Este es uno de los mejores ejemplos que encuentro para demostrar que la cualidad más extendida entre los españoles, ensalzar lo que viene de fuera y desdeñar lo nuestro, prevalece como un mantra hasta nuestros días. Si los hallazgos de la sierra de Atapuerca, Excalibur entre ellos, se hubieran dado en territorio inglés, norteamericano y ya no digamos, francés, estaríamos de Atapuerca hasta los “atapuercos”.

¿Sabemos de verdad la importancia de los descubrimientos que allí se han producido?

La inteligencia nos salva

Menos mal que las mentes privilegiadas siguen proliferando como setas en nuestro país. Me refiero a Emiliano Aguirre, a los codirectores de la Fundación Atapuerca: Eudald Carbonell, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro ¡ah!, y a un par de cientos de investigadores (1) que trabajan con pasión y criterio en esta sierra burgalesa. Incluida una mujer a la que admiro: la directora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, CENIEH, la doctora María Martinón-Torres (2). Dejadme que saboree este descubrimiento que pone los pelos de punta y de paso os cuento lo que está pasando en Burgos, en Atapuerca.

Si no lo ves, no lo crees

¿Y qué se nos ha perdido en Burgos?,concretamente en la serranía de un pueblo como Íbeas de Juarros. (Estoy segura de que más de uno va a ir corriendo a buscarlo en Google). ¿Lo tienes?, pues sigue leyendo.

Los yacimientos de la sierra de Atapuerca comenzaron a tener especial relevancia científica y social a partir de los hallazgos en la Sima de los Huesos (3) y del descubrimiento de los restos humanos de una especie conocida como Homo heidelbergensis (4), un antepasado de los neandertales. En esta zona, Atapuerca digo, no os despistéis, es muy importante otra cueva denominada Gran Dolina en la que aparecieron los fósiles de los europeos más antiguos que se conocen: el Homo antecessor (5). Por eso, este yacimiento se estudia como uno de los más importantes en paleontología (6).

Atapuerca
Equipo de excavación. Atapuerca. Autor: Javier Trueba. Fuente: National Geographic

La Sima de los Huesos

Los hallazgos en una de las cámaras de esta cueva (7) han permitido a los científicos plantear nuevas hipótesis sobre la evolución humana. Aunque todavía queda mucho por excavar, la información que han aportado es muy interesante. De ellos destaca un cráneo bautizado como Miguelón. El nombre, como ya sospechas, se lo pusieron en honor al campeonísimo de la bicicleta, Miguel Induráin, que por entonces cosechaba éxitos uno detrás otro (8). Miguelón está considerado como el cráneo fósil mejor conservado del mundo.

El descubrimiento más importante

Pero centrémonos en la Sima de los Huesos. Aparte de los restos óseos de humanos, en esta cueva se han encontrado también restos de animales que parecen haber muerto al caer en la sima de forma accidental. Pero, y aquí está lo bueno, los individuos que han encontrado en el interior es muy probable que los trasladaran hasta la cueva a propósito, incluso algunos presentan fracturas compatibles con una muerte violenta. Se baraja la hipótesis de que no cayeron por accidente. Esto lo confirma la aparición de útiles, es decir, herramientas, junto a los cuerpos como el bifaz llamado Excalibur que tanto nos fascina.

Y con todo esto ya podemos afirmar de manera rotunda que la Sima de los Huesos es uno de los yacimientos más importantes del mundo. ¡Qué! ¿Cómo te quedas? Y lo tenemos aquí al lado.

Excalibur

La leyenda del rey Arturo nos dice que recibió la formidable espada llamada Excalibur de manos de la Dama del Lago. Cuando el monarca resultó gravemente herido en la batalla de Camlann (9), uno de los caballeros de la Mesa Redonda, sir Bedevere, se encargó de arrojar el arma a las mismas aguas de las que había salido. Se trataba de una espada poderosa, casi mágica.

Excalibur Atapuerca bifaz
Excalibur. Museo de la Evolución Humana.

El acierto del equipo de Atapuerca al nombrar así, Excalibur, al bifaz es acertadísimo. Un hacha a la que quizá nuestros antepasados otorgaban poderes mágicos y que depositaron junto a los cuerpos. ¿Quizá para que los protegiera? o ¿como señal de respeto? En cualquier caso, este descubrimiento ha llevado a los arqueólogos a plantearse que hace 350.000 años, el ser humano tenía un cierto sistema de creencias y ritos relacionados con el Más Allá.

Un grupo heterogéneo

Los restos humanos pertenecen a treinta individuos que aportan información fundamental sobre los pobladores de la Sierra de Atapuerca durante el Pleistoceno (10). La mayoría aparecieron a unos trece metros de profundidad. Junto a ellos encontraron también huesos de osos (11). Se trata así de un grupo heterogéneo de hombres y mujeres de distintas edades. Se sabe que tenían una estatura similar a la actual y que podían comunicarse entre ellos, es decir, que podían hablar. El equipo de Atapuerca siempre ha defendido que fueron transportados y arrojados en el fondo de la cueva por otros humanos.

Una mujer dio en el clavo, bueno, en la piedra

Ana Gracia (12) no estaba atenta al calor de aquel 10 de julio de 1998, fecha en la que se produjo el hallazgo de Excalibur. La bióloga y paleontóloga estaba pendiente de una pieza, la única en industria lítica (de piedra), hallada en la sima. Encontró un bifaz (13) tallado en cuarcita de color rojizo, con forma puntiaguda. Esta piedra nos provoca la curiosidad porque contiene varios enigmas. Por un lado, se encontró en un lugar no habitado por los humanos, por lo tanto, alguien tuvo que dejarla allí y por otro, el material en el que está fabricada. La cuarcita roja no se encuentra en la Sierra de Atapuerca.

Excalibur es una piedra roja con una capa exterior ocre. Una pieza muy rara por la tonalidad, pese a que hay cuarcita en la región, en las terrazas del río Arlanzón.

Otro misterio

¿De dónde procede entonces Excalibur? No lo sabemos. Alguien la transportó hasta el interior de la Sima de los Huesos (14) como si se tratara de un objeto precioso, quizá simbólico. Pudo ser una ofrenda o un homenaje a los difuntos. Lo cierto es que alguien consideró el hacha como un objeto especial.

Los cuerpos que se encontraron en la sima no habían sido descarnados. Esto implica comportamiento ritual. Es decir, lo más parecido a una práctica funeraria. Excalibur invita a pensar que en ese momento los humanos ya eran conscientes de la muerte. Y la revelación más importante es la prueba de la existencia de una conciencia humana que respetaba a sus muertos.

ritual prehistorico en Atapuerca
Ritual prehistórico. Fuente: claudiodrapkin.com

Una de cal y una de arena

Este descubrimiento va más allá de haber encontrado un depósito de fósiles. Por primera vez se intuye una conducta deliberada y humana. Lo que refuerza el argumento de que Excalibur era una pieza de ajuar funerario que fue arrojada a la Sima de los Huesos de Atapuerca con la sola intención de acompañar a los difuntos.

Y como todo descubriendo tiene sus detractores. Hay quien opina que Excalibur cayó de forma casual. Como nos es imposible preguntar a los protagonistas de esta historia cual era la función de Excalibur decir que es un elemento simbólico es muy arriesgado. No tenemos forma de demostrar la intencionalidad de la ubicación del bifaz. Sabemos que llegó a la Sima pero no cómo ni por qué.

Pudo caerse accidentalmente, pudo haber sido arrojado para deshacerse de él por cualquier motivo o se perdió en un descuido. Quizá incluso lo lanzaron allí varios años después de haberse producido la muerte de aquellas gentes.

Los pelos como escarpias

Lo que sí os puedo asegurar es la emoción que sientes frente a la vitrina del Museo de la Evolución Humana de Burgos, en la que Excalibur está expuesto. Del bifaz emana una luz especial, una especie de conexión, como un fogonazo. ¿Estoy exagerando? Quizá. La iluminación ambarina de la vitrina desvirtúa el poder del pieza. ¿Qué por qué digo esto?

Lo digo porque muy poca gente ha visto la pieza al natural. Pero dicen, cuentan, comentan que el color rojo del bifaz Excalibur al mojarse es tan intenso que parece que tener vida propia. Casi como un latido, como un eco ancestral.

Pásate un día de estos a verla de cerca y ya me contarás…


Otras anécdotas de la Historia en Khronos Historia


Referencias y bibliografía

Referencias

(1) El equipo de científicos está compuesto por Emiliano Aguirre (pionero de la expedición), Juan Luis Arsuaga, Eudald Carbonell y José María Bermúdez de Castro y otras 50 personas de diversas instituciones componen un fabuloso equipo de biólogos, arqueólogos, paleontólogos, geólogos y antropólogos. Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 1997 por sus descubrimientos e investigaciones y que ha recibido el reconocimiento científico internacional sobre la prehistoria de la humanidad.

(2) María Martinón-Torres: directora del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) y catedrática honoraria en el Departamento de Antropología de la University College London (UCL). Ha sido galardonada con la prestigiosa medalla Rivers Memorial 2019 que cada año otorga el Royal Anthropological Institute de Gran Bretaña e Irlanda. Esta distinción premia la excelencia de una investigación reciente que haya contribuido de forma significativa a la antropología o la arqueología. Este galardón pretende reconocer la prolífica trayectoria de esta investigadora gallega en el campo de la dentición de los homínidos. Martinón-Torres.

(3) Sima de los Huesos: En 1992 se descubrió la Sima de los Huesos, donde aparecieron fósiles de huesos humanos de 32 personas de hace 300.000 años, posibles antepasados de los hombres de Neandertal.

(4) Homo heidelbergensis: hombre de Heidelberg. Pre neandertales.

(5) Homo anteccesor: Apareció en la cueva llamada Gran Dolina. Se considera el primer ser humano europeo de hace unos 800.000 años. Parece haber estado ligado en fases muy antiguas a algún tipo de canibalismo. Del homo antecessor derivarían dos especies distintas de homínidos, que llegaron a convivir y que dieron lugar al hombre actual.

(6) Los yacimientos de la Sierra Atapuerca se ubican dentro de un corredor natural con numerosas simas y cuevas, con posibilidad de visitas guiadas. Pero el que más nos interesa es llamada Gran Dolina. Esta cueva se utilizaba como refugio, o casa si se quiere, para guarecerse de animales feroces, del frío y la noche.

(7) Existen yacimientos en cueva: Sima del Elefante, Galería, Gran Dolina, Portalón, Galería del Sílex, Sima de los Huesos Cueva del Mirador y al aire libre: Valle de las Orquídeas, Hundidero, Hotel California. La Trinchera es el punto de partida del recorrido y la visita a los yacimientos  comienza en la Sima del Elefante, donde se encuentran los restos más antiguos de la presencia humana, de aproximadamente 1.000.000 de años: sus útiles realizados en cantos rodados y sílex, y restos de los animales que comían: bisontes, rinocerontes. Piezas de 6 individuos de hace más de 780.000 años.

 (8) Miguel Induráin es un ex ciclista español, profesional entre 1985 y 1996. Fue ganador del Tour de Francia durante cinco años consecutivos (de 1991 a 1995) y del Giro de Italia en dos ocasiones consecutivas (1992 y 1993). Campeón del mundo contrarreloj y campeón olímpico contrarreloj. Está considerado uno de los mejores ciclistas de la historia.

(9) La batalla de Camlann fue la batalla final del rey Arturo contra Sir Mordred. En el enfrentamiento, el monarca fue herido mortalmente. De acuerdo a las diferentes versiones de la mitología artúrica, la batalla tuvo lugar en Somerset o en Salisbury, Inglaterra.

(10) El Pleistoceno es un periodo que abarca desde finales del Plioceno (hace aproximadamente 1,8 millones de años) hasta principios del Holoceno (hace aproximadamente 11.500 años). Cubre la época de las recientes glaciaciones. Su final coincide con el final del Paleolítico, según la terminología usada en Arqueología. El nombre Pleistoceno deriva de las palabras griegas pleistos (más) y kainos, (nuevo, reciente).

(11) En su mayoría de la especie ursus deningeri.

(12) Ana Gracia. Doctora en biología y paleontóloga. Pertenece al equipo de Atapuerca y al CENIEH.

(13) Bifaz: Una herramienta tallada por las dos caras. Es un hacha de mano que se obtiene de una gran lasca de sílex. Se trabajan golpeando a lo largo de todo el borde, por las dos caras, hasta conseguir un buen filo de forma simétrica. Es un instrumento muy versátil, lo mismo sirve para raspar, cortar o trabajar la madera.

(14) El yacimiento de Atapuerca se divide en tres grandes superficies:

1.-La Trinchera del Ferrocarril:

  • Trinchera Elefante
  • -Trinchera Galería.
  • -Gran Dolina.
  • Cueva Peluda
  • Cueva Fantasma

2.- Cueva Mayor- Cueva del Silo:

  • El Portalón
  • La Sima de los Huesos.
  • La Galería de las Estatuas.
  • La Galería del Sílex.
  • El Salón del Coro.
  • Cueva del Silo.

3.- La cueva del El Mirador.


Bibliografía

  • Aguirre, E., 2000, «Evolución humana, debates actuales y vías abiertas», Acto de recepción a la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Madrid.
  • Arsuaga, J. L., 2006, “Atapuerca y la evolución humana”, Revista de Arqueología, Año nº 27, nº 298, pp. 14-23.
  • Arsuaga, J. L., Carbonell, E., Trueba, J. y Bermúdez de Castro, J. M., 2006, Atapuerca: patrimonio de la humanidad: 30 años de excavaciones y descubrimientos, Junta de Castilla y León, Valladolid.
  • Arsuaga, J. L., 2003, El collar del Neandertal: en busca de los primeros pensadores, Nuevas Ediciones de Bolsillo, Barcelona.
  • Cervera, J.; Arsuaga J.L.; Bermúdez de Castro J.M.; Carbonell, E; Atapuerca un millón de años de historia. Plot ediciones, editorial complutense, 1998. Madrid.
  • Lozano, M., Bermúdez de Castro, J.Mª, Carbonell, E. and Arsuaga, J.L. 2009. Nonmasticatory uses of anterior teeth of Sima de los Huesos individuals (Sierra de Atapuerca, Spain), Journal of Human Evolution 55: 713–728
  • Rivera Arrizabalaga, A., 2010, «El simbolismo de Excalibur», Arqueología Cognitiva, 16 de octubre de 2010. [En línea] Disponible en: http://arqueologiacognitiva.blogspot.com/2010/10/el-simbolismo-de-excalibur.html (25 de noviembre de 2019).