Todos hemos oído hablar en algún momento sobre esta leyenda francesa, sobre el Hombre de la máscara de hierro. Encarcelado por “x” motivo, en una de las prisiones más famosas de la historia, La Bastilla, y obligado a esconder su rostro de por vida, ¡y nos quejamos ahora del uso de las mascarillas por el Covid!

Aunque lo mismo fue solo eso, una leyenda, ¿o no? ¿Os imagináis que fuese una historia verídica? ¿Vosotros qué creéis? Pongámonos en el caso de que fuese cierto, de que este hombre hubiese existido realmente, ¿pudo haber sido el hermano gemelo de Luis XIV como siempre se ha rumoreado?

Conozcamos la verdad adentrándonos en los registros de la misteriosa cárcel  de La Bastilla. No pares de leer este artículo o te perderás cada valioso detalle sobre toda esta apasionante historia. Sin duda, ¡te sorprenderá!

De dónde sacar la información sobre el Hombre de la máscara de hierro. ¿Alguien puede ayudarnos?

Como es de esperar, si hablamos de un hombre secreto y ocultado bajo una máscara, no pensemos encontrar miles de documentos que nos hablen abiertamente de él. Se trata de esconder la información, no de que la existencia de este hombre fuese un secreto a gritos. De esta manera, tenemos que rebuscar entre las posibles fuentes para obtener la documentación necesaria e investigar si este famoso preso existió realmente o no.

Según los historiadores, esta información la podemos encontrar en varias personalidades. El primero sería uno de los carceleros del hombre de la máscara de hierro, Marcel Du Junca. Otro, el oficial de prisiones Benigno de Saint-Mars, y, finalmente, Voltaire, el famoso filósofo ilustrado francés (1). Veamos qué nos cuenta cada uno…

Marcel Du Junca y su valiosísimo diario. ¡El Hombre de la máscara de hierro existió!

A través de un diario escrito por este trabajador de La Bastilla, Marcel Du Junca, localizamos los primeros datos sobre este misterioso hombre enmascarado. Fue cuando llegó a la prisión Saint-Mars, debutando como gobernador de la misma. En el diario podemos leer:

“El 18 de septiembre a las 3 de la tarde, el nuevo gobernador de La Bastilla, el Señor Saint-Mars, ha tomado oficialmente el mando de esta prisión. Viene de la isla de Santa Margarita y Saint-Honorat y ha traído con él en una litera a un viejo prisionero que ya custodiaba en Pignerol. Siempre lleva una máscara y no me ha dicho su nombre, ni siquiera ha sido registrado.” (2)

Vista en 3D de La Bastilla en el siglo XVIII
Vista en 3D de La Bastilla en el siglo XVIII. Fuente.

Años más tarde, en noviembre de 1703, el carcelero volvió a escribir en su diario:

“El lunes 19 de noviembre de 1703 el prisionero desconocido que el señor Saint-Mars trajo con él de la isla de Santa Margarita y estuvo aquí largo tiempo, murió a las 10 de la mañana.” (3)

Información más que suficiente para sospechar que algo raro se movía entre los grandes y aterradores muros de La Bastilla. Leamos a Voltaire, a ver si nos cuenta algo más esta historia.

Voltaire y su rencor hacia la realeza

El filósofo Voltaire no estaba de acuerdo con la dinastía Borbónica, no tenía ningún tipo de cariño al rey Luis XIV. Por esta razón, llegó a meterse en algún que otro problemilla al publicar un texto burlándose del hermano del Rey Luis XIV, Felipe. Gracias a este ansia de tocarles los pies a los Borbones, Voltaire fue de cabeza a La Bastilla. (4)

Durante su estancia en esta prisión, en la que estuvo “solo” once meses, nuestro escritor conoció a este misterioso Hombre de la máscara de hierro. Le describió como un hombre joven, de estatura alta, elegante y atractivo. (5) Un momento… ¿No llevaba máscara? ¿Cómo sabía que era atractivo? En fin, quizá fue alguna de sus mentirijillas, como la de difundir el rumor de que este misterioso preso era el hermano gemelo del Rey Luis XIV. Sí, fue él. El que dio pie a esta gran leyenda fue Voltaire. Por cierto, calumnia completamente falsa.

Últimos ejemplares

Una vez en libertad y pasados treinta años, en 1751, Voltaire publicaría, por primera vez, sus escritos sobre este hombre enmascarado:

“El prisionero llevaba una máscara. La pieza del mentón llevaba unos muelles de acero para que pudiera comer y la orden era matarlo si se la quitaba…” (6)

Además, el escritor describe que esta máscara la estuvo portando el preso por más de cuarenta años y que lo trasladaban constantemente de una prisión a otra. Según Voltaire, Saint-Mars era el encargado de “cuidarle” y de que la identidad del prisionero no saliese a la luz. (7)

¿Qué pinta la Reina “secreta” en todo esto?

Françoise d’Aubigné fue otro gran testigo que dejó plasmado su importante testimonio para la posteridad. La segunda esposa -casados en secreto- del Rey Luis XIV dejó anotado en su diario personal el siguiente texto:

La esposa secreta de Luis XIV, Francoise d'Aubigné
La esposa secreta de Luis XIV, Francoise d’Aubigné. Fuente.

“Un hombre ha permanecido largos años en La Bastilla, donde murió encarcelado. Tenía siempre a su lado a dos mosqueteros, para matarle si osaba quitarse la máscara. Comió y durmió enmascarado. Por otra parte, fue siempre muy bien tratado, y se le dio cuanto deseaba. Era muy devoto y leía continuamente. Jamás se pudo saber quién era”. (8)

¿Qué ocurrió en la corte francesa cuando sucedió todo? Posible causa de la detención del Hombre de la máscara de hierro

Cuarenta años antes a la detención del Hombre de la máscara de hierro, había estallado en Francia la trama de los envenenamientos, lo que llevó a mucha gente a prisión. Al menos, cien personas fueron encarceladas y treinta ejecutadas. El problema de todo esto es que este proceso se llevó a cabo sin prácticamente garantías para los acusados, se cometieron enormes abusos y barbaridades. (9)

Aunque se intentaron llevar en “secreto” este tipo de abusos, Europa se hizo eco de ello, y empezaron las quejas. Fue entonces cuando Francia paró de arrestar a cortesanos y nobles rebeldes sin ton ni son. Sin embargo, los atropellos a los derechos de cualquier persona, el abuso de poder y las tremendas injusticias ya se habían cometido y mucha gente las conocía. Más de sesenta personas conocían todas las extralimitaciones que el Rey llevó a cabo. Por esta razón, muchos de ellos fueron encerrados en fortalezas de Francia. (10)

Mentiras y verdades. Qué le pasó al Hombre de la máscara de hierro

El primer paso de estos prisioneros fue perder su identidad, ni siquiera los carceleros podían saber a quién custodiaban. Desgraciadamente, su estancia en las fortalezas fue un infierno, pues vivían en condiciones nefastas para cualquier ser vivo. Se encontraban encadenados a los muros, esperando a la muerte. Muerte que, en ocasiones, tardaba en llegar, alargando su horrible agonía durante demasiado tiempo. En el caso del hombre de la máscara de hierro, más de cuarenta años. (11)

En la Francia del siglo XVII, el Rey podía encarcelar a quien él desease con solo pedirlo. No había garantías de que los presos tuviesen un juicio justo, ni siquiera de una decente defensa. (12). Absolutismo puro y duro…

Las mentirijillas de la leyenda

Sin embargo, gracias a los avances médicos y a la ciencia, se ha llegado a la conclusión de que es imposible que un ser humano sobreviva más de 40 años con una máscara en su rostro. Pues, si el preso nunca se la quitaba, bajo la máscara entrañarían multitud de organismos como bichos y hongos.

Asimismo, Las bacterias llegarían a dañar su interior, llegando al sistema sanguíneo y la piel se acabaría rompiendo con el roce de la máscara. Todo ello, desembocaría en una septicemia que, sin lugar a dudas, acabaría con su vida. (13)

La posible solución de la duda

No obstante, los testimonios están ahí, y todo parece indicar que ese hombre sí llegó a existir verdaderamente. ¿Qué hay de verdad y de mentira en toda esta historia?

Si volvemos a uno de los escritos de aquel carcelero, Marcel Du Junca, que anotaba en su diario, leeremos que, literalmente, escribió:

“El prisionero llevaba siempre una máscara de terciopelo negra”. (14)

Por lo que quizá, la mentira de esta historia radicaría en asegurar que la máscara era de hierro, ya que, si esta máscara fue de tela, sí hubiera sido posible la supervivencia de este pobre hombre por tantos años.

Aleluya, ¡Las cartas de Luis XIV!

A través de la criptografía, el militar Etienne Bazeries consiguió descifrar las cartas codificadas que Luis XIV, el Rey Sol, había escrito a uno de sus ministros (15).

En estas se ordena la detención de Vivien de Bulonde, un militar destinado a luchar en la frontera italiana. Parece ser, que al enterarse de que los austriacos estaban ganando terreno, de Bulonde desertó, dejando tirados a sus compañeros, muriendo en el campo de batalla y poniendo en peligro la campaña de Piamonte. Esto provocó en el rey una ira terrible que le hizo escribir:

“que arreste inmediatamente al general Bulonde, que sea conducido a la fortaleza de Pignerole, donde será encerrado en una celda custodiada por las noches, y se le permita (16) caminar por las almenas durante el día con una máscara (17)…”

El resto de la carta no pudo ser descifrada pues estaba escrita con el famoso Gran Código de Louis XIV, utilizado en la corte francesa para mantener en secreto las comunicaciones. (18)

Dibujo de Vivien de Bulonde - el hombre de la máscara de hierro
Dibujo de Vivien de Bulonde. Fuente.

Como os aseguré, el misterio ha sido resuelto. No solo hemos averiguado que el Hombre de la máscara de hierro sí existió de verdad, sino que sabemos quién fue y lo que realmente le sucedió. Desde luego solo nos queda lamentar su suerte, pues tuvo que ser terrible vivir encarcelado durante tanto tiempo y en esas condiciones…


Khronos la Historia, como nunca te la enseñaron. Echa un vistazo a nuestra nueva web: Revista de artículos online de Historia.


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Documentalia (2019).

(2) Documentalia (2019).

(3) Documentalia (2019).

(4) Documentalia (2019).

(5) G. Barnés (2014).

(6) Documentalia (2019).

(7) Documentalia (2019).

(8) Hualde (2015).

(9) Documentalia (2019).

(10) Documentalia (2019).

(11) Documentalia (2019).

(12) Documentalia (2019).

(13) Documentalia (2019).

(14) Documentalia (2019).

(15) G. Barnés (2014).

(16) G. Barnés (2014).

(17) España Mohar (2018).

(18) España Mohar (2018).

Bibliografía

  • Barnés, H. (2014), La conspiración monárquica: quién fue en realidad el Hombre de la Máscara de Hierro. [En línea] Disponible en: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-06-09/la-conspiracion-monarquica-quien-era-en-realidad-el-hombre-de-la-mascara-de-hierro_137819/     (7 de marzo de 2020).
  •  Expediente Misterio. El Hombre de la Máscara de Hierro, (Documental, 2019), “Documentalia”. [En línea] Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=rUVRI9LbZBk (10 de marzo de 2020).
  • Hualde, A. (2015), ¿Quién fue el Hombre de la Máscara de Hierro?. [En línea] Disponible en: https://www.elimparcial.es/noticia/138854/quien-fue-el-hombre-de-la-mascara-de-hierro.html ( 6 de marzo de 2020).
  • España Mohar (2018), ¿Quién era el Hombre de la Máscara de Hierro?. [En línea] Disponible en: https://www.muyinteresante.com.mx/historia/identidad-hombre-mascara-hierro/ ( 6 de marzo de 2020).

Imagen principal véase en: https://www.cinconoticias.com/hombre-mascara-de-hierro-leyenda-vigente/

Artículo anteriorVirginia Wolf se inventó a Judith Shakespeare
Artículo siguiente¡A cubierto! Escitas, los arqueros de las estepas (Parte I): historia de unos guerreros