“Era incapaz de usar la pistola.” Así se define, Eugene Lazowski, el astuto médico que salvó a miles de polacos que tenían como destino la muerte en los campos de concentración. Pero antes de adentrarnos en esta hazaña tan interesante y heroica, que seguro que te asombra, hay que situarse en el contexto histórico.

Estamos en 1939, la ocupación nazi de Polonia fue terrible, y no solo porque se daba el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, sino porque miles de polacos murieron: realizando trabajos forzados, de hambre, combatiendo o ejecutados en algunos de los seis campos de exterminio que se establecieron en el país. Pues bien, este encontró una manera de combatir contra los nazis, una que era más efectiva que las armas de fuego. Pero, ¿qué podía hacer este humilde médico?

Un simple médico polaco – ¿Quién era Eugene Lazowski? 

Comenzaba el periodo más horrible de la historia de la humanidad, la guerra ya estaba declarada.

Es en este momento cuando llega nuestro protagonista Eugene LazowskiDoctor del ejército polaco y médico secreto de pacientes judíos. Ejerció aparentemente en un tren de la Cruz Roja al comienzo del conflicto. Curaba a soldados heridos en el campo de batalla. Aquí permaneció hasta la ocupación completa de Polonia, estamos hablando de mediados de 1940.

Más tarde Lazowski, eligió marcharse a Rozwadow, un pequeño gueto judío de Stalowa Wola, cerca de Varsovia, para seguir realizando su trabajo. Allí mismo se encontró con un viejo amigo médico llamado Stanislaw Matulewicz.

Eugene Lazowski médico que salvó a miles de judíos usando una epidemia falsa de tifus
Eugene Lazowski posando junto a varios gatos.

¿Sabes cómo llegó a liberar a tantos polacos judíos de los campos de concentración? Sí, era un simple médico cuya única función era sanar a los heridos. Pues bien, aquí te enterarás de todo este jaleo que se montaron.

El temor de los nazis – Una epidemia de tifus

El tifus, en ese momento, era la enfermedad que más muertes causaba a la población y la más temida por los nazis. Esto se debió a un gran fallo médico, que fue eliminar la infección en toda Alemania y no crear anticuerpos para nuevas amenazas en sus tropas. En consecuencia pusieron a todo el mundo en cuarentena por un brote que acechaba. ¡Vaya como nosotros actualmente!

rozwadów gueto judío cerca de varsovia
Gueto judío de Rozwadów (cerca de Varsovia)

Los alemanes se pusieron manos a la obra para arrestar en Rozwadow a todos los judíos posible para trasladarlos a los campos de exterminio. Con el Holocausto presente,  los médicos, Lazowski y Matulewicz, decidieron combatir a los nazis con los recursos que estaban a su mano. Y muy a su mano… Vaya que se les presentaron las mejores condiciones para idear un plan magnífico.

“Yo no era capaz de pelear con una pistola o con una espada, pero encontré la manera de asustar a los alemanes.”

Falso positivo de tifus – la idea de Eugene Lazowski y Matulewicz

1942, el médico encontró un caso de tifus en su pueblo. Con 40 grados de fiebre, jaqueca, escalofrío, dolores corporales y manchas rojas por todo el cuerpo. A la hora de mandar al laboratorio nazi las muestras, ya que su trabajo era controlar las epidemias, se le ocurrió una idea.

Con la ayuda de su colega, consiguieron inyectar una muestra del enfermo de tifus a otro joven. Sabían que los nazis detenían deportaciones y reclutaban la zonas en las que se sospechaba que se propagaba alguna enfermedad. Este experimento dio fruto porque el chico a las cuatro horas dio positivo y en seis días no apareció ningún síntoma real.

Eugene Lazowski - Facts Catalogue
Eugene Lazowski

Todo esto fue un logro inesperado. ¿Quién iba a pensar que la prueba diese un falso negativo por primera vez en una persona sana sin que nadie más en el mundo lo supiera? ¿Increíble, no? Pues enviaron esos resultados a los nazis, cruzando los dedos para que no les pillasen.

A los pocos días ¡Bingo! Los nazis enviaron un telegrama en el que ponía: “¡Peligro, tifus! Aíslen al paciente, imposible que pise suelo alemán.” Esto era exactamente lo que querían que pasase los dos amigos. Sabían que los nazis estaban cagados de miedo por ser contagiados de esta epidemia, entonces pusieron en marcha su plan. Infectaron con la bacteria a miles de polacos sin pedirles permiso. Lo mantuvieron en riguroso secreto, lo que no sabían estos, es que les iban a salvar la vida.

Plan en acción – La expansión del tifus

Primero, redujeron los casos para que creciesen poco a poco y nadie sospechara, simulando un contagio natural de tifus. ¡Quién sospecharía! Matulewicz preparaba las muestras y Eugene Lazowski se encargaba de buscar pacientes con fiebre, dolor abdominal, tos, náuseas y otros síntomas parecidos al tifus. Inmediatamente les mentían diciéndoles que la tenían y le ponían una inyección falsa.

Universo Paranormal no Twitter: "#UnDíaComoHoy pero en 1942 en el ...
Enfermo de tifus

Como decía el protocolo, fueron mandando muestras de sangre, sin prisa pero sin pausa. Al ver los médicos nazis todo este escándalo decidieron poner en cuarentena a toda la población cercana y cancelar deportaciones. ¡Perfecto!

Todo iba viento en popa hasta que surgieron las primeras sospechas. Los nazis enviaron a un equipo médico para realizar controles, ya que no cuadraban las muertes. Los dos médicos los recibieron con un enorme banquete. Consiguieron que los nazis quedasen tan ciegos de vodka que ni pudieron descubrirles. ¿Sospechoso, no?

Tifoideos en Auschwitz
Tifoideos en el campo de concentración de Auschwitz

Les enseñaron numerosas muestras. Además mostraron un cadáver del último muerto por tifus que en realidad era de anemia. ¡Alerta territorio contaminado!

Verdaderos héroes – Eugene Lazowski y Stanislaw Matulewicz

Lazowski y Matulewicz estuvieron más de dos años encubriendo esto. ¿No os parece asombrante? Se calcula que salvaron aproximadamente la vida de más 8.000 inocentes.

Dr. Eugene Lazowski and Dr. Stasiek Matulewicz.
Eugene Lazowski y Stanislaw Matulewicz.

Increíble pero cierto, ni los médicos ni los nazis se enteraron de esta burla. Tuvieron que pasar treinta años para que se enterase el mundo. Al verse en una situación así optaron por la astucia salieron victoriosos.

Conclusión

En esa etapa todo el mundo tenía muchísimo miedo por el pánico que sembraban los nazis. Pero estos dos médicos le plantaron cara al enemigo. Realizaron un sorprendente plan que a ninguno de nosotros se nos hubiese ocurrido. Con excelentes resultados consiguieron salvar a miles de inocentes.

Ahora nos toca pensar si realmente esto fue así. ¿A que es poco creíble y sospechoso que los nazis no se diesen cuenta de lo sucedido? Es cierto que las astucia e inteligencia jugó un papel muy importante en este plan.

Este tema es muy interesante ya que nosotros estamos en una situación parecida confinados en cuarentena. Pero, imagínate que unos médicos han hecho lo mismo con el COVID-19 y que no se descubriría hasta dentro de treinta años. Sin duda una historia digna de contar. Es esencial conocer estos aspectos de las historia, ya que nos informan de acciones increíbles y heroicas de personas desesperadas por la paz de las personas.


Elaborado por: Ana Mª Valderrama Peralta – alumna de 1º de Bachillerato del I.E.S. Santa Catalina de Alejandría (Jaén).



Echa un vistazo a nuestra nueva web: Más historias de España y del Mundo en la revista Khronos.