Los gallegos, como buen pueblo de emigrantes, nos hemos desperdigado por diversos puntos del globo. Y quizás de ahí, el pensamiento que tenemos sobre que en cualquier parte del mundo encontraremos a uno de los nuestros, a un gallego. Esto puede parecer una afirmación baladí, y quizás lo sea. Pero teniendo en cuenta lo que a continuación os voy a exponer, el descubrimiento de las Antípodas, puede que dicha afirmación no sea tan superficial. Quizás haya que tenerla en consideración.

La controversia del descubrimiento de las Antípodas

El descubrimiento de las Antípodas siempre ha generado mucho debate y controversia en torno a quien/quienes lo realizaron (1). Las versiones oficiales nos dicen que Australia y Nueva Zelanda fueron descubiertas por holandeses y británicos entre los siglos XVII y XVIII. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, dicha afirmación parece que se tambalea. Y es que hay indicios, pruebas y huellas del paso de gallegos. Sí, sí, gallegos en esta parte del mundo hace varios siglos atrás (2). Así que parece que el descubrimiento de las Antípodas fue cosa de ellos.

Dos siglos antes de que holandeses y británicos descubrieran “oficialmente” las nuevas tierras, una carabela que partió de A Coruña, llena de gallegos, ya había estado en el continente de Oceanía. Prueba de esto que os estoy contando está en que existen evidencias de la cultura gallega en esas tierras que, si hoy en día nos parecen lejanas, cuanto más hace cinco siglos. La susodicha evidencia es la presencia de hórreos “gallegos”. Aunque también hay una evidencia en Galicia, concretamente en la ciudad de A Coruña. Se trata de un árbol de más de 500 años que se piensa que fue plantado por uno de los aventureros gallegos que regresó a su tierra (3).

Metrosidero Nueva Zelanda A Coruña
“Metrosidero”. Árbol originario e Nueva Zelanda que se encuentra en el patio del cuartel de la Policía Local , en la calle Orillamar, A Coruña. Fuente: El Español.

La teoría de Langdon y las “patakas” sobre el decubrimiento de las Antípodas

Esta teoría vino a revolucionar todo lo que se sabía hasta la fecha sobre el descubrimiento de las Antípodas. Se la debemos al historiador Robert Langdon, y no, no es el del Código da Vinci del autor estadounidense Dan Brown, sino un investigador de la Universidad Nacional de Australia (Canberra). El origen de esta lo tenemos en la “Pataka”. No, no es el tubérculo al que somos tan aficionados los gallegos y que es tan consumido en todo el mundo. Hay que pensar que con la patata, “pataca” en gallego (4), tuvimos el primer contacto en 1537 (5) y según la información que se tiene, la famosa carabela que zarpó de A Coruña lo hizo en 1525. Por lo tanto, difícilmente provenga de ahí dicho término.

Son múltiples las teorías (6) y ninguna segura. Esta “Pataka” es el nombre que reciben los ya mencionados hórreos “gallegos” localizados en Australia. Un dato, sin duda, de lo más llamativo que si lo juntamos con la forma que tienen estas construcciones, todo apunta a su origen gallego (7). Los hórreos son algo muy característico de ciertas zonas (8), entre ellas el norte peninsular de España. Y la estructura que poseen estos hórreos australianos parece una clara muestra de su procedencia gallega.

descubrimiento de las antípodas pataka australia gallegos galicia
Un ejemplo de “pataka”. Fuente: gciencia.

El descubrimiento de las Antípodas y la Carabela “San Lesmes”

Según esta teoría, la carabela “San Lesmes” fue el barco que descubrió Australia y no el barco holandés Duyfhen (9). La “San Lesmes” formaba parte de la expedición de García Jofre de Loaysa. Una expedición, la segunda en circunnavegar la Tierra (10) que pretendía colonizar las islas Molucas (11), famosas por su riqueza en especias y de disputada propiedad entre los reinos de España y Portugal (12). Objetivo que, por cierto, no llegaron a lograr. Realmente, toda la expedición fue un desastre, pese a ciertos descubrimientos geográficos y marítimos.

Entre la tripulación de esta expedición encontramos a figuras como Juan Sebastián Elcano, Andrés de Urdaneta y Rodrigo de Triana (13). En un momento dado de la expedición, la “San Lesmes” se separó del resto de navíos, perdiéndose en el Pacífico. Habrá que esperar cinco siglos para descubrir lo que fue de este navío. Concretamente, a la década de los 70 del siglo XX, cuando Langdon publicó su teoría en su libro The Lost Caravel .

Según la teoría de Robert Langdon, los supuestos supervivientes de este navío pisarían las costas australianas algo más de dos siglos y medio antes de la llegada de los holandeses (14).  Siguiendo dicha teoría, el explorador británico James Cook, se encontraría, a su llegada a las nuevas tierras, con unas construcciones que los maoríes (15) utilizaban para guardar los productos agrícolas. Son las ya mencionadas “patakas”. Una construcción muy similar a los hórreos y que los gallegos supervivientes del “San Lesmes” enseñarían a construir a los maoríes.

James Cook descubrimiento de las antípodas
Retrato de James Cook por Nathaniel Dance-Holland, c. 1775. Fuente: Wikipedia

Evidencias de un navío: la “San Lesmes”

Las evidencias de lo anteriormente dicho las encontramos en los cañones del S. XVI pertenecientes probablemente a la “San Lesmes” que aparecieron a finales de los años 60 del siglo XX, a raíz de la construcción de una base militar para pruebas nucleares en la isla de Amanu (16). Ello probaría que el navío no llegó a naufragar, sino que llegó sano y salvo a las costas australianas. Es más, estuvo repartiendo a su tripulación por todo el continente de Oceanía. Hay constancia que, en el siglo XVIII, la fragata Magdalena realizó el descubrimiento de una gran cruz antigua en Tahití y cuya procedencia se correspondería con la “San Lesmes”.  Todo ello parece explicar el porqué cuando James Cook llegó a las Antípodas encontrase rasgos occidentales entre sus gentes, piel clara y cabellos rubios (17).

Luis Váez de Torres, el olvidado

Si queda alguna duda sobre el descubrimiento por parte de un gallego de Australia, tenemos a la figura de Luís Váez de Torres (también Vaz o Báez). Bien es cierto que hay fuentes que apuntan a un origen portugués («Vaz») de este marino y explorador que descubrió Australia bajo el mando de Felipe II «el Piadoso», rey de España y Portugal (18). Sin embargo, expertos australianos no dudan en asegurar su origen gallego debido al apelativo que usaban los aborígenes para referirse a él, «bretón» (19). A parte de esto y su aventura en barco, que narraré a continuación, son muy pocos los datos que sabemos de su vida.

Luis Váez de Torres Luís Vaz de Torres estrecho de Torres descubrimiento de las antípodas
Luis Váez (o Vaz) de Torres. Fuente: Wikipedia.

La gesta de Váez de Torres

Váez de Torres participó en la expedición a las tierras australes. Embarcó como oficial del navío San Pedro en El Callao (Perú) y, junto a la Capitana, gobernada por Pedro Fernández de Quirós ( 20) tenían la intención de colonizar las islas de Santa Cruz y dar con el continente desconocido en aquel momento. Sin embargo, este plan inicial se fue al traste, en tanto en cuanto, hubo un motín que hizo que las naves se separasen y tomasen caminos diferentes. La Capitana, cpon Quirós al frente, regresó a Nueva España (México), pero Vaez continúo con la expedición. Una expedición nada sencilla que lo llevó a las aguas del estrecho que, hoy en día, lleva su nombre, Torres, y que comunica el Índico con el mar de Arafura (21).

sello conmemorativo Váez de Torres y Quirós descubrimiento de Australia y Nueva Zelanda gallegos
Sello conmemorativo con la efigie de Váez de Torres y Quirós. Fuente: Público.

Esta gesta quedó prácticamente olvidada como ya se ha indicado anteriormente, y el descubrimiento de las Antípodas, las nuevas tierras, se atribuyó a los holandeses, en el año 1606. En dicho año se produjeron dos expediciones. La primera en el ya mencionado navío Duyfhen y una segunda expedición realizada por Dirk Hartogen. Dicha travesía de Luis Váez de Torres por el estrecho que lleva su nombre fue un absoluto secreto debido a intereses marítimos y militares. Habrá que esperar al capitán James Cook quien, en 1770, se encargará de dejar constancia de la odisea de este explorador y descubridor gallego (22).

El descubrimiento de las Antípodas: gallegos por el mundo

En conclusión, el descubrimiento de las Antípodas es un asunto controvertido, que ha generado diversidad de hipótesis y teorías. Todas ellas con evidencias y pruebas que apuntan en una misma dirección: antes que los holandeses, los gallegos pisaron las tierras de las Antípodas. Y allí se mezclaron con la población a todos los niveles, quedando una huella que llega hasta nuestros días y que hace pensar que esa afirmación del principio sobre que los gallegos estamos en todas partes es una realidad palpable.



Khronos la Historia, como nunca te la enseñaron. Echa un vistazo a nuestra nueva web: Revista de artículos online de Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Rey, 2014.

(2) Amil, 2019.

(3) Amil, 2019.

(4) Bas, 1980.

(5) Los primeros en probar este tubérculo tan famoso fue la tripulación que acompañó al explorador Gonzalo Jiménez de Quesada en 1537. Sin embargo, no será hasta 1560 que se introduzca en el continente europeo gracias a Pedro de Cieza de León.

(6) Hay teorías que apuntan a que el nombre puede provenir de la batata, que los españoles, en sus primeras expediciones, ya habían conocido en el Caribe. También cabe la posibilidad de que “Pataka” provenga de una antigua moneda italiana, “patacca”. Otra de las teorías sería que es una palabra propia de los maorí compuesta de “pa” (lugar cerrado) y “takaa” (preparar la comida)

(7) Rolland, 2014.

(8) A parte de ser una construcción típica del norte de nuestra península, también podemos encontrarlos en ciertos lugares del mundo como los Alpes, la península escandinava, Balcanes o Japón, entre otros.

(9) Bará, 2015.

(10) La 1ª expedición en circunnavegar la Tierra fue la que llevó a cabo Fernando de Magallanes y su socio Juan Sebastián Elcano entre los años 1519-1522.

(11) Izquierdo, 2017, pp. 691-696.

(12) Izquierdo, 2017, pp. 691-696.

(13) Andrés de Urdaneta, español agustino, que fue un militar, marino, cosmógrafo y explorador español que pertenecía. Su fama le viene gracias al descubrimiento y posterior documentación de la ruta del océano Pacífico desde Filipinas hasta Acapulco.  Por otro lado, Rodrigo de Triana es conocido por haber formado parte de la primera expedición de Cristobal Colón y sus tres carabelas (La Pinta, La Niña y la Sta. María) que culminó con el descubrimiento de un nuevo continente, América.

(14) Rey, 2014.

(15) Significa “común”, “normal” y hace referencia a la etnia de la Polinesia que llegó a Nueva Zelanda probablemente de otras islas situadas más al norte.

(16) Amil, 2019.

(17) Rolland, 2014.

(18) Bará, 2015.

(19) Bará, 2015. Los bretones de Hispania eran de origen celto-británico y se asentaron en el noroeste de la península Ibérica que correspondía con Gallaecia, a día de hoy, Galicia, en los siglo V y VI.

(20) Fue un marino y explorador de origen portugués que trabajó bajo las órdenes de la corona española.

(21) Blanco.

(22) Bará, 2015.


Bibliografía

  • Amil, I., 2019, “Hórreos en Oceanía: la expedición coruñesa que ‘descubrió’ Australia y Nueva Zelanda”, El Español, 28 de julio de 2019. [En línea] Disponible en https://www.elespanol.com/quincemil/articulos/cultura/horreos-en-oceania-la-expedicion-corunesa-que-descubrio-australia-y-nueva-zelanda  (4 de diciembre de 2020).
  • Bará, M., 2015, “El gallego que descubrió Australia”, Diario de Pontevedra, 30 de julio de 2015. [En línea] Disponible en https://www.diariodepontevedra.es/blog/milagros-bara/el-gallego-que-descubrio-australia/20150730174625344319.html  (4 de diciembre de 2020).
  • Bas, B., 1980, “Os nomes galegos dos hórreos e dos seus elementos”, Verba, Anuario galego de filoloxía, Universidad de Santiago de Compostela.
  • Blanco, E., “Váez de Torres, Luis (¿-1613)”, Mcnbiografía. [En línea] Disponible en http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=vaez-de-torres-luis (4 de diciembre de 2020).
  • Izquierdo, J. C., 2017, “La carabela perdida, 1526. Pacífico oriental”, Revista general de marina, vol. 273, nº 4, pp. 691-696.
  • Modia, M. J., 2017, Australia and Galicia in Transnational Narratives, Coolabah,  Australian Studies Centre, Universitat de Barcelona.
  • Rey, I., 2014, “Así son los ‘hórreos gallegos’ de las Antípodas”, ABC, 20 de marzo de 2014. [En línea] Disponible en https://www.abc.es/local-galicia/20140329/abci-horreos-gallegos-antipodas-201403271801.html (4 de diciembre de 2020).
  • Rolland, E., 2014, “Así son los ‘pataka’ los hórreos gallegos de Nueva Zelanda”, gciencia, 26 de marzo de 2014. [En línea] Disponible en https://www.gciencia.com/otros/asi-son-los-pataka-los-horreos-galegos-en-nueva-zelanda/ (4 de diciembre de 2020).
Artículo anteriorEl viaje hacia las estrellas de Antoine de Saint-Exupéry y el Principito
Artículo siguienteEl motín de Esqilache: el 15M madrileño del siglo XVIII
Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Vigo. He realizado el Máster en Historia, Territorio y Recursos Patrimoniales, así como el Máster en Profesorado de Educacion Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formacion Profesional e Idiomas en la Universidad de Vigo y el Máster en Políticas Comunitarias y Cooperación Territorial en la Universidad de Vigo y la Universidade do Minho. Poseo formación investigadora y de docente en el ámbito tanto universitario como en secundaria.