieto John Michael Beaumont, señor vigésimo segundo. El gobierno feudal de Sark sobrevivió hasta el siglo XXI, pero en abril de 2008 se cambiaron las leyes para introducir el sufragio universal y transformar los Chief Pleas – ver (11) y (12) – en una asamblea elegida por el pueblo. The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f.
(55) Fueron la familia señorial desde 1563 hasta 1720. La casa conocida como Le Manoir no es La Seigneurie, sino un gran edificio que aún se conserva cerca de la prisión. Robert, 2013. “(…) se refugiaron temporalmente en la ‘vieja capilla abovedada’ de Saint Magloire entre sus celdas en ruinas, mientras trabajaban limpiando campos y plantando su primer trigo y cebada, avena y chirivía”. La Société Sercquaise, 2015.
(56) La Société Sercquaise, 2015. Robert, 2013.
(57) Conocidas colectivamente como La Quarantine. Robert, 2013.
(58) En la práctica sería el propio Sieur (inquilino) o un miembro de su familia. El sistema de tenencia de la tierra que se desarrolló a partir de este arreglo se convirtió en la base de la constitución y el gobierno de la isla. Cada una de estas treinta y nueve viviendas incluía un tramo de costa, con posibles lugares de desembarco que defender, así como suficiente tierra cultivable para mantener a una familia, y algunos cotils o pastoreo, en la cima de un acantilado. Robert, 2013. De los primeros cuarenta inquilinos, la mayoría procedía de Jersey y algunos de Guernsey y de Inglaterra (también de Francia; Johnson, 2014, p. 19). Estaban unidos por lazos familiares y seguían una estricta fe presbiteriana. Su templo, un edificio sencillo con techo de paja y suelo de tierra, adosado a Le Manoir, probablemente en el lugar de la iglesia parroquial medieval, también servía como sala de audiencias. La Société Sercquaise, 2015.
(59) En 1572, la reina recompensó a Helier de Carteret por todos sus logros en Sark con seis cañones de bronce de la Torre de Londres, uno de los cuales se conserva en La Seigneurie. Después de unos quince años como señor activo, Helier, en 1579, confirió el gobierno de Sark a su hijo Philippe y se retiró a su finca de Saint Ouen. Philippe no logró nada muy notable más allá de mejorar el acceso al puerto de Le Creux (construido por su padre). Surgió una situación difícil durante la Guerra Civil Inglesa. Bajo la Commonwealth, los feudos reales fueron confiscados por el Parlamento. Después de la Restauración de la Monarquía en 1660, el señor, Sir Philippe de Carteret III, recuperó la posesión de sus feudos y el antiguo sistema de gobierno de Sark fue más o menos restaurado. En 1693, el feudo pasó a Sir Charles de Carteret, que entonces tenía unos 15 años. El feudo de Sark, cargado de deudas, pasó luego a Lord John Carteret, quien en 1720 vendió el feudo, con el consentimiento real, al coronel John Johnson de Guernsey, que era el principal acreedor. La Société Sercquaise, 2015. Robert, 2013.
(60) El Coronel John Johnson de Guernsey murió en 1723 y el feudo pasó por varias manos, hasta que fue comprado en 1730 por Susanne Le Pelley, viuda de Nicholas Le Pelley e inquilina de La Perronerie, una de las cuarenta propiedades. Robert, 2013.
(61) Susanne Le Pelley, de la familia Le Gros, se convirtió en 1730 en la primera Dame de Sark; fundó una dinastía que continuó hasta 1852. Las familias Le Gros y Le Pelley eran gente de Guernsey, por lo que Sark se unió más estrechamente a Guernsey, mientras que la influencia de Jersey disminuyó. Robert, 2013. Dicha dinastía vio grandes cambios sociales y económicos. La Société Sercquaise, 2015.
(62) Susanne estableció La Seigneurie en La Perronerie, y Le Manoir se convirtió en la residencia del Ministro (La Société Sercquaise, 2015) o Vicario (lo fue hasta 1934, cuando se construyó una nueva Vicaría). La casa de La Perronerie, construida alrededor de 1675 y muy ampliada a lo largo de los años, sucede a un edificio anterior cerca del sitio del Priorato establecido por la Abadía de Mont Saint Michel a finales del siglo X o principios del XI. Los sucesores de Susanne en el siglo XVIII vivieron en Guernsey la mayor parte del año y utilizaron su finca Sark como lugar de veraneo. Pierre Le Pelley II (bisnieto de Susanne) cedió el terreno y organizó la construcción de la iglesia de San Pedro, que se completó en 1820 y se consagró en 1829. La capilla era conocida popularmente como Le Sermon, de ahí el nombre Rue du Sermon. Robert, 2013.
(63) Johnson, s.f. El joven señor, Pierre Le Pelley III, fue persuadido para invertir en la empresa minera; se ahogó en una tormenta en 1839 y fue sucedido como señor por su hermano menor Ernest, quien heredó la participación de Pierre en la mina de plata e incluso hizo una nueva inversión en ella. En 1845 se perdió en el mar un valioso cargamento de mineral de plata, y poco después las galerías inferiores y más ricas se inundaron y se perdieron sin esperanza de recuperación. La empresa se disolvió unos años después. Ernest Le Pelley estaba en quiebra; hipotecó el Feudo a un rico financista de Guernsey, llamado Jean Allaire. Cuando Ernest murió en 1849, su hijo Peter Carey Le Pelley, de 19 años, heredó el Feudo y las deudas; no pudo pagar los intereses de la hipoteca y, en 1852, entregó el Feudo a la hija de Allaire, Marie, viuda de Thomas Guerin Collings. Marie se convirtió así en la segunda Dama de Sark, pero murió al año siguiente y fue sucedida por su hijo, William Thomas Collings. Fue él quien estableció la dinastía que continúa hoy. Fue sucedido en 1882 por su hijo William Frederick, cuyo mandato en el Feudo duró 45 años; murió en 1927 y fue sucedido por su hija Sibyl Mary, la viuda del Sr. Dudley Beaumont, quien fue la tercera Dama en la historia de Sark y la más notable. Robert, 2013.
(64) Viuda de Dudley Beaumont, dos años después de convertirse en Dame se casó con Robert W. Hathaway, un ciudadano estadounidense naturalizado británico; era legalmente señor, pero en la práctica prefería dejar el gobierno de la isla a su esposa. Robert, 2013.
(65) Robert, 2013.
(66) El feudo conferido por la Carta de la Reina Isabel de 1565 consistía en la isla de Sark y todos los islotes y rocas adyacentes. Brecqhou – ver (11) y (12) –, aunque era parte del Feudo, no fue incluido en la distribución original de la tierra entre los treinta y nueve Sieurs o arrendatarios por Helier de Carteret. Se convirtió en una de estas viviendas en 1927, cuando Dame Sibyl vendió su arrendamiento y le transfirió el voto correspondiente a La Moinerie de Haut, una vivienda que se había convertido en parte de La Seigneurie. En 1993 se vendió a los hermanos Barclay, quienes se opusieron al treizieme de que debían pagar como impuesto a La Seigneure y a las leyes anticuadas que exigían que la tierra y la propiedad solo pudieran ser heredadas por el hijo mayor. La disputa se prolongó y terminó en los tribunales de justicia europeos y marcó el comienzo de un proceso de cambio que, finalmente, condujo al final de feudalismo y la introducción de la democracia plena en Sark. Robert, 2013.
(67) La ocupación alemana de las Islas del Canal es un capítulo espantoso en su historia; Sark, al parecer, sufrió algo menos que las islas más grandes, en parte debido a su muy pequeña población y su poca importancia geográfica, y en parte, quizás principalmente, debido a la presencia autoritaria de la Dama. La Société Sercquaise, 2015. Robert, 2013.
(68) Robert, 2013. Durante la Segunda Guerra Mundial, Sark fue ocupada por las fuerzas alemanas desde el 3 de julio de 1940 hasta el 10 de mayo de 1945 (Johnson, s.f.; queda poca evidencia física de la ocupación alemana; este 2020 se celebran los 75 años de la Liberación; Isle of Sark 2020 Guide, p. 3). Después de la liberación, los prisioneros alemanes construyeron la primera carretera debidamente protegida a través del peligroso Coupee hasta Little Sark. La Société Sercquaise, 2015.
(69) Fue la primera soberana en hacerlo (la reina Victoria lo había intentado en 1859). En esta ocasión, la Dama pudo rendir homenaje a su Soberana en los mismos términos en que Helier de Carteret había rendido homenaje a la reina Isabel I. Robert, 2013.
(70) Robert, 2013.
(71) John Michael Beaumont. Robert, 2013.
(72) Él ha continuado su política de preservar las tradiciones que sirven a un buen propósito, o al menos son inofensivas, al tiempo que concede el cambio donde residen las ventajas. Robert, 2013. Le sucedió Christopher Beaumont (el 23º señor de Sark), ver (3).
(73) En las que 28 Conseillers fueron elegidos para Chief Pleas por sufragio universal. Robert, 2013. La Ley de Reforma de 2008 eliminó la obligación de los inquilinos de ocupar puestos en Chief Pleas y creó una legislatura totalmente elegida de 28 Conseillers. Los cambios consiguientes en cómo se gobierna y administra Sark se están elaborando gradualmente. La Société Sercquaise, 2015.
(74) John Michael Beaumont se negó a admitir automóviles (respaldado por los isleños) y rechazó las propuestas de un servicio de helicópteros desde Guernsey. Permitió la circulación de tractores porque tiene más ventajas prácticas que la contaminación que producen. Así, hasta ahora, Sark ha logrado evitar convertirse por completo en parte del mundo moderno y, en consecuencia, tiene un encanto enorme pero vulnerable. Robert, 2013. “(…) las continuas amenazas de desarrollo desagradable socavan el núcleo de la identidad de Sark y ponen en peligro la supervivencia de su comunidad”. Lowenthal, 2015, p. 257. El siglo XXI ha visto la construcción de un nuevo salón y escuela en la isla, y una serie de renovaciones en los hoteles y viviendas de Sark. La vida diaria permanece esencialmente sin cambios. Sark todavía no tiene pista de aterrizaje, ni automóviles ni carreteras asfaltadas. El transporte personal se limita a caballos o carruajes, a pie o en bicicleta. Sark sigue siendo la menos afectada por la vida moderna entre todas las Islas del Canal. La Société Sercquaise, 2015. “(…) los visitantes de la actual Sark apenas notarían el impacto de los cambios y las reformas que están teniendo lugar. Sin pista de aterrizaje, sin automóviles ni carreteras asfaltadas, la vida en Sark no se ve visiblemente afectada por la vida moderna y, tal vez, debido a que el transporte personal está restringido a carruajes, a pie, en bicicleta o en caballos, el ritmo de vida parece más agradable y relajado”. Johnson, s.f.

Bibliografía

  • Archetto, M. B., 2020, “La isla británica de Sark busca nuevos residentes: ¿te mudarías al paraíso?”, Traveler, 2 de octubre de 2020. [En línea] Disponible en https://www.traveler.es/viajeros/articulos/la-isla-britanica-de-sark-busca-nuevos-residentes-iniciativa-swen-lorenz/19116 (7 de diciembre de 2020).
  • Callone, M., 2011, “La isla europea que entró al siglo XXI con un sistema feudal”, 101 Lugares Increíbles, 14 de septiembre de 2011. [En línea] Disponible en https://101lugaresincreibles.com/2011/09/la-isla-europea-que-entro-al-siglo-xxi-con-un-sistema-feudal.html (7 de diciembre de 2020).
  • El Pais, 2011, “Una isla para ver el cielo”, El País, 31 de enero de 2011. [En línea] Disponible en https://elpais.com/sociedad/2011/01/31/actualidad/1296428415_850215.html (7 de diciembre de 2020).
  • Isle of Sark 2020 Guide. [En línea] Disponible en http://www.sark.co.uk/sark-brochure-2020/ (7 de diciembre de 2020).
  • Johnson, B., s.f., “Sark, Channel Islands”, Historic UK. [En línea] Disponible en https://www.historic-uk.com/HistoryMagazine/DestinationsUK/Sark/?fbclid=IwAR1mYd6OgrD83jKlmjlG3lIG7bmgreEAoDQZN4ViHMzmRATbmYv9fFBRwDQ (7 de diciembre de 2020).
  • Johnson, H., 2015, “The Sark/Brecqhou Dyad: Jurisdictional Geographies and Contested Histories”, Shima: The International Journal of Research into Island Cultures, vol. 9, nº 1, pp. 89-108.
  • Johnson, H., 2014, “Sark and Brecqhou: Space, Politics and Power”, Shima: The International Journal of Research into Island Cultures, vol. 8, nº 1, pp. 9-33.
  • La Société Sercquaise, 2015, “A Short History of Sark”, La Société Sercquaise. [En línea] Disponible en http://www.socsercq.sark.gg/sarkhistory.html (7 de diciembre de 2020).
  • Lowenthal, D., 2015, “The scourging of Sark”, Island Studies Journal, vol. 10, nº 2, pp. 253-258.
  • Mundo National Geographic, 2011, “La noche en Sark”, National Geographic, 4 de octubre de 2011. [En línea] Disponible en https://www.nationalgeographic.com.es/mundo-ng/la-noche-en-sark-2_4898 (7 de diciembre de 2020).
  • Redacción Viajes, 2019, “Sark, uno de los últimos estados feudales de Europa”, El Español, 23 de septiembre de 2019. [En línea] Disponible en https://www.elespanol.com/viajes/20190923/sark-ultimos-feudales-europa/431207166_0.html (7 de diciembre de 2020).
  • Robert, 2017, “The Black Death in the Channel Islands”, Guernsey Donkey, 6 de octubre de 2017. [En línea] Disponible en https://guernseydonkey.com/the-black-death-in-the-channel-islands/ (7 de diciembre de 2020).
  • Robert, 2014, “St Magloire – Patron Saint of Sark”, Guernsey Donkey, 30 de mayo de 2014. [En línea] Disponible en https://guernseydonkey.com/st-magloire-patron-saint-of-sark/ (7 de diciembre de 2020).
  • Robert, 2013, “Sark – A Potted History”, Guernsey Donkey, 2 de agosto de 2013. [En línea] Disponible en https://guernseydonkey.com/sark-a-potted-history/ (7 de diciembre de 2020).
  • Robert, 2012, “Sark Legends – The Pirates of Sark”, Guernsey Donkey, 30 de noviembre de 2012. [En línea] Disponible en https://guernseydonkey.com/sark-legends-the-pirates-of-sark/ (7 de diciembre de 2020).
  • The Economist, 2007, “Feudal Sark – Democratic revolution”, The Economist, 12 de julio de 2007. [En línea] Disponible en https://www.economist.com/britain/2007/07/12/democratic-revolution (7 de diciembre de 2020).
  • The Editors of Encyclopaedia Britannica, s.f., “Sark”, Encyclopaedia Britannica. [En línea] Disponible en https://www.britannica.com/place/Sark (7 de diciembre de 2020).
  • Walsh, C., 2005, “Barclays Attack Sark as Europe’s ‘Last Bastion of Feudalism’”, The Observer – The Guardian, 27 de marzo de 2005. [En línea] Disponible en https://www.theguardian.com/business/2005/mar/27/theobserver.observerbusiness3 (7 de diciembre de 2020).
Artículo anteriorLas Chullpas. Las tumbas perdidas de Bolivia
Artículo siguienteEl Megalitismo: una cuestión de piedras
Estudiante de filosofía y escritora. Mis áreas de mayor interés - como comprobaréis si me leéis - son la Historia de la Mujer, la Historia de las Religiones, la Filosofía Política y la Antropología. Como buena cinéfila y melómana, me encanta practicar la miscelánea cuando escribo (llamadme friki). Amante de los animales, defensora del medio ambiente, y de firmes posiciones feministas y marxistas.