A lo largo de la Historia de España, han sido varias las dinastías que han ostentado la corona real. Posiblemente, la más mítica, y por tanto romantizada, fue la etapa de los Austrias. Normal, esos personajes de cabezas apepinadas con boquitas de piñón gobernaron medio mundo durante dos siglos redondos. Y claro, dos siglos dan para mucho. Salieron algunos buenos y otros, bastantes más, un poco pochos. En este caso vamos a hablar de un término intermedio. Uno que fue buen tipo pero no pudo gozar de una mínima salud. Hablemos de Baltasar Carlos, el primer heredero de Felipe IV.

¡Aleluya, un niño! ¡Y vive! – El nacimiento de Baltasar Carlos

Corría el año 1629 cuando por fin Felipe IV vio nacer un heredero varón. Hasta el momento, su esposa Isabel de Francia le había dado cuatro niñas, siendo la que más había durado la tercera, que sobrevivió tan solo dos añitos. (1)

Para el nombre, se decidió sortear entre los tres de los reyes magos. Así se entiende que un niño más rubio que el trigo acabara llamándose Baltasar. Se decidió que sus padrinos fueran sus tíos Carlos y María. El primero, heredero hasta el momento, era un Austria curioso de los que merecen un artículo aparte (2). La segunda, llegó a ser emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico y Reina de Hungría. (3)

En cuanto a su educación, fue encargada a la mujer del Conde-duque de Olivares (4), quién estaba realmente interesado en mantener su círculo de influencia las máximas generaciones de reyes posibles.

Parecía que se garantizaba la continuidad de los Austrias, al menos por una generación más.

El príncipe Baltasar Carlos - Colección - Museo Nacional del Prado
El príncipe Baltasar Carlos. Taller de Diego Velázquez. Fuente: Museo del Prado

Este niño no está muy fino – La infancia de Baltasar Carlos

Los años pasaron rápidamente y el niño fue creciendo entre algodones. Pronto, se percibió que la salud del crío no era precisamente la de un roble. Sufría de fiebres recurrentemente y flaqueaba de fuerzas. Pese a todo, con todos los cuidados de los que gozaba, pudo salir más o menos adelante.

Debido a su floja condición física, el crío desarrolló su cerebro. Se dice que mostró gran afición por la lectura y que aprendió perfectamente italiano, francés y latín.  No se descuidó tampoco su formación política, tal y como demuestran los libros de consejos que le daba Olivares.

En cuanto al resto, se supone que Baltasar Carlos fue un niño medio normal, con mucho tiempo libre para jugar, algo indispensable en la formación de un crío. Como curiosidad, también tenía su vena gamberra, ya que por lo visto uno de sus pasatiempos favoritos era capar a los gatos del palacio. Igual era alérgico y los odiaba, o tal vez era un sádico, quién sabe. Esta letrilla del almirante de Castilla lo demuestra:

“Príncipe: mil mentecatos murmuran sin Dios ni ley,

de que habiendo de ser el Rey

os andéis capando Gatos

y así yo de vos espero

que tan diestro quedaréis

que, en siendo grande, capéis

al gato más marrullero. ” (5)

Con amigos todo es más fácil

Como ya mencionamos en otro artículo, la corte de los Austria se caracterizaba por acoger a una cantidad considerable de locos, enanos y bufones. Tenemos constancia de que dos de ellos estuvieron al servicio del príncipe.

El príncipe Baltasar Carlos con un enano. Diego Velázquez. Fuente: Wikipedia

El primero era Francisco Lezcano, un vizcaíno enano que sufría de un ligero retraso mental y del que suponemos despertó un gran cariño de Baltasar Carlos. Estuvo con él desde el año 1634 hasta 1645. Hay hasta un cuadro en el que aparecen juntos. (6)

El segundo era Sebastián de Morra. Enano que servía en Flandes al Infante-Cardenal Fernando, hermano de Felipe IV, pasó a estar al servicio del príncipe tras la muerte de su dueño. A diferencia de Lezcano, este hombre era inteligente, y había vivido demasiado. Es probable que fuera un estimulante para el príncipe, ya que le acompañaba a cazar, le entretenía con sus historias, … (7)

Así, salió un niño social, cariñoso, atento. O al menos eso decía Quevedo. (8)

Baltasar Carlos, el imperio te necesita

Para el año 1640 Baltasar Carlos ya era un mozalbete. Había salido más o menos adelante y se podía esperar que llegara a la edad adulta. Desgraciadamente, el Imperio español empezó a resquebrajarse y fue necesario que saliera de los algodones de palacio para intentar salvar la situación.

Baltasar Carlos de Austria - Wikipedia, la enciclopedia libre
Retrato del príncipe Baltasar Carlos. Juan Bautista Martínez del Mazo. Fuente: Wikipedia.

Felipe decidió que, para evitar que los reinos de la península se separaran de la Corona, presentaría a su heredero en las diferentes Cortes para demostrar que la monarquía era fuerte y que más lo sería cuando llegara el turno de su hijo.

Para empezar, se trasladó a Aragón en 1645. Allí, un Baltasar Carlos de apenas dieciséis años se presentó frente a las Cortes aragonesas y juró, no sabemos si en catalán o castellano, preservar sus fueros. Las Cortes aprobaron al heredero y se iniciaron unas jornadas festivas, reducidas por el reciente fallecimiento de Isabel, esposa de Felipe y madre de Baltasar. (9)

Luego bajó hasta Valencia y repitió el mismo proceso. También fue aprobado por las cortes. Ya solamente quedaba subir hasta Navarra, ya que Portugal se había pirado y Cataluña andaba experimentando el centralismo francés de Luis XIII.

Dicho y hecho, los navarros también aprobaron al heredero. Se cuenta que allí, mientras presenciaba un partido de pelota se empezó a encontrar mal. Ya de vuelta otra vez en Zaragoza, se dieron cuenta que el príncipe se moría sin remedio.

Oremos hermanos

Ante la peliaguda situación, se convocaron varias procesiones para rezar por el alma del heredero. (10) Que si la Virgen para aquí, que si Cristo para allá, ayúdanos Diosito por favor, que se nos muere el crío y qué vamos a hacer. La cosa no parecía mejorar, Dios estaría ayudando a los misioneros de Nueva España o algo así.

Al final, ya perdida la esperanza, se le aplicó la extremaunción y una hora después falleció. Dijeron los médicos que fallecía de una violenta viruela. Los rumores, cosas peores.

Lo cierto es que Pedro de Aragón, criado de Baltasar Carlos, tras la muerte de éste confesó que, en su día, en Zaragoza, le había presentado al príncipe a una mujer de abrumadora belleza, de la que se sospechó que le había pegado alguna venérea. Aquella noche de placer había salido muy cara. La decisión fue desterrar a Pedro de Aragón. (11)

¿Venéreas congénitas?

Lo cierto es que es imposible conocer las verdaderas causas de la muerte del príncipe Baltasar Carlos. Es lo que tenía el pasado, pillabas un resfriado y te ibas a criar malvas. Pudieron ser mil cosas.

Una de las opciones más probables es que el pobre chaval arrastrara una venérea desde el momento de su nacimiento. Su padre, Felipe IV, es famoso por la cantidad de bastardos que dejó, una treintena.  Nos podemos hacer una idea de la cantidad de amantes con las que estuvo. Con la insalubridad y los cuidados de la época no es de extrañar que el hombre, como mínimo, algo pillara. Y la sífilis estaba al orden del día.

Así pues, investigando sobre el asunto creo que no es ningún disparate pensar que Baltasar Carlos fuera sifilítico de nacimiento, consiguiendo con suerte y muchos cuidados llegar a la adolescencia. Ya en la última fase de la enfermedad, conocida como terciaria, aparecen erupciones que guardan un parecido con las de la viruela para los ojos no expertos. De ser así, la culpa no fue de nadie salvo de su padre, de quién recordemos tuvo una gran dificultad para que sus hijos sobrevivieran a los partos.

No future – Felipe IV vuelve a buscar sucesor después de Baltasar Carlos

Con la muerte de Baltasar Carlos era un volver a empezar para Felipe IV. Se le había muerto la mujer, se le había muerto el hijo y él ya tenía 41 años, que no eran pocos para la época. Como solución, se casó con la prometida de Baltasar Carlos, Mariana de Austria, que contaba con quince años.

Tras seis partos en once años nacía Carlos. De los cinco primeros partos sólo la primera hija llegó a la edad adulta. Los demás o muertos al nacer o al poco tiempo. Y Carlos, ay, Carlos. Carlos, futuro Carlos II, era un ser especial que si llegó a adulto fue por la intervención del divino, que igual en ese momento si que tenía sintonizada España en la tele y quería echarse unas risas para destensar.

Vistiendo a Felipe IV: el negro filipino en la corte - Investigart
La cara que se te queda cuando después de más de veinte años de trabajo se te borra todo y te das cuenta que no le has dado a guardar. Diego Velázquez. Fuente: Ivestigart.


¿Conoces nuestra divertida revista de Historia?


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) Margarita de Austria (14-15 de agosto de 1621); Margarita María Catalina de Austria (25 de noviembre-22 de diciembre de 1623); María Eugenia de Austria (21 de noviembre de 1625-21 de julio de 1627); Isabel María Teresa de Austria (31 de octubre-1 de noviembre de 1627)

(2) Carlos de Austria (1607-1632), hermano de Felipe IV. No quería ser rey bajo ningún pretexto. Amante de la vida libertina y de las artes, falleció probablemente envenenado por Olivares en 1632.

(3) María Ana de Austria (1606-1646), fue emperatriz del Sacro Imperio Romano Germánico y reina consorte de Hungría gracias a su casamiento con Fernando III de Habsburgo.

(4) Inés de Zúñiga y Velasco (1584-1647), esposa del conde-duque de Olivares y  dama de las reina Margarita de Austria e Isabel de Francia. Es el personaje Doña Perfecta en la obra de don Benito Pérez-Galdós.

(5) Deleito y Piñuela, 1955, p. 57.

(6) Moreno Villa, J., 2008, p.55.

(7) Moreno Villa, J., 2008, p.56.

(8) Don Francisco de Quevedo dedicó a la muerte del príncipe la elegía titulada Jura de el Serenísimo Príncipe don Baltasar Carlos.

(9) Isabel de Francia fallecía en 1644 fruto de un nuevo aborto.

(10) Ansón Calvo, MªC., 1977, p.15.

(11) Brunel, A., 1922, p.152.

Bibliografía

  • Ansón Calvo, MªC., 1977, Baltasar Carlos y Zaragoza, apuntes de un recuerdo, Comisión de Cultura, Zaragoza.
  • Brunel, A., 1922, Voyage d’Espagne, Revue hispanique, 56/130.
  • Deleito y Piñuela, J., 1955, El rey se divierte, Espasa-Calpe, Madrid.
    • Moreno Villa, J., 2008, Locos, enanos, negros y niños palaciegos: Gente de placer que tuvieron los Austrias en la Corte española desde 1563 a 1700, Editorial Doble J, S.L., Sevilla.
01
Artículo anteriorEl juego de pelota en Mesoamérica, ¿deporte o religión?
Artículo siguienteOcaña: el Ícaro de la Movida Barcelonesa
La Historia me enamora y me cabrea a partes iguales. Escribo para transmitir ambas cosas, siendo mi referencia aquello que dijeron Plauto y Hobbes: Homo Homini Lupus. Graduado en Historia por la Universitat de Barcelona. Máster en Investigación y Estudios Avanzados en Historia por la Universidad de Salamanca.